Mi salida del Ministerio Cristo la solución


–          Introducción

El propósito de este artículo es el de exponer no sólo lo que está ocurriendo en el Ministerio Cristo la solución, sino también en la iglesia (más que nada en el ambiente carismático) a nivel mundial. Todo lo que vas a leer a continuación es también mi testimonio personal de lo que escuche, practique, viví y constaté con las Escrituras, dentro de este ministerio tras un largo tiempo de estar en el mismo.

Primeramente quiero decirles a aquellos que tal vez piensen que esto “no es de fe”, que si es de fe. Es contender ardientemente por ella (Jud.1:3). A quienes van a sacar textos de contexto como: “No juzguéis” que el Cristiano está llamado a discernir y denunciar todo aquello que vaya contra el conocimiento de Cristo y de su palabra. De hecho tenemos la obligación moral de examinar lo que se proclama en el nombre de Jesús, y exponer y condenar la enseñanza falsa y la conducta anti bíblica. (Deuteronomio 13:1-5, 12-15; Proverbios 28:4-5; Isaías 8:20; Mateo 7:15-20; Juan 7:24; Hechos 17:11; 1 Corintios 5:12; 2 Corintios 10:5; Efesios 5:11; Tito 1:9-11; 1 Juan 4:1; Judas 1:3; Apocalipsis 2:2).

También decirles que los amo en la verdad, como diría un Pastor: “El amor separado de la verdad no es más que sentimentalismo hipócrita.” Asimismo: “El amor no pisotea la verdad” y por eso mismo hago esto. La verdad te puede doler, pero te va hacer libre (Jn.8:32). El apóstol Pablo creía que a veces era necesario refutar a la gente por nombre en sus epístolas que debían ser leídas públicamente (Fil.4:2-3; 1Ti.1:20; 2Ti.2:17). Juan el apóstol del amor, escribió una candente condena de Diótrefes, un líder de la iglesia que estaba ignorando la enseñanza del apóstol (3Jn.9-10). Como muestra su segunda epístola, el criterio de Juan sobre el verdadero amor estaba completamente ligado a la verdad. Y no olvidemos al Señor Jesús proclamando las palabras más duras, pero necesarias de la Biblia contra la hipocresía de los escribas y fariseos. (Mateo 23).

Algunos dirán qué esto trae división. Pero verás a través del artículo que las herejías promueven división. Y la posición que ha tomado CLS en cuanto a absorber el legado de las modernas corrientes doctrinales “extrañas y diversas” (Ef.4:14; Hb.13:9) ha causado que esta iglesia hoy se encuentre en división con el resto del Cuerpo de Cristo. Y es necesario “para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados.” 1Co.11:29 (Compárese con 1 Juan 2:19). La verdadera Iglesia permanece a pesar de ello  porque el “fundamento de Dios está firme” (2 Timoteo 2:19). Algunos intentaran silenciar este artículo utilizando otros textos fuera de contexto como 1Cr.16:22 o Salmos 105:15 (“No toquéis, dijo, a mis ungidos, Ni hagáis mal a mis profetas.”) Como si ese versículo silenciara toda discusión doctrinal, y como si se supusiera que debemos asumir que todo el que pretende que es “ungido de Dios” está diciendo la verdad.

Muchos querrán argumentar con sus experiencias, pero la experiencia no es la prueba de la verdad bíblica; más bien, la verdad bíblica, en último análisis, juzga la experiencia. Otros dirán en un tono muy piadoso que “es necesario salir a predicar el evangelio”, comparto ello. Y eso mismo estoy haciendo aquí. Porque, querido amigo, en CLS no se predica el evangelio bíblico. (Ver 7.Evangelizacion)  Si me callo luego que conciencia fuese apercibida, tu sangre Dios demandara de mi mano (Ez.3:18-19; 33:3, 6, 8) El atalaya no es un perseguidor, el atalaya es alguien que ve venir el peligro y lo advierte para que los que están comprometidos con el error no perezcan. (Ez.3:20-21; 33:4-5, 9).

Amigos mi oración es que el Espíritu Santo habrá sus ojos y sean guiados a toda verdad, a la realidad de lo que está pasando, los últimos tiempos están avanzando cada vez más y la iglesia carismática duerme en un profundo sueño muy peligroso. Examinen las Escrituras bajo su divina dirección, comparen con ella aquello que se predica en tu iglesia, ministerio o “visión” (Hechos 17:11) y humíllense en oración buscando perdón. No endurezcas tu corazón, corre a Cristo, corre a la cruz. (Apocalipsis 3:20)

“Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo.” Judas 1:3-4


–          Breve perspectiva de Cristo la Solución

El Ministerio Cristo la solución es una iglesia ubicada en el barrio porteño de Flores, perteneciente a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. República Argentina. Según la página oficial de las Asambleas de Dios esta es la primera de sus filiales (http://www.asambleadedios.org.ar/filiales.htm). Construido el templo durante la década del ´50 por misioneros provenientes de Suecia. Siendo posteriormente el primer pastor de las Asambleas de Dios el hno. Pascual Crudo, argentino de ascendencia italiana. Quien luego de partir con el Señor en Agosto de 1991, Cristo la Solución quedaría en dirección de su hijo Juan Oscar Crudo quien actualmente es el “apóstol” general. Asimismo hoy Cristo la Solución cuenta con otras filiales. En San justo dirigida por Alfredo Dimiro. En Lomas de Zamora. General Rodríguez y una en los Estados Unidos.

–          Introducción

–          Breve perspectiva de Cristo la Solución

00)  La apostasía

–          ¿Qué es la apostasía?

–          ¿Cuál es el peligro de la apostasía?

01)  “Movimiento apostólico”

–          Teología del dominio

–          “Revelaciones” doctrinales

–          Falta de profecía bíblica

–          Jerarquización de la Iglesia

–          Paternidad espiritual

–          Cobertura apostólica

02)  “Teología de la prosperidad”

–          Bendición de Abraham

–          Pactos

–          Primicias

–          Ciento por uno

–          Dar para tener

–          Transferencia de riquezas

03)  Confesión positiva “Palabra de Fe”

–          Exaltación del hombre

–          Evasión de la soberanía de Dios

–          Pequeños dioses

–          100% saludables

–          El Jesús erróneo

–          El evangelio incorrecto

04)  Ministerio de jóvenes

–          Predicación hecha a medida

–          Alimentación de la carne

–          Importancia en deseos y sueños personales

05)  Servicio

–          “Conexión y transmisión” de la “visión”

06)  Música

–          Actos teatrales más que adoración y alabanza

–          Retoques en la letra de las canciones

–          Canciones a la carne

07)  Evangelización

–          Superficialidad vs La dura Verdad

–          Confesión de fe sin arrepentimiento

08)  Centro de entrenamiento

–          Adoctrinamiento intensivo

–          Libros adulterados

Conclusión – Palabras finales

Bibliografía y agradecimientos

Contacto

Notas finales


00)  La Apostasía


 ¿Qué es la Apostasía?

…¿Qué señal habrá de tu venida?… Fue la pregunta de los discípulos a Jesús en el Monte de los Olivos. Esta “venida” abarca el rapto de la Iglesia, lo mismo que su venida con la Iglesia para establecer el Reino Milenial. Ambos eventos están incluidos aquí, ya que en la parte final de la pregunta ellos le interrogan sobre “el fin del siglo”, que corresponde el juicio de los impíos ante el trono blanco. En el mismo capítulo Jesús menciona otras “señales” que anunciarían la proximidad de su venida, como por ejemplo, “guerras y rumores de guerra… se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares” (Mt.24:6,7). Sin embargo, Jesús primero les dio “la señal”, para que ellos, que en ese momento representaban a los cristianos, a la iglesia, pudieran reconocer fácilmente cuándo estaría ante las puertas el día de su regreso, que  comenzaría con el rapto. ¿Acaso seria un tiempo de avivamiento? ¿Una era de paz y prosperidad? Ésta es la solemne advertencia del Señor: “Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre; diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán”. “Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos” (Mt.24:4-5, 11) Jesús les hizo ver que la característica principal de que el tiempo de su gracia estaba llegando a su fin, sería la invasión de falsas doctrinas, falsos predicadores, falsos teólogos, falsos maestros, falsos evangelistas y falsas iglesias. También Jesús destacó que muchos serían desviados y seguirían a estos falsos “cristos” (Gr, Jristos, Ungidos).

Más adelante el Señor también dice: “De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca” (Mt.24:32; También véase Mr.13:28; Lc.21:29-30). La higuera representa a la nación de Israel (Mt.21:18-22). Israel volvió a su tierra en 1948 para que Dios comenzara a cumplir su plan profético con esta nación, tal como Jesús había anunciado antes de su segunda venida (El verano). Hoy Israel nuevamente está en primera plana internacional siendo así ellos el “reloj profético” de Dios. Esta vino a ser una nación con su propia tierra, gobierno, moneda, sellos, etc. Por eso de allí en más su rama esta verde y tierna.

¿Por qué es tan significativo ello? Porque asimismo a la par, en la década del ´50 nace en la Iglesia el movimiento carismático o “neo pentecostal” Este mismo abriría las puertas para la entrada de ciertas herejías (Error doctrinal, sostenido con pertinacia) encadenadas que con el tiempo invadirían el Cuerpo de Cristo (Un poco de levadura leuda toda la masa. Gá.5:9). La confesión positiva o “palabra de fe” implantada durante el ´60 y ´70. La “Teología de la prosperidad” desarrollada durante las décadas del ´80 y ´90. Y por último lo que se conoce hoy como “Teología del dominio” que llevan a cabo los apóstoles y profetas modernos junto con las dos doctrinas anteriormente dichas.

De allí en más vemos como las palabras de Pablo para la Iglesia en 2 tesalonicenses 2:3 se van cumpliendo claramente antes de la segunda venida de Cristo: “Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía”

Según 1 Timoteo 4:1 el cual nos dice que en los últimos tiempos: “apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios” Podemos notar que la palabra apostasía es una palabra de origen griego, que está formada por dos vocablos: apo (caer), y (stasia) fundamento. Así pues apostasía significa caer del fundamento. ¿Qué fundamento? El de la fe (Gr. Pistis, grupo doctrinal cristiano) (1Co.3:11; Ef.2.20; Jud.1:3, 17) Según la RAE: “cambio de doctrina” (Gr, didaskalia, enseñanza) Figurativamente es el divorcio de la verdad y el casamiento con el error.

A lo que el apóstol se está haciendo referencia es a ciertas personas que interpretan mal la palabra de Dios y caen en herejías, que luego intentan defenderlas para justificar sus acciones. “Espíritus engañadores (1Jn.4:1) y doctrinas de demonios” no significa doctrina acerca de demonios sino doctrinas inspiradas por demonios. Como diría un predicador: “Satanás es el mayor teólogo de la historia. El invento todas las religiones, sectas y doctrinas falsas.”

Juan Crudo en una clase del “Centro de entrenamiento” dijo así: “Durante mis 40 años en la iglesia he pasado por diferentes enseñanzas y ninguna me ha cerrado”[1]

Según Alfredo Dimiro: “El evangelio tradicional embrutece a la gente”[2]

Y el mismo Sebastián Crudo me dijo personalmente: “Acá creemos otra cosa”[3]

Estas son frases de gente que no se encuentra comprometida con la verdad. Con razón se predica en CLS lo que se predica. (Puntos 1, 2, 3)

¿Cuándo ingreso esto a CLS? Honestamente no sabría decirlo con precisión, probablemente desde el año 1991 en adelante. Igualmente recogiendo testimonios de otros hermanos que salieron de esta iglesia. En el mismo momento que Juan Crudo toma el lugar de liderazgo que dejo su padre Pascual quién partió con el Señor en Agosto del año 1991. De allí en más su hijo permitió que comenzaran a ingresar diferentes corrientes doctrinales que de a poco torcerían la imagen de CLS. El mismo Crudo dijo: “La visión de la iglesia fue cambiando con el tiempo”.[4] Claramente desde allí CLS fue y es susceptible a los vientos de doctrina (Ef.4:14). Ponderando el pragmatismo, la predicación confrontativa por entretenimiento, sana doctrina por fábulas. Y sobre todo verdad por mentira

Hay que notar que el apóstata nunca nació de nuevo, es solo un hombre natural que llegó al conocimiento, pero nunca tuvo una experiencia renovadora con Cristo a nivel espiritual. Eso lo vemos en 2 Pedro 2:21. Donde Pedro dice que mejor les hubiera sido no conocer el camino de la justicia; esto porque su final es peor. No es lo mismo un hombre natural sin Cristo que ignora las verdades del evangelio que un hombre natural sin Cristo que conoce la Palabra y la tergiversa para su propio provecho.

También hay que aclarar que los apóstatas no siempre son ateos, los apóstatas de hecho son gente con un nivel religioso bastante “convincente” pero que rechazan la sana doctrina (2Ti.4:3-4). Esto lo vemos cuando Pablo los describe como hombres con apariencia de piedad (2 Timoteo 3:5), falsos apóstoles, obreros fraudulentos (2Co.11:13) Judas los menciona como hombres que cayeron en el error de Balaam quién fue un falso profeta del Antiguo Testamento, el cuál prostituyó su ministerio por dinero (Judas 11), Pedro los describe como falsos profetas y falsos maestros (2 Pedro 2:1) y Jesús habla de ellos como falsos profetas que son como lobos vestidos de ovejas (Mateo 7:15).

Es importante recalcar que la mayoría de estas personas no llegan a las herejías de la noche a la mañana, sino más bien poco a poco se van alejando de la sana doctrina (la cuál alguna vez predicaron). La iglesia se aparta de sus fundamentos bíblicos cuando sus líderes abandonan el cauce bíblico. Los ministros pueden apostatar gradualmente, percatándose difícilmente de su desliz. Pablo dice en Romanos 10:17 que “la fe viene por oír la palabra de Dios”. Asimismo la apostasía viene por “escuchar espíritus engañadores y doctrinas de demonios”. La Palabra de Dios es perfecta y no podemos agregarle ni quitarle nada (Ap.22:18-19). Una forma de ver si alguien está haciendo eso es comparando lo que dice con el resto de la Escritura. (Ver Predicación hecha a medida y 7.Evangelización) Predicar con una Biblia en el pulpito no significa ser Bíblico. Pablo advierte que estos “medran falsificando la Palabra de Dios” (2Co.2:17) medrar (Gr, kapeleu) se refiere a aquellos mercaderes espirituales que utilizan las Escrituras deshonestamente, promoviendo falsas doctrinas para su propio beneficio.

Los líderes apostatan por que aman el poder, y el prestigio, o por otros motivos igualmente siniestros (Jud.4; 2P.2:10; Jud.11; 1Ti.6:5). Aún cuando practican la apostasía, los lideres apostatas no necesariamente dejan la Iglesia visible. Con frecuencia continúan y permanecen en su función de predicadores, maestros o autores. Ciertamente pretenden ser cristianos. Ellos cubren sus defectos con sutileza. Profesan fidelidad a la verdad, aun cuando tratan de socavar sus fundamentos. (Ver Revelaciones doctrinales). La historia de la iglesia está repleta de ejemplos como este, desde los judaizantes, los gnósticos, el sabelianismo, montanismo, arrianismo, llegando a los corruptos telepredicadores y falsos apóstoles y profetas modernos. Cuya avaricia, fallas morales, falsas profecías, falsos milagros y doctrina errónea son un reproche al cristianismo y un tropiezo para lo invisible.

En fin, los apostatas existen en gran abundancia hoy, enseñando mentiras, popularizando falsedades, reinventando doctrinas esenciales, diluyendo el mensaje del evangelio, buscando “verdades más profundas” y hasta redefiniendo la verdad misma. Estos toman el nombre de Dios en vano, y hacen un dios ajeno al único Dios vivo y verdadero (Ex.20:7, 3). Presentando “Otro Jesús, Otro espíritu, Otro evangelio” 2Co.11:4. Y estas grandes amenazas provienen desde dentro de la misma iglesia aparente. Bien decía un maestro: “Dios no tiene dos caras. El es único, su palabra es una sola. Cuando solo se predica lo que nosotros creemos que es más “agradable” a los oídos de las personas. Estamos predicando a un ídolo y no al Dios vivo y verdadero”

Los últimos tiempos se caracterizan por este tipo de personas y de sus seguidores (2T.4:3-4; 2P.2:1-3) y no creas que son pocos, la mayor parte de las personas les gusta que se le predique y exponga lo que parece “dulce” y “agradable” al oído y a la vista. La Biblia no habla de  pocos, sino de muchos seguidores de la falsedad y el error (véase Mt.7:13, 22; 20:16; 24:5, 11; Hch.8:10-11; Hch.20:29-30; 2Co.2:17; Fil.3:18; Ti.1:10; 2P.2:2; 1Jn.4:1; 2Jn.1:7; Ap.13:13-14, 16)


¿Cuál es el peligro de la apostasía?

Antes que comiencen los juicios de Dios a la tierra. El cristiano verdadero está llamado a discernirlo absolutamente todo para no hacerse participe del mismo destino que ellos. Toda esta mezcolanza ha hecho que la iglesia se convierta en el ejemplo de Laodicea (Ap.3:14-22) Hundida en la apostasía y en la falsedad doctrinal. Nadie que practique esto heredará el reino de Dios (Gá.5:20-21). Lamentablemente la permanencia en ella lleva a la condenación eterna. (Mt.15:14; 2Ts.2:11-12; 2P.2:1-3) este pecado es imperdonable. (Heb.6:4-6; 10:26-27)

Dios en su misericordia alerta a las personas que están metidas en la apostasía a que se arrepientan (Ap.3:15-20) Pero si las mismas no quieren oír ni atender, El permite que sus ojos sean cegados, sus mentes cerradas y sus oídos queden atentos a la mentira (2Ts.2:11-12). Muchos se toman a la ligera este asunto, pero Dios no. Hoy El te llama una vez más a que despiertes. La eternidad es demasiado tiempo para estar equivocado.

Querido amigo/a si has llega hasta aquí te invito que a través del índice esquemático que he armado, veas lo que es CLS y su doctrina herética que te ha estado engañando todo este tiempo. Para que estés apercibido de aquello que ha ingresado a la iglesia, y escapes por tu vida del lazo del diablo, en que está cautivo a voluntad de él. (2 Timoteo 2:26) siendo contaminado, cegado y si no te arrepientes, posiblemente condenado. (2 Pedro 2:1-3; 2 Tesalonicenses 2:11-12)

Mi oración es que el Espíritu Santo te guie hacia toda verdad, te arrepientas y hoy mismo seas libre.

“Despiértate, tú que duermes,

Y levántate de los muertos,

Y te alumbrará Cristo.” Efesios 5:14


01)  Movimiento Apostólico

Alfredo Dimiro se enorgullecía de estar “en un ministerio apostólico y profético”[5]  Tanto Juan Crudo como Sebastián Crudo dicen que: “Dios restauró el ministerio apostólico”[6]

Pero… ¿Será esto así? ¿Qué hay detrás de los apóstoles y profetas modernos? ¿Es Bíblico tener apóstoles y profetas hoy? ¿Es realmente un movimiento del Espíritu Santo? ¿Qué enseñanzas pregonan sus líderes? Veámoslo a la luz Bíblica e Histórica.

Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. 2 Timoteo 2:3-4

La llamada “reforma apostólica” o “movimiento apostólico” comenzó según Peter Wagner, uno de sus “padres” en el año 2001[7]. Los apóstoles y profetas modernos no solo creen que el “ministerio quíntuple” sea para hoy. Sino que pretenden tener la misma autoridad de los apóstoles y profetas bíblicos en cuanto a ministerio, dones, revelación, etc. Además son los vanguardistas en querer llevar una serie de doctrinas a cabo, las cuáles dejan mucho que desear.

Este movimiento muy probablemente provenga del Catolicismo Romano. Es en varios aspectos muy similar el movimiento apostólico y profético con el sistema católico. Puede entreverse tanto raíces como influencias que provienen de Roma, no sería extraño que promuevan el ecumenismo y muchas enseñanzas parecidas a las de esta institución, las cuales explayare más abajo.

El catolicismo siempre ha intentado destruir a las Iglesias cristianas evangélicas, introduciendo a su brazo armado mejor conocido como “Jesuitas”. Ellos se han inmiscuido, infiltrándose dentro de seminarios como dentro de iglesias evangélicas, sembrando la levadura de la falsedad doctrinal. Por motivos de espacio no me extenderé en esto, pero si quieres ver que realmente es así, te invito a que leas el testimonio fidedigno publicado en caricatura, por la editorial CHICK. Del Dr. Alberto Rivera ex sacerdote jesuita. Y ve la verdad de lo que se encuentra detrás de la Iglesia Católica Romana: http://www.chick.com/es/reading/comics/0312/0312_allinone.asp

Debe tenerse en cuenta que la enseñanza actual sobre el movimiento de profetas y apóstoles dista de ser lo que las Escrituras describen acerca de los hombres que tuvieron el oficio de profeta y el oficio de apóstol. Aquellos que enseñan tal movimiento, enseñan, de una manera sectaria que nunca se debe criticar o siquiera cuestionar a los apóstoles y profetas, porque hablar en su contra es hablar en contra de Dios. Aunque el apóstol Pablo elogió a la población de Berea por corroborar lo que él dijo con la Palabra de Dios para asegurarse de que decía la verdad (Hechos 17:10-11). El apóstol Pablo también le dijo a los gálatas que si cualquiera, incluyéndose a sí mismo, enseñaba otro evangelio, esa persona sería “anatema” maldito (Gálatas 1:8-9). En todo, Pablo dirigía a las personas a la Biblia como suprema autoridad. Los hombres que afirman hoy ser apóstoles y profetas se constituyen a sí mismos como autoridad suprema, algo que nunca hicieron Pablo y los doce discípulos.

Los apóstoles y profetas modernos suelen tomar sin ningún proceso de estudio serio y cauteloso, Efesios 4:11; 1 Corintios 12:28 y Efesios 2:20,  para argumentar esta posición inconsistente. De estos textos han surgido demasiadas malinterpretaciones en dicho movimiento. El movimiento apostólico y profético se basa casi siempre en ellos para solventar la continuidad de los dos primeros oficios.

Según Peter Wagner y su interpretación: “Los cimientos de la iglesia a través de los años deben ser los apóstoles y profetas…Si la iglesia tiene a Jesús pero no tiene apóstoles y profetas, es posible que no cumpla con todas las expectativas que Dios tiene para ella”, “…cuando algunos leen esto [se refiere a Efesios 2: 20], suponen que los apóstoles y profetas debieron iniciar la Iglesia en el siglo primero, y que cuando se cumplió esa tarea y se cerró el canon bíblico, ya no hubo más necesidad de apóstoles y profetas en la Iglesia”  “Sin embargo, les haría bien informarse que el mismo libro de Efesios continúa diciendo que aún necesitamos apóstoles y profetas. Dice que cuando Jesús ascendió al cielo, “dio dones a los hombres” (Efesios 4: 8) ¿Cuáles fueron esos dones?: Él mismo constituyó a unos, apóstoles, a otros profetas; a otros evangelistas; y a otros, pastores y maestros” (V. 11)”[8]  

Pero que hablen los que saben. Los mayores eruditos y exegetas comentaristas, estudiosos de la Biblia, usados por Dios a través de los siglos. Quienes estudiaron, vivieron y predicaron un cristianismo bíblico e histórico. Dieron la explicación consistente del porque estos oficios en un sentido primario de los apóstoles y profetas desaparecieron hace tiempo.

Efesios 4:11 y 1 Corintios 12:28

The 1599 Geneva Study Bible (Históricamente es una de las traducciones más importantes  de la Biblia en el idioma Inglés) [9]

“Primero que nada se lista la función eclesiástica, que es en parte extraordinaria y por un periodo, tales como los apóstoles, profetas…  y la otra parte ordinaria y perpetua como pastores y maestros.

Los apóstoles eran aquellos 12 a quienes luego fue añadido Pablo, cuyo oficio era plantar iglesias por todo el mundo, Los profetas cuyo oficio era uno de los principales quienes eran hombres llenos de sabiduría, los cuales podían predecir las cosas que habrían de venir. Los apóstoles les usaban como compañeros en la ejecución de su oficio, pastores los que gobiernan la iglesia y maestros los que gobiernan las escuelas”

John Gill (1690-1771. Predico en la misma Iglesia que predico Charles Spurgeon, pero 100 años antes) [10]

Apóstoles:

“Esto es, El dio a ellos dones por los cuales fueron cualificados para ser apóstoles; estos fueron aquellos llamados en forma inmediata por Cristo, y obtuvieron la doctrina de Él y fueron comisionados para predicarla; y era peculiar e infalible guiados  por el Espíritu de Dios y tenían el poder para obrar milagros por la confirmación de la doctrina; y tenían la autoridad para ir por todas partes y predicar el Evangelio y plantar iglesias sin estar confinados en ninguna parte o iglesia. Este era el primer y principal oficio en la iglesia y era de características extraordinarias, ahora ha cesado; y aunque los apóstoles existían antes de la ascensión de Cristo, empero no habían recibido la plenitud del Espíritu y los dones extraordinarios para desarrollar su oficio.”

Profetas:

“Otros significa, no miembros privados de la iglesia, quienes quizás todos profetizaban en una manera privada, tampoco ordinarios ministros de la palabra, empero ministros extraordinarios, quienes tenían el peculiar don de la interpretación de las Escrituras, las profecías del Antiguo Testamento y la capacidad de predecir las cosas que acontecerían, como fue Agabo y otros de la iglesia de Antioquia (Hechos 11:27, 13:1)”

John Wesley  (Fue uno de los líderes más importantes de todos los tiempos (1703-1791)  fundador del metodismo, movimiento que fue de impacto y al día de hoy la iglesia Metodista es una de las denominaciones más importantes en el mundo) [11]

 Apóstoles:

 “Y dentro de otros dones gratuitos, El dio a unos apóstoles – Sus ministros en jefes y testigos especiales, que les miraron después de su resurrección y recibieron su comisión inmediata de parte de Él.

Profetas:

Y algunos profetas… Un profeta testifica de las cosas que vendrán; Todos estos fueron oficios extraordinarios. Los ordinarios son. Pastores quienes vigilan el rebaño y algunos maestros, quienes son igual o de menor orden para asistirle a ellos conforme lo requiera la ocasión.

John Darby (1800 – 1882) [12]

“Apóstoles, profetas, evangelistas, pastores, y maestros: poniendo a los apóstoles y profetas, o más bien, siendo puestos, como los fundamentos del edificio celestial, y actuando como viniendo directamente del Señor de una manera extraordinaria; las otras dos clases (la última siendo subdividida en dos dones, relacionados en su naturaleza) perteneciendo al ministerio ordinario en todas las edades. Así también hemos visto que, cuando el apóstol habla de los apóstoles y profetas, los últimos son exclusivamente aquellos del Nuevo Testamento, y aquellos que han sido hechos tales por Cristo después de Su ascensión.”

James Burton Coffman (1905 – 2006) [13]

“hay 2 pares de oficios en vista aquí en primer lugar apóstoles y profetas, en segundo lugar evangelistas pastores y maestros. Los dos primeros fueron efectivos en la fundación de la iglesia y los segundos requeridos en todas las generaciones”

William MacDonald (1917 – 2007) [14]

Apostóles:

“La palabra primeramente indica que no todos son apóstoles. Los doce eran hombres que habían sido directamente comisionados por el Señor como sus mensajeros. Estuvieron con Él durante su ministerio terrenal (Hch.1:21-22) y, con la excepción de Judas Iscariote, lo vieron después de su resurrección. (Hch.1:2-3,22). Pero hubo otros aparte de los doce que fueron apóstoles. El más notable fue Pablo. También Bernabé (Hch.14:4,14); Jacobo, que era hermano del Señor (Gá.1:19); Silas y Timoteo (1Ts.1:1; 2:6). Junto con los profetas del NT, los apóstoles pusieron el fundamento de la Iglesia (Ef.2:20). En el sentido estricto de la palabra, ya no tenemos más apóstoles. En un sentido más amplio, seguimos teniendo mensajeros y plantadores de iglesias que el Señor envía. Al llamarlos misioneros en lugar de apóstoles evitamos crear la impresión de que tienen la autoridad y poder extraordinarios de los primeros apóstoles.”

Profetas:

“Los profetas eran portavoces de Dios recibían revelaciones directas del Señor y las transmitían a la Iglesia, proclamaban de parte del Espíritu Santo las mismas palabras de Dios en la época antes de que fuese dada en una forma escrita completa. En un sentido primario ya no tenemos profetas. Su ministerio finalizó cuando quedo echado el fundamento de la Iglesia y cuando se completó el cannon del NT.”

John MacArthur (1939) [15]

Apostóles:

“Su proposito y función era: 1) Echar los cimientos de la Iglesia (Ef.2:20), recibir y declarar la revelación de la Palabra de Dios (Hch.11:28; 21:10-11; Ef.3:5) y 3) dar confirmación de esa Palabra por medio de señales, prodigios y milagros (2Co.12:12; Hch.8:6-7; Hb.2:3-4). “Apóstoles” se refiere en primera instancia a los doce que fueron escogidos por nuestro Señor de forma directa, incluido Pablo y Matías (Hch.1:22,26; Gá.1:15-17) y por eso llegaron a conocerse como “Apóstoles de Jesucristo”. En segunda instancia se aplica a otros que sirvieron como mensajeros de la Iglesia: Bernabé (Hch.14:14) Silas y Timoteo (1Ts.2:6), y otros (Ro.16:7; 2Co.8:23; Fil.2:25). Los apóstoles de Cristo fueron la fuente de doctrina eclesiástica (Hch.2:42), y los apóstoles de la Iglesia (2Co.8:23) fueron sus primeros lideres. Ninguno de los apóstoles se perpetuo en su oficio ni fue remplazado.”

Profetas:

“Se refiere a hombre con dotación especial en las iglesias locales que se dedicaban a predicar la Palabra de Dios (Hch.11:21-28; 13:1). Cualquier mensaje que fuera predicado por un profeta tenía que ser juzgado por la palabra de los apóstoles. En algunos oportunidades pronunciaron ciertas revelaciones prácticas para la Iglesia que procedieron directamente de Dios (Hch.11:21-28) y también hablaban sobre revelación ya dada para explicarla al resto de los creyentes. (Hch.13:1). Igual que los apóstoles su oficio cesó al quedar completo el NT.”

Efesios 2:20

John Wesley (1703-1791) [16]

“Como la fundación sostiene el edificio, así la Palabra de Dios, declarada por los apóstoles y profetas, sostiene la fe de todos los creyentes. Dios hecho el fundamento por medio de ellos, pero Cristo es la piedra principal de la fundación”.

Albert Barnes (1798 – 1870) [17]

“Fundamento de los apóstoles: doctrina que ellos enseñaron sobre la cual descansa la iglesia”

John Darby (1800 – 1882) [18]

“Los apóstoles y los profetas del Nuevo Testamento forman el fundamento del edificio, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo. En Él, todo el edificio va creciendo para ser un templo, teniendo los Gentiles su lugar, y formando con los otros la morada de Dios en la tierra, quien está presente por Su Espíritu.”

William MacDonald (1917 – 2007) [19]

“Este templo es sobreedificado sobre el fundamento de los apóstoles y profetas. Esto se refiere a los apóstoles y profetas de la era del NT. Ellos echaron los fundamentos de la Iglesia en lo que enseñaron acerca de la persona y obra del Señor Jesús. La iglesia está fundada sobre Cristo como fue Él revelado por la confesión y enseñanza de los apóstoles y profetas. En apocalipsis 21:14 los apóstoles son asociados con los doce fundamentos de la santa Jerusalén. El fundamento de un edificio sólo ha de ser puesto una vez por todas. Los apóstoles y profetas hicieron esta tarea en los escritos del NT, aunque ellos mismos ya no están con nosotros. En un sentido secundario, hay hombres en todas las eras cuyo ministerio es apostólico y profético. Los misioneros y plantadores de Iglesia son apóstoles en un sentido inferior, y los que predican la palabra para edificación son profetas. Pero no son apóstoles y profetas en el sentido primario.”

John MacArthur (1939) [20]

“A pesar de su gran importancia, el fundamento no era la persona y obra de ellos mismos, sino la enseñanza que por revelación divina impartieron con autoridad de lo alto y las palabras de Dios que hablaron a la Iglesia antes que se completara el NT.”

Sinclair Ferguson (1948) [21]

“Ya que los apóstoles (excepto en el sentido de los delegados de las iglesias) fueron testigos de la resurrección y formularon el fundamento de la iglesia, resulta que su puesto era un fenómeno de la primera generación y que no podía repetirse; no tuvieron sucesores, y en principio no puede haberlos. No obstante, la iglesia puede y tiene que ser apostólica todavía, en el sentido que tiene que vivir de acuerdo con su enseñanza contenida en las Escrituras del Nuevo Testamento, y tiene que seguir su ejemplo de sufrir con su Señor.”

Pablo, el último apóstol

Para dejar más en claro este punto, examinemos estos textos:

“y que apareció a Cefas, y después a los doce. Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí. Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios.” 1 Corintios 15:5-9

Aquí Pablo defiende la resurrección de Cristo presentando evidencias de sus apariciones públicas, primero a Cefas, o sea, el apóstol Pedro. Los doce, designando al conjunto de los discípulos terrenales. Luego 500 hermanos, de estos muchos estaban vivos y otros habían partido con el Señor. Nótese que Pablo los presenta como testigos de la resurrección, no como “enviados”. Aunque luego alguno pudo llegar a ser un misionero. Jacobo, tal vez el medio hermano del Señor. Y a todos los apóstoles “enviados” con el oficio primario (Jn.20:19-29)

Pero detengámonos aquí. El apóstol Pablo se considera como dentro de los mismos:

1)      El último de todos

2)      Como un abortivo

3)      El más pequeño

4)      No digno de ser llamado con el oficio primario de apóstol

Ahora, ¿Pablo niega su apostolado? No. Pero pone diferencias, en humildad comparándose con los demás, al no tener el privilegio que tuvieron ellos de ser discipulados personalmente por Cristo. Ya que a él, Cristo se le apareció luego en el camino a Damasco mientras perseguía a la Iglesia. Luego Él lo enviaría con el oficio primario de apóstol. (Hch.9:1-16) (Gá.1:15-17)

Consideremos seriamente que estás palabras las dice el mayor doctrinador de la Biblia, quién escribió 13 cartas, conocidas como paulinas. Sufriendo según él mismo: “azotes sin número; en cárceles; en peligros de muerte muchas veces. Cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno. Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar; en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez” 2 Co.11:23-27

Pseudoapóstol: Si según Hechos 1:8, 22-23, para ser apóstol era requisito estar con Cristo en su ministerio, verlo resucitado y ser comisionados directamente por él. ¿Cómo es posible que hoy vos te llames apóstol? Considerando las mismas palabras de Pablo en 1 Corintios 15 quién dice: “Yo soy el último de los apóstoles”. ¿Cómo puede ser que su oficio pueda haber continuado dada la significativa declaración del mayor doctrinador de la Biblia? ¿Qué hiciste tú comparado con Pablo? ¿No serás un obrero fraudulento? ¿Un ministro disfrazado como ministro de justicia?

