¿Promete Dios universalmente prosperidad material y salud fisica según 3 Juan 1:2? Hermenéutica sobre 3 Juan 1:1-2

Introducción

“El anciano a Gayo, el amado, a quien amo en la verdad. Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.” 3 Juan 1:1-2

Muchos adherentes a la “teología de la prosperidad” han intentado argumentar su posición doctrinal citando reiteradamente este texto. Su enfoque es: “Aquí Dios nos promete prosperidad material y una salud plena” Pero, ¿Es esto lo que dice el texto? ¿Soportara un escrutinio hermenéutico? ¿Una interpretación enmarcada en un contexto histórico – gramatical? Veámoslo a continuación.

Contexto

Tercera de Juan es probablemente la carta más personal de las tres epístolas de Juan. Mientras que 1 Juan parece ser una carta general dirigida a congregaciones dispersas a lo largo de Asia Menor, y 2 Juan fue enviada a una dama y su familia (2 Juan 1), en 3 Juan el apóstol claramente nombra al destinatario único como “Gayo, el amado” (v.1). Esto hace de la epístola una de las pocas cartas en el NT dirigidas estrictamente a un individuo (Cp. Filemón). El nombre “Gayo” era muy común en el primer siglo (p. ej. Hch.19:29; 20:4; Ro.16:23; 1Co.1:14), pero nada se conoce de este individuo mas allá de la salutación de Juan de la cual se infiere que era un miembro de una de las iglesias que estaban bajo la supervisión espiritual de Juan.

Al igual que con 2 Juan, 3 Juan se enfoca en el asunto básico de la hospitalidad pero desde una perspectiva diferente. Mientras que 2 Juan advierte en contra de mostrar hospitalidad a falsos maestros (2Jn.7-11), 3 Juan condena la falta de hospitalidad mostrada a ministros fieles de la palabra (vv. 9, 10). Hubo reportes que regresaron al apóstol de que maestros itinerantes conocidos y aprobados por él (vv.5-8) habían viajado a cierta congregación en donde se les había rehusado la hospitalidad (esto es, albergue y provisión) por un individuo llamado Diótrefes quien dominaba la asamblea (v.10). Diótrefes fue aún más allá de eso, ya que también calumnió verbalmente al apóstol Juan con acusaciones malignas y excluyó a cualquiera de la asamblea que se atrevía a desafiarlo (v.10).

En contraste, Gayo, un amado amigo del apóstol y fiel seguidor de la verdad (vv. 1-4), extendió el estándar correcto de hospitalidad mostrado por Gayo a representantes dignos del evangelio (vv. 6-8) y para condenar las acciones soberbias de Diótrefes (v. 10). El apóstol prometió corregir la situación personalmente y envió la carta a través de un individuo llamado Demetrio, a quién felicito por su buen testimonio entre los hermanos (vv. 10-12)

Interpretación

Ahora que hemos visto el contexto desglosemos este pequeño texto.

Amado, yo deseo: Los versículos 1-4 entran claramente en una salutación introductoria personal del apóstol hacia gayo. La traducción original de la palabra Deseo es Eújomai que significa <orar a Dios>. O sea él apóstol está diciendo: <estoy orando a Dios por ti>. Esto deja bien marcado lo personal de a quién iba dirigida la carta. Un ejemplo paralelo es la oración de Pablo por Filemón (vv. 4-7). Por lo tanto no debe ser considerada una promesa para todo el cuerpo de Cristo.

que tú seas prosperado en todas las cosas: La inferencia es sencilla. Los proponentes la “teología de la prosperidad” adujen que aquí se estuviera diciendo: Que tú seas prosperado, (que tengas la mejor casa, un auto último modelo, el traje más caro, un vestido lujoso, zapatos italianos y muchos dólares en el bolsillo o cartera) Pero Juan solo está diciendo: <Espero que te vaya bien en todas las cosas> Recordemos que es un simple saludo personal. Hay que tener una ceguera espiritual severa para inferir que aquí se está hablando de riquezas materiales (Mt.6:22-23; Lc.12:15; Fil.3:17-20)

y que tengas salud, así como prospera tu alma: Es evidente que Gayo no se encontraba muy bien en lo físico. La oración de Juan por él es significativa. La condición espiritual de Gayo era de tal excelencia que Juan oró para que su salud física tuviera el mismo vigor de su vida espiritual. En las cartas antiguas se acostumbraba preguntar por la salud del destinatario, pero Juan adoptó esta convención para resaltar la espiritualidad vibrante de Gayo.

William MacDonald comenta:

“¿Querríamos nosotros que nuestra condición física se correspondiera con la espiritual? ¿No es tristemente cierto que nos cuidamos más de nuestros cuerpos que de nuestras almas? F.B. Meyer hizo esta aguda observación.

No sería deseable expresar el deseo del versículo 2 a todos nuestros amigos, porque si sus cuerpos tuviesen que corresponderse con la condición de sus almas, caerían repentinamente víctimas de enfermedades.

El versículo 2 contradice llanamente lo que enseñan muchos pretendidos <sanados de fe>. Ellos mantienen que toda enfermedad es resultado del pecado en la vida, y que si una persona no es sanada, se debe a falta de fe. Esto, desde luego, no era cierto en el caso de Gayo. Su condición espiritual era buena, pero su condición física no era tan buena. Esto muestra que no se puede deducir el estado espiritual de alguien en base de su estado corporal.”

Resumen

Ahora bien, resumamos este texto:

1)      La carta es una de las más personales de la biblia, es una oración de Juan hacia Gayo. Otras versiones dicen: <Amado yo oro> o <estoy orando a Dios por ti>.   Esto muestra el anhelo particular de Juan hacia la otra persona.

2) “que tú seas prosperado en todas las cosas” <Espero que te vaya bien en todas las cosas> Juan no lo está diciendo en un sentido materialista. Es un simple saludo hacia Gayo.

3)      Por lo tanto no se puede decir que es una promesa para todo el cuerpo de Cristo. 

 4)      Gayo era una persona fuerte espiritualmente, pero carecía de salud física.

Hay que tener cuidado cuando se oyen ciertas predicaciones. Lastimosamente, más cuando es sobre prosperidad. No la prosperidad bíblica sana sino las enseñanzas que provengan de la “teología de la prosperidad” que se predican hoy día en la mayoría de los pulpitos. No se puede tomar un versículo y hacer doctrina. Un versículo sacado de contexto para formular un pretexto. Dios quiere que sus hijos sean maduros espiritualmente (1Co.14:20; Heb.5:14), pero como el deseo de Juan a Gayo que esa madurez se note si se carece exteriormente.

Anuncios

Acerca de salid de en medio de ellos

Rescatado por la gracia de Dios de una Iglesia sumergida en falsas doctrinas. Hoy gracias a Él tengo el privilegio de poder defender la Sana Doctrina.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿Promete Dios universalmente prosperidad material y salud fisica según 3 Juan 1:2? Hermenéutica sobre 3 Juan 1:1-2

  1. Pingback: Mi salida del Ministerio Cristo la solución | Salid de en medio de ellos

  2. Pingback: La ilusión y seducción de la prosperidad en Cristo la solución | Salid de en medio de ellos

  3. Mario dijo:

    Muy buena exegesis mi hermano, saludos y bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s