Queda entendido que apóstoles en un sentido primario ya no hay más. Pero si están aquellos en un sentido secundario los cuales durante toda la historia de la Iglesia, llevaron el evangelio a diferentes partes del mundo, asentando iglesias, sufrieron todas clases de persecuciones, y aun las siguen sufriendo. Y muchos hasta dieron y dan su vida por la causa, hoy en día se los debe reconocer como tales, ellos son los misioneros. (La palabra griega apóstolos significa “enviado”. Misionero viene de Missio en Latín, “enviado”)

Pero ninguno de los apóstoles y profetas modernos, ninguno de ellos les llega ni a los tobillos a los verdaderos apóstoles de Cristo. Por eso, la Biblia habla de ellos en tiempo pretérito. (2Pe.3:2) El oficio se acabo hace tiempo. No pudo haber reemplazantes.

Sin embargo, los principales encabezadores de este falso movimiento son: Peter Wagner, Bill Hamon, John Eckhardt, Myles Munroe, Rony Chaves, Guillermo Maldonado, Cash Luna, Ana Méndez Ferrel, y Juan Crudo también entra en esto.

Pero esto no termina acá, juntos llevan la doctrina de la “Teología de dominio”, “Dominionismo” o “reino ahora” ¿De qué se trata esto? Veámoslo en el siguiente punto.

“Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.” 2 Corintios 12:13-15


–          Teología del dominio

¡Conquista! ¡Gobierno! ¡Autoridad! ¡Dominio! ¡Manifestación! ¡El reino es aquí y ahora! ¿Suena conocido? Estas son palabras y frases que se oyen habitualmente dentro de las iglesias del Movimiento apostólico y profético. Estas promueven la “Teología del dominio” al mando de los apóstoles y profetas modernos. ¿Qué hay detrás de esta nueva creencia doctrinal la cual muchas iglesias han adoptado, incluido CLS? ¿Es realmente bíblica? ¿Qué se pretende con esta?

“Mi reino no es de este mundo.” Juan 18:36

La Biblia dice que todo buen árbol da buenos frutos y todo mal árbol da malos frutos (Mateo 7:15-20) Cuando hay una sana doctrina hay buenos frutos. Cuando la doctrina esta corrompida sin dudas hay frutos putrefactos. Y cuando la doctrina se contamina todo se contamina.

En este último tiempo se levanto con fuerza una doctrina llamada “Teología del dominio” “Dominionismo” o “reino ahora”. En muchas de sus predicaciones los apóstoles y profetas modernos instan que las personas crean: “El reino es aquí y ahora” ¿Pero a que reino se están refiriendo? ¿Se referirán al reino espiritual que hoy existe en los corazones de aquellos que han nacido de nuevo? ¿O que reino es? ¿Un reino terrenal? ¿Llevado a cabo por la Iglesia? ¿Instaurado por los apóstoles y profetas a la cabeza?

Según Juan Crudo: “La iglesia… ha sido ubicada en un lugar de dominio y gobierno.”[22] “Nosotros somos los responsables que el reino de Dios se establezca en la tierra.”[23]

La teología de dominio es una creencia que se desarrollo dentro del movimiento carismático. Los autores de la teología de dominio creen que Dios perdió el control del mundo por Satanás cuando Adán y Eva pecaron. Desde entonces, esta creencia dice, que Dios ha estado tratando de restablecer el control sobre el mundo mediante la búsqueda de un grupo especial de creyentes, conocido también como “pueblo de pacto”. Que gracias a la sepultura y resurrección de Cristo se ha devuelto la tierra lo que era antes de la caída de Adán y Eva en el pecado. Y que a través de este “pueblo de pacto”, siguiendo a los “apóstoles y profetas de los últimos días” por medio de la “guerra espiritual” y la superación personal de cada cristiano en su campo individual. Todos los ámbitos sociales y de la vida, incluyendo las enfermedades y los problemas financieros. También cosas tales como educación, ciencia, gobierno, leyes, etc. Estarán bajo la autoridad de Dios. La creencia es que, dado que los creyentes son habitados por el mismo Espíritu Santo que mora en Jesús, tenemos toda autoridad en el cielo y en la tierra, tenemos el poder para creer y hablar a las cosas que no son, y por lo tanto podemos traer la Era del Reino o “los cielos a la tierra”. Antes de la Segunda venida de Cristo.

Así dice Sebastián Crudo descaradamente: “Si Dios quiere que en la tierra pase lo del cielo, ¿Por qué no lo hace, si él tiene el control? ¿Y porque nos pide que se lo pidamos a él? LO HACE PORQUE EL NO TIENE EL CONTROL, SINO EL HOMBRE… Dios no puede moverse, a no ser que el hombre se lo pida. El espera ser invitado… Con nuestras palabras podemos dominar en este mundo.” [24]

Tomando el concepto bíblico del Reino de Dios los líderes de la “teología del dominio” se han ido a extremos no bíblicos. Esta enseñanza errónea ha generado todo un movimiento de  enseñanzas no bíblicas y heréticas.

La premisa básica del movimiento de la teología del dominio es que el Reino de Dios está en vigor ahora. Entendamos el término Reino de Dios: Primeramente, el Reino fue profetizado en el Antiguo Testamento. Daniel predijo que Dios establecería un reino que nunca sería destruido y que nunca cedería Su soberanía a ningún otro pueblo (Dn.2:44). También previó la venida de Cristo y Su reino universal y eterno (Dn.7:13,14; ver también Jer.23:5, 6).

En segundo lugar, el Reino es descrito como estando cerca y presente en la Persona del Rey. Primero, Juan el Bautista, después, Jesús, y luego los discípulos anunciaron que el reino estaba cerca (Mt.3:2; 4:17; 10:7). El Rey había venido a presentarse a sí mismo ante la nación de Israel. Jesús dijo: «… si yo echo fuera los demonios en virtud del Espíritu de Dios, entonces es que ha llegado a vosotros el reino de Dios» (Mt.12:28). En otra ocasión dijo: «… el reino de Dios está en medio de vosotros» (Lc.17:21). Estaba presente porque el Rey había llegado a la escena.[2]

En tercer lugar el Reino es descrito como estando en una forma provisional. Después de ser rechazado por la nación de Israel, el Rey volvió al cielo. El Reino existe hoy en los corazones de aquellos que reconocen Su condición de rey mientras que Él está ausente. Esta fase provisional del reino queda descrita en las parábolas de Mateo 13.

La cuarta fase del reino es su manifestación. Esta es el reino literal, milenial, de Cristo sobre la tierra. Tuvo su prefiguración en el Monte de la Transfiguración, cuando el Señor fue visto en la gloria de Su reino venidero (Mt 16:28). Jesús se refirió a este reino cuando dijo: «Os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos» (Mt.8:11). Este también es mencionado en Ap.20.

La quinta y final forma será el reino eterno. Este es descrito en 2 Pedro 1: 11 como «el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo».

Donde los defensores del movimiento yerran llevando a extremos el concepto de Reino de Dios es que ellos creen y enseñan que todas las promesas del Antiguo Testamento, Nuevo Testamento y las descripciones de los versículos referidos a la manifestación del Reino terrenal de Dios (Reino Milenial de Cristo), se aplican directamente a los cristianos de hoy. Es allí donde llegan fuera de la base bíblica cuando tratan de apropiarse y aplicar todas las promesas y los versos que pertenecen a aquel tiempo distante de esta época actual dominada por el pecado.
Los “maestros dominionistas” tratan de aplicar los versículos del Antiguo Testamento y Nuevo Testamento para los cristianos hoy en día de una manera que no se puede hacer a través de sana exégesis de los pasajes. Al igual que la mayoría de los maestros falsos, selectivamente citan de las Escrituras y toman versículos fuera de su contexto para hacer la aplicación que no es compatible en el texto. Por lo tanto, en esa visión del mundo que ellos enseñan, se trastorna el concepto de lo que es la salvación y el evangelio. Ya que estos traerían consigo la curación total y completa de todas las enfermedades y problemas. Y asimismo el “derecho” de “reclamar” y vivir en abundancia y prosperidad material.

Como Juan Crudo en uno de sus libros dice: “Nosotros como cristianos, vamos a disfrutar de los tesoros que nos corresponden como herederos del Reino, pero no solamente en los cielos sino también en la tierra. Debemos soltar la autoridad y liberar la bendición hasta ver establecido el Reino de Dios sobre la tierra” [25]

Además uno de los mayores exponentes del movimiento y de esta doctrina, que es Myles Munroe (sus libros se venden dentro de CLS) y que a la vez el mentor de Guillermo Maldonado, Ana Méndez, Cash Luna y otros “apóstoles y profetas. Dice así:

“Jesús nunca predicó acerca de nacer de nuevo, él sólo mencionó acerca de nacer de nuevo una vez, y nunca lo predicó a la multitud, porque ese no fue su mensaje. Sólo mencionó el nacer de nuevo a un hombre viejo, a un solo hombre a las dos de la mañana, porque nacer de nuevo no era el evangelio, esas no son las buenas nuevas. Jesús nunca predicó fe, nunca predicó liberación” [26]

Esto debería hacer temblar a cualquier verdadero hijo de Dios. Voy a ser directo si no naces de nuevo, no eres cristiano. Y por lo tanto tu destino es el infierno. ¿Habrá nacido Myles Munroe de nuevo? Porque conforme a sus palabras deja mucho que desear. La doctrina de la regeneración “nacer de nuevo” es un pilar del Cristianismo. (Jn.3:3-7; Jn5:24; Ti.3:5; 1P.1:23; 2P.1:4; 1Jn.2:29). Además, la creencia de la teología del dominio sobre el evangelio no es principalmente acerca del evangelismo y discipulado bíblicos, sino acerca del despertar de los cristianos a su necesidad de recuperar el dominio sobre la tierra y establecer el Reino de Dios. Si el nacer de nuevo no es importante, entonces Jesús fue a la cruz de balde, ya que según este hombre de púlpito, esa no era ninguna prioridad para Jesús. De ese modo, quizás Jesús hubiera podido ahorrarse ese sufrimiento; ¿Quizás no escuchó bien al Padre cuando le instaba a dar su vida por todos; quizás y después de todo Pedro le decía bien en cuanto a no ir a la cruz? Esta es una herejía, “otro evangelio” y de seguro una blasfemia.

388042_10151062979769869_378470663_n

¿Gobernando desde el Reino de Dios? Dominionismo puro en CLS.

Las creencias de la “Teología del dominio” se basan en Génesis 1:28, que dice: “Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.”

Así es como lo entiende Myles Munroe: “Abra su propio banco, abra su propia compañía de seguros, abra su propia estación de radio y de TV, abra su propio negocio, domine toda la ciudad; esta es la vida del reino. Esto no es acerca de religión, es acerca del regreso de una cultura, la cultura del reino; gracias que el reino ha llegado a Florida, en Colombia, Paraguay. etc, etc.” [27]

Alfredo Dimiro apoya este punto: “La televisión y la radio tienen acceso al poder. Porque la comunicación es importante y esencial. Es importante que los cristianos entiendan que los medios de comunicación son imprescindibles para establecer el Reino de Dios” [28]

No hay nada malo en la radio y la TV, en el sentido de predicar el verdadero evangelio de Jesucristo. El problema es que la teología del dominio promueve “otro evangelio”, este es un evangelio social y de justicia social en vez de evangelización bíblica a los perdidos. (Ver 7.Evangelización). Este versículo es tomado por los “dominionistas” como un mandato divino para reclamar el dominio sobre la tierra, física, política y espiritualmente. Sin embargo, esta interpretación está dando un gran paso fuera del texto. El cuál sólo dice tener dominio sobre las criaturas de la tierra, al decir “sojuzgad y señoread” la tierra. Es probable que este versículo signifique simplemente que la humanidad en general a) debe multiplicarse y expandirse sobre la faz de la tierra en lugar de permanecer en un lugar y b) mantener y cuidar de todos los demás seres vivos. No hubo entidades políticas en Génesis 1.

Entre los principios más controvertidos de la teología es la oposición a la separación de la iglesia y el estado. Otras creencias incluyen la idea de que, como el Cuerpo de Cristo, somos Cristo. En otras palabras, Él está encarnado en la iglesia y nosotros tenemos Su naturaleza divina. Los defensores de las enseñanzas de la teología del dominio tampoco creen en el rapto de la Iglesia ni en los juicios que abarcan “La gran tribulación”. Ellos explican al rapto como una sensación de éxtasis o emoción cuando el Señor regrese para recibir el reino en las manos. En otras palabras, todo el mundo será “arrebatado” emocionalmente cuando regrese. Y que los juicios de Dios han sido durante toda la historia y no nos espera nada adelante como “juicios venideros” También entre las creencias no bíblicas es la idea de que todas las profecías sobre el futuro de Israel, tanto en el Antiguo y el Nuevo Testamento en realidad se aplican a la Iglesia.

La Teología del dominio ve la segunda venida de Jesús en dos etapas: primero a través de la carne de los creyentes (y en particular la carne de los apóstoles y los profetas de hoy), y luego en persona para hacerse cargo del reino entregado a Él por su “pueblo de pacto”. Antes de la segunda venida, se debe purgar la tierra de todas las malas influencias. Reino Ahora afirma que Jesús no puede volver hasta que todos sus enemigos hayan sido puestos bajo los pies de la Iglesia (incluyendo la muerte, presumiblemente).

Así lo dice Juan Crudo: “Los planes que el Señor tiene con la iglesia deben comenzar a verse manifiestos. Antes que se manifieste el Rey de reyes y Señor de señores, va a ver la restauración de todas las cosas y todas las bendiciones que están prometidas en la Biblia proféticamente.”[29]

Aunque hay gente que cree en algunas, pero no todas, las enseñanzas del Reino Ahora. Las creencias señaladas anteriormente tienen un factor común. Todas están fuera de la corriente principal del cristianismo y todas estas niegan la Escritura. Sus ramificaciones no son bíblicas. Este concepto suena muy bonito y muy brillante. Pero lamentablemente es algo que las Escrituras no enseñan. La teología del dominio tiene muchos problemas. Esta toma la base que el mundo irá paulatinamente mejorando – toda evidencia a lo contrario no obstante – con el mundo entero llegando a ser “Cristianizado” finalmente. Después de esto, Cristo volverá. Esto Genera una confusión doctrinal severa. Ya que va más allá de ser un simple punto de vista escatológico para convertirse en un malinterpretación total de lo que las Escrituras enseñan. Porque esta no es la perspectiva que presentan las misma del mundo en los últimos tiempos. En el libro de Apocalipsis, es fácil ver que el mundo será un lugar terrible en aquel tiempo futuro. También, en 2 Timoteo 3:1-7, Pablo describe los últimos tiempos como “tiempos peligrosos”.

En primer lugar, la idea de que Dios ha “perdido el control” de todo es absurdo, sobre todo, junto con la idea de que Él tiene a los seres humanos para ayudar a recuperar ese control. Él es el Señor soberano del universo, completa y santo, perfecto en todos sus atributos. Él tiene el control total sobre todas las cosas, pasado, presente y futuro y no pasa nada fuera de su mandato. Todo se desarrolla de acuerdo a Su plan y propósito divino. “Porque Jehová de los ejércitos lo ha determinado, ¿y quién lo impedirá? Y su mano extendida, ¿quién la hará retroceder?” (Isaías 14:27). En cuanto a los hombres que tienen “el poder de creer  y hablar a las cosas que no lo son,” este poder pertenece sólo a Dios (Gn.1:3; Ro.4:17). Y no ve con buenos ojos a los que intentan usurparse de él. “Acordaos de esto, y tened vergüenza; volved en vosotros, prevaricadores. Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero; que llamo desde el oriente al ave, y de tierra lejana al varón de mi consejo. Yo hablé, y lo haré venir; lo he pensado, y también lo haré.” (Isaías 46:8-11).

Decir que Cristo esta “encarnado”, o sea, hecho carne, en el cuerpo de Cristo, no es sino una falsa creencia. Decir que Él está “encarnado” o “corporizado” en la Iglesia, especialmente a través de los “ungidos” es igual a la doctrina católica romana quién bajo esta pretensión, a través del papa de turno usurpó el poder político enseñando que ella debía controlar algún día los gobiernos (y lo hizo por más de 17 siglos). En cuanto a nuestro ser con Cristo y la naturaleza divina, no somos Cristo. A pesar de que sí participamos de su naturaleza divina en la salvación de la vida en el Espíritu Santo (2 Pedro 1:4). Pero Cristo es la segunda Persona de la Deidad, y nadie llega a ser Dios. Esto es una mentira del padre de la mentira, Satanás, quien fue el primero que dijo en el Jardín del Edén cuando tentó a Eva con “seréis como Dios” (Génesis 3:5). (Ver Pequeños dioses)

Reino Ahora y la negación del rapto de la Iglesia también es anti bíblico. La explicación de que el rapto no es más que el pueblo de Dios siendo atrapados en sentimientos entusiastas pasa por alto la aplicación de la palabra en 1Ts.4:17 “arrebatados” (Gr, harpazo), La cual significa “tomar arriba”. Este pasaje junto con a Juan 14:1-3 y 1 Corintios 15:51-52 constituyen la base bíblica para el arrebatamiento de la Iglesia.  Claramente esto aún no ha ocurrido, estos hechos se caracterizan por la resurrección de los muertos en Cristo (1Ts.4:16) y la transformación completa del cuerpo. (Fil.3:20-21)

Si bien el reino literal, milenial de Cristo en su manifestación personal sobre la tierra es considerado como un tiempo de bendición. (Is.2.1-3; 11.1-9; 30.23-26; Zac.14:1, 7-11, 20, 21; Mt.19:28; Hch.3:19-21). Ninguna de ellas es totalmente para hoy. Como los profetas falsos que en el mundo antiguo hicieron pronósticos fraudulentos sobre un futuro radiante a pesar de la inminencia del juicio de Dios sobre el pecado (Jer.6:14; 8:11; 14:13-14; Lm.2:14; Ez.13:10, 16; Mi.3:5). Las Escrituras enseñan que también así lo harán en días futuros justos antes de los juicios de Dios “cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán.” 1Ts.5:3. Las Escrituras son claras, siempre que se levantaron profetas en el AT para decir que vendrían tiempos de “Paz, prosperidad, abundancia, seguridad, etc.”… La lista siempre es la misma. Al mismo tiempo de otros anunciando juicio, la palabra de Dios se cumplía por aquellos que daban el mensaje menos popular. Nada ha cambiado hoy. Para los últimos tiempos así será, y parece que así está sucediendo.

La idea de que la iglesia ha reemplazado a Israel y que el cumplimiento de las profecías de Israel pertenecen a la iglesia es conocida como “teología del reemplazo”, y es anti-bíblico. Las promesas hechas a Israel se cumplen en Israel, no en la iglesia. Las Bendiciones de Dios para Israel son eternas e irrevocables.

Por último, la segunda venida de Cristo será cuando Él, no a los hombres, derrote a sus enemigos y ponga todas las cosas bajo sus pies. La descripción de la segunda venida en Apocalipsis 19 es la descripción de un poderoso guerrero que viene a poner todas las cosas en orden, no de aquel que va a una tierra que ya está limpia y preparada para Él, para gobernar. El versículo 15 es claro: “De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso.” Si la tierra ha sido “purgada de todas las malas influencias”, como la teología del dominio cree, ¿por qué Cristo necesita una espada aguda contra las naciones, y ¿por qué el enojo y la ira de Dios todavía existen en su contra?

Los que defienden esta doctrina, siempre querrán solapar su deseo de poder y dominio con frases muy espirituales como “llevar fruto” “llenar la tierra con la gloria de Dios” “evangelizar a toda criatura” “ser de bendición” y/o sacarán de contexto otros pasajes escriturales referidos al periodo milenial de Cristo. Pero su realidad interna es tomar el control mundial a través de los apóstoles y profetas, de una manera que abarque los planos económico, social y político, ejerciendo dominio sobre lo demás, para dar paso así al surgimiento del Anticristo. La teología del dominio es una más en la larga lista de falsas doctrinas filosóficas, no bíblicas, y engañosas de hombres en cuya imaginación tratan de humanizar a Dios y deificar al hombre. Esta debe evitarse.

Nada nuevo debajo del sol

Así como dice Salomón, esto no es tan nada nuevo. Cuando Pablo le escribe a la iglesia de Corintio (donde los falsos apóstoles habían ingresado durante su ministerio 2Co.11:13-15). Él los exhorta por su egoísmo, autosuficiencia, carnalidad e ingenuidad. Diciendo:

“Ya estáis saciados, ya estáis ricos, sin nosotros reináis. ¡Y ojalá reinaseis, para que nosotros reinásemos también juntamente con vosotros!” 1 Corintios 4:8

Los corintios creían y actuaban como si ya estuvieran reinando. Esto produjo en los corintios una flaqueza y ceguera espiritual severa por poner su mirada en lo terrenal. ¡Ellos pensaban que debían reinar en el presente y vivir como reyes! Pero Pablo sabía que nosotros debemos enfrentar diversas pruebas ahora para reinar cuando Cristo vuelva. El apóstol se molesta más bien porque ellos habían elegido otro camino que el que él les había instruido. Preocupándose por sus deseos personales mientras él sufría el vituperio de Cristo (vv.9-13).

Símil a ellos se muestra la Iglesia de Laodicea la última de las 7. La cuál asimismo es muestra de la última etapa de la iglesia en la tierra. El Señor les reprende: “Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.” Las siguientes palabras de Jesús son contundentes a su estado: “sé pues celoso y arrepiéntete” (Ap.3:14-22)

Pablo declara: … ¡Y ojalá reinaseis, para que nosotros reinásemos también juntamente con vosotros! Si ellos hubieran reinado realmente, sería porque Cristo ya habría venido, el milenio ya habría comenzado, por eso Pablo agrega: “Nosotros estaríamos reinando con ustedes”. Pero ello no había ocurrido, como tampoco está ocurriendo hoy y ni ocurrirá por medio de los apóstoles y profetas modernos. Cuando venga el Rey personalmente habrá reino.

La característica de los apostatas es que solo piensan en las cosas de la tierra. Así Pablo nos dice:

“Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal. Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo Filipenses 3:17-20

Durante el ministerio de nuestro Señor ocurrió algo similar. Juan 6:14 dice: “Aquellos hombres entonces, viendo la señal que Jesús había hecho, dijeron: Este verdaderamente es el profeta que había de venir al mundo.” Querían decir el Mesías profetizado y prometido en Dt.18:15. ¡El rey está aquí!

Sin embargo, según nos dice el versículo: “Pero entendiendo Jesús que iban a venir para apoderarse de él y hacerle rey, volvió a retirarse al monte él solo.” Ellos tenían en mente un reino terrenal tal como lo tienen hoy los apóstoles, profetas y sus seguidores.  Si el pudo producir suficientes panes y pescados para dar de comer a veinte mil personas (vv.1-13), bien podría darles a los romanos lo que se merecen, sacarlos a patadas y libertar a Israel. Nunca pensaron en Jesús más que como el rey terrenal que les daría libertad terrenal y la venganza que querían.

No tenían interés en “Venga tu reino, Hágase tu voluntad”. Más bien estaban diciendo “Venga nuestro reino, hágase nuestra voluntad”

Pero el Señor Jesús tenía otros planes, el no usaría poder político y militar contra los romanos. El quería que aquellos lo reconocieran como el salvador del pecado y del juicio. Pero ellos querían obligarlo a que siguiera la agenda terrenal que ellos tenían.

Como aquellos que buscaban a Jesús para hacerlo rey literalmente, cuando aún no era él momento. Hoy en día lo apóstoles y profetas del siglo XXI tienen y presentan “Otro Jesús”  Un Jesús que atrae a las personas egoístas, las cuales quieren satisfacer  sus antojos personales, que los haga ricos y renombrados para así “conquistar las naciones.”

Ellos no se preocupan realmente por extender el Reino de Dios ni la gloria de su nombre, sino que simplemente buscan el engrandecimiento de su propio imperio y el cumplimiento de sus propios deseos egoístas.

Trate de vender el evangelio sobre esa base, y la gente acudirá por motivos indebidos. No se puede llamar a las personas a Cristo porque es lo que está de moda y todo el mundo lo está haciendo.  Como dijo Jesús en Juan 18:36:

“Mi reino no es de este mundo.”


–          “Revelaciones doctrinales”

Nunca olvidare las palabras de un “líder” al decirle que a la luz de las Escrituras la venida de Jesús estaba cerca, ya que Israel había vuelto a su tierra en 1948 y se encontraba presente la apostasía delante de nuestros ojos. Apenas dije esto él objeto: “No, pero con la revelación del apóstol es diferente” ¡Que increíble! Quede realmente sorprendido ante esta declaración. ¿¡Que supuesta revelación podría estar al igual o por encima de la Palabra de Dios!? Ahora las preguntas son ¿A qué revelación se refería este “líder”? ¿Qué son las nuevas revelaciones que promueve el movimiento apostólico y profético? ¿Qué dice la Biblia acerca de esto? ¿Qué daño hacen al Cristianismo?

“Pero esto, hermanos, lo he presentado como ejemplo en mí y en Apolos por amor de vosotros, para que en nosotros aprendáis a no pensar más de lo que está escrito…” 1 Corintios 4:6

La mayoría de los líderes del movimiento apostólico y profético (sino todos), y al mismo tiempo muchos que están en los asientos de sus iglesias en un tiempo u otro, piensan que Dios les habla de una manera específica, ya sea por una voz audible, una impresión interna, una visión, o sencillamente usándolos como un vehículo para escribir una canción, componer un poema o pronunciar una profecía. Toda clase de “palabras proféticas” privadas, son proclamadas como “nuevas revelaciones”.

Además veamos lo que dice la “visión” de CLS: “Estamos llamados a revelar los misterios (las revelaciones victoriosas de la Palabra de Dios) que han estado ocultos desde los siglos y las edades (Colosenses 1:25-28).”[30]

¿Qué dice en realidad esta declaración? Los misterios son verdades que habían permanecido ocultos, pero fueron reveladas principalmente a los apóstoles y profetas del NT y luego pasadas a través de las Escrituras a nosotros. Algunos de ellos son: 1) La incredulidad de Israel (Ro.11:25) 2) El arrebatamiento de la Iglesia (1Co.15:51-52) 3) La Iglesia 4) La iniquidad (2Ts.2:7-8) 5) La piedad (1Ti.3:16) 6) BABILONIA (Ap.17:5-7), entre algunas otras.

¿Pero cuál es el problema de esta declaración? Como se expone al principio (1. Movimiento apostólico), los apóstoles modernos creen tener la misma autoridad que aquellos como Pablo en el NT. Por lo tanto según esta visión, ¡hay nuevos misterios por revelar! Esas “nuevas revelaciones” Alfredo Dimiro dijo en una ocasión: “El diablo va hacerle creer que no hay más revelación”[31] Pero ¿Qué tipo de revelaciones se están refiriendo? ¿Será esto así? Veamos lo que dicen aquellos que están al frente de este movimiento a nivel mundial.

Así John Eckhardt proclama: “Ellos (apóstoles y profetas) frecuentemente son los primeros en predicar ciertas revelaciones que Dios está entregando a la Iglesia”“Un Apóstol puede venir y establecer una nueva revelación” [32]

Guillermo Maldonado: “Tenemos que pegarnos a los apóstoles, porque los apóstoles tienen el acceso a la abundante revelación del Espíritu de Dios. Los apóstoles reciben abundante revelación de Dios, es decir, cosas que están en la Biblia pero por causa de las tradiciones nuestras no las vemos, entonces Dios toma esas verdades y se las revela al apóstol para que las de a conocer al pueblo. El apóstol hoy en día debe poner fundamentos doctrinales en las iglesias[33]

Bill Hamon: “Los apóstoles, estamos siendo convocados para poner nuevos fundamentos para una Nueva Era; fundamentos para el amanecer de la era del Nuevo Reino.”[34]

Rony Chaves: “el apóstol y su unción traen revelación a la Iglesia como en los días primeros. Los Apóstoles establecen doctrina[35]

¿Nuevos fundamentos? ¿Fundamentos doctrinales de la iglesia? ¿Acaso ya no se han puesto? ¿Revelación como en los días primeros? ¿Están recibiendo los apóstoles y profetas modernos revelación de Dios? ¿Qué dice la Biblia a todo este atrevimiento? ¿Y cuál es su peligro?

Claramente lo que aquí se está señalando es que los nuevos “apóstoles y profetas” tiene autoridad para establecer principios doctrinales bajo supuestas revelaciones que puede incluso estar fuera de lo establecido por la palabra de Dios, La Biblia. Esto es un precedente peligroso que puede abrir puerta a muchas aberraciones doctrinales que en este caso podrían ser justificadas en el marco de las supuestas revelaciones.

Si no nos hemos apercibido todavía, los “Apóstoles” modernos, dadas sus propias declaraciones. ¡Son nuevos Papas!, los cuales ex cáthedra definen y definirán lo que hemos de creer o no.

Veamos lo que dice el catecismo de la Iglesia católica romana: “”El Romano Pontífice, cabeza del colegio episcopal, goza de esta infalibilidad en virtud de su ministerio cuando, como Pastor y Maestro supremo de todos los fieles que confirma en la fe a sus hermanos, proclama por un acto definitivo la doctrina en cuestiones de fe y moral… Cuando la Iglesia propone por medio de su Magisterio supremo que algo se debe aceptar “como revelado por Dios para ser creído” y como enseñanza de Cristo, “hay que aceptar sus definiciones con la obediencia de la fe”. Esta infalibilidad abarca todo el depósito de la Revelación divina” [36]

Dentro del sistema Católico, muchas doctrinas heréticas han sido “reveladas” a esa institución a través de los siglos. Por ejemplo, está la veneración a María, su inmaculada concepción y su ascensión corporal a los cielos. Están también los apócrifos, la transubstanciación, oraciones a los santos, la confesión, penitencias, el purgatorio, entre otras. Es clara, nuevamente. La influencia del catolicismo romano en este movimiento.

Veamos un ejemplo rápido dentro del Movimiento apostólico y profético: Uno de ellos se levanta, y dice: “El Arrebatamiento no existe como tal, es una alegoría” (y muchos ya lo dicen), entonces todas las iglesias bajo su jurisdicción deberán aceptar eso, aunque la Biblia diga lo contrario, ya que ellos “establecen doctrina”. Y si resistes aceptar sus nuevas doctrinas, entonces ¿qué?; ¿eres un rebelde a la “visión” y a la “revelación” del “ungido”? Cuando el hombre define doctrina, se coloca en el lugar del Espíritu Santo y en el lugar de la Palabra de Dios. Esto llevaría al pueblo de Dios a la dependencia de ellos; y eso, hermanos, no es más que idolatría.

Ya no es el Espíritu Santo hablando directamente al creyente por la Escritura ayudándolo con su iluminación si este no entiende. (1Co.2:14-16; Ef.1:17-18) Sino que ahora es a través de “sus intermediarios”, como supuestamente en la iglesia católico romana, en la cual Dios habla al fiel a través del papa de turno cuando habla ex cathedra.

Además ¿Qué “fundamento” principal van a poner, estos “apóstoles”, en la casa de Dios? ¡Qué osadía! La Biblia, por boca del mismo apóstol Pablo dice: “Porque nadie puede poner otro fundamentoque el que está puesto, el cual es Jesucristo” 1 Corintios 3:11, El fundamento de Dios está firme.” 2 Timoteo 2:19. Pero ahí tenemos a los apóstoles modernos y a los que como ellos piensan, de hecho desafiando la misma Palabra de Dios. Como dice el Hno. Carlos Canosa: “Hoy estamos en el fin de la edad de la Iglesia, es decir en el tejado del edificio. No se puede poner cimientos en el tejado. Hay que estar ciego para querer hacerlo”

¿Recuerdas en La apostasía que esta palabra significa “caída del fundamento”? Bueno una de los argumentos más fuertes para demostrar que el movimiento apostólico y profético es apostata es que no solo ya se cayeron, sino también quieren minar los fundamentos de la Iglesia con sus nuevas revelaciones doctrinales.

Algunos de los versículos que emplean para seguir defendiendo su argumento es Efesios 3: 5, que dice: “…misterio que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu”, y también Colosenses 1:25-28, como en el caso de CLS. Dando a entender que así como en la “primera” era apostólica, aquellos hombres recibían revelación de los misterios de Dios para administrarlos a los santos (1Co.4:1), así ahora que Dios “está restaurando” el oficio de apóstol será igual que fue entonces.

Como acertadamente apunta el Hno. Vicente Mercado: “Casi siempre tienen una nueva revelación de Dios para el mundo a través de ellos. Pretenden traernos la nueva doctrina que el Señor olvidó dar a su Iglesia en los 20 siglos anteriores”

Es decir, que ¿Dios usará a esos nuevos apóstoles para que impartan nueva doctrina? ¿Será esto así?…

La Biblia misma no nos da tales libertades. A pesar de que a muchos les agrada esta idea, acariciándola, la respuesta es un rotundo ¡NO! Dios no va a dar más revelación de Sus misterios a nadie, porque el canon bíblico está cerrado, siendo el último libro el Apocalipsis de Juan. Ya tenemos la Biblia bajo el brazo, y nada se puede, ni se debe añadir a ella. La verdad es que no hay una revelación más íntima y más fresca que la Escritura. Dios no necesita darnos revelación privada para ayudarnos en nuestro andar con él. Veamos algunos versículos bíblicos que limitan tales prácticas al exponer claramente la suficiencia de la Biblia.  “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” (2Ti.3:16, 17). La Escritura es suficiente. Ofrece  todo lo que necesitamos para toda buena obra.

Judas 3 fue un pasaje crucial en la compleción de nuestras Biblias. Esta declaración, escrita por Judas antes que el Nuevo Testamento fuera completado, se anticipaba, no obstante, a la compleción de todo el canon: “Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos.” (Judas 3). En el texto griego el artículo definido que precede a “fe” señala a una y única fe: “‘la fe.” No hay otra. El erudito en griego, Henry Alford escribió que la fe es “objetiva aquí: la suma de lo que los cristianos creen“.[37] Fíjese también en la frase crucial “una vez (por todas)” en Judas 3. La palabra griega aquí es. hapax, que se refiere a algo hecho para siempre, con resultados eternos, sin necesidad de repetición. Nada necesita ser añadido a la fe que ha sido entregada “una vez para siempre”. George Lawlor, que ha escrito una excelente obra sobre Judas hizo el siguiente comentario:

“La fe cristiana es invariable, lo que no significare los hombres y mujeres de cada generación no necesitan encontrarla, experimentaría y vivirla: pero sí significa que cada nueva doctrina que surge, aunque su legitimidad pueda ser defendida plausiblemente, es una doctrina falsa. Todos los reclamos para comunicar alguna revelación adicional a la que ha sitio dada por Dios en este cuerpo de verdad son falsos reclamos y deben ser rechazados.[38]

Charles Spurgeon, considerado “el príncipe de los predicadores” durante el siglo XIX nos dice algo similar: “He oído a muchos fanáticos afirmar que el Espíritu Santo les ha revelado ésta o aquélla idea. Estas son tonterías reveladas. En la actualidad, el Espíritu Santo no revela cosas nuevas.Él trae lo antiguo a nuestra memoria. El canon de la revelación ya está terminado. No se le puede agregar cosa alguna. Dios no ofrece una nueva revelación sino que afianza la antigua. Cuando ha sido olvidada en la cámara de nuestra memoria, Él la saca a luz, limpia el cuadro, pero no pinta uno nuevo. No existen nuevas doctrinas, sino que hace revivir las antiguas. El Espíritu no consuela mediante nueva revelación. Él nos consuela haciéndonos recordar las cosas antiguas nuevamente” [39]

En Judas 3 también es importante la palabra “dada“. En el griego es un participio aoristo pasivo, que en su contexto indica un acto completado en el pasado sin un elemento de continuación. A través de las Escrituras, Dios nos ha dado un cuerpo de enseñanza que es definitivo y completo. Nuestra fe cristiana descansa en una revelación histórica y objetiva. Eso excluye todas las profecías inspiradas, visiones y otras formas de revelación hasta que Dios hable de nuevo al regreso de Cristo (compare Hch.2:16-21; Ap.11:1-13). Mientras tanto, la Escritura nos advierte de estar prevenidos contra los falsos profetas. Jesús dijo que en nuestro tiempo “se levantarán falsos Cristos (Gr, Ungidos), y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.” (Mt.24:24). Las señales y prodigios solos no son prueba de que una persona hable por Dios. Juan escribió: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.” (1Jn.4:1). Finalmente, la Escritura es la prueba de todo; es la norma cristiana. De hecho, la palabra canon significa “una regla, norma, o vara de medir”. El canon de la Escritura es la vara de medir de la fe cristiana y está completa. De la misma manera que el cierre del canon del Antiguo Testamento fue seguido por el silencio, así el cierre del Nuevo Testamento fue seguido por la ausencia absoluta de nueva revelación en cualquier forma.

Si el canon todavía está abierto, y si Dios todavía está dando nuevas profecías,  nuevas canciones y nuevas palabras de sabiduría, debiéramos sinceramente buscar compilar y estudiar esas revelaciones más recientes juntamente con la Escritura, y tal vez más diligentemente, puesto que hablan expresamente a nuestro tiempo y cultura. Pero  es un error de la peor clase. El canon ya no está abierto. La Palabra  de Dios, hecha del Antiguo y del Nuevo Testamentos, es un milagro único. Vino a juntarse en un período de mil quinientos años. Más de cuarenta hombres de Dios, profetas y apóstoles, escribieron las palabras de Dios, cada jota y cada tilde, sin error y en perfecta  armonía. (1Co.2:9-13; Heb.1:1; 2Pe.3:2) Ningún himno es digno de ser comparado con la Escritura. Ninguna profecía o palabra de sabiduría moderna está siquiera en el mismo ámbito que la Palabra eterna de Dios. El cielo y la tierra  pasarán; la Palabra de Dios permanecerá (Mt.5:18).

Desde el tiempo de los apóstoles hasta el presente, la verdadera iglesia siempre ha creído que la Biblia está completa. Dios ha dado su revelación y ahora la Escritura está terminada. Dios ha hablado. Lo que él nos dio es completo, eficaz, suficiente, sin error, infalible y autoritativo. Los intentos de añadirle a la Biblia y los reclamos de revelación posterior de Dios siempre han sido característicos de los herejes y de los sectarios, no del verdadero pueblo de Dios. Aunque algunos dentro de este movimiento nieguen que estén tratando de añadir a la Escritura, sus conceptos sobre la pronunciación profética. Los dones de profecía y revelación, hacen exactamente eso, añadir, aunque inconscientemente, a la revelación final de Dios, ellos socavan la singularidad y autoridad de la Biblia.

Si la Iglesia evangélica permite que ese criterio gane terreno, la singularidad de la Escritura será sacrificada y será comprometida la base de todo lo que creemos. Eso es precisamente lo que está pasando hoy. Por causa de la creciente influencia de la enseñanza carismática gran parte de la iglesia puede abandonar equivocadamente su piedra angular; Sola Scriptura. El principio de que la Palabra de Dios es la única base para autoridad divina. Una vez que una congregación ve la Escritura como menos que autoridad final, completa e infalible para la fe y la práctica, ha abierto las puertas al caos teológico. Cualquiera puede reclamar estar comunicando la revelación de Dios, y casi cualquier cosa puede ser admitida como verdad divinamente revelada.

No nos equivoquemos. El don profético del Nuevo Testamento (Ro.12:6; 1Co.12:10) primeramente tiene que ver con declaración, no con revelación, El profeta del Nuevo Testamento “habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación” (1Co.14:3). Es un predicador, no una fuente de revelación continua. Su tarea es de proclamar. Es decir, él proclama verdad ya revelada; generalmente no es un conducto de nueva revelación. Algunos de los líderes más conocidos han abusado de la confianza de su gente alegando que están recibiendo nueva verdad de Dios,  cuando lo que realmente enseñan son mentiras e invenciones. Un anhelo de algo nuevo y esotérico ha remplazado la confianza en la Palabra de Dios del cristianismo histórico, y eso es una invitación para el engaño de Satanás. Los resultados inevitables son la confusión, el error y hasta el engaño satánico.

Todo eso tiene el desafortunado efecto de apartar a los cristianos de la Escritura, que es digna de confianza, y a enseñarles a buscar la verdad a través de medios subjetivos: conversación privada con Dios, profecías, sueños y visiones. Deprecia la Palabra de Dios eterna e inspirada y hace que la gente busque más allá de la Biblia formas de revelación de Dios más frescas y más íntimas. Es tal vez la tendencia más insana y destructiva del movimiento apostólico y profético.

El creyente, aunque tenga las mejores intenciones, puede hundirse rápidamente en desviaciones, iluminismo o exaltación. Que cada uno recuerde la prohibición de quitar o añadir nada de las Escrituras (Dt.4:2; Pr.30:5-6; Ap.22:18, 19). Casi cada herejía y secta se ha originado en una supuesta revelación o una nueva experiencia por parte de su fundador, algo fuera del marco estrictamente bíblico. ¿Quieres seguir creyendo en nuevas revelaciones? Considera también a estos grupos sectarios que surgieron desde el principio de la era Cristiana.

Revelación/es

Grupo

Fundador

Creían tener mayor conocimiento. Alegorizaban el Cristianismo y las Escrituras

Gnósticos

Probablemente Simón el mago

Creían recibir Palabra que suplantaban a la de los apóstoles y también que el Reino de Dios se establecería en la villa de Pepuza

Montanismo

Montano

Tradición  (Incluye la Mariología, oraciones a los santos, purgatorio, etc)

Catolicismo Romano

Constantino

La atalaya

Testigos de Jehová

Charles Taze Russell (Influenciado desde Arrio)

El libro Mormón, la perla de gran precio, doctrinas y convenios

Iglesia de los santos de los últimos días (Mormones)

José Smith

Libro Ciencia y Salud con Llave para las Escrituras

Ciencia Cristiana

Mary Baker Eddy

Los escritos de Ellen White.

Adventistas del séptimo día

William Miller y Ellen White (Considerada la “profetiza” más influyente)

La enseñanza del movimiento apostólico y profético, por ejemplo, niega de plano la suficiencia de la Escritura. Decir que Dios está dando a la Iglesia nueva revelación hoy en día es negar en efecto que la Biblia es completa y suficiente. No necesitamos la nueva “Palabra hablada frescamente desde el cielo”, porque “la palabra de nuestro Dios permanece para siempre” (Is.40:8), “la fe que fue entregada una vez a los santos” (Judas 3). En ella encontramos “las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad” (2Pe.1:3). Es perfecta y completa, y contiene todos los recursos que necesitamos para vivir la vida cristiana (Sal.19:7-11; Pro.30:5-6). Ningún sistema que niega verdad tan básica puede en justicia reclamar ser bíblico y sano doctrinalmente.

“Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.” Apocalipsis 22:18-19


–          Falta de profecía bíblica

La mayoría de las iglesias con estos movimientos neo apostólicos como CLS, paradójicamente, hacen ondear con fuerza la bandera de lo profético, pero carecen de una sana doctrina profética.

Estoy consciente que en el movimiento apostólico y profético poco importa la interpretación histórico – gramatical y literal de las escrituras, prevaleciendo sobre ella las revelaciones personales y sus propias palabras proféticas privadas. (Ver Nuevas revelaciones doctrinales.) Y por esto mismo recordar que muchas cosas que dicen los apóstoles y profetas modernos está basado en sus “revelaciones” subjetivas y personales. Dejando así la puerta abierta a la “alegorización” de libros como Daniel o el Apocalipsis y muchos otros textos proféticos tanto en el AT como en el NT. La alegorización consiste en un sentido hermenéutico, agregarle al significado literal de los términos empleados otro significado moral o espiritual. Casi siempre para intentar defender un punto de vista doctrinal. Parecería que el propósito de este método es el de pervertir el verdadero significado de la Escritura.

¿Qué peligros hay en el método alegórico? El primer gran peligro del método alegórico es que no interpreta la Escritura. No extrae el significado legítimo del lenguaje del autor, sino que introduce en él cualquier capricho o fantasía que algún intérprete desee. Y así la única base de exposición se encuentra en la mente del expositor.

La autoridad básica de la interpretación cesa de ser la de las Escrituras. Y pasa a ser la de la mente del intérprete. Y así corrompe el significado de la Escritura, creando misterios escriturarios con nuestras propias imaginaciones.

Cuando se admite el principio de alegoría el lector o oidor queda sometido, atado de manos y de pies al capricho del intérprete. Uno queda sin medio alguno para probar las conclusiones del intérprete. El control de la interpretación debe es el método literal.

Este sistema alegórico, quita la autoridad a la Escritura, reduce la misma a lo que parece ser razonable al intérprete y, como resultado, hacen imposibles la verdadera interpretación de la Escritura. Una vez más el sistema de interpretación debe ser el método literal

Avancemos en esto. Lo revelado proféticamente acerca de Israel, es del todo obviado por ellos (teología del Reemplazo); el libro de Apocalipsis prácticamente brilla por su ausencia en sus conclusiones doctrinales, con todas las repercusiones a nivel eterno que tiene para el que lo menosprecia (véase Ap.22:18, 19). Por lo tanto, niegan, o no toman en cuenta revelaciones escriturales como la apostasía, el levantamiento del hombre de pecado, es decir, el Anticristo y la marca de la Bestia (2Ts.2:3, 4; Ap.13). Muchos abiertamente niegan el Rapto, y consecuentemente, la resurrección de los muertos en Cristo (Jn.14:2, 3; 1 Ts.4: 13-17; 1Co.15: 51-53 etc.)

No hay mención del levantamiento de la falsa iglesia mundial y de su Falso Profeta (Ap.13: 11ss; 17) que se levantará (y ya se está formando) juntamente con el hijo de perdición (2Ts.2:3)

No hay mención de la Tribulación que el mismo Señor Jesucristo predijo (Mt.24:21; Jer.30:7; Dn.12:1; Ap.6; Ap.16, etc.); ni mención de los dos Testigos (Ap.11: 1-14), ni mención de la destrucción que viene a causa de la justa ira de Dios contra este mundo. Es decir, los sellos, las trompetas, las copas de la ira, Armagedón, etc. (Is.2; y otros profetas; Ro.2: 5; 2Ts.1: 6-9;  Ap.6:3-17; Ap.9; Ap.13:15-18; Ap.16; Ap.18; Ap.19:11-21, etc. etc.)

¡Todo brilla por su ausencia!

Y por supuesto, no hay mención del Milenio; es decir, del Reino Mesiánico esperado por aquellos verdaderos apóstoles, que con insistencia le preguntaban a Jesús, antes de ascender a los cielos: “¿Restaurarás el reino a Israel en este tiempo?” (Hch.1:6). Acerca de ese Reino, el que dicen que es ahora – (Ver Teología del dominio) –  (y yo no lo veo por ninguna parte, ¿y usted?; sólo vea los noticieros diarios), la Palabra nos dice en Apocalipsis que ese Reino vendrá, cuando vuelva el Rey; ¡porque no hay Reino si no hay Rey presente! (Ap.19:11-21; 20:1-6)


–          Jerarquización de la Iglesia

Como vimos al principio, probablemente el movimiento apostólico y profético tenga tanto raíces como influencias de la Iglesia católica. (Ver 1.Movimiento apostólico) Para entender la doctrina de la “Paternidad espiritual” y la “Cobertura apostólica” es necesario ver lo que los apóstoles y profetas modernos quieren llevar a cabo. “Es una cuestión de jerarquía”[40] Según Alfredo Dimiro ¿Cuál es el error de esta posición? ¿Y qué consecuencias genera en la persona que lo recibe como verdad?

“Pero tienes esto, que aborreces las obras de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco.” Apocalipsis 2:6

¿Cuál es la obra de los nicolaítas que tanto aborrece Dios? Nicolaíta proviene del griego nico que significa dominio o conquista sobre otros y laos que significa pueblo, gente común, o laico. De ahí podemos analizar la composición nicolaos que viene a ser algo así como Dominio sobre el pueblo.

La obra y doctrina de los nicolaítas, consistió en jerarquizar a la iglesia, destruyendo el armazón horizontal, para levantar uno piramidal. Esa es la obra y doctrina que tanto aborrece El Señor.

Así nace el clero (Nico) y el laicado (Laos). Los nicolaítas comenzaron a dividir al pueblo de Dios en dos grupos. Los Clérigos que eran personas “apartadas”, doctas, espirituales y con privilegios, y los laicos que correspondían al resto del pueblo.
Desde aquel tiempo comienza esa estructura piramidal dentro de la iglesia, aún no teniendo asidero en las santas escrituras. La sencillez de la iglesia, se vio paulatinamente reemplazada por una institución organizada con jerarquías y con moldes seculares y paganos extraídos del romanismo. En otras palabras, era el nacimiento de la iglesia de Roma.

Este es el mismo modus operandi que utiliza la Iglesia Católica Romana hoy. En donde la cabeza de todo es el PAPA el cual lleva ciertos títulos como: Vicario de Cristo, Santo Padre, sumo pontífice, etc.

Le siguen los cardenales, arzobispos, sacerdotes, obispos, etc. Cada uno pareciera que tiene una estatus en cuanto a títulos, más cercano a Dios por el simple hecho de estar unos peldaños elevados dentro de su sistema clerical. Y a los cuales todos los fieles deben acatar cualquier tipo de dogma que baje desde la cabeza hasta ellos.

10 Similitudes entre el movimiento apostólico y profético con la Iglesia Católica Romana
1- La creencia que la Iglesia instaura el Reino de Dios
2- Intervención en el estado
3- Alegorización de eventos proféticos futuros
4- Nuevas revelaciones doctrinales
5- Énfasis en experiencias personales
6- Seguir a los líderes sin dudar ni cuestionar enseñanzas
7- La venta de bendiciones (Indulgencias – pactos)
8- Jerarquización de la Iglesia
9- La enseñanza de llamar padres a los clérigos y/o ministros
10- Estar bajo cobertura de una persona

Para Roma, un apóstol – que en su particular léxico sería un jerarca de esa institución – es un enviado a los fieles, por mediación de sus curas de parroquia, para darles a conocer lo que tienen que creer, según las resoluciones dogmáticas conciliares pertinentes. (Ver Revelaciones doctrinales)

Es decir, siguen una cadena de mando, donde la feligresía está debajo de todo, y deberá creer, no lo que dice la Biblia, sino lo que sus superiores religiosos le de a creer.

Que paradójico. Hoy igual de esa forma se quiere convertir a la Iglesia Evangélica en una pirámide eclesial. Volver al diseño romano-nicolaíta de donde los mismos reformadores lucharon para salir de la opresión terrible ejercida por el papado y su pretensión de ejercer dominio sobre los demás. Hoy se pretende Constituir al apóstol como cabeza, al profeta como segundo y luego todos los demás subordinados. “Ser pastor no es lo mismo que apóstol. Y Ser apóstol no es lo mismo que ser maestro.” Eso no es lo peor sino que toda supuesta nueva “revelación” debe ser acatada por los demás. (Ver Revelaciones doctrinales) Todo parte de la mala interpretación de Efesios 4:11 y 1 Corintios 12:28 (Ver 1.Movimiento apostólico) Dice que como el primer ministerio que se menciona es el de “apóstol”, pues entonces, necesariamente debe ser el de mayor autoridad jerárquica. Pero claro, aquí se nos presenta un problema. Por esa misma regla de tres, el profeta, que sigue al “apóstol” deberá tener mayor autoridad que el evangelista, y el evangelista mayor autoridad que el pastor, y éste que el maestro. Sólo podemos destacar lo ridículo de esta forma de entender el asunto. Veamos lo que dicen los exponentes del “movimiento apostólico y profético” a nivel mundial:

Guillermo Maldonado dice claramente: “El apóstol hoy en día debe poner fundamentos doctrinales en las iglesias, y los pastores de las mismas deben seguir esa misma línea. El apóstol está por encima del pastor o ancianos de las iglesias, y las dirige.”[41]

Maldonado, en el más puro estilo romanista, nos está diciendo que el apóstol es el jerarca que tiene que decir, por mediación del pastor de la congregación, lo que los creyentes deben creer. Y nosotros preguntamos: ¿en qué difiere esto del catolicismo romano?

Continúa Maldonado: “El apóstol tiene un entendimiento mayor que el pastor, ya que este no ve más allá de las cuatro paredes del templo, mientras que el apóstol tiene visión del reino. El apóstol es el que dirige, es el que va delante uniendo los cinco ministerios (Ef.4:11). El apóstol tiene mayor autoridad en el Espíritu. El pastor sólo piensa en su iglesia, mientras que el apóstol piensa: ¿cómo vamos a tomar la ciudad de Santo Domingo?”[42]

De nuevo se nos presenta al “apóstol”, con su “visión de reino” (Ver Teología del dominio) no sólo por encima de los ancianos o pastores, autoridades espirituales que Dios ha puesto sobre cada una de las congregaciones de Cristo, sino incluso muy por encima de lo que fueron los doce de Cristo, los cuales se ponían a sí mismos al nivel de esos ancianos (ver 1Pe.5:1)

Sigue: “Tenemos que pegarnos a los apóstoles, porque los apóstoles tienen el acceso a la abundante revelación del Espíritu de Dios.”[43]

Maldonado, en realidad está levantando (sólo en su imaginación) un sacerdocio por encima del sacerdocio universal del creyente (1Pe.2:9), porque hace que el creyente común requiera ineludiblemente de esos hombres, ya que según ellos: “los apóstoles tienen el acceso a la abundante revelación del Espíritu de Dios”. Esto hace que haya una casta especial de iluminados, muy por encima de los demás creyentes, y que a su vez a estos últimos no les sea suficiente su vinculación personal con el Espíritu Santo, contradiciendo abiertamente 1 Juan 2:20; (“Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas”), sino que deban depender de terceros.

Es imprescindible un “Gobierno apostólico” eclesial, dicen,  una “autoridad apostólica” ¿De qué se está hablando? Obviamente, no se está refiriendo al ministerio de aquellos benditos apóstoles, ni a la doctrina apostólica, es decir, a la sana doctrina de nuestro Señor Jesucristo, sino a otra cosa.

Rony chaves habla de una nueva “Estructura Apostólica que debe ser levantada en las naciones para que a través de la misma, los pastores y líderes sean enseñados a orar como conviene para atar poderes demoníacos…es necesario establecer el orden apostólico para desplazar y anular el gobierno de Satán”[44] Colocándonos el susto en el cuerpo acerca del “gobierno de Satanás”, para ello nos quiere hacer comprender la necesidad de estructurar jerárquicamente la Iglesia, y muchos todavía no se han dado cuenta del asunto.

¿Cuándo y dónde dijo Jesucristo que Su Iglesia debía ser jerarquizada estructuralmente, cuando en realidad dijo todo lo contrario? (Mt.20:25-28) ¿No se dan cuenta los postulantes de esa doctrina de hombres, que todo ello no es más que un asunto de control? El movimiento apostólico y profético, es un atentado al verdadero ministerio apostólico y profético así como al sentido expresado en Efesios 2:20.

Pero atención, cuando se enseña acerca del “ministerio apostólico” tal y como lo entienden esos maestros dominionistas, se está hablando de un ministerio de “autoridad”, revestido de un manto “paternal” , que espera del presbiterio y del pastor de cada congregación obediencia conforme al “orden divino”, según su entendimiento. Lo contrario a eso, sería un “rechazo a la autoridad”, “falta de humildad, de sujeción y de corrección” “rebelión”, etc.

¿No nos quieren hacernos sentir culpables?…

Rony Chaves sigue diciendo: “Los Apóstoles tienen diversas medidas de unción y brindan cobertura a ministros e iglesias. Ellos son padres y traen “La Paternidad de Dios a la Iglesia”, Su protección” [45]

Pero eso que dice que hacen esos hombres, lo hace y se le debe dejar hacer al Espíritu Santo, Quien es el Paracletos de Dios para la Iglesia, y no los hombres (Jn.14:16, 17)

El apóstol Pablo nos da un clarísimo ejemplo de su verdadero ministerio apostólico, que era el de “predicar el Evangelio, no donde Cristo ya hubiese sido nombrado, para no edificar sobre fundamento ajeno” (Rom.15:20), a diferencia de lo que estos “apóstoles” hacen.

Pablo iba a los lugares donde Cristo no había sido anunciado y predicaba allí. Ese es el verdadero ministerio apostólico (o misionero); y los que así hacen, esos son los verdaderos apóstoles (mejor, enviados o misioneros). Estos, como Pablo, cuando el Señor añade los que han de ser salvos (Hch.2:47), ya que la salvación es del Señor, y no del solo esfuerzo del hombre, se ocupan en ayudar a los recién convertidos, enseñarles, protegerles, etc. como hacía Pablo, hasta que alcanzan la madurez necesaria para hacer lo propio. Si así se hiciera, en vez de perder el tiempo en zarandajas, antes cumpliríamos con la Gran Comisión.

Aunque algunos lo nieguen el movimiento apostólico y profético tiene en su esencia un elevado cariz de jerarquía y de exaltación sobre los ministrados. De hecho, no difiere en esencia del que tiene la Iglesia de Roma acerca del mismo. En definitiva, no es más que una nueva versión del catolicismo romano.

El gobierno de Dios no viene por hombres, ni es de hombres estableciendo una jerarquía, sino que viene del mismo Espíritu Santo, y es Él obrando directamente. De otra manera, tendremos un papado “evangélico”, sin lugar a dudas.

¿Qué dice la Biblia a todo esto?

Pedro advirtió:

“Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey.” 1 Pedro 5:1-3

En la Iglesia no hay jerarcas, hay siervos. Todo intento de orgullo, arrogancia y prepotencia vienen del mismo infierno y no de Dios. El Señor mismo es nuestro ejemplo.

“Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad. Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos. Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.” Marcos 10:45

La Jerarquía es un mal enquistado en el corazón del hombre. Es un molde conforme a la naturaleza pecaminosa. Tal como lo declara nuestro Señor Jesucristo en el pasaje citado, la jerarquía produce un enseñoramiento y Él no quiere eso de su pueblo. Las jerarquías son propias del hombre caído y no de la voluntad de Dios.
A Dios jamás le han agradado las jerarquías, de ahí que su sentir frente a la doctrina de los nicolaítas es considerado como aborrecible.

En el nuevo testamento, la instrucción de los ministerios y dones del Espíritu Santo expresados en las cartas de Pablo a los Romanos, Corintios o Efesios, y lo dicho por el apóstol Pedro en su primera epístola, de ninguna manera enseñan la jerarquía en la iglesia, por el contrario, se enfatiza la igualdad de importancia en cada uno de los miembros de la asamblea. Es decir, se deja en claro que tanto el obispo como el que sirve a las mesas, tienen la misma importancia, y nos son parte de un escalafón jerárquico como lo vemos en la actualidad.

Nuestro Señor Jesucristo lo enseñó con tanta precisión, veamos:

“…aman los primeros asientos en las cenas, y las primeras sillas en las sinagogas, y las salutaciones en las plazas, y que los hombres los llamen: Rabí, Rabí. Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. Ni seáis llamados maestros; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo. El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo.” Mateo 23:6-11

El texto es suficientemente decidor. Dios no desea las jerarquías entre los hermanos. Los fariseos eran una casta que se arrogaba el privilegio de servir a Dios y de sentirse mejores o más importantes que los demás. Cristo condenó abiertamente aquella postura hipócrita y que no dista tanto de lo que pasa en la actualidad en la iglesia evangélica. Parece que pasajes tan categóricos como el citado, se han extinguido de los púlpitos así como por encanto.

Hoy, el término “apóstol” es como un grado jerárquico, y la feligresía actúa frente a los tales como si fueran algo así como seres angélicos. Y que sus palabras tienen aún más peso que las de la misma Biblia. Esto es el legado del nicolaítismo. El clero por sobre los laicos.
El apóstol Pedro, tan manipulado por la iglesia de Roma, jamás actuó como los “apóstoles” de la actualidad, menos como el papa del Vaticano. Recordemos como corrigió aquella recepción dada en la casa de Cornelio:

“Cuando Pedro entró, salió Cornelio a recibirle, y postrándose a sus pies, adoró. Mas Pedro le levantó, diciendo: Levántate, pues yo mismo también soy hombre” Hechos 10:25-26

La actitud de Cornelio, es propia al de todo ser humano que no tiene conocimiento de Dios. Es la clásica actitud religiosa que pretende hacer “dioses” de los hombres. Desde tiempos remotos, el hombre ha elevado a los altares a individuos que han demostrado rasgos de piedad y de espiritualidad, y no me refiero exclusivamente a la iglesia de Roma, sino que a antiguas religiones y culturas paganas como el budismo, el zoroastrismo, el Islam, etc. Lo triste e increíble, es ver que la iglesia evangélica a través del movimiento apostólico y profético también muestras aristas muy similares a esta costumbre humana y que Dios aborrece.

¿Cuáles son los peligros?

– Perder la libertad: Cuando se llega a creer que el Reino es Ahora (Ver Teología del dominio), fácilmente se llega a aceptar que de forma necesaria debe de establecerse una correlación de mando o jerarquía en la Iglesia. De ahí tenemos al aluvión de supuestos apóstoles y profetas. Consecuentemente, el creyente pierde la libertad que Cristo obtuvo en la cruz para él. Se nos presenta la premisa de que los líderes son los representantes de Dios, y que por lo tanto hay que obedecerles sin cuestionar sus veredictos (Igual que el catolicismo romano).

El Pastor Víctor Pino Gamboa, disertando sobre el Carismatismo, dice acerca de la cuestión:

“Existe la tendencia a hacer mal uso del poder, pues los líderes de mayor rango asumen posturas dictatoriales; “son los ungidos de Dios, los intocables”

– Temor al líder: De hecho, se transmite un “temor al líder”, por encima del temor a Dios, haciendo que los adeptos a este movimiento tengan más presente la opinión y dictado de su líder inmediato (¡y qué decir de los líderes superiores!), que lo que la Palabra enseña.
Si hay que establecer el Reino, habrá que establecer cadenas de mando y sujeción a los líderes sin rechistar. (Igual que en las sectas)

– Caldo de cultivo para las herejías: Además, de esa manera, es muy fácil llegar a introducir nuevas doctrinas heréticas en las mentes acostumbradas a obedecer y a someterse sin rechistar, de ese modo las “ovejas” del movimiento apostólico y profético, están obligadas a comer todo lo que se les da. No hay posibilidad ni libertad para cuestionar ni discernir nada, y el control sobre el individuo es la constante. El abuso, por tanto, es evidente.

Ahora bien, hay que hacer un paréntesis en cual es el verdadero discipulado, el escritor a los hebreos nos dice:

“Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso.” Hebreos 13:17 Y textos más arriba dice: “considerad cuál haya sido el resultado de su conducta” Hebreos 13:7

Prestemos atención dice pastores, no a los apóstoles. “Porque ellos velan por vuestras almas” ¿Pero qué pasa si no velan? ¿Si lo único que sale del pulpito es falsa doctrina, veneno espiritual y herejías? Ellos no están velando por nuestras almas. Ellos darán cuentas un día y no les espera lo mejor, pero los que oímos tampoco queremos llevarnos una sorpresa aquel día. (Mt.7:21-23)

En cambio, primeramente se nos manda a considerar (Gr, anadseoréo) Esto es, mirarlos atentamente.  Un verdadero pastor tiene olor a oveja. Las conoce, les enseña conforme a la sana doctrina, ora, se preocupa y es capaz de dar su vida. A ese pastor se debe sujetar pero de una manera horizontal, en humildad, bondad, respeto y obediencia sabiendo que Dios lo puso para apacentar la grey. Los pastores cuidan el rebaño, los maestros enseñan, los evangelistas predican la buena nueva, los diáconos sirven, y todos se someten recíprocamente sin necesidad de que exista una jerarquía nicolaíta autoritaria y vertical como se enseña hoy en los pulpitos y promueve el movimiento apostólico y profético.

Pretender un titulo o posicionamiento dentro de la Iglesia puede ser fatal. No es un chiste hablar en nombre de Dios, y enseñar su palabra. No debería desalentar a los maestros verdaderos pero si debería advertir al que aspira a ese ministerio y al fraudulento que predica falsas doctrinas, sobre la gran seriedad que conlleva.

“Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación.” Santiago 3:1


–          Paternidad espiritual

(Para entender mejor esta doctrina se recomienda ver primeramente Jerarquización de la Iglesia) Juan Crudo suele decir frecuentemente: “¡Oh levanten una mano y salúdenme diciendo: Yo quiero mucho a mi papa espiritual!”[46] ¡Está es tu casa espiritual! ¡Necesitas identidad de hijo! ¡Yo soy tu padre espiritual! No solo es común dentro de CLS esta fraseología sino también en todas las iglesias del movimiento apostólico y profético. Suena inofensivo al principio pero si revisamos las Escrituras nos daremos cuenta que esto está prohibido. Por lo menos de la manera que lo promueven los apóstoles modernos.

“Pues toleráis si alguno os esclaviza, si alguno os devora, si alguno toma lo vuestro, si alguno se enaltece, si alguno os da de bofetadas.” 2 Corintios 11:20

Según Juan Crudo: “El formato de Dios para la iglesia es la paternidad espiritual.”[47]

¿Pero él a que tipo paternidad se está refiriendo? La pregunta seria ¿Existe un concepto sano de una paternidad espiritual? Si, existe. Pero lejos esta de lo que intenta llevar a cabo el movimiento apostólico y profético donde se encuentra el mismo Juan Crudo involucrado.

Hay una paternidad espiritual en la formación de vida, pero esta paternidad no es un titulo, ni un capricho para imponer autoridad y sometimiento de los demás hacia uno. La paternidad espiritual es una entrega para formar una vida. Y se ve mayoritariamente en los misioneros que son enviados a diferentes lugares donde Cristo no hubiese sido nombrado (Ro.15:20) Es el producto de un proceso de relación íntima, horizontal y de ayuda similar a la formación de un hijo. Ser padre no es un titulo, es una entrega a formar vidas.

Antonio Bolainez habla de ellos: “La inmensa mayoría de estos misioneros mayoritariamente europeos y estadounidenses, renunciaron a sus privilegios de vida, y algunos norteamericanos hasta hipotecaron sus casas para irse de misioneros a Latinoamérica, sabiendo que probablemente nunca iban a regresar. Estos hombres enviados, fueron a estos países no a robar ni a quitarle nada a estos pueblos, fueron a dar sus propias vidas al servicio del Señor Jesucristo. Ellos fundaron múltiples iglesias, y de sus ministerios hasta hoy en día siguen saliendo ministros; y aunque la mayoría de ellos ya estén muertos la obra que iniciaron continúa viva”[48]

Los misioneros (Lat, enviado) son los que abren una obra, y en los primeros meses incluso años, se encargan de formar al que será el pastor, o los ancianos. Les enseñan los rudimentos de la Palabra, les ministran, les ayudan en la medida que sea necesario, así como un buen tutor a sus tutelados. Pero al igual que con una familia natural, que cuando los hijos crecen, llegan a emanciparse, así cuando el enviado ve que la grey de Cristo que se originó está lo suficientemente madura en el Señor, paulatinamente los deja hacer y los libera en la obra del ministerio. No busca el enseñorearse de ellos, sujetándoles de por vida a sí mismo.

Por así llamarlo, siempre quedará esa bonita relación de “padre” espiritual a “hijos” espirituales, pero la relación ya será más como la del padre respecto a los hijos mayores de edad, emancipados, y seguramente casados y con hijos, porque la historia se repite.

Todo lo contrario ocurría en la iglesia de Corinto donde los falsos apóstoles habían ingresado (2Co.11:13-15) Las Escrituras nos dicen que estos se enaltecían y esclavizaban a los demás para terminar robándoles. (2Co.11:20) (Ver Teología de la prosperidad y sus respectivos puntos). Veamos el concepto piramidal de rango que tiene Alfredo Dimiro sobre “la paternidad espiritual”:

Alfredo Dimiro dice: “La paternidad espiritual es un asunto de jerarquía, un asunto de categorización. Es un nivel, una dimensión de jerarquía de categoría paternal… En el ministerio donde usted está, la iglesia donde pertenece y se congrega, no sólo tiene un excelente predicador, sino que también tiene un padre, un guerrero espiritual.”[49]

Según Dimiro es una cuestión de “Jerarquía, categorización y nivel” ¿Qué diferencia tiene con lo que hacían los falsos apóstoles en Corinto? Además Dimiro transgrede las claras palabras de Cristo al enaltecer de esa manera a Juan Crudo:

“Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos. Ni seáis llamados maestros; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo” Mateo 23: 9-10

¿Está diciendo el Señor, que no podemos llamar profesor a un maestro de escuela y/o universidad? ¿O que no podemos llamar papa a nuestros padres terrenales? No. El Señor prohíbe claramente una distinción espiritual de estos títulos aplicándolos de una manera ostentosa otorgando indebidamente autoridad espiritual a un ser humano y poniéndolo en peldaños superiores a otras personas comunes y corrientes como él.

H. G. Weston escribe con perspicacia:

“Es una declaración de las relaciones esenciales del hombre con Dios. Tres cosas constituyen a uno en cristiano: lo que es, lo que cree, lo que hace; doctrina, experiencia, practica. El hombre necesita tres cosas para su ser espiritual: vida, instrucción, y guía: precisamente lo que declara nuestro Señor en las diez palabras del Evangelio -<>…  No reconozcáis a nadie como padre, porque nadie puede impartir ni sustentar la vida espiritual; no constituyáis a nadie como maestro infalible; no permitáis que nadie detente el oficio de director espiritual; vuestra relación con Dios y con Cristo es tan estrecha como con cualquier otra persona.[50]

Notemos que Jesús señala la actitud de esos religiosos de su época que demandaban de la gente que les llamaran “rabí” o maestro, sin enseñar nada, y “padre” sin darle una atención correcta, sino que ambos títulos solo servían para acentuar una autoridad impositiva y diezmarles la menta, el eneldo y el comino. Como hacen estos “padres” o maestros actuales, que bajo el título de “Apóstoles” manipulan las masas con falsas doctrinas (Ver puntos 1, 2, 3) para su propio beneficio y exaltación.

El título usado para acentuar el poder y la supremacía de uno sobre otro es reprochado y condenado por Jesús en todas las enseñanzas dadas, incluso por los apóstoles. Veamos algunas citas: En Mateo 10:24-25 el Señor Jesús expone El discípulo no es más que su maestro, ni el siervo más que su señor.Bástale al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su señor. Si al padre de familia llamaron Beelzebú, ¿cuánto más a los de su casa?”. Como podrán ver, se establece la igualdad de relación entre el maestro y el discípulo, no dando lugar a la supremacía de uno sobre el otro para imponer un culto a la persona, y les dice a sus discípulos: “El discípulo no es más que su maestro, ni el siervo más que su señor, Bástale al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su señor…” (Mt.10:24-25). “El que es mayor de vosotros, sea vuestro siervo” (Mt.23:11)   (Ver  Mt.18:1-4; Lc.9:46-48; Rom.9:12; 2 Co.10:12-13)

Juan Crudo dice:Los líderes espirituales, su padre espiritual fueron puestos por Dios para ayudarlo en su camino. Pero usted debe estar en conexión con ellos. Porque ellos le traerán la revelación de Dios sobre lo que él quiere hacer en este tiempo con su vida.”[51]

Pero Alfredo Dimiro va más allá con su concepto: “La paternidad Espiritual es capaz de resolver problemas espirituales, que sin esa paternidad las personas jamás podrían resolver por sí solos… Usted tiene que seguir a su padre espiritual, porque es él quien tiene la capacidad espiritual para sacarlo de donde tiene que salir y para introducirlo a donde lo tiene que introducir.”[52]

Esto, hermanos, obviamente Dimiro no está refiriéndose a la consejería pastoral sino de seguir al hombre para que él resuelva “problemas espirituales” La obediencia ciega al hombre, no se encuentra en ningún lugar en la Escritura, sino todo lo contrario “Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre“ (Jer.17:5, 6). Dios nos llama a darle a él nuestro camino: “Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará.” (Sal.37:5) Además “echando toda vuestra ansiedad sobre él [Cristo], porque él [Cristo] tiene cuidado de vosotros.” (1P.5:7) Si obedecemos ciegamente al hombre, por muy “apóstol” o “pseudopastor” que se diga, estamos haciendo un dios de él, y nosotros quedamos atados espiritualmente bajo su dominio. Leemos así al respecto: “Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció” (2 Pedro 2: 19b) ¡Cristo nos hizo libres!

Además Dimiro dice que los cristianos que no tienen una “paternidad espiritual” como la del movimiento apostólico y profético están en orfandad espiritual, y que el sistema del reino opera con paternidades.”[53]

Algo parecido insinúa el autoproclamado “apóstol” Guillermo Maldonado en su libro “Necesito un padre”: “Necesitamos padres, tanto biológicos como espirituales, ya que en el ministerio también encontramos personas enceguecidas porque nunca han tenido un padre espiritual, hijos huérfanos, sin identidad, buscando un lugar donde se les reciba y se les dé un sentido de pertenencia.”[54]

Esto roza la línea del insulto. Jesús dijo: “No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros” (Jn.14:18) El a sus discípulos volvió en la persona del Espíritu Santo en Pentecostés. Así como hoy a los que son salvos, y volverá en un sentido más amplio al fin de la era cuando tome a sus escogidos al lugar celestial. (Ro.8:9-11) Juan 1:12 dice “mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Por lo que la Biblia nos demuestra que al recibir a Jesús en nuestra vida, tenemos la autoridad, el derecho legal de sentirnos seguros y protegidos por nuestro padre celestial. Además La Biblia dice que Dios es el “Padre de los espíritus” (Heb.12:9) a Él es a quién se debe someter. (1P.5:6; St.4:10)  Y la supuesta “identidad” no es más que un adoctrinamiento y sometimiento esclavizante a hombres y a las falsas doctrinas que promueve el movimiento. En su libro, Maldonado establece que el “padre” tiene potestad sobre los hijos, y mediante una falsa enseñanza de la paternidad espiritual, acentúa su autoritarismo espiritual, pues como “apóstol” tiene todo el poder dado de lo alto al igual que es poseedor de una unción especial. En la actualidad ordena apóstoles y les confiere un anillo, símbolo de la autoridad que él les delega. ¡Igual que el papa en el vaticano!

Recuerdo las palabras de Sebastián Crudo cuando cite Mateo 23:9 para mostrarle que la doctrina de la paternidad espiritual del movimiento apostólico y profético era similar a la hipocresía de los fariseos al querer ponerse por encima de los demás, él me dijo: “¿Con ese versículo fuera de contexto vas a negar toda la enseñanza de Pablo?”[55]

El conocimiento bíblico de que los maestros hayan sido dados como dones de Cristo a su iglesia (Ef.4:11) y que Pablo se presente como padre espiritual de Onésimo (Flm.10,11), Timoteo (Fil.2:22; 1Ti.1:2, 18; 2Ti.1:2; 2:1), Tito (1:4) los gálatas (Gl.4:19) y corintios (1Co.4:15), ha sido mal aplicado por los indoctos e inconstantes que tuercen (2Pe.3:16) las Escrituras al grado de prácticamente desautorizar lo expresamente dicho por el Señor, invalidando así una instrucción suya, que de acatarse, habría evitado grandes males.

Solo para comenzar hay un abismo gigantesco entre el apóstol Pablo o el apóstol Juan comparado con los pseudo “apóstoles” de hoy. (Ver Movimiento apostólico) Ninguno de ellos llega ni a los tobillos de los benditos apóstoles de Cristo. Solo lean los que ellos sufrieron por la causa del evangelio y por las congregaciones adónde iban (1Co.4:9-13; 2Co.11:23-30) Temo que no se los puede comparar. Sobre todo sería un insulto a ellos que dieron su vida literalmente por Cristo. Así los “apóstoles” modernos quedan rápidamente descalificados. Mostrando su insensatez de obtener títulos y posiciones para ejercer dominio sobre los demás al estilo Romano-nicolaíta de la Iglesia Católica.

No me cabe la menor duda, pronto tendremos “papas evangélicos” para aumentar de esta forma el caos de apostasía que hoy tenemos, porque no conforme con ser “apóstoles”, desean en su jactancia ser más todavía, teniendo el espíritu de Lucifer, el cual deseaba ser semejante al altísimo (Is.14:14). Lo triste es que el pueblo de Dios perece en el error por ignorar las Sagrada Escrituras, siendo presa fácil del engaño que anuncio Jesús en Mateo 24:24: Porque se levantarán falsos Cristos (Gr, Ungidos), y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.” Tengamos el temor de Eliú:

“Y no haré ahora distinción de personas ni usaré con nadie de títulos lisonjeros. Porque no sé decir lisonjas, y si lo hiciera, pronto mi Hacedor me consumiría” Job 32:21-22


–          Cobertura apostólica

(Para entender mejor esta doctrina se recomienda ver primeramente Jerarquización de la Iglesia) ¿Cuál es tu cobertura? ¡Te ofrezco mi cobertura! Preguntan e instan. Según Alfredo dimiro “Sin cobertura no podemos vivir bajo “cielos abiertos”[56] La “cobertura espiritual” del movimiento apostólico y profético viene de la mano con su concepto de “paternidad espiritual”. En las iglesias con este movimiento como CLS es común oír de coberturas. Pero ¿Qué clase de cobertura? ¿La del Espíritu Santo sobre cada uno que ha nacido de nuevo? ¿O una cobertura de hombres sobres hombres?

¡Ay de los hijos que se apartan, dice Jehová, para tomar consejo, y no de mí; para cobijarse con cubierta, y no de mi espíritu, añadiendo pecado a pecado! Isaías 30:1

Según Juan Crudo: Todos debemos estar bajo la cobertura Apostólica para poder ejercer autoridad divina.”[57]

Las famosas coberturas apostólicas de hoy, son en realidad un claro sometimiento a un individuo que a la sazón se hace llamar “padre” y que promete proteger y ser un canal de “bendición” para aquel que acepte llevar su protección. Lastimosamente todas las “enseñanzas” de esta doctrina parten de interpretaciones privadas y subjetivas de textos que lejos están de ello. Por ejemplo algunos toman a Moisés y Josué, otros a Elías y a Eliseo, etc. Pero inventan enseñanzas que no se podrían comprobar a través de una sana interpretación bíblica. Esto se llama torcer las Escrituras (2Pe.3:16)

¡Cuán justo y preciso es el versículo citado en Isaías donde Dios habla a través del profeta!  En primer lugar notamos como la expresión “ay” la cual es una interjección para expresar muchos y muy diversos estados del ánimo, y más ordinariamente, aflicción o dolor con un posterior juicio divino. Notemos lo siguiente: “para cobijarse con cubierta, y no de mi espíritu, añadiendo pecado a pecado” ¡Preferir estar bajo cobertura de hombres pecadores y no del santo Espíritu de Dios!

Los promotores de estas enseñanzas  nuevas, señalan que si alguno quiere servir a Dios, necesita de una “cobertura apostólica”. Se necesita estar bajo de la “cobertura” de un “apóstol” que es “superior”. Esta afirmación es la punta de lanza para tomar por asalto conciencias, congregaciones enteras y aun denominaciones enteras. Haciéndoles creer que ahora un regenerado, un nacido de nuevo por la fe en Jesucristo necesita de un individuo de carne y hueso y ya no de Dios mismo.

No obstante, la seguridad y convicción con la que actúan tras los púlpitos y sobre las plataformas multitudinarias no deja de asombrarnos. Son capaces de llamar nuestra atención, y convencernos de que necesitamos su ministerio, que sin él, nos quedamos extremadamente cojos, frustrados y por supuesto, ¡sin cobertura!

Alfredo Dimiro arguye: Es un error que se ve muy a menudo, es el error de ir a una batalla, de ir a un emprendimiento, de ir a una conquista sin ninguna cobertura Espiritual. Sin la paternidad correcta, sin la cobertura correcta, entonces la ecuación es simple: ir a una batalla sin la cobertura correcta es derrota segura.”[58]

Obviamente Dimiro está hablando de la “cobertura” y la “paternidad” de un “apóstol”. En pocas palabras, según él dice estamos destinados al fracaso si no hay una “cobertura correcta”. Pero la Biblia dice: “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.” (Efesios 6:10-18)

Juan Crudo va aún más allá: Las ovejas solitarias son presas fáciles para los lobos. Deje su orgullo de lado y reconozca la necesidad de estar cubierto por alguien de mayor rango espiritual.”[59]

Creo que Juan Crudo es quién debería dejar de lado su orgullo. El mismo expone su arrogancia y prepotencia al considerarse con un “mayor rango espiritual” tergiversando el concepto de apóstol (Ver Jerarquización de la Iglesia y Movimiento apostólico). El cristiano verdadero no puede ser presa de lobos porque “…vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas.” 1 Juan 2:20 y “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.Juan 10:27-28

El autoproclamado “apóstol de apóstoles” Rony Chaves infiere algo parecido: “Los Apóstoles tienen diversas medidas de unción y brindan cobertura a ministros e iglesias.”[60]

Pero eso que dice que hacen esos hombres, lo hace y se le debe dejar hacer al Espíritu Santo, Quien es el Paracletos de Dios para la Iglesia, y no los hombres (Jn.14:16, 17) Además como muchos apóstoles modernos Rony Chaves cobra dinero para otorgar la “cobertura” dentro de su ministerio. Con esta aseveración estos sujetos se irrogan el papel de único mediador entre Dios y el hombre que posee y le corresponde  únicamente al Señor Jesucristo. Estos sujetos ahora proponen que un supuesto cristiano que los sigue deberá ahora contar con otro mediador al que debe llamarle “mi padre” “mi cobertura” “mi apóstol” con esto hacen creer que necesitamos la cobertura o protección de otro ser humano, desplazando la guía y verdadera cobertura que nos da nuestro consolador el Espíritu Santo.

“El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré.” Salmos 91:1-2

Qué hermoso salmo. Detengámonos en la palabra abrigo (Heb, Séter, cubierta o cobertura) esta establece un lugar íntimo de protección divina en cualquier circunstancia. ¿Bajo la “cobertura” de un “apóstol”? ¿De un “ungido” de Jehová? No. Denota la proximidad solo a Dios. Hoy gracias a Cristo y a través del Espíritu Santo los  los que están allí, viven al abrigo  de  los  asaltos,  y  bien  pueden  hacer  suyas  las  siguientes  expresiones  de  confianza: “Esperanza mía, castillo mío y Mi Dios en quién confiaré”

Charles Spurgeon sigue con el comentario del texto: No es posible imaginarse un refugio comparable a la protección de la propia sombra de Jehová. Allí donde está su sombra está el Omnipotente y, por tanto, los que moran en su lugar secreto son resguardados por El. ¡Qué sombra en el día del calor insoportable! ¡Qué refugio en la hora de la tormenta mortal! La comunión con Dios es la seguridad. Cuanto más nos acerquemos a nuestro Padre Todopoderoso más confiados podremos estar.” [61]

Pero las pretensiones de todos estos “apóstoles” modernos es que sólo piensan en asegurarse de que se hace lo que ellos quieren, o entienden que se debe hacer por parte de los demás que “acogen” bajo su regazo jerarquizador, ofreciéndoles una hipotética (y a todas luces falsa) “cobertura”, promoviendo sus falsas doctrinas (Ver puntos 1, 2, 3) diciéndoles lo que tienen o lo que no tienen que hacer; creer o no creer. ¡Igual a la Iglesia católica!

Por favor, ¡No busquen “coberturas” de hombres! La verdadera cobertura es la del Espíritu Santo, y ésta es de parte del Señor para toda verdadera congregación de Cristo, y para cada creyente de cada congregación (Ap.2, 3) Sí es cierto que la Palabra nos insta a estar en una iglesia local de Sana Doctrina y no dejar de congregarnos, (Heb.10:25), en ese contexto, el creyente está bajo el cuidado y protección del Espíritu Santo, porque está cumpliendo con el requisito escritural. Cada congregación madura y establecida, es soberana (Ap.2 y 3); es guiada por el Espíritu Santo, y el Señor la protege y cuida. Por eso digo, ¡cuidado con las coberturas” de hombres! Porque, no son tales coberturas, sino ataduras.

“…y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos.” Apocalipsis


02)  Teología de la prosperidad

Sebastián Crudo dijo: “Dios nos ha llamado a enfatizar sobre la prosperidad”[62]

Sin embargo, a través del Nuevo Testamento no se ve que Dios allá llamado a alguien a “enfatizar” sobre algo (menos prosperidad) sino que se llama a anunciar “todo el consejo de Dios” (Hch.20:27) Es más, las Escrituras muestran que aquellos que tienen sus enseñanzas basadas en lo material y terrenal son “enemigos de la cruz de la Cristo” y que estos “sirven a sus propios vientres” (Fil.3:18-19; Ro.16:17-18) Pablo también los describe a de la siguiente manera:

“Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe y delira acerca de cuestiones… disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales.” 1 Timoteo 6:3-5

La teología de la prosperidad contiene una serie de doctrinas religioso – culturales que se desarrollaron durante las décadas del ´80 y ´90 en el seno del movimiento carismático. Al mismo tiempo estas son una subdivisión de la “Palabra de Fe” y el Movimiento apostólico y profético también las ha absorbido.

Este es el meollo de la “teología de la prosperidad”: A través del sacrificio substituto de Cristo. El creyente recibe como herencia la “bendición de Abraham” (Que son supuestamente riquezas materiales). A su vez el “derecho” de tener una vida 100% saludable y prospera. Y mediante ciertas “leyes espirituales” como la confesión positiva “palabra de fe”, lograr cualquier meta, propósito o sueño que se determine.

Los puntos doctrinales que tienen en común los integrantes del Teología de la Prosperidad son básicamente cuatro:

1.      Que Dios promete prosperidad en lo material, riquezas y éxito a todo aquel que se una a su forma particular de interpretar el cristianismo.

2.      Que la forma de adquirir esta prosperidad es por medio de su concepto de fe

3.      O por el uso de métodos como confesar audiblemente ciertos versículos bíblicos, visualizar en la mente cosas materiales que se deseen y orar pidiéndolas a Dios. O también atar y reprender espíritus que se supone impiden que vengan las riquezas.

4.      Un muy particular y redituable principio es la enseñanza de que ofrendando grandes cantidades de dinero a cualquiera de estos grupos, se promete que Dios lo devolverá, en forma sobrenatural, multiplicado al “ciento por uno”.

Estos son los principios que todos los grupos que integran la teología de la Prosperidad tienen en común, pueden diferir en otras enseñanzas pero ésta es su esencia.

Según Juan Crudo: “el mensaje de prosperidad comienza a cortar de raíz pensamientos errados y fortalezas.”[63]

Obviamente este movimiento utiliza ciertos textos y ejemplos, en su mayoría del AT (sin darle mucha importancia al contexto) para intentar solventar sus doctrinas. Un ejemplo clásico en el NT es sin duda 3 Juan 1:2 (Ver Interpretación Hermenéutica de dicho texto). Siempre se oía en las paredes de la iglesia, a través de los líderes y exponentes que con frecuencia intentaban mitificar la base de sus enseñanzas con frases como “Primero la prosperidad es espiritual y luego material” o “el problema no es el dinero sino el amor al dinero”. Tal vez sea así, pero en la manera que nos relacionamos con el dinero y las cosas materiales muestra mucho la condición de nuestro corazón. Si un predicador vive hablando de esto en el pulpito e insta a las personas con enseñanzas como las de la teología de la prosperidad. Algo hay en su corazón que lo lleva a hacerlo.  Pero siendo claro y frontal, la esencia sigue siendo la misma, y esto es un serio trastorno y adulteración de lo que las Escrituras enseñan. No es cierto que a los críticos de la Teología de la Prosperidad nos guste una iglesia llena de gente pobre, o que nos opongamos al progreso material de los hermanos. No, de ninguna manera. No nos oponemos a la prosperidad sino a la Teología de la Prosperidad.

La “Teología de la prosperidad” fomenta en la persona que lo recibe un “estado de bilocación” ¿qué quiere decir esto? El intento de vivir en dos mundos completamente incongruentes al mismo tiempo. Esto sería en términos bíblicos, con la mirada puesta en la tierra y las cosas temporales y a la vez en las cosas espirituales y eternas en los cielos. Esto según el mismo Señor Jesús, es imposible. Y en el mero hecho que alguien lo intenta o es llevado a hacerlo queda completamente ciego espiritualmente (Mt.6:22-23). Por eso Pablo dice: “Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra” (Col.3:1-2) Definitivamente este tipo de enseñanza desmedida lleva a la codicia y revela la identidad de hombres como Pablo le dijo a Timoteo “corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia.” (1 Timoteo 6:5) Pablo también dijo que la avaricia es idolatría (Efesios 5:5) y previno a los efesios para que evitaran a cualquiera que llevara un mensaje de inmoralidad o avaricia (Efesios 5:6-7).

Los exponentes más conocidos del Movimiento de la Prosperidad en todo el mundo son casi los mismos de la “Palabra de Fe” estos son los siguientes. En los Estados Unidos Oral Roberts, fundador de la Universidad que lleva su nombre y su hijo Richard quien actualmente es el presidente de la misma. Kenneth Hagin, fallecido director del seminario Rhema; Kenneth y Gloria Copeland, Frederick Price; estos tienen millonarios ministerios como “maestros de la fe”. Robert Tilton, el ostentoso Benny Hinn. Otros personajes de mucha influencia son Paul Crouch, dueño de la mega-cadena de televisión TBN; también están Morris Cerrullo, Joel Osteen, Charles Capps, Jerry Savelle, Jesse duplantis, Creflo Dollar, Eddie Long, Joyce Meyer, Jim Baker, Mike Murdock, John Avancini. En el escenario internacional destaca Paul Yonggi Cho y Marcos Witt. Obviamente todos los “apóstoles y profetas” modernos de su movimiento Y literalmente miles de pastores y evangelistas de menor rango.

Lejos de enfatizar la importancia de la riqueza y la prosperidad material, la Biblia nos advierte acerca de buscarla. Los creyentes, especialmente los líderes en la iglesia (1 Timoteo 3:3), deben estar libres del amor al dinero (Hebreos 13:5). El amor al dinero conduce a toda clase de maldad (1 Timoteo 6:10). Jesús advirtió, “Mirad, guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.” (Lucas 12:15). En agudo contraste al énfasis de la Teología de la prosperidad sobre ganar dinero y posesiones en esta vida, Jesús dijo “No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan.” (Mateo 6:19). Las Escrituras a su vez nos enseñan sobre el contentamiento, esto es la disposición del corazón a estar conformes con lo que se tiene. (1Ti.6:6-8; Heb.13:5; Mt.6:25; Fil.4:11-12) La irreconciliable contradicción entre la enseñanza del teología de la prosperidad y el evangelio de nuestro Señor Jesucristo, está bien sintetizada en las palabras de Jesús en Mateo 6:24, “No podéis servir a Dios y a las riquezas.” La prosperidad en CLS es solo una ilusión y seducción para enceguecer a las personas y mantenerlas cautivas a su carne. La teología de la prosperidad es una herejía que debe evitarse.

“Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.” 2 Pedro 2:1-3


–          Bendición de Abraham

Casi todas las demás enseñanzas de la teología de la prosperidad parten de esta. La premisa es como sigue: El creyente a través de la obra de Cristo en la cruz recibe como herencia la “bendición de Abraham”. Estas obviamente son riquezas materiales, salud física y “éxito”. Como dice Juan Crudo “No solamente las bendiciones físicas son parte de las bendiciones de Abraham, además le pertenece toda clase de bien.”[64] En una predicación en el contexto de esta enseñanza él decía “¡Pronto se viene su casa nueva, su auto nuevo!”[65] Pero ¿Esta es la bendición de Abraham que enseña la Escritura? ¿Cuál es el problema con esta interpretación? ¿Qué consecuencias graves puede concebir en aquel que la recibe?

“Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.” Génesis 12:2-3

Según Juan Crudo: “Hoy la promesa de Dios a Abraham también se cumple en usted, no la olvide: “De cierto te bendeciré con abundancia y te multiplicaré grandemente.” Recíbala, créala y se manifestará en su vida y en la de su familia.” [66]

Esta enseñanza contiene una gran verdad bíblica en cuanto a la justificación por fe. Pero lamentablemente hoy está trastornada por una interpretación errónea hecha por la teología de la prosperidad en cuanto al pacto abrahamico. Creo sinceramente que el apóstol Pablo se sorprendería al oír las enseñanzas de la teología de la prosperidad en cuanto a la bendición de Abraham que él plasmo en la Escritura. Porque la mezcla entre Israel y la Iglesia trae confusión.

Sin embargo Kenneth Hagin uno de los “padres” de la “Palabra de Fe” sabe esto y dice: “Casi cada vez que obtienes algo bueno de la palabra de Dios, o la promesa de algo bueno y una escritura en la que apoyarte, alguien salta y dice: “Eso es solo para los judíos. Esto no es para nosotros hoy día”  Quiero que sepas que la bendición de Abraham nos pertenece a nosotros. No solo le pertenece a los descendientes físicos de Abraham ¡nos pertenece a nosotros! [67]

Hagin debería saber que no se puede tomar cualquier texto y hacer doctrina en él. Sabiendo que hay ciertas técnicas hermenéuticas para interpretar la Escritura. No es como él dice “encontrar algo bueno y apoyarteEsto es lo que hacen todas las sectas para promover sus herejías. Pero Hagin se encuentra insistente y empedernido en querer torcer las Escrituras (2Pe.3:16)

Como lo hace posteriormente: “La bendición de Abraham era una bendición triple. Lo primero que Dios le prometió a Abraham fue que El iba a ser rico. ¿Quieres decir que Dios nos va ha hacer a todos ricos? Sí, eso es lo que quiero decir.”[68]

Según Hagin, usted y yo como creyentes, hemos heredado de parte de Abraham bendiciones económicas “riquezas”. Seguramente el apóstol Pablo no fue heredero de Abraham, a juzgar por su propio testimonio. Veamos como apreciaba él las cosas de su cotidianidad:

“Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo…” (Fil.3:7-8)

A diferencia de Hagin, Crudo y cientos más, poco le importaban a Pablo las cosas de esta vida. El sabía que esta vida es pasajera y breve. Su esperanza estaba en la vida por venir:

“Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse” (Ro.8: 18)

Pero según Hagin, empecinadamente, todos los cristianos auténticos debemos ser ricos y prósperos en lo económico, como lo fue Abraham. No obstante la misma vida nos da testimonio de que eso es un anacronismo y una insensatez… ¡Que Hagin o Crudo se lo diga a los miles de fieles creyentes que se deben esconder en las catacumbas de la China, o en los países dominados por el Islam! ¡Que se lo diga a todos los fieles cristianos de ciertas partes de África, y aún de Latinoamérica! ¡Que se lo diga a toda la iglesia perseguida, en la ventana 10/40, en India, en Paquistán, Afganistán, Arabia Saudita, en el Magreb, en Chiapas (México), en Somalia, Sudán, sur de Asia, etc. etc.! Ofende ese tipo de espuria teológica.

Mejor dejemos que hablen los que saben. Dwight Pentecost nos dice según Génesis 12:2-3: “Cuando se analizan estos por menores, se ve que ciertas promesas individuales le fueron dadas a Abraham, ciertas promesas nacionales respecto a la nación de Israel, de la cual sería el padre, y ciertas bendiciones universales que abarcaban todas las naciones.” [69]

Promesas personales a Abraham: Padre de una nación grande la cual incluía reyes y naciones. Bendición personal. Su nombre engrandecido y sería de bendición.

Promesas nacionales a Israel: Nación grande e innumerable, posesión de tierra. Ambos perpetuos.

Promesas universales: Bendición a todas las familias de la tierra.

“En el desarrollo de este pacto es de suma importancia mantener claros en la mente los aspectos en los cuales se hicieron promesas, porque si las cosas pactadas en un aspecto se transfieren a otro aspecto solo resultara confusión en la interpretación subsiguiente. Las promesas personales puede que no se transfieran a la nación y las promesas a Israel pueda que no se transfieran a los gentiles.” [70]

¿Cuál es la bendición de Abraham a nosotros? Pablo escribe:

“Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.” Gálatas 3:8, 14

“Hay pues tres sentidos diferentes en los cuales uno puede ser hijo de Abraham. Primero, existe el linaje natural, o descendencia natural. Esta está limitada mayormente a los descendientes de Jacob en las doce tribus. A ellos Dios les prometió ser su Dios. A ellos les fue dada la ley. A ellos les fue dada la tierra de Israel en el Antiguo Testamento. Con ellos Dios trató de una manera especial. Segundo, existe un linaje espiritual dentro del natural. Estos son los israelitas que creyeron a Dios, que guardaron su ley, y que llenaron las condiciones para el disfrute presente de las bendiciones del pacto. Aquellos que finalmente posean la tierra en el milenio futuro también pertenecerán al Israel espiritual. Tercero, hay una descendencia espiritual de Abraham que no son los israelitas naturales. Aquí es donde entra la expresión de gálatas a todas las familias de la tierra. Esta es la aplicación expresa de la expresión en Gálatas 3:6-9. En otras palabras, en los hijos de Abraham (espiritualmente) que vienen de los paganos o gentiles se cumple ese aspecto del pacto Abrahamico que estaba relacionado con los gentiles en primer lugar, no las promesas pertenecientes a Israel. El único sentido en el cual los gentiles pueden ser descendencia de Abraham en el contexto de Gálatas debe ser en Cristo Jesús (Gál.3:28). Sigue: “Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.” (Gál.3:29). Ellos son descendencia de Abraham en el sentido espiritual solamente, y herederos de la promesa dada a todas las familias de la tierra.[71]

El Pastor David Wilkerson es más puntual: “Amados, la bendición de Abraham es el conocimiento de que somos justificados por la fe.”[72]

La promesa de Abraham para nosotros es la vida eterna. La promesa y bendición que nos toca de parte de Abraham como creyentes que se hizo extensiva a nosotros, es la concerniente a la salvación eterna, y nada que ver con las posesiones, el “éxito”, la conquista de las naciones, la salud, buena reputación, las cosas de este mundo, etc.:

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad” (Ef.1:3-5)

Como leemos, esa bendición de vida eterna, ya fue decretada desde antes de la fundación del mundo, habiéndonos escogido el Señor para ser sus hijos por adopción gracias a la simiente de Abraham: Cristo Jesús (Gál.3:16).

Insisto en que la promesa que Dios le hizo en cuanto a la tierra, fue y es para el Israel nacional (ver más sobre esto en: Gn.15:5-7, 18-21; 17:8; 26:3) Nótese a continuación que el pacto en cuanto a la tierra, tenía que ser guardado con una señal inequívoca: La circuncisión;

“Y estableceré mi pacto entre mí y ti, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo, para ser tu Dios, y el de tu descendencia después de ti. Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti, la tierra en que moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos. Dijo de nuevo Dios a Abraham: En cuanto a ti, guardarás mi pacto, tú y tu descendencia después de ti por sus generaciones. Este es mi pacto, que guardaréis entre mí y vosotros y tu descendencia después de ti: Será circuncidado todo varón de entre vosotros. Circuncidaréis, pues, la carne de vuestro prepucio, y será por señal del pacto entre mí y vosotros. Y de edad de ocho días será circuncidado todo varón entre vosotros por vuestras generaciones; el nacido en casa, y el comprado por dinero a cualquier extranjero, que no fuere de tu linaje. Debe ser circuncidado el nacido en tu casa, y el comprado por tu dinero; y estará mi pacto en vuestra carne por pacto perpetuo. Y el varón incircunciso, el que no hubiere circuncidado la carne de su prepucio, aquella persona será cortada de su pueblo; ha violado mi pacto (Gén.17:7-14)

Evidentemente, la circuncisión nada tiene que ver con la Iglesia (Gál.6:16), y así como la circuncisión nada tiene que ver con la iglesia, tampoco la tierra dada a Israel tiene que ver con la Iglesia. Insistimos en que la promesa que Dios le hizo a Abraham en cuanto al territorio, sólo opera para Israel. Por lo tanto, esa promesa no es para nosotros.

¿Deuteronomio 28? Recuerdo a Juan crudo diciendo en una clase del “Centro de Entrenamiento” que las bendiciones de Abraham son las descriptas por Moisés en el libro de Deuteronomio 28:1-14. Y que cuando Pablo escribe que Cristo nos redimió de la maldición de la ley (Gálatas 3:13) Se refiere a las maldiciones descriptas también en Deuteronomio 28:15-68. Esta enseñanza tiene muchos problemas de interpretación por medio de la teología de la prosperidad. Y se encuentra al borde de ser herética.

“Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe. Porque si los que son de la ley son los herederos, vana resulta la fe, y anulada la promesa.” Romanos 4:13-14

La ley no tiene nada que ver con el pacto abrahamico. Este tipo de enseñanza marca un vacio teológico profundo que se intenta parchar con un método ingenioso pretendiendo mostrar que la ley de Moisés es la extensión del pacto. Pablo enseña que nuestra fe resultaría vana y el pacto de Abraham anulado, al instante en que se intentara juntar la fe con el pacto. El grado en que intentemos hacer tal mezcla indica la medida de nuestra inmadurez teológica. Este punto es el tema central de Gálatas. La conclusión es que Dios efectuó dos pactos, cada uno independiente del otro y con dos motivos diferentes, pero NO relacionados entre sí.

Varios maestros de la prosperidad han tratado de evitar esta línea argumentativa afirmando que Cristo nos redime de las maldiciones de la ley, pero deja intactas las bendiciones. Y para ello citan Gálatas 3:13: “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición.”

Esta es una interpretación errada pues el texto se parafrasea subjetivamente: al leer las palabras “maldición de la ley,” las cambian un poco para que lean: “las maldiciones que son bajo la ley.” Pablo no se refiere a las maldiciones específicas que se encuentran en la ley mosaica, sino a todo el cuerpo de tal ley. Nada que se encuentre en la ley mosaica corresponde a algo del pacto abrahamico, ya que la ley en sí es la maldición, pues así terminó siéndolo para los judíos, al condenarlos indefectiblemente. Dios quiso que así sucediera para que los judíos pudieran reconocer su pecado y buscaran al Salvador prometido.

El contexto de Gálatas 3 carga esta interpretación. Los maestros de la prosperidad parece que no vieran el versículo 12, que dice: “y la ley no es de fe.” Entonces, si la ley no tiene nada que ver con la fe, ¿cómo se la vincula con el pacto de Abraham? Pablo continúa así: “el que hiciere estas cosas, vivirá por ellas,” es decir que si queremos vivir bajo la ley, deberemos vivir bajo su totalidad.

¿Y Cuáles serian los mandamientos de la ley? Entre otros: sacrificios de animales, matrimonio con la viuda del hermano, días de fiestas, circuncisión, restricciones en la dieta, asesinato de enemigos, etc. ¿Nos sujetaríamos a todas esas condiciones? No podemos tomar las cosas de la Ley que nos gusten e ignorar las que no nos gusten. Pero esto es exactamente lo que los predicadores de prosperidad hacen. Ellos toman promesas de prosperidad terrenal para Israel en el Antiguo Pacto y los tuercen para que parezcan ser promesas para la Iglesia en el Nuevo Pacto, pero ignoran todas las otras cosas escritas en la Ley y todos los requisitos de obediencia perfecta y absoluta.

El versículo 15 de Gálatas 3 dice: “Un pacto, aunque sea de hombre, una vez ratificado, nadie lo invalida, ni le añade. Parece que con este tipo de interpretación torcida hacen lo que Pablo dijo que no se puede hacer. Aún con las advertencias que se encuentran en las Escrituras sobre tal atrevimiento (Ap.22:18-19)

¿Cuál es el peligro? El peligro es que se cambia el concepto de la soteriología (estudio de la salvación) Ya que aunque supuestamente sigue siendo por medio de la fe. Se agregan ingredientes que no deberían estar. Al mezclar a Israel con la Iglesia y la Ley con la Gracia. Como hacían los falsos maestros en Galacia (Gá.1:6-9). Por lo tanto al llamar a las personas con una enseñanza tan tergiversada como esta, las mismas llegan con una motivación equivocada poniendo su fe sobre una enseñanza falsa que propone la teología de la prosperidad. Creando “Otro Jesús y otro evangelio” (2Co.11:4) con él cuál las personas no pueden llegar al conocimiento de la verdad ni ser salvas.

Claramente se ve la intencionalidad de la teología de la prosperidad, cuando pone por en medio a Abraham como excusa para hacer desear, ambicionar y codiciar a sus seguidores las cosas pasajeras de esta vida: posición, buena reputación, “éxito”, fortuna, riqueza, salud, buena opinión ante los demás. Todas las cosas que cualquier impío también desea. El único que se lleva la bendición material de Abraham es el predicador que lo predica a costas de la fe y el dinero de la gente.

Pero por favor, no perdamos la perspectiva. Fijémonos en lo que la Biblia enseña acerca de amar las cosas de este mundo:

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1 Juan 2: 15-17)

No podemos amar al mundo y amar a Dios. Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. (St.4:4) Vamos a tener que tomar decisiones drásticas,  tanto más, cuanto vemos que aquel día se acerca (He.10: 25).

“Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros. Porquepor ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal. Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo. Filipenses 3:17-20


–          Pactos

Recuerdo en una ocasión recibir una carta que llego a mi casa proveniente de CLS. Llamándome la atención la abrí para saber que contenía. Sobre un costado decía algo como esto: “Conforme al salmo 128, haga un pacto con Dios por $128” ¡Increíblemente me habían enviado una carta para que haga un “pacto con Dios” y encima me imponían el monto que debía dar! ¿Qué hay detrás de todo esta doctrina de “pactos” financieros? ¿Qué dice las Escrituras acerca del comercio y los comerciantes de bendiciones? ¿Qué son los pactos bíblicos? ¿En el AT hicieron Abraham o Jacob un “pacto” con Dios? ¿Hay sustento en el NT? ¿Cuál es el peligro de esta práctica?[73]

“Cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero, diciendo: Dadme también a mí este poder, para que cualquiera a quien yo impusiere las manos reciba el Espíritu Santo. Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero.” Hechos 8:18-20

El pecado de simonía se define como la compra o venta de cosas espirituales por medio de cosas materiales. Este ha sido un mal enquistado en el corazón de los apostatas que han ingresado al ministerio queriendo lucrar con la Fe. Al mismo tiempo hay mucha gente que coopera con ellos, participando en el mismo pecado, creyendo que dando dinero o cosas materiales a cierto “ungido” o a ciertos ministerios serán bendecidos de una manera “sobrenatural”.

Virtualmente, toda religión falsa producida por el hombre adora a un dios cuya función es entregar alguna clase de “Bendición especial” a través de dinero. Durante siglos la Iglesia Católica Romana ha sido identificada con este pecado. Todo aquel que tenga un poco de conocimiento acerca de la Reforma Protestante, habrá oído del monje Johann Tetzel y su venta de las “indulgencias”. Ese hombre perverso, enviado por León X, iba de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad, con mucha pompa para impresionar a muchos, enseñando a las gentes ignorantes a que diesen dinero, con la excusa de que haciendo así, recibirían remisión total o parcial ante Dios de los castigos por sus pecados. Este hombre decía: “Cada moneda que suena al caer en el plato, es un alma que es liberada del purgatorio”

No hubo otra cosa que enojara más a Martín Lutero que esa herejía y robo sistemático. De hecho, esa fue la razón principal, por la cual el monje agustino se levantó contra Roma y clavó las 95 célebres tesis sobre la puerta de la catedral de Wittenberg (Alemania) allá por el año 1517.

Esa es una de las cosas que más enfureció al Señor Jesús cuando anduvo entre nosotros, cuando entrando en el templo de Dios, echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas, diciéndoles: Escrito está:Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones” (Mateo 21:12-13)

La Iglesia “Evangélica” hoy no está lejos de este pecado. Por los países centroamericanos, más precisamente en Costa Rica. Se emite cada ciertos meses, una “maratón” de predicas consecutivas. Suele escucharse en las paredes de la emisora frases como la de Carlos “Cash” Luna diciendo: “Ninguna Gracia es barata”[74] O la del empresario y dueño de la cadena a la cual nos referimos, Enlace TV, Jonás González quién dice: “Dinero primero, cosas después. Así funcionan las cosas aquí.”[75] El predicador Luna comienza a instar a las personas a que se comuniquen y envíen dinero “pactando” por bendiciones: “Llamo para quedar sano ahora, pacto con Dios, es sensato dar”[76] Y así uno tras otro quienes van saliendo al aire, medrando la Palabra de Dios (2Co.2:17) y tomando su nombre en vano. Llaman a enviar su “ofrenda” “pacto” o “semilla” con la promesa de una gran bendición posterior. ¿Qué diferencia tiene una maratónica de una venta de indulgencias?

Lo cierto, es que nada podemos darle al Señor que no sea suyo, por lo tanto toda negociación, es inútil. Luna no leyó Mateo 10:8 “de gracia recibisteis, dad de gracia.” El propio David le dijo al Señor a la hora de ofrendarle: “Pero, ¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que pudiésemos ofrecer voluntariamente cosas semejantes? Pues todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos” (1 Crónicas 29:14) A Dios no hay que pagarle, de ninguna manera, para que Él obre a favor del hombre. A Dios, nada podemos darle. Y menos para comprar un favor o un milagro.

Por su puesto, que ese dar principalmente es a los “ministros” o “ministerios” de los que parten esas enseñanzas de “pactos”. Es una magnífica manera de enriquecerse, esa es la razón por la cual todos los predicadores de la “prosperidad”, como Cash Luna, son millonarios. El pueblo les adinera, creyendo equivocadamente que dan para la obra de Dios.

¿Qué es un pacto bíblicamente? La palabra pacto (Heb, Berit) significa: Alianza,  testamento o acuerdo. Esta aparece 285 veces en el Antiguo Testamento

Características de pacto bíblico:

1-      Dios pacta

2-      Dios pone las reglas del pacto

3-      El hombre se somete aceptando el pacto.

Las Escrituras enseñan principalmente 9 pactos que hizo Dios con el hombre.

1)      Pacto Edénico (Gn.1:28-30; 2:16-17)

2)      Pacto Adámico (Gn.3:14-19)

3)      Pacto con Noé (Gn.8:20-9:27)

4)      Pacto Abráhamico (Gn.12:1-3; 13:14-17; 15:1-8; 17:1-8)

El pacto con Abraham no tiene condición. Solo Dios, manifestándose como “un horno humeando y una antorcha de fuego”, pasó por entre las partes del animal sacrificado en Génesis 15:12-21. Eso es bastante significativo. En el mundo antiguo cuando dos personas hacían un pacto, ambos caminaban entre las dos partes de los animales sacrificados para señalar que cumplirían las condiciones del pacto. Pero Abraham se había quedado dormido (Gn.15:12) luego: “una antorcha de fuego que pasaba por entre los animales divididos.” Esto significa que Dios hizo el pacto con Abraham como sigue en 15:18 y no Abraham con Dios. Dios no impuso ninguna condición a Abraham; de manera que lo establecido aquí (y a continuación) se cumpliría no obstante con la fe, o la falta de ella, de los descendientes de Abraham.

Así mismo ¿Jacob hizo un pacto con Dios? Según Génesis 28:20

  1. No se trata de un pacto sino de un voto. Es distinto a pacto ya que involucra otras cuestiones.
  2. Dios tenía un propósito con Jacob y lo guardaría para llevar a cabo su programa redentor.
  3. El hacer voto era muy común en el antiguo oriente, en occidente puede entenderse como una promesa o juramento que el hombre hace y se propone a cumplir posteriormente, si Dios primeramente decide en su Voluntad ayudarlo en algún asunto particular.

La ley de los votos la vemos en Números 30. Ejemplos de ellos son el pueblo de Israel (Nm.21:2) Jefté (Jue.11:30-31) y Ana (1S.1:11)  En el Nuevo Testamento Jesús prohíbe hacer deliberadamente este tipo de prácticas (Mat.5:33-37) Sin embargo las Escrituras también no señalan que lamentablemente la naturaleza caída del hombre se apresura a comprometerse con Dios cuando está en situaciones desesperadas y apuradas. “Oh, Señor, si me sacas de esta, te serviré toda mi vida”. Dios nunca ha pedido tales votos de su pueblo. Pero si se hacen y Dios decide actuar en dicha situación, será mejor cumplirlos. (Ecl.5:1-7)

5)      Pacto Mosaico (Ex.19:5; 20:1-31:18)

6)      Pacto Palestino (Dt.30:1-9)

7)      Pacto Davídico (2S.7:5-19)

8)      Pacto con Salomón (2S.7:12-15; 1R.8:4-5; 2Cr.7:11-22)

9)      El Nuevo Pacto (Jer.31:31-34; He.8:7-12; Lc.22:20; 1Co.11:25)

¿Enseña el NT hacer pactos con Dios? Como se ve en los 9 pactos. Luego del Nuevo, no se hizo ningún otro pacto. Ni Dios con el hombre y menos el hombre con Dios. En el paganismo, idolatría, politeísmo y satanismo el humano hace pactos. En la biblia es Dios quien hace los pactos, legisla y sanciona al ser humano que incumple el pacto. El pacto involucra leyes. El hombre no le puede poner leyes a Dios. Es lógico ¿Uno le puede poner reglas a Dios? El hombre no está en condiciones de semejante atrevimiento.

Sin embargo CLS insta a esta práctica. El “pacto del Salmo 128” de Cristo la Solución dice así: “Dé un paso de fe, al hacer un pacto con el Señor, basado en el Salmo 128, al honrar a Dios, y agradarlo a Él, participaremos de beneficios y bendiciones de larga vida, paz, protección, armonía en el hogar y prosperidad divina… Haga el pacto para activar sobre su familia los beneficios del Salmo 128.”[77]

Recuerdo las palabras de una persona del ministerio que me decía: “Si tengo que ponerme a ver en el auto que anda el pastor, o el “apóstol” y la casa donde viven… me tendría que ir de la iglesia… Porque la pregunta seria ¿Qué están haciendo con mi dinero?”

Creo que la respuesta a esa precisa pregunta esta aquí. Bajo la fachada de “honrar” “Dar para su obra” ser “generoso” y las posteriores promesas de “activar beneficios y bendiciones”. Los predicadores de CLS se adineran a costas de la ignorancia de las gentes instándolos a “pactar”. ¡Encima imponiendo el monto que se debe dar!, así lo mencione al principio. Como el salmo es el 128 entonces lógicamente son $128. La pregunta seria ¿Por qué no utilizan el Salmo 1 o el 23? ¿O acaso no son rentables y no generan dividendos? Esto hermanos no tiene otro nombre y no es otra cosa más que un gran robo. Y los ladrones no heredarán el Reino de Dios (1Co.6:10)

Cristo la solucion robo

“Pacto$”

Recuerdo a Sebastián Crudo querer defender esta doctrina citando Filipenses 1:5. Diciendo que la palabra “comunión” en griego significa “compañerismo”. Esto es cierto. Sin embargo utilizando un juego de palabras para confundir a las personas y torciendo las escrituras (2P.3:16) él argumentaba que ya que significa “compañerismo” nosotros (Las personas de CLS) también estábamos en “compañerismo de pacto” para “extender el evangelio” (Ver 7.evangelización). ¡Pero los filipenses no hacían pactos con Dios! Si ellos tenían una cualidad ciertamente era la de ser dadivosos (Fil.4:10, 14-18) Pero nuevamente ¡No hacían pactos con Dios! Este hecho muestra la inconsistencia de la teología de la prosperidad en arrancar un texto para un pretexto dando una interpretación subjetiva, torciendo así las Escrituras y socavando las mentes y el bolsillo de las personas.

La realidad es que el Señor no va a “pactar” con nadie, porque esos supuestos “pactos” no existen para Dios. El único pacto que está vigente hoy en día es el que Dios ha hecho con el hombre en la Cruz del Calvario. Ese es el Nuevo Pacto por el cual Dios se compromete a dar salvación eterna a todo hombre que crea y reciba el beneficio de la obra de Cristo en la cruz, por el derramamiento de Su sangre. Ese pacto es incondicional, que significa que el hombre, beneficiario de ese pacto, nada puede ofrecer ni aportar a cambio, sino solamente recibir su beneficio  (1Co.11:25; He.13:20; 12:24; Ef.2:8-9, etc.) Esa es la generosidad de Dios hacia todos nosotros, no esperando nada a cambio.

¿Podemos como creyentes agregar algo más al pacto ya hecho por Dios? Según Pablo: “Un pacto, aunque sea de hombre, una vez ratificado, nadie lo invalida, ni le añade.” Gálatas 3:15. Considera así mismo estos versículos: “Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.” 1 Corintios 11:25. Jesús mismo inauguro y ratifico una vez y para siempre, con su sangre el nuevo pacto. Por lo tanto si crees que eso no es suficiente, que su sangre no es suficiente y queres vos hacer un “pacto” con Dios. Cuidado de no encontrarte en Hebreos 10:29: “¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?”

No damos para recibir a cambio. Damos con sabiduría porque eso es lo que Dios requiere de nosotros, y si Dios, como también dice Su Palabra, nos quiere bendecir por ello, pues amén a ello (2Co.9:8-9), pero siempre, la motivación no es la “recompensa”, o el “beneficio” como si se tratara de una transacción comercial. La motivación correcta es la obediencia y la fe. Pero no una fe ingenua en falsas doctrinas para que te terminen robando, sino por la fe que obra por el amor (2Co.8:11; Gál.5:6). Si alguna vez hiciste un “pacto” arrepiéntete y no lo vuelvas a hacer. No trates de comprar el favor de Dios. Ni te dejes robar. ¡Huye de allí!

“Porque Jehová vuestro Dios es Dios de dioses y Señor de señores, Dios grande, poderoso y temible, que no hace acepción de personas, ni toma cohecho.” Deuteronomio 10:17


–          Primicias

Según Juan Crudo: “Las primicias son un mandato de Dios desde el antiguo pacto…”[78] ¿Pero será esto así? ¿Es correcto celebrar la fiesta de las primicias en la iglesia? ¿Se deben dar primicias hoy?

“Y habló Jehová a Moisés, diciendo: Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra que yo os doy, y seguéis su mies, traeréis al sacerdote una gavilla por primicia de los primeros frutos de vuestra siega. Y el sacerdote mecerá la gavilla delante de Jehová, para que seáis aceptos; el día siguiente del día de reposo la mecerá.” Levítico 23:9-11

Claramente las primicias son un mandato de Dios pero en el antiguo pacto. Juan Crudo sin embargo sigue insistiendo: “Muchos pueden pensar que esto es algo del antiguo testamento, de la ley, pero no lo es. Es un principio que tiene validez desde el principio de la creación y por siempre.[79]

Veamos si realmente es así. Las primicias era una fiesta judía celebrada en la primavera temprana, en el inicio de la cosecha de granos. Se observó en Nissan (marzo-abril), que era el tercer día después de la Pascua y el segundo día de la Fiesta de los Panes sin Levadura. Primicias fue un tiempo de acción de gracias por la provisión de Dios.

Fiestas Judías Referencia
Pascua Ex.12:1-14; Mt.26:17-20
Panes sin levadura Ex.12:15-20
Primicias Lv.23:9-14; Nm.28:26
Pentecostés Dt.16:9-12; Hch.2:1
Trompetas Nm.29:1-6
Expiación Lv.23:26-32; Heb.9:7
Tabernáculos Neh.8:13-18; Jn.7:2

Hacer una solicitud en el Nuevo Testamento del Antiguo Testamento técnicamente viola todos los principios de interpretación de la Biblia, sobre todo cuando no hay un solo uso en el Nuevo Testamento de la palabra “primicias” en el contexto en el que está siendo predicado por los ministros de CLS. El principio de primicias no se usa en el Nuevo Testamento en referencia a dar financieramente. No hay ni el más vago indicio de ello por ningún escritor del Nuevo Testamento en referencia a dinero o al apoyo de los ministros.

La Biblia establece en forma muy evidente y que no admite contradicciones, que la iglesia no está bajo la ley, sino bajo la gracia. Rom.6:14 “no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia”. Y no existe ninguna duda. Las primicias pertenecen a la ley. Es irrebatible que las primicias corresponden allí. Es una de las siete fiestas solemnes que Dios ordenó al pueblo de Israel celebrar una vez al año. Dios mandó a Israel dividir su calendario anual, en siete fiestas solemnes. Y en este punto también, te preguntaras pensante la pregunta: ¿Por qué si esa fiesta debía celebrarse una vez al año, hoy la piden todos los meses? Pero aún para el lector más superficial le resultará una incoherencia, y más aún, una irreverencia el comercio en que han transformado esa fiesta solemne en el día de hoy. (2Pe.2:2)

Porque si leemos, aunque sea una sola vez el capítulo 23 de Levíticos, tendremos que admitir que todo lo que se realiza en el día de hoy en muchas iglesias como CLS, no es nada más que una burda parodia, que ni tan siquiera se asemeja a la ordenanza divina que el Señor estableció para que el pueblo de Israel la realizara una vez al año. Y la han transformado además en un simple medio de ingresos. Están tratando de obtener más dinero, por lo que tratan de emplear algún tipo de sistema que se acople a ello.

Lv.23:2 dice: “Habla a los hijos de Israel”. Nosotros en la iglesia somos hijos de Dios, no de Israel, 1Jn.3:2 “ahora somos hijos de Dios”. Y como no estamos bajo la ley, tampoco nos circuncidamos ni guardamos el día sábado, como ninguna de esas fiestas solemnes que ordena la ley.

Lo inmoral de todo esto queda de manifiesto de una forma muy evidente, al ver que omiten sin ningún prejuicio el resto de las otras siete fiestas solemnes para incluirlas en la iglesia, porque ninguna de ellas les producirían algún beneficio económico. La Pascua, Los panes sin levadura, La fiesta de Pentecostés, Las Trompetas, El día de Expiación y la fiesta de los Tabernáculos.

En el Nuevo Testamento, la ofrenda de las primicias es mencionada siempre simbólicamente. Pablo llama Epeneto y la familia de Estéfanas “las primicias de Acaya” (Romanos 16:5, 1 Corintios 16:15). Su significado es que, así como la ofrenda de las primicias fue la primera parte de una cosecha más grande, estos individuos fueron los primeros de muchos adeptos en la región. Santiago llama a los creyentes una especie de “primicias de sus criaturas.” (Santiago 1:18). Al igual que la gavilla de grano fue apartado para el Señor, también lo son los creyentes que se distinguen por la gloria de Dios.

Otros usos del Nuevo Testamento acerca de “primicias” se refieren a la “Primicias del Espíritu” en la vida del creyente. (Romanos 8:23) En otras palabras, “Primicias” se refiere al funcionamiento inicial del Espíritu en la vida del creyente, la primera evidencia de su morada en nosotros. Se refiere a los signos de su presencia en nosotros ahora, en comparación con lo que va a hacer con nosotros más tarde, cuando tengamos nuestros cuerpos glorificados.

Las primicias que se ofrecían en el AT, encontraron su cumplimiento en Jesús. “Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho.” (1 Corintios 15:20). La resurrección de Jesús ha abierto el camino para nuestra resurrección. Cabe destacar que si Jesús murió en la Pascua, después de su resurrección al tercer día, habría caído sobre Nissan, la Fiesta de las Primicias.

Los primeros frutos simbolizan la cosecha por Dios de las almas. El NT ilustra dar a Dios con un corazón agradecido, y se establece un patrón de dar vuelta a Él según de lo que Él nos ha dado. No estamos bajo la ley del Antiguo Testamento, el cristiano no está bajo ninguna obligación más allá de dar con alegría y generosamente (2Co.9:6-7). No te dejes engañar.


–          Ciento por uno

“¿Declaramos el ciento por uno?”[80] Suele decir Alfredo Dimiro. Esta doctrina siempre me ha llamado la atención. Es muy popular este concepto que emana desde el seno de la teología de la prosperidad. Porque realmente suena muy agradable. Pero ¿Es bíblica? ¿Se debe esperar semejante devolución? ¿A que instan los predicadores de la prosperidad con esta doctrina?

“Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos.” Romanos 16:18

Según Gloria Copeland escribiendo sobre el tema dice: “Da $10 dólares y recibirás $1000, da $1000 y recibirás $100,000. Da una casa y recibirás cien casas o una casa que vale por cien. Da un avión y recibirás el valor de 100 aviones. Marcos 10:30 es muy buen negocio.” [81]

¡Increíblemente no tengo la menor idea que técnica de interpretación bíblica utilizó Gloria Copeland para llegar a esa conclusión tan estrafalaria! Pareciera sinceramente que los predicadores de la prosperidad tienen en sus manos un libro de economía y finanzas en vez de la Santa Biblia. Pero, ¿Qué es lo que dice realmente ese texto?

“Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna.” Marcos 10:29-30

Lejos de interpretación subjetiva y distorsionada de Gloria Copeland y aun mismo de la teología de la prosperidad. Este versículo en su contexto nos habla de un joven rico (vv.17) quién quería obtener la vida eterna. Jesús lo confronta con los mandamientos (vv.19) y sin embargo el joven se auto justificaba. Pero tenía un problema, era codicioso (vv.21-22) y no quería deshacerse ni dejar sus riquezas (vv.23). Luego que Jesús expone la causa a sus discípulos (vv.24-27). Pedro le dice: “He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido.” Pedro comprendió la corriente de la enseñanza del Salvador. Él se dio cuenta de lo que Jesús estaba diciendo: “Déjalo todo y sígueme”. Jesús confirmo esto prometiendo una recompensa presente y eterna ¿A quiénes? A aquellos que lo dejen todo por su causa y por causa de su evangelio.

¿Pero cuál es esa recompensa? ¿Cientos de pesos, dólares o euros por cada propiedad que habían abandonado? ¿Cientos de autos o motocicletas por cada una dejada u “ofrendada”?

Claramente no hay nada dicho en este pasaje acerca de dar ofrendas. El contexto se refiere a las personas que han hecho un compromiso absoluto para seguir el llamado de Dios en sus vidas, dejando a sus antiguas posesiones, familias, y estilos de vida detrás (ver también Mateo 19:27-29 y Lucas 18:28-30). A estos servidores itinerantes que se harían misioneros en el mundo, viajando solo con un poco más que la ropa sobre sus espaldas, les prometió que los hogares en tierras extranjeras abrirían sus puertas para ellos, centenares, de ser necesario. Él prometió que como ellos predicarían el Evangelio y ganarían almas a Cristo, ellos disfrutarían del compañerismo con hermanos, hermanas, madres y padres incontables,  la familia de la fe se multiplicaría. Y sobre todo padecerían persecuciones como lo podemos ver en la vida de la Iglesia primitiva y en todas las épocas donde han estado aquellos que quieren vivir piadosamente en Cristo (2Ti.3:12) (¡Cuan distante esta ese concepto de la teología de la prosperidad!)

Sin embargo Juan Crudo insiste diciendo: “Tiene que ser generoso en su dar y recibirá una cosecha multiplicada al ciento por uno… Quiero ser un sembrador generoso. Sé que tendré cosechas al 30, 60 y ciento por uno.”[82] [83]

Crudo claramente se está basando en Marcos 4:20. “Y éstos son los que fueron sembrados en buena tierra: los que oyen la palabra y la reciben, y dan fruto a treinta, a sesenta, y a ciento por uno.” Pero aquí no se está hablando de dar de ofrendas. ¡Y menos es una promesa de semejante devolución por la misma! Las semillas representan la Palabra de Dios. (vv.3, 14) Los terrenos representan diferentes tipos de personas incrédulas quienes reciben esa Palabra. (vv.4-9, 15-19) Y la buena tierra, las personas salvas que dan fruto espiritual (vv.8, 20) (Ver Mt.7:15-20; Jn.15:1-17; Gá.5:22:24). No todos dan el mismo fruto, pero si todos dan. ¡Nada que ver con dar ofrendas ni dinero! Por causa de estas enseñanzas ocurre “el engaño de las riquezas, y las codicias de otras cosas, entran y ahogan la palabra, y se hace infructuosa.”

El mismo Kenneth Hagin en su libro “defensa” (casualmente contra sus mismas enseñanzas) titulado “El toque de Midas” abate contra aquellos que supuestamente “llevaron al extremo” dichas enseñanzas suyas. Y muestra lo ridícula que es especialmente la del “ciento por uno”:

“Así es como este escenario sería con la devolución al ciento por uno sólo siete veces:

$ 1 x devuelto cien veces más = $ 100
$ 100 x el retorno de un centenar de veces más = $ 10.000
$ 10.000 x el retorno de ciento por uno = 1.000.000
(Nota: Si el retorno de ciento por uno ocurrió sólo tres veces desde la ofrenda de
un dólar inicial, ¡el donante sería un millonario!)
$ 1.000.000 x el retorno de ciento por uno = U $ 100 millones (¡esto es cien millones de dólares!)
X U $ 100.000.000 devuelto un ciento por uno U = $ 10, 000, 000,000 (diez mil millones dólares)
U $ 10 mil millones x el retorno de los ciento por uno = U $ 1.000.000.000.000 (un billón dólares)
U $ 1.000.000.000.000 x retorno de ciento por uno = U $ 100.000.000.000.000 (¡cien billones de dólares!)

En el momento que estoy escribiendo esto, el hombre con la mayor riqueza en el mundo es considerado Bill Gates de Microsoft, su patrimonio neto se estima en $ 85 mil millones. ¡Entonces una persona para quien la vuelta del ciento por uno funcionó como está descrito arriba tendría 1,176 veces más dinero que Bill Gates!… También consideremos que casi cualquier cristiano que es fiel en los diezmos y las ofrendas no habría comenzado con un solo dólar, ¡sino con cientos de dólares! Si el retorno del ciento por uno, literalmente, y matemáticamente funcionara para todos los que dieron dinero en ofrendas, habría cristianos caminando por ahí no con miles de millones o billones de dólares, ¡con miles de billones de dólares!” [84]

A la luz de la Biblia, esta es una más, de las falsas doctrinas promovidas por la teología de la prosperidad. La misma genera codicia en los corazones de las personas que creen (algunos sinceramente) que es una “promesa” universal, recibir luego de ofrendar una devolución al “ciento por uno”. Y en esa ambición, los creyentes lo dan todo, y caen en ilusorias conclusiones totalmente erróneas por culpa de tales enseñanzas como la del “ciento por uno”. Algunos pensaban que tenían la promesa de un retorno financiero notable, extraordinaria y fenomenal, solo terminaron decepcionados y desilusionados cuando el resultado no se materializó como ellos previeron.

“¿Y tú buscas para ti grandezas? No las busques” Jeremías 45:5 “haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.” Mateo 6:20


–          Dar para tener (Extremo de siembra y cosecha)

Todo movimiento herético y falso suele tomar un concepto bíblico y explotarlo de una manera descomunal. Este es el caso de la Teología de la prosperidad. Con el concepto bíblico de sembrar y cosechar. Han hecho lo que bien le podríamos llamar “Dar para tener” “Plante un coche recoja un coche. Siembre un traje para conseguir un traje.” Creo que no es necesario utilizar frases de los predicadores porque es tan popular esta enseñanza que se encuentra en casi todas partes. Pero contenderemos no contra la enseñanza bíblica de sembrar y cosechar sino contra la falsa enseñanza de “dar para tener” que propone la teología de la prosperidad.

“Porque desde el más chico de ellos hasta el más grande, cada uno sigue la avaricia; y desde el profeta hasta el sacerdote, todos son engañadores.” Jeremías 6:13 “Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición” 1 Timoteo 6:9

Hay quienes son codiciosos y están tratando de utilizar sus ofrendas para manipular a Dios. Movidos por los predicadores que a costas de su fe (dinero), tratan de hacer a Dios como una especie de máquina tragamonedas celestial – “¡haga su oferta, tire de la palanca, y reciba su bendición de vuelta!” Este es sin duda el motivo equivocado para dar. Algunas personas van tan lejos con este tipo de pensamiento que acaban haciendo cosas estúpidas, dan sus coches con la esperanza de conseguir otro, probablemente un coche mejor. Estas personas a veces terminan caminando por un largo tiempo. La verdad es que no hay una fórmula espiritual para sembrar un Ford y cosechar un Mercedes Benz.

Personalmente en los tiempos donde esta enseñanza me estaba “carcomiendo como gangrena” (2Ti.2:17) Decidí “sembrar” la computadora familiar, con la esperanza de que viniera devuelta una mucho mejor. Ya que la mía estaba un poco vieja. Ni siquiera había avisado a mis padres de dicha acción, porque “lo estaba haciendo para Dios”. Me hice un largo viaje con la computadora a cuestas hasta CLS. Pero de todos modos aquel día el destinatario de aquella maquina no apareció. Y volví a llevármela a mi casa. Hoy me doy cuenta de mi insensatez al actuar y pensar de esa manera, por culpa de las enseñanzas de CLS. Ya que Dios no me llamo a dar nada. Sino que en mi propia codicia generada por dichas doctrinas quería “algo mejor” que mi vieja computadora y creí que esa era la manera, utilizando el “Dar para tener”.

Muchos predicadores han usado textos, nuevamente tergiversados dándole un significado subjetivo. Pero en su mayoría se toman de la historia de la viuda de Sarepta como un ejemplo de alguien que da su necesidad y, a cambio prospera. “Ella dió algo y tuvo algo mayor o mejor” De acuerdo con primera Reyes 17, había hambre en la tierra, y esta viuda pobre estaba con su último puñado de harina y pocas gotas de aceite. Ella se estaba preparando para una última comida para ella y su hijo, y luego morir de hambre.

Elías, el profeta le pidió que preparara un pedazo de pan para él y luego cocinar para ella y su hijo. Dijo que el Señor había dicho: “La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra.” (Véase 1 Reyes 17:14). Cuando ella obedeció dar el pan a Elías, sus suministros se multiplicaron milagrosamente.

Jesús se refirió específicamente a este episodio en el comienzo mismo de su ministerio. Él dijo: “Y en verdad os digo que muchas viudas había en Israel en los días de Elías, cuando el cielo fue cerrado por tres años y seis meses, y hubo una gran hambre en toda la tierra; pero a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una mujer viuda en Sarepta de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempo del profeta Eliseo; pero ninguno de ellos fue limpiado, sino Naamán el sirio. (Lucas 4.25-27).

La Biblia enseña claramente que Dios no hace acepción de personas (Hechos 10:34). Sus bendiciones están disponibles para todos. Pero no hay ninguna ley absoluta espiritual que dice que cada individuo experimentará las bendiciones de Dios exactamente del mismo modo. Porque no envió Dios a cada persona enferma sumergir siete veces en el Jordán, y no envió a cada persona necesitada para dar su último bocado de comida a Elías. No Hay reglas, que sirvan como una sola para todas las situaciones, ya sea sanidad o prosperidad.

Recuerda que ninguna experiencia personal tiene valor si no está acorde a la Palabra de Dios. (Ni siquiera la mía). La verdad bíblica en última instancia juzga la experiencia. Cuando pones tu experiencia sobre las Escrituras, y te confías en ello y/o torces la misma Palabra para que esta se acople a ti. Estas edificando en la arena (Mt.7:24-27) Y corres peligro de que se desmorone todo enseguida, tanto en esta vida como en la próxima. Y al mismo tiempo eres blanco fácil para ser engañado con facilidad, caer en la apostasía y ser condenado. (2Ts.2:11-12) Nuevamente la experiencia personal no tiene ningún valor si no se conforma a lo que Dios revelo “una vez por todas” (Jud.1:3) en las Escrituras.

En iglesias como CLS te instan y te instarán a “¡siembra, siembra!” Pero la gran cosecha se la terminan llevando los predicadores. El conjunto de falsas doctrinas del movimiento apostólico y profético, como las de la teología de la prosperidad y la confesión positiva “Palabra de Fe”. Dejan a muestra que de ti solo buscan tu dinero. Y así utilizando y explotando textos bíblicos en cuanto a la siembra y cosecha te manipularán para retenerte tanto el cerebro como la billetera.

Dios suplirá nuestras necesidades y en su voluntad y a su tiempo, él decidirá si quiere aumentarnos cualquier cosa en cualquier área de la vida. Debemos estar dispuestos a dar en obediencia a Dios, aunque nunca recibiéramos nada a cambio. Nosotros debemos adecuadamente guardar nuestros corazones y guardarlos en contra de la codicia. Al mismo tiempo, necesitamos entender que Dios quiere que tengamos Fe en Él, esperando que Él supla nuestras necesidades (Mt.6:25-34). Deja tu codicia y avaricia de lado. ¡Deja de ser llevado por falsas doctrinas!

“… seducen a las almas inconstantes, tienen el corazón habituado a la codicia, y son hijos de maldición. Han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad… Estos son fuentes sin agua, y nubes empujadas por la tormenta; para los cuales la más densa oscuridad está reservada para siempre.” 2Pedro 2:14-15, 17


–          Transferencia de riquezas

“…Pero la riqueza del pecador está guardada para el justo.” (Proverbios 13:22).
Al parecer, algunos han interpretado que esto significa, una “ley” la cuál dice que en este tiempo es cuando el pueblo de Dios tendrá un montón de dinero por la obra de Dios, el dinero transferido a nosotros desde la riqueza del mundo. Esta doctrina va de la mano con la “Teología del dominio” del movimiento apostólico y profético. Ya que la intención como se explayo allí es el dominio de este mundo a través de los “apóstoles y profetas” modernos. ¡Y sin dinero no hay reino para ellos! Así que no solo utilizan las demás doctrinas de la teología de la prosperidad para asaltar desde los púlpitos, sino que ahora también ¡Quieren el dinero de los mundanos! Analicemos un poco esta pretensión tan descabellada.

“Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal. Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo.” Filipenses 3:18-20

Gloria Copeland dice: “el cuerpo de Cristo va finalmente a apoderarse de todo el dinero” [85]

Según Juan Crudo: “En esta tierra y en este tiempo veremos la gloria de Dios manifestada y veremos las riquezas de las naciones entrando al reino de Dios…Viene el tiempo que Dios mueve las riquezas de las manos de los pecadores a su familia, sus hijos.”[86] [87]

Igual que en la posición de la “Teología del dominio” (que dice que el Reino es ahora) Juan Crudo cree que “las riquezas de las naciones y de los pecadores” Nos corresponden tenerlas hoy. Sin embargo eso no es lo que nos cuenta el NT de estos últimos tiempos. En el libro de Apocalipsis, es fácil ver que el mundo será un lugar terrible en aquel tiempo futuro. También, en 2 Timoteo 3:1-7, Pablo describe los últimos tiempos como “tiempos peligrosos”. Y sobre todo no hay nada de esto en el Nuevo Testamento, especialmente en términos en los que se supone creerle a Dios por algo así activamente.

Sebastián Crudo además de utilizar el texto de proverbios citado al principio, se basa en Job 27:16, pero esto se debe comparar con el resto de la Escritura y preguntarnos “¿Que es lo que nos dice Dios aquí?” Como dije al principio es una constante en la teología de la prosperidad tomarse de textos del AT para solventar doctrinas sin una sana exegesis, sin una interpretación bíblica sana.

Los textos son claros. Mientras que las posesiones de los buenos permanecerán con la familia de cada uno de ellos, no será así con la riqueza de los pecadores. En la providencia de Dios, esta pertenecerá al final a los justos. En el libro de los Proverbios, la riqueza es un asunto que conlleva a muchos temas. Puede ser un beneficio para los que viven justamente (v. 11; 10.22); pero no existe garantía de esto (28.6). La riqueza tampoco puede hacer a una persona justa (11.4), y al final es lo que menos importa de la gracia de Dios (11.28).

¿Qué dice el NT a esto? Los apóstoles se encontraban centrados en la recepción de lo que realmente es importante y necesario, la vida eterna, no en lo que los pecadores tenían (bienes materiales “riquezas”). Pablo le dice a los corintios: porque no busco lo vuestro, sino a vosotros (2Cor.12:14). Como ministro, Pablo no se centró en su dinero, sino en sus almas. Además a los tesalonicenses les dice: “ni buscamos gloria de los hombres; ni de vosotros, ni de otros” (1Ts.2:6) Dando a entender en un sentido de mantenimiento financiero, que él no quería ser carga para con ellos. Ni buscaba nada de otros, o sea personas del mundo. Sino que trabajaba día y noche para proveer sus necesidades (v.9). Asimismo predicaba la Palabra con total integridad y sinceridad entre ellos. (1Ts.2:1-8)

Pero Juan Crudo sigue: “El control pasará a los que honran a Dios. Algunos dicen: “Las riquezas son peligrosas” y hasta llegan a decir que “no puede ser espiritual”, que pueden poner en peligro lo que es santo. ¡Esto no es verdad!”.[88]

Las riquezas si son espirituales (Ef.1:3) Y asimismo abarcan algún que otro beneficio material. Sin embargo Jesús dijo otra cosa acerca de las riquezas materiales. Él dejo bien explicito que tales riquezas podían ser un impedimento, más que un avance, al momento de que estas se deseaban obtener. (Mt.6:19-24)  ¿Pero por qué estos predicadores buscan una “transferencia de riquezas” materiales, cuando Jesús dijo todo lo contrario? (Véase también Lc.12:15)

Juan Crudo insiste: “Es tiempo de transferencia de riquezas y Dios está buscando gente en quien confiar.” [89]

El apóstol Juan dijo lo siguiente acerca de algunos ministros que viajaron con el Evangelio (¿Habrá confiado Dios en ellos según esta doctrina?): “Porque ellos salieron por amor del nombre de Él, sin aceptar nada de los gentiles.” (3Jn.7).

Otras traducciones de este versículo enfatizan el punto:
“… Sin aceptar nada de los paganos”
(Goodspeed)
“… Sin aceptar nada de los pueblos del mundo”
(Beck)
“… Y se negó a aceptar nada de los paganos”
(Moffatt)
“… Y no aceptan la ayuda de los no cristianos”
(Phillips)

Estos hombres esperaban solo en el Señor para el suministro de sus necesidades. No estaban dispuestos a aceptar nada de los in conversos, ni tenían en mente una supuesta “transferencia de riquezas” -como predica la teología de la prosperidad- por parte de los mundanos directo a sus manos. Su fuente estaba en Dios y su provisión dependía sola y únicamente de él (Mt.6:25-34; Fil.4:19) Además estaban libre de avaricia (2Co.2:17; 1Ti.5:17-18) ¡Si hubieran sido los “apóstoles” modernos como Crudo de seguro les habrían aceptado todo con gusto!

Nuestro trabajo no es tratar de obtener la riqueza del mundo. Nuestro trabajo es utilizar fielmente los recursos que ya tenemos para llevar el evangelio a cabo. Nuevamente el apóstol Juan lo deja bien en claro.

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.” 1 Juan 2:15-16

Se debe tener cuidado con codiciar el dinero del mundo. Dios lo estableció desde los diez mandamientos: “No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.” Éxodo 20:17. No se debe estar tan preocupado por conseguir el dinero de los pecadores “transferido” en nuestras manos. Nuestra preocupación debería ser conseguir sus corazones transferidos a los pies de Cristo. Nosotros debemos centrarnos en la recepción de lo que tenemos (la vida eterna), no en lo que ellos tienen (bienes materiales).

Por último, la Biblia enseña que cuando la Iglesia vuelve con Jesús después de la tribulación y Él establece Su Milenio, Reino en la tierra, vamos a heredar toda la riqueza de los pecadores en ese momento. Ese si será un tiempo de bendición (Is.2.1-3; 11.1-9; 30.23-26; Zac.14:1, 7-11, 20, 21; Mt.19:28; Hch.3:19-21). Pero ninguna de ellas es totalmente para hoy.

Como los profetas falsos que en el mundo antiguo hicieron pronósticos fraudulentos sobre un futuro radiante a pesar de la inminencia del juicio de Dios sobre el pecado (Jer.6:14; 8:11; 14:13-14; Lm.2:14; Ez.13:10, 16; Mi.3:5). Así los apóstoles y profetas modernos establecen su reino, y bien digo su reino, ondeando con fuerza la bandera de los “mejores tiempos están por venir” (Ver “conexión y transmisión” de la “visión”). Las Escrituras enseñan que  así como hicieron los profetas del AT, el NT dice que en los últimos tiempos harán lo mismo, justo antes de los juicios de Dios. “cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán.” 1Ts.5:3.

Las Escrituras son claras, siempre que se levantaron profetas en el AT para decir que vendrían tiempos de “Paz, prosperidad, abundancia, seguridad, etc.”… La lista siempre es la misma. Al mismo tiempo de otros anunciando juicio, la palabra de Dios se cumplía por aquellos que daban el mensaje menos popular. Nada ha cambiado hoy. Para los últimos tiempos así será, y parece que así está sucediendo.

En ninguna parte en el Nuevo Testamento se encuentra algo donde se supone que deberíamos centrarnos en recuperar esas “riquezas” ahora. En su lugar, deberíamos concentrarnos en la búsqueda de los corazones de los in conversos y seguir fielmente con las finanzas que ya se tienen. Nuevamente, ¡Deja tu codicia de lado! ¡Arrepiéntete y huye de esas falsas doctrinas!

“Por cuanto aborrecieron la sabiduría, Y no escogieron el temor de Jehová, Ni quisieron mi consejo, Y menospreciaron toda reprensión mía, Comerán del fruto de su camino, Y serán hastiados de sus propios consejos. Porque el desvío de los ignorantes los matará, Y la prosperidad de los necios los echará a perder; Mas el que me oyere, habitará confiadamente y vivirá tranquilo, sin temor del mal.” Proverbios 1:29-33


03)  Confesión positiva “Palabra de Fe”

Como diría un maestro de CLS: “Acá hay otro concepto de lo que es la fe”. Nunca mejor dicho. Años atrás durante fines de la década del ´50 y principios del ´60 en adelante, el movimiento carismático ha producido su propia variedad de doctrinas. El movimiento de Palabra de  Fe, conocido también como el movimiento de Fe, o Fórmula de Fe, Palabra de Fe, Súper fe, Confesión Positiva, Nómbrelo y  reclámelo, o enseñanza de Salud, Riqueza y Prosperidad. Es una subdivisión del movimiento carismático y también es la “madre” de la Teología de la prosperidad y la Teología del dominio. Son un conjunto de doctrinas en todo tan supersticioso y materialista como para atraer a cualquier impío sin conocimiento de Dios y dejarlo en su mismo estado. Los líderes del movimiento de Palabra de Fe, incluyendo a Kenneth Hagin, a Kenneth y Gloria Copeland, a Robert Tilton, a Fred  Price y a Charles Capps, entre otros. Prometen a cada creyente prosperidad financiera y salud perfecta. Cualquier cosa menos que eso, dicen, no es la voluntad de Dios. El movimiento apostólico y profético obviamente también lo tiene como base en sus doctrinas.

La  teología de la Palabra de Fe ha vuelto al cristianismo un sistema que no difiere de las religiones humanas más bajas, una forma de vudú en el que Dios puede ser obligado, engatusado, manipulado, controlado y explotado para los propios fines del cristiano.

Los maestros de Palabra de Fe han corrompido el corazón del cristianismo neotestamentario, desviando el enfoque del creyente de la sana doctrina, la adoración, el servicio, el sacrificio y el ministerio, a promesas de “bendiciones” físicas, financieras y materiales. Esas bendiciones son las recompensas que Dios espera se entregue a los que conocen y siguen las fórmulas de Palabra de Fe.

En la religión de Palabra de Fe, el creyente usa a Dios, mientras que la verdad del cristianismo bíblico es justamente lo opuesto: Dios usa al creyente. La teología de la Palabra de Fe ve al Espíritu Santo como un poder que se pone en acción para cualquier cosa que el creyente desea. La Biblia enseña, sin embargo, que el Espíritu es una persona que capacita al creyente para hacer la voluntad de Dios.

Muchos creyentes sinceros (sinceramente equivocados) revolotean en la periferia de la enseñanza de Palabra de Fe, y algunos en el movimiento que se adhieren al corazón de la enseñanza de Palabra de Fe rechazan algunas de las enseñanzas más extremas del grupo. No obstante, todos los elementos que son comunes a las sectas existen dentro del movimiento:

  1. Una cristología distorsionada.
  2. Un criterio exaltado del hombre.
  3. Una teología basada en obras humanas.
  4. Una creencia de que una nueva revelación desde dentro del grupo está abriendo “secretos” que habían estado escondidos de la iglesia por años.
  5. Escritos humanos extra bíblicos que son considerados inspirados y y autoritativos.
  6. Y una exclusividad que apremia a los adherentes a apartarse de cualquier crítica del movimiento o de enseñanza que es contraria al sistema.
  7. El uso y abuso de terminología evangélica.

Sin algunas correcciones rigurosas en los fundamentos doctrinales del movimiento, éste está bien en camino a establecerse como una secta falsa en todo el sentido de la palabra. Es la cosa más cercana en la tierra a los cultos codiciosos del tiempo del Nuevo Testamento, que los apóstoles llanamente calificaron de herejía. (Ver Ef.5:5-7; Col.2:8; 1Ti.6:5,9-11; Jud.11-16; 2P.2:1-3,18, 19). En casi cada punto crucial, el movimiento Palabra de Fe ha manchado, ha torcido, ha mutilado, ha malinterpretado. Ha corrompido o borrado las doctrinas cruciales de nuestra fe.

La enseñanza de Palabra de Fe ve la fe como una ley inmutable e impersonal que, como la gravedad o las leyes de la termodinámica, gobierna el universo: un principio que obra sin consideración de quien lo está usando o para qué.

La fe, según la doctrina de Palabra de Fe, no es una confianza sometida a Dios; la fe es una fórmula con la que se manipulan las leyes espirituales que los maestros de Palabra de Fe creen que gobiernan el universo.

Así dice Sebastián Crudo: “Por lo tanto, aquel que crea en su corazón, y hable con su boca esta asegurándose que lo que diga será hecho, porque es ley. Es la ley de la Fe.”[90]

Como el nombre “Palabra de Fe” implica, el movimiento enseña que la fe es más un asunto de lo que decimos que de en quién confiamos o de cuáles verdades aceptamos y afirmamos en nuestro corazón. Un término favorito en el movimiento Palabra de Fe es “confesión positiva”. Se refiere a la enseñanza de Palabra de Fe de que los pensamientos y sobre todo palabras tienen poder creativo. Lo que usted dice, alegan los maestros de Palabra de Fe, determina todo lo que le sucede a usted.

Juan Crudo arguye: “Tiene que ir haciendo confesiones para renovar su mente, porque usted se enlaza con los dichos de su boca…Diga: Dentro mío esta el potencial de una fe grande y de acuerdo a lo que yo haga crecerá o disminuirá” [91]

Sebastián Crudo: “Tu boca puede ser la causa por la cual muchas cosas están detenidas. Es tu hora de CONFESAR una nueva victoria.”[92]

Alfredo Dimiro “Debe remplazar los pensamientos negativos por los pensamientos de Dios… La base de la imagen interior son las palabras que uno mismo habla… Debemos tener cuidado de lo que pensamos, pues si es malo que pensamos será malo lo que suceda” [93]

Algo similar dice el reconocido Joel Osteen: “Cuando tu pienses en positivo, con pensamientos excelentes, tú serás impulsado hacia la grandeza…lo que tú dices en el medio de tus dificultades, tendrá un gran impacto sobre cuánto tiempo permanecerás en esa situación” [94]

Kenneth Hagin Jr. Va más allá. Escribe diciendo que Dios es “el mayor pensador positivo que jamás haya habido” [95]

¿Será eso cierto? ¡No! Dios no es eso, Dios es santo, y eso es mucho más que simplemente positivo, aun descartando como es natural, toda acepción humanista del término. Dios es verdadero y no positivo. Esas ideas han engendrado supersticiones enconadas dentro del movimiento. Los discípulos de Palabra de Fe creen, en efecto, que todas sus palabras son conjuros mágicos que determinan su destino. Entendamos lo siguiente: Si somos cristianos, ya no nos pertenecemos a nosotros mismos, somos de Cristo (2Co.5:17). Por lo tanto si es así, nuestros pensamientos serán los Suyos (1Co.2:16), y lo que salga de nuestra boca será lo Suyo (Sal.81:10), y si alguna vez no es así, y concebimos en nuestra mente algo contrario a Su voluntad y aun lo declaramos – lo cual la Biblia le llama a eso pecado – lo confesaremos, y Él es fiel y justo para perdonarnos (1Jn.1:9), y no hay mayor problema que ese. Por lo tanto, ningún poder en nosotros “nuestro” existe que nos pueda controlar o dominar, tanto para lo positivo, como para lo negativo ni en nuestra mente ni en nuestra boca.

Pero la confesión positiva parecería regir la confesión de pecado. Ciertamente, a los libros de oración y de crecimiento espiritual de Palabra de Fe les falta completamente alguna enseñanza sobre confesión de pecado. Han socavado la enseñanza crucial de 1 Juan 1:9, que indica que los creyentes deben confesar constantemente su pecado. De hecho, la enseñanza de la confesión positiva realmente alienta a los creyentes a ignorar y negar la realidad de sus pecados y limitaciones.

Joyce Meyer lo arguye así: “Voy a decirles algo, yo no paré de pecar hasta finalmente entró en mi tuerca cabeza que yo no soy pecador ahora. Y el mundo religioso piensa que esto es herejía y quiere ahorcarte por ello. Pero la Biblia dice que yo soy justo y no puedo ser justo y pecador a la misma vez… Siempre fui enseñado a decir, ‘Yo soy un pobre, miserable pecador.’ Pero no soy pobre, no soy miserable, y no soy un pecador.”[96]

Alfredo Dimiro: “Cristo no tenia pecado y usted al tener la misma imagen, tampoco tiene pecado, la realidad de esa imagen es que usted ya no es un pecador” [97]

La señora Meyer y Alfredo Dimiro necesitan una lección bíblica básica. 1 Juan 1:8 dice: “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.” Tenga en cuenta que Juan el apóstol dice “nosotros”. Está incluido él mismo con los pecadores. Además, Pablo dice en Romanos 7:19-20,24, “Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí… ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?” ¿Joyce Meyer y Alfredo Dimiro son más justos en el carácter cristiano que Juan y Pablo? No lo creo. La señora Meyer y Alfredo Dimiro no reconocen su propio pecado, y así erróneamente niegan su propia pecaminosidad y así influyen erróneamente a sus oyentes. Sólo se puede concluir que esta falsa enseñanza proviene del orgullo, ya que ciertamente no es bíblico.

Además, la negación de Palabra de Fe de enfermedades y problemas como “síntomas mentirosos” priva a los creyentes de una oportunidad de ministrar con compasión y comprensión a la gente que sufre. ¿Cómo puede uno ayudar a alguien cuyos síntomas uno cree que son mentiras de Satanás, o peor aún, el resultado de una incredulidad pecaminosa en la vida de la persona enferma? (Ver 100% saludable). Consecuentemente, muchos devotos de Palabra de Fe tienden a ser insensibles, hasta el punto de ser groseros y ásperos hacia la gente que ellos asumen que no tiene suficiente fe para reclamar sanidad.

Pero cuando ocurre alguna supuesta sanidad La teología de Palabra de Fe convierte al sanador en un héroe cuando se alegan curas milagrosas, pero siempre culpa al enfermo  por falta de fe cuando no ocurre la sanidad.

Recuerde, la confesión positiva enseña a la gente que sus palabras son determinativas. Sus “confesiones”, es decir, las cosas que usted dice, especialmente los favores que usted demanda de Dios, todos deben ser “declarados, decretados, atados y/o desatados” positivamente y sin vacilación. Entonces Dios está obligado a contestar.

Dios ya no es el objeto de la fe; los devotos de Palabra de Fe aprenden a poner su fe en sus propias palabras, o como Kenneth Hagin lo expresa llanamente, “fe en (su) propia fe.”[98] Alfredo Dimiro dice algo idéntico: “Todos tenemos fe, pero muchos no tienen fe en su propia fe…Usted debe creer en su fe.” [99]

Hagin uno de los “padres” del movimiento, convierte la fe en una fórmula mágica y nuestras palabras en una especie de abracadabra por la que uno puede “conseguir cosas de Dios”. Y Dimiro claramente toma las mismas enseñanzas de esa fuente. No hay base bíblica para ninguna de esas ideas. Es más las Escrituras nos dicen que: El que habla por su propia cuenta, su propia gloria busca (Jn.7:18). Los únicos objetos apropiados para nuestra fe son Dios y su Palabra infalible, y de ninguna manera nuestras propias palabras. No obstante, los creyentes de Palabra de Fe consideran sus confesiones positivas como un sortilegio por el cual pueden conjurar cualquier cosa que deseen. “Créalo en su corazón; dígalo con su boca. Ese es el principio de fe. Usted puede tener lo que dice”[100], alega Kenneth Hagin.

Tales enseñanzas han llevado a muchos proponentes de Palabra de Fe a toda clase de materialismo. De esta manera, la capacidad de Dios para bendecirnos supuestamente depende de nuestra fe.

El concepto de que el universo (incluyendo a Dios) es gobernado por leyes espirituales impersonales no es bíblico. Es una negación de la soberanía y providencia de Dios. Es nada menos que deísmo. Además, la idea de que podemos usar místicamente las palabras para controlar la realidad está muy lejos de la norma bíblica de fe, especialmente de la manera en que es revelada en Hebreos 11.

Ambas ideas tienen más en común con la metafísica o el culto de la Ciencia Cristiana que con la verdad bíblica. La mayoría de los maestros de Palabra de Fe niegan vehementemente que sus enseñanzas tienen algo que ver con la Ciencia Cristiana o con otras sectas metafísicas.

No obstante, la distinción es fina. Es un simple asunto de hecho de que muchas de las doctrinas centrales de Palabra de Fe son similares a las de la Ciencia Cristiana. Hay una razón para eso. Una línea de relación directa une al moderno movimiento de Palabra de Fe con los cultos metafísicos que prosperaron a principios de este siglo, incluyendo a la Ciencia Cristiana.

El desarrollo del movimiento Palabra de Fe, muestra que casi todas las figuras principales en el movimiento fueron guiadas por Kenneth Hagin o por uno de sus discípulos cercanos. Cada característica doctrinal del movimiento puede rastrearse hasta Hagin. Sin embargo, las enseñanzas de Palabra de Fe no son originales de Hagin. Hagin las recogió de los escritos de un “evangelista por fe” llamado E. W. Kenyon. Hagin tomó prestadas no solamente las ideas de Kenyon; sino que sin duda alguna, Hagin ha plagiado repetidamente en grandes secciones de sus escritos, palabra por palabra del material de Kenyon.

¿Por qué es significativo eso? Porque las raíces de Kenyon estaban en las sectas metafísicas. El era un sanador por fe, no de la tradición pentecostal, sino de la tradición de Mary Bakker Eddy y de la Ciencia Cristiana. El asistió a un colegio que se especializaba en entrenar a conferenciantes para las sectas científicas metafísicas. Y él importó y adaptó a su sistema la mayoría de las ideas esenciales que propagaban esas sectas. Hagin las absorbió de allí.

Los maestros de Palabra de Fe deben su ascendencia a grupos como la Ciencia Cristiana, el Swedenborgianismo, la teosofía, la Ciencia de la Mente y el Nuevo Pensamiento, no al pentecostalismo clásico. Esto revela que en su esencia misma, las enseñanzas de Palabra de Fe son corruptas. Su derivación innegable es ocultista, no cristiana.[101]

“Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.” Colosenses 2:8


–          Exaltación del hombre

El foco céntrico en la persona es algo común. La exaltación del hombre, la superación personal en cuanto a lo que hagamos o dejemos de hacer, el poder de nuestra boca para crear lo que queramos en el mundo espiritual y traerlo a lo natural, declarar, decretar, atar, desatar, etc. En fin, una mezcolanza de filosofías y huecas sutilezas (Col.2:8) Son el plato de casi todas las reuniones.

La evasión total de la soberanía de Dios en cuanto a su manejo en la vida de las personas es un clásico, no recuerdo ni una prédica sobre esto. Pero si en la voluntad del hombre y su “poder” para llevarse la gloria a sí mismo. (Jn.7:18)

El verdadero mensaje del evangelio es un llamado a negarse a uno mismo. No es un llamado a la auto realización. (Ver 7.Evangelización) Eso lo pone en contra de la proclamación de la Palabra de Fe. Los ministros ven a Jesús como un genio utilitario. Uno frota lámpara, Cristo sale y le dice que puede tener lo que se le antoje; uno le da la lista y él lo cumple.

Así lo dice Kenneth Hagin: “Usted puede tener lo que dice. Usted puede escribir su propio boleto con Dios.”[102]

Así es como le dicen a las personas dentro del movimiento Palabra de Fe. Es más, le dirán que Jesús solo quiere que a usted le vaya bien, y que si no le va bien es porque usted no ha “presentado su boleto a Dios”. Si no es rico, es porque no lo ha reclamado. Jesús quiere que usted esté libre de deudas, y si le da al predicador de turno suficiente dinero, ese acto de fe lo libertará del demonio de la deuda. Su salvación por medio de Cristo es garantía de salud, riqueza, prosperidad y felicidad.

Aunque pareciera que CLS está en contra de la psicología dentro de la iglesia. En la práctica no parece ser tan así. Los ministros abrazan la psicología antropocéntrica (centrada en el ser humano) le dicen que Jesús le da paz, que Jesús le da alegría, que Jesús le hace mejor vendedor y también que Jesús le ayudara a meter muchos goles. Jesús realmente quiere que usted se sienta muy bien con respecto a usted mismo. Quiere elevar su imagen. Quiere poner fin a su pensamiento negativo. Es una tendencia nueva que se ha introducido dentro de la Iglesia, también vía por el carismatismo. Para llegar a este mensaje es necesario torcer demasiado las Escrituras (2P.3:16).

Robert Schuller intenta definir este concepto (que es una perogrullada) escribiendo: “La teología clásica ha errado por su insistencia en que la teología debe ser “teocéntrica” y no “homocéntrica”… Este plan maestro de Dios está diseñado alrededor de las necesidades más hondas de los seres humanos: dignidad propia, valía propia, estima propia…El éxito se debe definir como la dadiva de la autoestima que Dios nos da como recompensa por nuestro servicio sacrificial para levantar la estima propia de otros. De todos modos si seguimos el plan de Dios lo más fielmente que podamos, nos sentiremos bien respecto a nosotros mismos. ¡Esto es el éxito!”[103]

Algo parecido a las últimas líneas infiere Yongui Cho: “Llenad vuestra mente de éxito y llegaréis al éxito…le pido a mi gente que nunca permitan que aniden pensamientos negativos en sus mentes, sino que piensen cosas positivas” [104]

En este nuevo concepto de autoestima, “éxito”, “cosas positivas”. Lo primero que se exige es bajar a Dios de su lugar supremamente elevado para así uno poder elevarse y remplazar el mensaje que exalta a Dios con un mensaje de psicología de autoestima que exalta al hombre. Exponiendo un planteamiento humanista, materialista y hedonista, donde intuitivamente uno busca lo positivo, es decir lo que siempre es conforme al gusto o al parecer del individuo, y por tanto agrada a su carne. Nuevamente para que esto resulte hay que alterar e interpretar erróneamente la Biblia, y el evangelio, con el fin de que las personas se sientan bien consigo mismas, para que así puedan cumplir sus sueños y poner en práctica sus visiones.

CLS no está lejos de este concepto psicológico camuflado con la Biblia. Alfredo Dimiro en su libro “El poder de la imaginación” presenta a través del mismo un concepto de Dios que se rebaja al hombre, y un concepto de hombre que se eleva a Dios. Y además una cristología distorcionada. Donde Jesús busca desesperadamente al hombre para que él se sienta satisfecho consigo mismo. Obviamente tuerce vez tras vez las Escrituras para que se acoplen a su interpretación. Continuamente se refiere despectivamente al cristianismo bíblico e histórico y llama a los cristianos bíblicos “equivocados” “analíticos” “errados”, etc. ¡Y hasta da a entender que la muerta y apostata Iglesia Católica Romana tiene al Dios y al Cristo de la Biblia! No es raro, ya que el movimiento apostólico y profético proviene de allí. (Ver 1.movimiento apostólico) Veamos algunas citas de su libro.

“El problema del hombre no es como Dios lo ve, sino como él se ve… La imagen interior determina el presente y el futuro del hombre… Sus sueños pueden ser una realidad, porque usted está equipado para que ellos se cumplan… Usted es una buena persona… De acuerdo a como usted se estime así será… Por lo tanto, tal cual usted se imagina así es… El objetivo de Dios es seamos iguales a Cristo, que tengamos la misma Estima que Él tiene.” [105]

Esto es simplemente el evangelio (Otro evangelio 2Co.11:4) centrado en el hombre, un mensaje de autoestima que con el tiempo se convirtió en un movimiento acomodaticio para aquel que busca y tiene “comezón de oír” (2Ti.4:3). Es una especie de narcisismo cuasi cristiano, de amor a uno mismo, que caracteriza a los falsos maestros, según 2 Timoteo 3 que nos recuerda: “En los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos” (2 Timoteo 3:1-2)

El cristianismo en las manos de algunos dirigentes de iglesias que se acomodan al que busca, se ha convertido en un movimiento “logre lo que quiera” en vez de ser un movimiento de “abandónelo todo” Estos dirigentes como Alfredo Dimiro han prostituido la intención divina del evangelio. Han reemplazado la gloria de Dios por la satisfacción del hombre. Han canjeado el concepto de entregar por entero nuestras vidas para el honor de Cristo por el de ser honrados por Cristo. Como tal, nuestra sumisión a la voluntad de Dios es reemplazada por la sumisión de Dios a nuestra voluntad. Siendo que las personas rechazan el evangelio real, los ministros principalmente de la Palabra de Fe han cambiado el mensaje.

Jesús lo dijo inequívoca e inescapablemente: “Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará.” (Lucas 9:23-24).

No se trata de exaltarme a mí mismo, se trata de matarme a mi mismo. Es la muerte del yo (Gá.2:20). Uno gana al perder, uno vive al morir. Ese es el mensaje central del evangelio. Ese es el carácter del discipulado, ese es el meollo de seguir a Cristo y esa es la esencia de ser cristiano. Para enfrentar esto hay tres mandatos 1) Negarse a sí mismo. 2) tomar su cruz cada día. 3) Seguirlo. En el original griego la palabra “negarse” significa “rehusarse asociarse con”. La idea es que si uno quiere ser discípulo de Cristo, recibir perdón y vida eterna, debe rehusarse asociarse ¡con uno mismo! Además en el tiempo de Jesús la gente asociaba una cruz con una sola cosa y solo con una cosa: ¡La muerte! La cruz era un instrumento de muerte. Tal vez no sea necesario, pero el requisito para la vida eterna es estar dispuesto a dejarlo todo, aún nuestra vida. Si Jesús así lo pide. No vamos a salvarnos por descartar todos nuestros bienes terrenales, pero debemos estar dispuestos a hacerlo. Nos negaremos incluso nuestro derecho a la vida, y entregaremos nuestras vidas, si fuera necesario, por amor a Jesucristo.

El pasaje citado no menciona nada de mejorar la autoestima, de ser rico y triunfante, de sentirse bien respecto a uno mismo o de tener satisfechas todas las necesidades, que es lo que muchas iglesias predican estos días a fin de dorar la píldora de la verdad.

Así que, ¿quién tiene la razón? ¿Es el mensaje del cristianismo de realización propia o es la negación de uno mismo? No se puede ser ambas cosas. Si es cuestión de opinión, yo hago lo mío y usted hace lo suyo, y ambos nos deslizamos raudos en direcciones y destinos eternos diferentes (Mt.7:13-14). Pero el cristianismo, el evangelio genuino de Jesucristo, no es cuestión de opinión. Es cuestión de verdad. Lo que usted quiere, lo yo quiero, o lo que cualquiera quiere no importa. Es lo que es… por la voluntad soberana de Dios.


–          Evasión de la soberanía de Dios

Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? Romanos 9:20

El dios del movimiento Palabra de Fe no es el Dios de la Biblia. La enseñanza de Palabra de Fe, en efecto, coloca al creyente individual por encima de Dios y relega a Dios al papel de un genio, o de Santa Claus, o de un camarero que está a disposición de uno. Los creyentes de Palabra de Fe son su propia autoridad suprema. Como notaremos, los discípulos en este movimiento son enseñados y alentados a actuar como pequeños dioses. La enseñanza de Palabra de Fe no tiene concepto de la soberanía de Dios. La Escritura dice: “Jehová estableció en los cielos su trono, Y su reino domina sobre todos.” (Sal.103:19). Dios es “bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores” (1Ti.6:15). Sin embargo, tanto en los tomos del material de Palabra de Fe como en las predicas de CLS no he encontrado una sola referencia a la enseñanza sobre la soberanía de Dios. La razón es clara: Los maestros de Palabra de Fe no creen que Dios sea soberano. Jesús, según la teología de Palabra de Fe, no tiene autoridad, ni control sobre la tierra, pues se la delegó a la iglesia.

Así lo dice Sebastián Crudo: “Si Dios quiere que en la tierra pase lo del cielo, ¿Por qué no lo hace, si él tiene el control? ¿Y porque nos pide que se lo pidamos a él? LO HACE PORQUE EL NO TIENE EL CONTROL, SINO EL HOMBRE… Dios no puede moverse, a no ser que el hombre se lo pida. El espera ser invitado… Con nuestras palabras podemos dominar en este mundo.”[106]

La teología de la Palabra de Fe enseña que Dios está limitado por las leyes espirituales que gobiernan la salud, la prosperidad y el dominio. Si decimos las palabras correctas, o creemos sin vacilar, Dios está obligado a responder en la manera que nosotros lo determinemos.

En el sistema de Palabra de Fe Dios no es Señor de todo; él no puede obrar hasta que nosotros lo liberemos para hacerlo. El depende de instrumentos humanos, de la fe humana, y sobre todo, de palabras humanas que hagan su trabajo. “Está en su poder liberar la capacidad de Dios”[107], ha escrito Charles Capps. Y según Sebastián Crudo: “Tu boca puede ser la causa por la cual muchas cosas están detenidas. Es tu hora de CONFESAR una nueva victoria.”[108]

Ciertamente, algunos maestros de Palabra de Fe se acercan peligrosamente a negar explícitamente la necesidad de buscar la ayuda de Dios por la oración. Norvel Hayes dice que es mejor hablarle a su propia chequera, a su enfermedad o a cualquier circunstancia en la que esté, que volverse a Dios en oración:

“No se supone que tenemos que hablarle a Jesús de eso. Se supone que debe hablarle directamente a la montana en el nombre de Jesús, a cualquier montaña que haya en su vida…Deje de hablarle a Jesús de eso. Deje de hablarle a nadie de eso, ¡Háblele a la montaña en nombre de Jesús! No diga: “Oh, Dios, ayúdame, quítame esta enfermedad,” Diga: “Influenza, no voy a dejarte venir a mi cuerpo. Vete de mí en el nombre de Jesús. Nariz, te digo que dejes de destilar. Tos, te digo que me dejes en el nombre de Jesús.” Diga: “Cáncer, no puedes matarme. Nunca moriré de cáncer en el nombre de Jesús.” ¿Tiene una montaña financiera en su vida? Empiece a hablarle a su dinero. Dígale a su chequera que se ponga en línea con la Palabra de Dios. Hable a sus negocios. Ordene a los clientes que entren en su negocio y gasten su dinero allí. ¡Háblele a la montaña!”[109]

La palabra de Fe también enseña que los creyentes pueden ejercer dominio sobre sus ángeles guardianes. “Puesto que los ángeles son espíritus ministradores enviados para ministrar a los cristianos y para ellos”[110], razona Norvel Hayes, podemos aprender “a ponerlos en acción en favor nuestro.”[111] “¡Los creyentes debiéramos mantener ocupadas a esas criaturas angelicales!”[112], escribe Hayes. “Debiéramos tenerlas trabajando para nosotros todo el tiempo.”[113]

Creo que el apóstol Pedro tiene algo que decirnos sobre esto: “y mayormente a aquellos que, siguiendo la carne, andan en concupiscencia e inmundicia, y desprecian el señorío. Atrevidos y contumaces, no temen decir mal de las potestades superiores, mientras que los ángeles, que son mayores en fuerza y en potencia, no pronuncian juicio de maldición contra ellas delante del Señor. Pero éstos, hablando mal de cosas que no entienden, como animales irracionales, nacidos para presa y destrucción, perecerán en su propia perdición” 2 Pedro 2:10-12.

Dentro de Palabra de Fe rechazan la oración “Si es tu voluntad”. Esa es una característica común de los maestros de Palabra de Fe. Les encanta citar Juan 14:14: “Si me pedís alguna cosa en mi nombre, yo la haré.” Pero 1 Juan 5:14 falta notablemente en su información básica: “Y esta es la confianza que tenemos delante de él: que si pedimos algo conforme a su voluntad, él nos oye”. Hagin llega hasta a alegar que esa verdad no se enseña en el Nuevo Testamento.

“Por causa de que no entendimos lo que Jesús dijo, y porque nos han lavado religiosamente el cerebro en vez de enseñarnos el Nuevo Testamento, hemos dejado secarse las promesas de Dios y les hemos clavado algo que Jesús no dijo y añadido algo más: “Bueno, él lo hará si es su voluntad, pero puede ser que no sea su voluntad”, ha dicho la gente. Y sin embargo, uno no encuentra esa clase de dicho en el Nuevo Testamento.”[114]

Hagin también ha escrito: “No es bíblico orar “Si es la voluntad de Dios”. Cuando uno pone un ‘si’ en su oración, está orando con duda.”[115]

Sin embargo, 1 Juan 5:14 claramente incluye un “si“. Además, Romanos 8:27 nos dice que hasta el Espíritu Santo “intercede por los santos conforme a la voluntad de Dios

También recuerdo a Sebastián Crudo decir frecuentemente con entusiasmo, dando a entender que algo seguro ocurriría muy pronto en la vida de jóvenes como de mayores. Decía: “¡Me parece que este año muchos van a viajar a otro país!”[116] Y a esto se respondía con un ruidoso: “¡Amén!”

¿Pero qué hará él con Santiago 4:13-16? ¿No contradice este pasaje ese dicho y asimismo las pretensiones de Palabra de Fe?

“¡Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos; cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece. En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello. Pero ahora os jactáis en vuestras soberbias. Toda jactancia semejante es mala” Santiago 4:13-16

Y así la teología de la Palabra de Fe niega la soberanía de Dios, quita la necesidad de orar a Dios para alivio de las cargas o necesidades, pedir por su voluntad y le da al cristiano autosuficiencia, dominio como también el “poder creativo”. Y aún el control sobre los ángeles. Todo esto es justificación espiritual para la indulgencia propia. No es bíblico, es impío y no está dirigido por el Espíritu Santo.

En el “Centro de entrenamiento “bíblico” de Fe” recuerdo que una materia (“Beneficios de la redención”) Al momento de estudiar los atributos de Dios se pasaban a detallar, la omnipotencia de Dios, su omnipresencia, pero no se tocaba la Omnisciencia ni en los libros ni en la clase. Luego me pregunte ¿Por qué será esto? Algo tan esencial como ese atributo no puede faltar. ¿Qué es lo que pasa? Lo que pasa es que en CLS la fe está centrada en el hombre, en sus palabras, en sus hechos, en lo que haga o deje de hacer, el maneja su destino, su futuro. Dios solo es un accesorio más para satisfacer sus deseos carnales egoístas.

Creo que se detesta hablar de un Dios el cuál sabe todas las cosas y en que su soberanía el decidió y destino cual será nuestro futuro sea cuál sea. Aunque a nuestra naturaleza caída no le agrade y nuestra finita mente humana no llegue a comprenderlo.

Evadiendo esto ya se está presentando otro dios, lo cual es muy grave. Cualquier cosa que se interfiera con su soberanía tiene la semilla de la apostasía. Es una negación implícita a Judas 1:4. Es por lo tanto una forma de rebelión en contra de la verdadera cabeza de la Iglesia, que es Cristo. Dios en su SOBERANÍA es quien decide que va a pasar o que va dejar de pasar tanto en el mundo como en las vidas de las personas. Es la voluntad de Dios la única que se cumple a rajatabla. Dios es soberano, y usted no lo es. Usted no es el capitán de su alma ni el amo de su destino. Usted no tiene el destino en sus manos.

“Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano…” Judas 1:4


–          Pequeños dioses

Alfredo Dimiro dijo claramente en una predicación: “Cuando usted me ve a mí, ve a Cristo”[117] Pero, ¿De dónde viene esto? Ciertamente, la enseñanza más controversial del movimiento Palabra de Fe es su criterio de que Dios creó a la humanidad para ser una raza de “pequeños dioses”. Kenneth Copeland (Sus libros se estudian en el “Centro de entrenamiento”) ha declarado explícitamente lo que muchos maestros de Palabra de Fe han implicado más sutilmente:

“Él la impartió en nosotros cuando nacimos de nuevo. Pedro lo dijo tan claro cuando declaró: “Somos participantes de la naturaleza “divina.” Esa naturaleza es la vida eterna en su perfección absoluta. Y esa fue impartida, inyectada en tu espíritu, y tú tienes lo impartido por Dios en ti de la misma  manera que tú has Impartido en tu hijo la naturaleza de humanidad. ¡Ese hijo no nació ballena! Nació un ser humano. ¿No es verdad? Ahora bien, ustedes no tienen un humano, ¿no es verdad?  Ustedes son uno. Ustedes no tienen un dios en ustedes. Ustedes son uno.[118]

Copeland enseña que Adán fue “creado en la clase de dios”, es decir, fue una reproducción de Dios. “No estaba subordinado a Dios, hasta… (Adán) caminaba como Dios… Lo que él decía, se hacía. Lo que él hacía, contaba. (Y cuando él) dobló su rodilla ante Satanás y puso a Satanás encima de él, no hubo nada que Dios pudiera hacer, porque un dios había puesto (a Satanás) allí[119].” Recuerden que Adán fue “creado en la clase de dios, pero cuando cometió alta traición, cayó de la clase de dios.”[120]

En la cruz, según Copeland, Jesús ganó el derecho para que los creyentes nacieran de nuevo de regreso a la “clase de dios”. La deidad de Jesús, según Copeland, incluye “sanidad… liberación… prosperidad financiera, prosperidad mental, prosperidad física, y prosperidad familiar.”[121]

Dado que los creyentes están en la “clase de dios”, tienen la garantía de esas bendiciones aquí y ahora:

Copeland sigue diciendo: “¡Estoy comprometido con el YO SOY!” Aleluya. Y digo esto con todo respeto, de modo que no los perturbe mucho. Pero lo digo de todos modos: Cuando leo en la Biblia  donde dice, “Yo soy”, nada más sonrío y digo: “Si, yo soy, también.”[122]

Eso es tan blasfemo que debiera hacer temblar a todo verdadero hijo de Dios. Sin embargo, es típico de la enseñanza de Palabra de Fe. Y encima en CLS se promueven sus libros.

Otros maestros de Palabra de Fe han reiterado la herejía. Paul Crouch (director y conductor de TBN) en una conversación televisiva con Copeland dijo: “(Dios) ni siquiera trazó una distinción entre él mismo y nosotros… Yo tengo su nombre. Yo soy uno con él. Estoy en una relación de pacto. Yo soy un pequeño dios.”[123] Charles Capps escribe: “Yo he escuchado a gente decir: “¡Los que confiesan la Palabra de Dios y dicen las promesas de Dios una y otra vez sólo están tratando de actuar como Dios!” ¡Sí! Eso es exactamente lo que estamos tratando de hacer: Actuar como Dios lo haría en una situación similar… ¿Qué hizo él? El dijo la cosa deseada.”[124] Earl Paulk escribió: “Hasta que comprendamos que somos pequeños dioses y empecemos a actuar como pequeños dioses, no podremos manifestar el reino de Dios.”[125] Robert Tilton también llama al creyente “un Dios especie de criatura… diseñado para ser un dios en este mundo… diseñado o creado por Dios para ser el dios de este mundo.”[126] Creflo Dollar: “Voy a decirles algo, nosotros somos dioses en esta tierra, y es ya la hora que comencemos a operar como dioses en lugar de un montón de meros humanos impotentes”[127] Morris Cerullo tuvo esta conversación televisada donde dijo: “Él hizo a Morris Cerullo un pequeño dios en miniatura. ¡Por supuesto! La Biblia dice que fuimos creados a la imagen de Dios. A su semejanza. ¿Dónde está esa semejanza de divinidad? El nos dio poder… El nos dio autoridad. El nos dio dominio. ¡El no nos dijo que actuáramos como hombres! ¡El nos dijo que actuáramos como un dios!”[128] Y Benny hinn añade: “La nueva creación fue creada a la imagen de Dios en justicia y verdadera santidad. El nuevo hombre es a la imagen de Dios, como Dios, completo en Cristo Jesús. La nueva creación es tal como Dios. ¿Puedo decirlo de esta manera? Usted es un pequeño dios paseándose por la tierra”[129]

Sin lugar a dudas uno de los mayores exponentes de esta doctrina, aún por encima de Copeland, es Kenneth Hagin. Los principales maestros de la Palabra de Fe lo reconocen como la mayor influencia para darle forma a su teología, él ha dicho:

“Si llegamos a despertar y comprendemos quiénes somos, empezaremos a hacer la obra que se supone que hagamos. Porque la iglesia no ha comprendido que ellos son Cristo. Eso es lo que ellos son. Ellos son Cristo… Cada hombre nacido de nuevo es una encarnación… el creyente es una encarnación tal y como lo fue Jesús de Nazaret”[130] [131]

En su libro “El poder de la imaginación” Alfredo Dimiro pareciera enseñar un concepto idéntico. Él dice: “nosotros somos pequeños cristos. Originalmente el diseño de Dios es el hombre conforme a su imagen.”[132] Aunque pareciera querer alejarse luego al diferenciar al ser humano con la deidad misma. Más adelante sigue: “Usted es un ser divino y como tal no hace cosas que no sean divinas, y si así sucede, debe reconocer que la parte humana se salió de control de la parte divina”[133]

De esta manera los maestros de Palabra de Fe han depuesto a Dios y colocado a los creyentes en su lugar. De ese error básico fluyen casi todas sus otras falacias. ¿Por qué enseñan que la salud y la prosperidad son el derecho divino de cada cristiano? Porque en su sistema los cristianos son dioses que merecen esas cosas. ¿Por qué enseñan que las palabras de un creyente tienen fuerza creativa y determinativa? Porque en su sistema, el soberano es el creyente, no Dios.

La verdad es que ellos han creído la mentira original de Satanás: “Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.” (Gn.3:4, 5). La idea de que cualquier ser creado puede ser como Dios es y siempre ha sido una mentira satánica. De hecho, fue la misma mentira por la que el diablo fuera derribado (compare Isaías 14:14).

Dos textos de prueba son usados a menudo por los maestros de Palabra de Fe como apoyo para su enseñanza. En el Salmo 82:6, Dios dice a Sus gobernantes de la tierra: “Vosotros sois dioses, Y todos vosotros hijos del Altísimo.” Una simple lectura del salmo, sin embargo, revela que esas palabras fueron dirigidas a gobernantes injustos a punto de ser juzgados. Dios estaba ridiculizándolos por su arrogancia. Eran ellos los que pensaban que eran dioses. Lea los versículos 6 y 7 juntos: “Vosotros sois dioses… Pero como hombres moriréis” Había una clara nota de ironía en la condenación de ellos por Dios. ¡Lejos de afirmar su divinidad, él estaba condenándolos por pensar tan altamente de ellos mismos! Los maestros de Palabra de Fe inmediatamente se volverán a sus otros textos de prueba favoritos, donde Jesús mismo citó el Salmo 82 en defensa de su deidad: “Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios. Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois?” (Juan 10:33, 34). Pero no dejemos de darnos cuenta del propósito de Jesús para escoger ese versículo. Sería familiar para los escribas y fariseos, que entendían su significado como una condenación de los malos gobernantes. Jesús estaba haciendo eco de la ironía del Salmo original. Walter Martin escribió:

“Jesús se mofa de la gente como si dijera: “Todos ustedes piensan que son dioses. ¿Qué más da otro dios entre ustedes?” El usa la ironía para provocarnos, no para informarnos. No es base para construir teología.

También es pertinente para un entendimiento de Juan 10 que recordemos que Satanás es llamado “el príncipe de este mundo”, nada menos que por la autoridad del Señor Jesucristo (Juan 14:30). Y Pablo refuerza esto llamándolo “el dios de esta edad presente” (2Co.4:4), Podemos hacer un “dios” de cualquier cosa: dinero, poder, posición, sexo, patriotismo, familia, o, como en el caso de Lucifer, de un ángel. Podemos ser nuestro propio “dios”. Pero llamar deidad a algo, o adorarlo o tratarlo como divino no significa que sea deidad por esencia o por naturaleza.”[134]

Dios dijo a los israelitas rebeldes: “¡Cómo trastornáis las cosas! ¿Acaso el alfarero será considerado como el barro?” (Isa. 29:16). Según el movimiento Palabra de Fe, la respuesta es sí. Sin embargo, según la Escritura, sólo hay un Dios, y aparte de él no hay otro (Dt.5:35. 39; 32:39; 2S.7:22; Isa.43:10; 44:6; 45:5, 6,21, 22; 1Co.8:4)

“Estas cosas hiciste, y yo he callado; Pensabas que de cierto sería yo como tú; Pero te reprenderé, y las pondré delante de tus ojos.” Salmos 50:21


–          100% saludables

De acuerdo a esta enseñanza quiero que realmente tengas un equilibrio bíblico en cuanto a la salud y a la enfermedad. Ya que tanto en la Palabra de Fe como en CLS te cuentan una parte y encima te la cuentan torcida. Personalmente luego de un suceso que ocurrió y me marcó dentro de CLS, la defunción de una querida amiga de allí. Me di cuenta que no todo era realmente como me lo estaban enseñando. Y allí me di cuenta de que estaba edificando sobre la arena del error.

Según Juan Crudo: “La voluntad de Dios es sanarle… Como hijos de Dios, es parte de nuestra herencia caminar en salud divina. La enfermedad no nos pertenece, la enfermedad no está habilitada por Dios a tocar nuestros cuerpos.” [135]

Alfredo Dimiro va más allá: “Si Dios nunca se enfermo, usted puede vivir sin enfermarse” [136]

Crudo más abajo cita 1 Pedro 2:24: “quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.”

Quiero detenerme en este texto. Lamentablemente dentro del movimiento de la Palabra de Fe se interpreta mal la Escritura. Torciéndola para sus propios intereses. Y así atraer y retener a las personas. Lastimosamente, algunos se sanan, pero no todos se salvan. La salvación es el mayor milagro de sanidad que puede haber. 1 Pedro 2:24 es un ejemplo de interpretación superficial utilizado por el movimiento. Aquí se usarán 5 principios básicos de interpretación hermenéutica. (Principio literal, principio histórico, principio gramatical, principio de síntesis y principio práctico) Veamos de cerca el texto.

Los del movimiento Palabra de Fe, usan a menudo 1 Pedro 2:24 para apoyar su fuerte énfasis en la sanidad: “quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.” El principio gramatical de interpretación se puede aplicar directamente en este versículo. ¿Qué significa ser “sanado” en el contexto de  1 Pedro 2:24? No hay mención de sanidad física en este versículo, o en los versículos inmediatamente cercanos. El versículo dice que cuando Cristo murió en la cruz llevó nuestros pecados en su propio cuerpo, no nuestras enfermedades. Primera Pedro 2:24 dice que debemos vivir para la justicia, no para la salud, y esa es una diferencia importante.

Otra prueba gramatical es que el versículo dice: ” por cuya herida fuisteis sanados.” El tiempo pasado señala justo a la cruz, donde el alma de la humanidad, enferma de pecado, fue sanada. El versículo no dice: “Por sus heridas seréis continuamente curados de vuestras dolencias físicas.”

El principio sintético también es útil para mostrar por qué la interpretación de Palabra de Fe de 1 Pedro 2:24 está equivocada. Al revisar otras partes de la Escritura, nos damos cuenta de que nuestras almas han sido redimidas pero nuestros cuerpos todavía no han alcanzado un estado de gloría. Romanos 8:23 dice: “nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo.” El versículo nos dice que todavía vivimos en un cuerpo afectado por la caída. Todavía estamos sujetos a la enfermedad y a otras dolencias. El Espíritu nos ayuda a superar nuestras enfermedades; por ejemplo, él pide por nosotros cuando no sabemos cómo orar como debiéramos (Rom.8:26). Pero no hay garantía de liberación de la enfermedad en esta vida.

También es importante notar que “por cuya herida fuisteis sanados.” viene de Isaías 53:5. ¿Hablaba Isaías de sanidad física? Un estudio del libro, de Isaías por el principio histórico, muestra que el profeta estaba hablando de la sanidad espiritual que Israel necesitaba desesperadamente. Isaías 1:4-6 dice en efecto a Israel: “Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga; no están curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite.” Cuando Isaías 53 habla del siervo sufriente por cuyas heridas Israel será sanado, está hablando de sanidad espiritual, no física. Y cuando la Escritura dice: “El llevó nuestras enfermedades”, no hay violación del principio literal al reconocer que se refiere a la enfermedad de nuestras almas.

En la práctica, Mateo 8:17 alude al hecho de que en un sentido Cristo llevó nuestras enfermedades por la simpatía de su corazón, mientras que Hebreos 4:15 revela que Cristo verdaderamente puede simpatizar con nosotros por causa de su propia sujeción a la tentación. El no quita nuestras enfermedades, pero simpatiza con el dolor que tenemos por ellas. Finalmente, la expiación curará nuestras enfermedades cuando haya acabado su obra final de glorificar nuestros cuerpos. Así que sí hay sanidad en la expiación, pero solamente en su aspecto final de gloria eternal en el cielo (comp. Ap.21:4),

¿Por qué se enferman los cristianos?

No debemos descuidar una pregunta esencial: ¿Por qué se enferman los cristianos? Hay varias razones.

Algunas enfermedades vienen de Dios. En Éxodo 4:11 Dios le dijo a Moisés: “¿Quién dio la boca al hombre? ¿O quién hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo Jehová?” Declarado tan sencilla y directamente, la idea suena repulsiva. ¿Querría un Dios amoroso que alguien sufriera? ¿Por qué haría él a un hombre mudo, sordo o ciego? Sin embargo, una y otra vez en la Escritura vemos que hay mucho más en el plan soberano de Dios de lo que nuestras mentes finitas pueden comprender. Dios hizo al incapacitado y al enfermo. Todos los días nacen bebés con defectos. Muchos niños crecen con deformidades congénitas. Algunas personas tienen enfermedades que duran por años. Aunque es inexplicable según nuestra lógica humana, todo es el plan de Dios y un don del amor de Dios. (Ver Ecl.7:13; Ro.9:16,20-21)

Algunas enfermedades vienen de Satanás. Lucas 13:11-13 nos relata cómo Jesús sanó a la mujer que “tenía espíritu de enfermedad desde hacía dieciocho años; andaba encorvada y de ninguna manera se podía enderezar”. Cuando Jesús la vio le dijo: “Mujer, quedas libre de tu enfermedad.” Dios puede permitir que Satanás cause que alguien se enferme por sus propias razones y propósitos. Pablo (2Co.12:7-9; Gá.4:13; 6:11). Y el ejemplo bíblico clásico es Job (ver Job 1).

Algunas enfermedades son castigo por el pecado. En el capítulo 12 de Números vemos que María contrae lepra por causa de su desobediencia al Señor. Y luego la vemos siendo sanada por su arrepentimiento. En Deuteronomio 28:20-22 Dios advirtió a los israelitas que los afligiría con pestilencia si pecaban. En 2 Reyes 5, Guejazi, el criado de Elíseo contrae lepra por causa de su codicia. El salmista escribió: “Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; Mas ahora guardo tu palabra.” (Sal.119:67). Cuando uno está enfermo, cada área de la vida debe ser examinada para encontrar pecados no confesados. Si los hay, es necesario arrepentirse y experimentar el perdón de Dios, Sin embargo, seamos cuidadosos al aconsejar a otros que están enfermos. Las preguntas o acusaciones acerca del pecado en la vida de otros no deben hacerse sin antes auto examinarse y orar cuidadosamente. Es muy fácil abusar de este principio bíblico y acusar falsamente de pecado a alguien (comp. Juan 9:1-3). Muy bien puede ser que en algunos casos una persona esté enferma por causa del pecado y Dios la esté castigando. Pero, ¿es ese siempre el problema? De ninguna manera. Y sugerir que la enfermedad de alguien está relacionada necesariamente con el pecado personal es insensible y cruel, como decirle a la gente que no sana porque no tiene suficiente fe. Necesitamos evitar el error de los amigos de Job (comp. Job.42:7, 8),

¿Ha prometido Dios sanar a todos los que tienen fe?

Los maestros de la Palabra de Fe que alegan que Dios quiere que todos los creyentes estén sanos están en un error. Sin embargo, podemos estar igualmente seguros de que Dios ha prometido que él sí sana. El no promete que siempre sana, pero el cristiano tiene el derecho de buscar en el cielo el alivio durante cualquier enfermedad. Cuando menos hay tres razones para esto:

Dios sana por causa de su persona. En Éxodo 15:26 Dios dijo a los israelitas: “Yo soy Jehová tu sanador,” Aquí las palabras para el Señor son Yahweh Ropeca, que significan “el Señor que te sana”. Y así el cristiano tiene el derecho de buscar a Dios en tiempos de enfermedad.

Dios sana por causa de su promesa. Dios ha prometido que siempre que pidamos en su nombre y en fe nos será hecho (Mat.21:22; Juan 14:13, 14; 16:24; 1Jn.5:14). Esto significa que nuestras, peticiones deben ser de acuerdo con su voluntad. Si pedimos sanidad y está de acuerdo con su voluntad, Dios nos sanará

Dios sana por causa de su norma. Vemos la norma de la misericordia y la gracia de Dios en Jesús. De modo que si uno quiere saber lo que Dios piensa del sufrimiento y la enfermedad humana, mire a Jesús. El iba por todas partes sanando. Podía haber confirmado sus reclamos de ser Dios en otras maneras, pero él escogió el medio compasivo de aliviar el dolor y el sufrimiento “para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias.” (Mt.8:17). Como hemos señalado en nuestra discusión de 1 Pedro 2:24, eso no significa que la sanidad para cada enfermedad de nuestra era está garantizada como parte de la expiación. Pero sí confirma la norma de sanidad en la obra de Cristo en nuestro favor, y nos asegura de la liberación final y eterna de la enfermedad y las dolencias del mundo presente. No habrá enfermedad ni muerte en nuestro hogar eterno.


–          El Jesús erróneo

No debe ser una sorpresa que el Jesús del movimiento Palabra de Fe no es el Jesús del Nuevo Testamento. Los maestros de Palabra de Fe dicen que Jesús dejó su deidad y hasta asumió la naturaleza de Satanás para morir por nuestros pecados. Kenneth Copeland, defendiendo su increíble “profecía” que parecía arrojar duda sobre la deidad de Cristo, escribió: “¿Por qué Jesús no se proclamó abiertamente como Dios durante sus treinta y tres años en la tierra? Por una sola razón. El no había venido a la tierra como Dios. El habia venido como hombre.”[137] El Jesús de Palabra de Fe a menudo parece más como un hombre divinamente habilitado. Evidentemente al sistema de Copeland le importa poco si Jesús era Dios u hombre:

“El Espíritu de Dios me habló, y dijo: —Hijo, comprende esto. Ahora entiéndanme en esto. No dejen que su tradición los haga tropezar. Agregó: Piensa de esta manera: Un hombre nacido dos veces derrotó a Satanás en su propio dominio. Yo arrojé mi Biblia y me incorporé. Dije: — ¿Qué? El respondió: —Un hombre nacido de nuevo derrotó a Satanás. El primogénito de muchos hermanos lo derrotó. Tú eres la misma copia e imagen de él. Yo dije: — ¡Válgame Dios! —Empecé a ver lo que había sucedido y dije— bueno, no querrás decir… No te atreverías a decir que yo habría hecho lo mismo.” El respondió: — ¡Oh si! Si tú hubieras sabido eso, si hubieras tenido el conocimiento de la Palabra de Dios que él tuvo, pudieras haber hecho lo mismo. Porque tú eres también un hombre renacido —siguió diciendo— el mismo poder que usé para levantarlo de entre los muertos, lo usé para levantarte de tu muerte de transgresiones y pecados —además dijo— Tuve que tener esa copia y ese patrón para establecer juicio sobre Satanás de modo que pudiera recrear un niño y una familia y toda una nueva raza de género humano también dijo: Tú eres a su semejanza.”[138]

Esa declaración es evidentemente blasfema. Para mí es sorprendente que una persona con el más escaso conocimiento de la verdad bíblica pueda aceptarla como revelación verdadera. Ese no era el Espíritu de Dios, como alega Copeland (1Juan.4:1). Pero a juzgar por la respuesta al ministerio de Copeland, centenares de millares lo siguen a él (Y en el “Centro de entrenamiento” se distribuyen sus libros).

La expiación de Cristo, su muerte sacrificial en la cruz, fue la obra primaria que nuestro Señor vino a cumplir a la tierra. La expiación es un énfasis principal del Nuevo Testamento, y es central a todo lo que creemos y enseñamos como cristianos. Ninguno podría haber tomado su lugar. Sin embargo, las enseñanzas del movimiento Palabra de Fe acerca de Jesucristo son aberrantes hasta el extremo de la blasfemia.

Copeland continúa con las mismas, diciendo:

“Jesús fue el primer hombre que nació del pecado a la justicia. Fue el patrón de una nueva raza que vendría. ¡Gloria a Dios! ¿Y ustedes saben lo que hizo? La primera cosa que este hombre renacido hizo: Vean, tienen que comprender que él murió. Tienen que comprender que él fue al pozo del infierno como un hombre mortal hecho pecado. Pero él no se quedó allí, gracias a Dios. E1 renació en el pozo del infierno.”

 *********************

“La justicia de Dios fue hecha para ser pecado. El aceptó la naturaleza de pecado de Satanás en su propio Espíritu, y en el momento que lo hizo clamó: ¡Dios mío! ¡Dios mío! ¿Por qué me has abandonado? Ustedes no saben lo que sucedió en la Cruz. ¿Por qué creen que Moisés, por instrucción de Dios, levantó una serpiente en un asta en lugar de un cordero? Eso solía causarme dificultad. Yo dije: — ¿Por qué tuviste que poner esa serpiente allí, el símbolo de Satanás? ¿Por qué no pusiste una cordera en esa asta? El Señor dijo: —Porque era la señal de que Satanás estaba colgando en la cruz —dijo también—, acepté en mi propio espíritu muerte espiritual, y la luz se apagó.” Más tarde en el mismo mensaje Copeland añade: “El espíritu de Jesús aceptando ese pecado, y haciendo que fuera pecado, él, separado de su Dios, y en ese momento, es un hombre mortal. Capaz de fracasar. Capaz de morir. No sólo eso, él está sujetándose a ser introducido a tas mandíbulas del infierno. Y si Satanás es capaz de vencerlo allí, ganará el universo y la raza humana está condenada. No tengan la idea de que Jesús era incapaz de fracasar, porque si lo hubiera sido, hubiera sido ilegal”[139]

¿Ilegal? Copeland ha aceptado una herejía conocida como la teoría de Rescate de la expiación. Es el criterio de que la muerte de Cristo fue un rescate pagado a Satanás para arreglar el reclamo legal que el diablo tenía sobre la raza humana por causa del pecado de Adán. Ese criterio contradice la clara enseñanza bíblica de que la muerte de Cristo fue un sacrificio ofrecido a Dios, no a Satanás (Ef.5:2). Además, Copeland y los maestros de Palabra de Fe se salen de la ortodoxia con su enseñanza de que Cristo realmente murió espiritualmente. Nosotros a veces nos referimos a la separación de Cristo del Padre en la cruz (comp. Mt.27:46) como muerte espiritual. Es un error, sin embargo, enseñar que el espíritu de Cristo dejó de existir (“la luz se apagó”), o que la Trinidad de alguna manera se rompió (“separado de su Dios, en ese momento, él es un hombre mortal”). Jesús tampoco fue arrastrado al infierno por Satanás y atormentado por tres días y tres noches, como Fred Price escribió en un boletín:

“¿Piensan que el castigo por nuestro pecado fue morir en la cruz? Si ese fuera el caso, los dos ladrones hubieran pagado el precio de usted. No, el castigo era ir al mismo infierno y pasar tiempo en el infierno separado de Dios… Satanás y todos los demonios del infierno pensaron que lo tenían sujeto y echaron sobre Jesús una red, y lo arrastraron al mismo pozo del infierno para pagar nuestra sentencia.”[140]

Joyce Meyer (Sus libros se venden en la librería de CLS) también repite la misma herejía: “No hay ninguna esperanza de alguien yendo al cielo sino que creen en esta verdad que estoy presentándoles. No puedes ir al cielo sino que crees con todo tu corazón que Jesús tomó tu lugar en el infierno.” “Su espíritu se fue al infierno porque allí es donde merece de ir. Recuerdas en el principio de esto dije, ‘Cuando mueres, solamente tu cuerpo muera. Lo de más de ti, tu alma y espíritu, van al cielo o al infierno.’” “Durante este tiempo cuando entró en el infierno, donde tú y yo merecemos de ir (legalmente) porque de nuestro pecado… El pagó el precio allí… no plan era demasiado extremo… Jesús pagó en la cruz y en el infierno.” “Jesús se fue al infierno por ti.”[141]

La deidad y la impecabilidad de Jesús lo calificaban a él solamente para ser nuestro Gran Sumo Sacerdote (Heb.4:14, 15) y sacrificio perfecto “sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros” (1Pe.1:18-20). Despreciar la muerte de Cristo es un serio error, ciertamente.

No obstante, Copeland audazmente predica un criterio aberrante similar al de Price y Meyer: “Jesús tuvo que pasar por esa misma muerte espiritual para pagar el precio. Ahora que, no fue la muerte física en la cruz la que pagó el precio por los pecados, porque si hubiera sido, cualquier profeta de Dios que ha muerto en los últimos dos mil años antes de eso podía haber pagado ese precio. No fue la muerte física. Cualquiera pudo hacer eso.”[142] Peor aún, Copeland enseña que Jesús se hizo “obediente a Satanás (y tomó) su naturaleza,”[143] Copeland continúa: “El le permitió al diablo arrastrarlo a las profundidades del infierno como si fuera el más perverso pecador que ha vivido. Se sometió a la muerte. Se permitió ponerse bajo el control de Satanás… Por tres días en las entrañas de la tierra, sufrió como si hubiera pecado todo pecado que existe.”[144]

Una vez más la influencia de Kenneth Hagin está detrás de todas esas enseñanzas.

Hagin dice: “Jesús probó la muerte —muerte espiritual— por todo hombre. Vean ustedes, el pecado es más que un acto físico, es un acto espiritual. Y así, él se convirtió en lo que nosotros éramos, para que pudiéramos convertirnos en lo que él es. Alabado sea Dios. Y así por eso, su espíritu fue separado de Dios.”

*********************

“¿Por qué necesitaba él ser engendrado o nacido? Porque llegó a ser como nosotros éramos: separados dé Dios. Porque probó la muerte espiritual por cada hombre. Y su hombre espiritual e interno fue al infierno. En mi lugar. ¿No pueden ver eso? La muerte física no quitaría sus pecados. “Él probó la muerte por todo hombre”, él está hablando de probar la muerte espiritual. Jesús es la primera persona que nació de nuevo. ¿Por qué su espíritu necesitaba nacer de nuevo? – Porque estaba alejado de Dios.”[145]

Y así el movimiento Palabra de Fe ha combinado una teología que hace dioses a los pecadores y requiere que el impecable Hijo de Dios nazca de nuevo. Más aun, ve a Satanás como el juez justo que exige de Cristo el pago por el pecado. Tal enseñanza está totalmente fuera de la Biblia. Degrada a nuestro Señor y su obra. Y nos presenta “Otro Jesús” (2Co.11:4). El verdadero Jesús no tiene meramente vida eterna, ni la compró para nosotros pagándole al diablo. Él es vida eterna. Como él dijo en Juan 14:6: “Yo soy el camino, la verdad y la vida” (comp. Juan.1:4; 5:26; 11:25). Aunque Jesús asumió naturaleza humana en la encarnación, y aunque llevó nuestros pecados en la cruz, nunca dejó de ser Dios. Además, la expiación no tuvo lugar en el infierno. Fue completada en la cruz cuando Jesús clamó: “¡Consumado es!” (Juan.19:30). 1 Pedro 2:24 dice que Cristo “llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero”, no en el infierno. Colosenses 2:13, 14 dice que: “El anuló el acta que había contra nosotros… y la ha quitado de en medio al clavarla en su cruz.” Efesios 1:7 dice: “En él tenemos redención por medio de su sangre (‘sangre’ aquí se refiere a su muerte física, el verdadero derramamiento de su sangre en la cruz), el perdón de nuestras transgresiones” (comp. Mt.26:28; Hch.20:28; Rom.3:25; 5:9; Ef.2:13; Col.1:20; Heb.9:22; 13:12; 1Ped.1:19; 1Jn.1:7; Ap.1:5; 5:9). Jesús prometió al ladrón arrepentido en la cruz: “Hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lc.23:43). Claramente se ve que él no estaba preparándose para cumplir una sentencia en el infierno. En vez de eso, él anunció al infierno que los poderes del diablo habían sido derrotados (comp. 1Pe.3:19). La Biblia no sabe nada de la clase de expiación que el movimiento de Palabra de Fe describe. Esto se debe a que el Jesús de la Biblia no es el Jesús del que hablan los maestros de dicho movimiento.


–          El evangelio incorrecto

“Más si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.” Gálatas 1:8-9

La triste verdad es que al presentar otro Jesús. El evangelio proclamado por el movimiento Palabra de Fe no es el evangelio del Nuevo Testamento. La doctrina de Palabra de Fe es un sistema mixto, una mezcla de misticismo, de dualismo y de neognosticismo que toma prestado generosamente de las sectas metafísicas. Sus enseñanzas perversas están causando un daño incalculable a la iglesia en general, a los carismáticos en particular y a ti que te encuentras en CLS. Palabra de Fe es, en las palabras del apóstol Pedro, “herejías destructoras” 2 Pedro 2:1. No es de extrañar que esté tan lleno de codicia y materialismo, y tan en bancarrota espiritual, como el más grosero culto sectario.

El movimiento Palabra de Fe puede ser el sistema falso más peligroso que ha surgido del movimiento carismático hasta ahora. Dado que tantos carismáticos están inseguros de la finalidad de la Escritura, y porque sienten que no pueden descartar historias de gente que alega haber tenido visitaciones de Cristo, nuevas revelaciones, testimonios personales, y por eso son particularmente susceptibles a las mentiras del movimiento, y a menudo sin saber qué hacer para contestarlas.

A pesar de lo que los maestros de Palabra de Fe dicen. Nuestro Dios no es meramente una fuente de provisión. Nosotros somos sus siervos; él no es nuestro siervo. El nos ha llamado a vidas de servicio amoroso y de adoración, no de supremacía a la semejanza de Dios. El nos bendice, pero no siempre materialmente. En ninguna manera podemos nosotros “escribir nuestro propio boleto” y esperar que él siga nuestro libreto, ni ningún verdadero creyente debe desear un ambiente así.

La vida del cristiano debe usarse en procurar la voluntad de Dios, no en estrategias para conseguir que él se haga a la nuestra. Nadie que rechaza la verdad fundamental puede ser salvo ni vivir genuinamente en la gloria de Dios. Y nadie que ha conocido la emancipación del pecado y del egoísmo forjada por la gracia de Dios, y así alcanzando la salvación. Debe estar dispuesto a cambiar, negociar o involucrar esa libertad por las doctrinas baratas de la Palabra de Fe. (Ver 7.Evangelización) ¡Huye de esas falsas doctrinas! ¡Huye de CLS!


04)  Ministerio de Jóvenes

“¡Guarda la Biblia! ¿Para que la vas a usar?”[146] ¿Sera está la frase de un ateo empecinado en negar la existencia de Dios? ¿O tal vez un evolucionista queriendo demostrar la validez de sus teorías ante las pruebas de la Escritura? No. Esta frase la dijo el “Pastor de jóvenes”, Sebastián Crudo. A mí personalmente. Así boquiabierto quede. Fue el pastor que durante todo el transcurso de mi estadía en CLS, repetía que debíamos vivir (y debemos vivir) conforme a la Biblia. Ahora me decía simplemente que “la guarde”, en el momento que quise demostrar con las Escrituras lo que estaba argumentando y leer un texto delante de él. ¿Por qué esas dos facetas tan contradictorias? A todo esto. ¿Qué sucede en el Ministerio de Jóvenes de CLS? ¿A que abordan los mensajes? ¿Está la juventud comprometida con Cristo o con la “visión” de la iglesia? ¿Hasta aquí llega el alcance de la base doctrinal de CLS? ¿Dónde se edifica la juventud? ¿Habrá excepciones?

“…ni mis pastores buscaron mis ovejas, sino que los pastores se apacentaron a sí mismos, y no apacentaron mis ovejas; por tanto, oh pastores, oíd palabra de Jehová. Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo estoy contra los pastores; y demandaré mis ovejas de su mano, y les haré dejar de apacentar las ovejas; ni los pastores se apacentarán más a sí mismos, pues yo libraré mis ovejas de sus bocas, y no les serán más por comida.” Ezequiel 34:8-10

Es lo que me toca de cerca, cuando ingrese, recuerdo la buena onda en pisadas (6 Clases iniciales cada fin de semana antes de ingresar a los grupos de “racimos”) y la atención con la que procedían en cuanto a ser nuevo allí, fue favorable. Sentía emoción en pertenecer a un ministerio juvenil, ya que desde mi niñez y juventud temprana esto no lo había vivido.

El pastor ya mencionado, es el hijo de Juan Crudo. Sebastián Crudo es su nombre. Tener un pastor de jóvenes era novedoso para mí. Nunca lo había tenido, cada reunión prestaba atención a sus predicaciones, anotaba absolutamente todo. A todo le decía Sí y Amén, y todo lo aceptaba. Cabe destacar mi ingnoracia bíblica en cuanto a muchas cosas. No paso mucho tiempo hasta que de a poco me empecé a dar cuenta que algo estaba pasando en cuanto a ciertas enseñanzas, las cuales parecían muy atractivas pero luego encontraba algo diferente en la Biblia.

De a poco me fui dando cuenta que las predicaciones estaban dirigidas a la carne. A aquello no regenerado de la persona. Muchos “lideres” en esta iglesia están atrapados literalmente en estas enseñanzas. Pablo advierte “siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad.” 2 Timoteo 3:7 El se refiere a que están aprendiendo falsas doctrinas y por culpa de ello no pueden salir de su contaminación espiritual y ser libres (Juan 8:32).

Me gustaría dar aquí algunos ejemplos, y no me gustaría que se me mal interpretase, ya que no es mi intención avergonzar a nadie y mi preocupación no es por un estilo de adoración particular. No estoy a favor de una iglesia adormecida, y con los jóvenes acoplados a un sistema de monasterio de curas y/o convento de monjas, no estoy suscrito a un estilo musical, instrumentos, liturgia en particular o a cierta manera de vestirse. No tengo deseo alguno de confeccionar unas cuantas reglas arbitrarias externas en esos casos para que gobierne lo que sea o no aceptable. Hacer tal cosa es la esencia del legalismo. Mi protesta tiene que ver contra una filosofía de colocar el entretenimiento por encima de la predicación de la Sana doctrina. Y así  argumentar para poder entender mejor el asunto.

Un “líder” de la juventud recuerdo que me dijo: “Esto pasa, al apóstol no le aceptan lo que hace” Esto muestra una claro encarcelamiento espiritual, este joven sabe perfectamente que el “movimiento apostólico y profético” es denunciado a través de diferentes medios por contener veneno doctrinal, pero él se resignaba a pensar “no aceptan lo que él hace”.

Un joven me dijo seriamente que la mejor manera de atraer los pecadores a la iglesia era “llamándolos como con un hueso en la mano, igual que a un perro” El problema es que si lo atraes “igual que aún perro” Su naturaleza nunca va a cambiar, y esa persona seguirá siendo perro espiritualmente, muerto en sus delitos y pecados. (Mt.7:6; 2P.2:22) Esa es la manera que se enseña a “evangelizar” en CLS (Ver 7.Evangelización)

Otro caso mucho más grave, es el de un “líder”, que me daba a entender que no creía en la deidad de Cristo. “¿Dónde está en la Biblia que Jesús es Dios?” Recuerdo que me preguntaba incrédulamente. Recordemos asimismo que nadie que no crea en la divinidad del Señor puede llamarse cristiano (Ver El Jesús erróneo). Sin embargo, hay dentro él es “líder”.

En casos un joven me confesaba que “Cada vez que vengo a la iglesia, siento esa sensación de hambre espiritual… como que algo falta”. Este joven tenía otros problemas personales sobre los cuáles el mismo me dijo “No hablo con los líderes porque no les tengo confianza.” Y convengamos que él no era nuevo dentro de CLS.

Otro joven que prácticamente nació allí me decía: “Si tengo que ponerme a ver en el auto que anda el pastor, o el “apóstol” y la casa donde viven… me tendría que ir de la iglesia… Porque la pregunta seria ¿Qué están haciendo con mi dinero?” Esta declaración es muy significante. (Ver Teología de la prosperidad y sus respectivos puntos)

En perspectiva, algunos jóvenes son demasiados proactivos dentro de la iglesia. Circulando a través del servicio, la música, el ministerio de jóvenes y otras actividades. Consumen su tiempo y energía. No pueden detenerse para discernir ni su propia vida espiritual ni lo que está sucediendo a su alrededor y lo que están consumiendo en cuanto a la leche adulterada. (1P.2:2)

Otros buscan desesperadamente una posición de “liderazgo” ¡Increíblemente esto es como si fuera una meta común! Muchos otros, la gran parte, simplemente son pasivos. Probablemente chicos y chicas que no hayan entendido nunca el evangelio (porque tampoco allí se lo predican), viven una doble vida. (Ti.1:16) y se encuentran tibios a las cosas de Dios (Ap.3:15).

Hay varias facetas dentro de la juventud. No puedo catalogar a todos por igual. No obstante la mayoría de la juventud si tiene un factor común: La ignorancia. Y la ignorancia es la madre de todos los vicios. No saben, ni conocen las bases del cristianismo bíblico e histórico ni la Sana Doctrina. Y a veces algunos lamentablemente solo conocen, aceptan y se encierran gustosamente en la base o “visión” de su iglesia (expuestas desde el 00, 01, 02, 03, 05). Y así todos son susceptibles a ser llevados por cualquier tipo de enseñanza que sale desde los pulpitos. Han sido alimentados de una dieta que se puede llamar “déjame que te entretenga” con sólo una pizca de nutrición espiritual.  Eso es parte de la estrategia de Satanás. La consecuencia es una generación venidera que es, por la mayor parte, espiritualmente anémica y que está madura y expuesta a las manipulaciones de la apostasía. Privados de las verdades esenciales de la Escritura, ésta juventud es presa fácil de aquellos que los atraen y los tientan a través de lo subjetivo y de lo experimental, es decir, a través de sus sentimientos, emociones, y bajos deseos.

Darle a la juventud fantasías en cuanto al futuro (mas en este tiempo) es irresponsable. Todos aquellos que lo somos o fuimos, sabemos que cuando escuchamos o leemos algo acerca de sueños, metas, anhelos, propósitos personales nos toca bien la carne y nos atrae.

Cuando más que nunca se debería forjar una generación santa, se forja una generación insípida más centrada en el YO que en CRISTO.

Pero al mismo tiempo se que hay verdaderos hijos e hijas de Dios que adoran en espíritu y en verdad. A ti joven y jovencita se dirige todo este artículo. Porque: “Conoce el Señor a los que son suyos” y al mismo tiempo Él demanda “Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.” (2Ti.2:19) he demostrado puntos arriba donde se encuentra posicionada CLS en cuanto a doctrina. Y es una orden imperativa de Dios que salgas de allí. A ti que tienes preguntas, y que las tendrás si Dios comienza a trabajar en tu corazón. Sabes que no todo anda bien, y buscas respuestas porque queres conocer la verdad. Mi oración es que Dios utilice este artículo como herramienta para advertirte y animarte al mismo tiempo. Que el ejemplo de mi estadía en ese lugar no sea en vano.

Yo he llegado a pensar recuerdo, “no es para tanto” pero si es para tanto, Dios se toma en serio su palabra, con ella no se juega. A los ministros mucho no les importa ello. Con tal de obtener mayores dividendos para su cuenta y utilizarte a ti como “fuerza joven” para cumplir sus propósitos. ¡Joven despierta y huye de allí!

“Si oyereis hoy su voz,

No endurezcáis vuestros corazones.” Hebreos 4:7


–          Predicación hecha a medida

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.” 1 Juan 2:15-16

¿Cómo podríamos definir que es el mundo conforme al pasaje que hemos leído? Podríamos definirlo como el sistema espiritual invisible de maldad dominado por Satanás (1Jn.5:19b). A pesar de ello, muchas veces no se presenta como tal en apariencia, sino que se disfraza de libertad, solidaridad, paz, amor, alegría de vivir, tolerancia, pluralismo, pragmatismo, liberalismo, optimismo, humanitarismo, espiritualidad, etc. etc. Es la oferta engañosa del diablo. Implícito en el mundo, radica todo un proceso de seducción y deseo, que apela a los sentimientos e intereses carnales de los individuos, incluso de los cristianos. Y apunta principalmente a la juventud.

Las Iglesias como CLS han transformado la iglesia en un centro de distracción con espectáculos atractivo para los jóvenes, pero sin contenido doctrinal o confortativo con el pecado, una aparente santidad superficial que ha llevado a crear una generación de jóvenes, casados con el mundo, pero viviendo en la iglesia. La mayoría de la juventud que asiste a iglesias como CLS ha adaptado el “cristianismo” pero no es cristianismo de verdad. Simplemente porque cuando la iglesia se abre, el mundo entra.

Mis queridos, es así mi gran preocupación por cómo están yendo las cosas en muchos lugares del planeta en cuanto a la Iglesia se refiere, y concretamente, en cuanto a la juventud cristiana. De entrada dejando claro que hay honrosísimas excepciones; muchos jóvenes arraigados en la Sana doctrina y aun muchos que revolotean por las periferias de iglesias como CLS, aman al Señor y son serios en cuanto a su fe, sujeción y compromiso con Cristo y las Escrituras.

Sinceramente creo que el verdadero problema radica, en cómo, tanto mayores como jóvenes, todos llamándonos cristianos, y muchos siéndolo, hemos permitido abrir la iglesia al mundo, muchos con la sanísima y buena intención de alcanzarlo, pero con el tremendo disgusto de ver que más bien el mundo nos ha alcanzado a nosotros, y sobre todo a los jóvenes, y todavía muchos se atreven llamarle a eso “avivamiento”.

El diablo, es especialista en aprovecharse de la ignorancia, fallos, imperfecciones, y debilidades de los creyentes para sus malvados propósitos. Siempre mezclando algunas que otras verdades con la mentira (Gen.3:1-5; Mt.4:1-11). Generalizando en cuanto a la juventud cristiana, esta tiene fuerza, vigor, ganas, ímpetu. Todo esto es muy bueno. Pero también hay que decir, también generalizando, que es más ingenua, y carece de la suficiente perspectiva. Para el diablo en la actualidad, debido al poco tiempo que resta, los jóvenes son el objetivo prioritario. Siempre tomará partido de sus naturales y lógicas carencias debidas a la edad, para aprovecharse de las virtudes arriba mencionadas, para sus fines de destrucción.

¿Cómo se permite la mundanalidad en la iglesia? Aunque existen algunos factores, me quiero detener en uno fundamental. El mismo Charles Spurgeon considero a la mundanalidad unida a las doctrinas falsas[147] (Ver 01, 02, 03). En cuanto a esto último, la mayor parte de los jóvenes carecen de algo indispensable, llamado discernimiento. Los líderes de CLS, solo se han dispuesto (conforme a las palabras de un líder de allí) a “enseñar solo lo que diga el libro”, esto es un libro que es generalmente cambiado cada 6 meses y los autores son siempre predicadores de la Palabra de Fe, Teología de la prosperidad y la Teología del dominio. -Estas doctrinas expuestas más arriba- Esto es lo que consumen los líderes y se lo dan a sus “racimos” o grupos de compañerismo. Los líderes y los jóvenes de CLS se encierran en una “visión”. Y lamentablemente caen presas del engaño de dichas falsas doctrinas. Creyendo equivocadamente que lo que les enseñan y posteriormente ellos enseñan a los demás en su iglesia es verdad. Cuando esto no es así.  Ni hablar de los predicadores, como Sebastián Crudo. He aquí un ejemplo.

“Si Dios quiere que en la tierra pase lo del cielo, ¿Por qué no lo hace, si él tiene el control? ¿Y porque nos pide que se lo pidamos a él? LO HACE PORQUE EL NO TIENE EL CONTROL, SINO EL HOMBRE… Dios no puede moverse, a no ser que el hombre se lo pida. El espera ser invitado… Con nuestras palabras podemos dominar en este mundo.”[148]

A simple vista no parecería que las enseñanzas de Sebastián fueran malas. Pero, siempre en CLS, hay veneno en el vaso de leche. (1P.2:2) y esto alcanza lamentablemente hasta Trece30. Si nos damos cuenta, desde una perspectiva bíblica o teológica podemos observar inexactitudes y hasta aberraciones en esta declaración. Estas palabras de Sebastián se mantienen en pie frente y fuera de la Escritura, ya que los cristianos, seamos jóvenes o no, no vamos a dominar este mundo. Además decir que Dios no tiene el control es negar de plano su soberanía, esto es característica de los falsos predicadores apostatas (Judas 1:4). Esta declaración de Sebastián Crudo proviene de la doctrina llamada “Teología del dominio” es propia del G12 (Gobierno de doce), del movimiento apostólico y profético y tiene sus raíces desde la misma Iglesia católica romana. Esta doctrina hace que muchos pongan su fe en una irrealidad, barnizada eso sí, de espiritualidad.

¡Entonces claro! Si nosotros debemos dominar el mundo, es hora de que cada creyente se introduzca en sus ámbitos y comience escalar posiciones, “compren, vendan, planten y edifiquen” (Lc.17:28). Es necesario alentarlo en la iglesia con sus proyectos, levantarle el auto estima y que se infle su ego, que comience a “darle vida a sus sueños” y como Dios no tiene el control, sino el hombre, podemos llegar hasta el punto de manifestar el Reino de Dios en la tierra (Sin rey presente). Estas presuposiciones son lamentablemente el pensamiento de la Teología del dominio que se predica en CLS. Y es por esto que en vez de “dominar al mundo” como se pretende, el mundo domina a la iglesia. Y a través de otro evangelio modificado se introduce a las bancas de los templos miles de personas, y sobre todo jóvenes que nunca han nacido de nuevo y solo están para entretenerlos y que escuchen lo que su naturaleza caída desea.

Otro argumento racionalista y mundano que ha adoptado la iglesia es que: Uno tiene que presentarles la fe a los no conversos de una manera creativa y visual”. Según esta premisa pragmática, “casi todo es considerado apropiado: clásicos de rock and roll, rock pesado, rap, reggaetón, cumbia, música bailable, comedia, videojuegos, payasos, mimos y hasta actos de magia son cosas que se han convertido en parte del repertorio ministerial evangélico. Con la falsa ilusión de que invitando a in conversos a estos “eventos especiales” y aplicando sutilmente algún que otro versículo bíblico, este llegara a convertirse y ser un seguidor de Cristo.

Veamos el encargo de Pablo al joven Timoteo y su significancia que tiene en este tiempo: “Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.” (2Ti.4:3-4). Esta es una profecía que hace eco de las que también se encuentran en 2 Timoteo 3:1 (“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos”) y en 1 Timoteo 4:1 (“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe”). Esta es la tercera advertencia profética de Pablo a Timoteo acerca de los tiempos difíciles que se avecinan. Notemos la progresión: la primera advertencia dice que vendrá un tiempo cuando muchos se aparataran de la fe. La segunda advirtió a Timoteo que se aproximaban tiempos peligrosos para la iglesia. La tercera sugiera ahora que vendrá el tiempo cuando quienes están en la iglesia no soportaran la sana doctrina, sino que van a desear que alguien calme su comezón de oír.

¿Por qué las personas no están dispuestas a tolerar la sana doctrina? Es porque aman el pecado. La sana doctrina, en pocas palabras, son las enseñanzas de Jesucristo junto con las de los apóstoles y profetas bíblicos fundamentadas en las Escrituras sin arreglos ni componendas. La sana doctrina es suficiente, ya que está completamente basada en la Escritura y el cristianismo histórico ha sabido cimentarse en ella y utilizarla para refutar cualquier enseñanza falsa. La predicación de la doctrina sana confronta y reprende el pecado y a las personas, y sobre todo a los jóvenes engolosinados con sus estilos de vida pecaminosos quienes no están dispuestos a tolerar esa clase de enseñanza. Solo quieren que alguien les calme su comezón de oír.

Viendo la misma expresión en 1 Timoteo 1:9-10. Notaremos que Pablo no sugiere que la manera de alcanzar una sociedad de ese tipo sea ablandando el mensaje ni camuflándolo con “eventos especiales” para que tales personas se sientan a gusto con su contenido. Lo cierto es todo lo contrario. Ese comezón de oír es algo abominable, y Pablo urge a Timoteo a que esté dispuesto a sufrir por causa de la verdad, y que siga predicando la Palabra fielmente. Esa es la única forma como las personas intolerantes pueden ser expuestas a la verdad, y esto es lo único que puede ablandar sus corazones.

Ahora, Pablo en el versículo 3, ¿Se está haciendo referencia al mundo o a la iglesia? Es seguro que incluye al mundo, porque las personas no regeneradas rara vez están dispuestas a tolerar la sana doctrina. No obstante, Pablo está hablando aquí de personas a quienes Timoteo predica. Esto parece referirse a las personas en la iglesia. Sugiere que vendría un tiempo cuando los cristianos de profesión en Éfeso no recibirían con agrado la enseñanza de la sana doctrina.

¿Acaso no es también esa la condición de la iglesia en nuestra sociedad actual? De hecho, es justamente lo que dan a entender “ministerios” como CLS. Toda la base de su filosofía es que las personas no quieren escuchar la verdad proclamada, solo quieren ser entretenidos y a eso hay que darle lo que ellos quieren. Las Escrituras dicen algo muy distinto. Hay miles de iglesias alrededor del mundo que no les sienta bien la Sana Doctrina porque no la quieren digerir. Y si piensas que CLS es una de ellas ¡Acertaste! Y así las personas en la iglesia quieren poseer a Dios sin tener que renunciar a estilos de vida pecaminosos y no van soportar a una persona que le diga lo que la Palabra de Dios dice realmente.

¿Qué es lo que si quieren escuchar? El pasaje dice que esas personas teniendo “comezón de oír, se amontonaran maestros conforme a sus propias concupiscencias”. Lo irónico del asunto es que van a buscarse maestros. De hecho, se amontonaran numerosos maestros siempre y cuando no enseñan la sana doctrina. Van a escoger a todos los maestros que les digan los que ellos desean oír.

Es lamentable que abunden los predicadores con mensajes diseñados para satisfacer el comezón de oír y están disponibles en todas partes. Este apetito de predicación para la comezón de oír tiene un fin terrible. El versículo 4 dice que estas personas en últimas “apartaran de la verdad el oído y se volverán a las fabulas”. Se convertirán en victimas de su propia negación a escuchar la verdad. La frase apartaran esta en voz activa porque las personas optan por actuar así de manera voluntaria., en cambio “se volverán a las fabulas” está en la voz pasiva porque describe lo que les sucede. Tras apartarse de la verdad se hacen victimas del engaño. Tan pronto se apartan de la verdad, se convierten en peones del diablo. La ausencia de luz es tinieblas.

Esto sucede hoy mismo en iglesias como CLS, porque ha perdido su tolerancia hacia la predicación que confronta al pecado. Ahora la iglesia coquetea (y a todas luces se ha hundido) en las falsas doctrinas. Los cristianos buscan con desespero nuevas “revelaciones” ajenas o “más profundas” a la Biblia en forma de “palabras proféticas, sueños y visiones”. Los predicadores niegan o ignoran la realidad del Infierno. El evangelio moderno promete un “cielo en la tierra”. Se hace mención de una santidad superficial que es imposible acoplar con la mundanalidad presente en el no regenerado. Las iglesias ignoran las enseñanzas sobre la cruz, el arrepentimiento, los juicios venideros, cualquier clase de tema escatológico (enseñanzas sobre las últimas cosas)  que pueda incomodar al oyente y otros temas más. Y así el intermediario humano ha tomado precedencia sobre el mensaje divino. Esto es evidencia de un debilitamiento doctrinal serio. Si no te arrepientes y vuelves al sendero que asciende cuesta arriba (como diría Spurgeon), o como el mismo Dios a través del profeta Jeremías nos insta a “preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma“(Jer.6:16) estos errores te causaran males eternos irremediables.

Miremos otra vez la frase clave en el versículo 3: “teniendo comezón de oír”. ¿Por qué no están siquiera dispuestos a tolerar la sana doctrina? ¿Por qué se amontonan para si maestros de mentira? ¿Por qué se apartan de la verdad? Porque en lo profundo de su ser lo único que apetecen es saciar su comezón de oír. No quieren ser confrontados. No quieren ser convencidos de pecado. Solo quieren ser entretenidos, quieren una predicación que produzca sensaciones placenteras. Quieren sentirse bien, desean que les hagan cosquillas con anécdotas, humor, psicología, principios pragmáticos, charlas para aumentar la motivación y la seguridad del futuro, pensamiento positivo, elogios, masajes para el ego, conversaciones superficiales e incontrovertibles.

Por otro lado, la verdad de Dios no fricciona de manera servil para calmar el comezón de oír, sino que conecta puñetazos a izquierda y derecha, también es como un fuego que consume lo que encuentra a su paso. Primero redarguye, reprende y convence. Luego exhorta y anima a seguir. Se debe ser cuidadoso en mantener ese equilibrio.

En Juan 6, después de que Jesús pronuncio un mensaje contundente en particular, la Biblia nos dice que “desde ese entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás y ya no andaban con él” (v.66). Al dispersarse la multitud, nuestro Señor se volvió a sus discípulos y pregunto: “¿Queréis acaso iros también vosotros?” (V.67). La respuesta de Pedro en nombre de los doce es significativa “Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna” (v.68). Esa fue la respuesta correcta y revelo a todos la diferencia entre discípulos verdaderos y meros simpatizantes: su hambre por la palabra. Jesús dijo: “Si vosotros permaneciereis en mi palabra seréis verdaderamente mis discípulos” (Jn.8:31). Las personas que buscan ser entretenidas o mantenidas, los curiosos que no se quieren comprometer, no con una supuesta “visión”, sino con Cristo, y los que se limitan a ir donde va la multitud, no son discípulos verdaderos en absoluto. Los verdaderos seguidores de Cristo son los que aman la Palabra. Ellos nunca desearán que se les de una predicación hecha a medida para calmar la comezón de oír. Como seguiremos viendo en el próxima punto.


–          Alimentación de la carne

“Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error.” 2 Pedro 2:18

Es cierto que algunos jóvenes han alcanzado una “reforma moral”. Si hay algo que los predicadores parecen instar es a dejar tanto vicios como cualquier relación sexual ilícita. Pero no todo es como parece. Algo falta. O mejor dicho, algo se agrega. Porque a estos se los retiene con otras “palabras infladas y vanas.” Como diría John Knox: “bonitas frases que carecen de significado”[149]. Estas están dirigidas a fomentar los “deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida” (1Jn.2:16)

La falsa doctrina es igual de dinámica que la verdad del evangelio, pero produce resultados exactamente opuestos. Intensifica la esclavitud del pecado, multiplica la contaminación del pecado, y magnifica sus consecuencias. Los falsos maestros que permanecen en la iglesia y socavan la verdadera fe son con frecuencia extremadamente sutiles, pero nunca dejan de ser dañinos. La herejía siempre engendra cada vez más perversidad, y cuanto más se acerca una mentira al corazón del evangelio, más diabólico es el fruto que da.

Además, la maldad causada por la falsa doctrina no es un efecto ni secundario ni involuntario. El objetivo real y el resultado inevitable de la falsa doctrina es “que convierte en libertinaje la gracia de nuestro Dios” (Judas.1:4). De acuerdo con Judas, en la combinación de los motivos malvados detrás de toda herejía, siempre se descubre un apetito por las cosas malvadas de la carne. La pasión conducida por cada falso maestro es su lujuria (vv.18-19). Puede ser el ansia por los placer carnales (v.7), la avaricia por el dinero y las cosas materiales (v.11) o un anhelo rebelde de tener reconocimiento y poder (v.11). Muchas veces son todas las cosas mencionadas. Miremos y discernamos de cerca a cualquier predicador falso y veremos la corrupción causada por estos males en nada menos que en sus enseñanzas. (Mt.7:15-20)

Las palabras de Judas se acoplan perfectamente a las del apóstol Pedro. Él dice que “seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error.” Esto es, seducir a las personas prometiendo una indulgencia sin frenos en toda forma de concupiscencia. Y no precisamente relaciones sexuales o vicios. Sino también lujurias como el orgullo, el deseo de riquezas, la incitación a ser alguien o a ser más que los demás, promoción personal y poder. Enseñan que como muchas de estas cosas nos han sido dadas por Dios, no deberían ser refrenados, Hacer esto traería graves perturbaciones en el auto estima y en la personalidad.

Y lo peor de todo es que sus víctimas son aquellos quienes “habían huido de los que viven en error”. Estas son personas in conversas que se habían entregado antes a los placeres pecaminosos, pero momentáneamente han cambiado de forma de pensar. Han decidido una reforma, “cambiar”, pasar una nueva hoja. Y comienzan, siendo invitados por algún otro engañado a las iglesias de estos falsos maestros. Pero en vez de entrar a una iglesia bíblica, vagan en una “visión” donde solo hay falsos pastores, falsos hermanos, y falsas doctrinas. Donde los mismos líderes están atrapados en el engaño. (v.19) En lugar de oír el evangelio de la salvación conforme a la sana doctrina, oyen que ciertas cosas son toleradas y se alienta a la permisividad. Todo esto le viene como sorpresa. Siempre habían pensado que esas cosas eran malas, que eran pecado. Pero se entera que esta iglesia alienta a su propio yo, y a sus propios deseos, sueños y propósitos personales.

Pedro continúa: “Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero… Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.” (2 Pedro 2:20,22)

Nuevamente, estas personas se habían reformado, habían dejado algún que otro vicio, tal vez abandonaron ciertas prácticas sexuales pero no habían nacido de nuevo. Por culpa del conocimiento parcial del Señor y salvador Jesucristo. Esto es, en una iglesia donde no se predicaba la verdad sino que estaba atestada de falsas doctrinas, ya que entregar un mensaje a medias es peor que no entregar nada. Ahora estos, parece ser que tenían ciertos principios cristianos, y habían comenzado una limpieza moral. Pero al caer bajo la influencia de falsos maestros quienes los alentaban con otras de sus concupiscencias. Se involucraban con los mismos u otros pecados de los que habían quedado temporalmente liberados. De hecho, se hunden más abajo que antes, porque ahora el engaño religioso los sucumbe en las tinieblas y definitivamente “su postrer viene a ser peor que el primero”.

Estas personas ilustran lo que aquel proverbio tan verdaderamente tocante al perro que vuelve a su inmundo vómito (Pr.26:11). Y tocante a la puerca lavada que vuelve a revolcarse en cieno. (v.22). Como diría Charles Spurgeon “Las ovejas pueden caer en el lodo; los cerdos se revuelcan en él”.[150] Bajo la ley de Moisés, esos dos son animales inmundos (perros y cerdos). No hay sugerencia alguna en el proverbio de que hubiesen experimentado un cambio de naturaleza. Eran inmundos antes de ser liberados parcialmente del vómito y del cieno, y seguían siendo inmundos al volver a ellos. No había ningún deseo de adorar en espíritu y en verdad. (Jn.4:23) Solo querían aplicar al cristianismo a sus actividades carnales y proyectos mundanos.

Así sucede con las personas de las que escribe Pedro. Habían alcanzado una reforma moral, pero nunca habían recibido una nueva naturaleza. En el lenguaje de Mateo 12:43-45, su casa estaba vacía, barrida y ordenada, pero nunca habían invitado genuinamente al salvador a morar en ella. Nunca se habían arrepentido. El espíritu inmundo que había sido echado momentáneamente fue y encontró siete espíritus peores que él para ocupar la casa vacía. Y el último estado de aquella casa fue peor que su condición inicial.

La reforma por sí misma no es solo insuficiente, sino que es realmente peligrosa, porque puede adormecer a la persona en una falsa seguridad. El hombre puede recibir la nueva naturaleza solo al nacer de nuevo. Nace de nuevo por medio del arrepentimiento para con Dios y la fe en Jesucristo. (Ver 7.Evangelizacion)   

Como se vio arriba en Palaba de Fe. El mensaje en CLS está centrado en el hombre para exaltarlo a este. Tengamos muy presente que la Biblia no exalta al creyente, exalta a Cristo, el único Hombre digno de ser exaltado. Una gran enfermedad se ha desarrollado en la Cristiandad evangélica contemporánea, y absorbido más que nada a la juventud, los mensajes se han construido alrededor de los deseos del yo y del ego. El énfasis en la auto imagen, auto estima, y auto dignidad no es nada más que mundanalidad humanista. El egoísmo a pervertido el evangelicalismo de una perspectiva Cristocéntrica a una antropocéntrica. La salvación es ahora vista desde el punto de vista: ¿Que puede hacer por nosotros? Eso es un error horrorizante.

La gran verdad es que la Biblia muestra a los jóvenes cristianos en este mundo como los que más padecen por amor a Dios. José, el patriarca con él que Dios tenia propósitos para llevar a cabo su plan profético con Israel. Desde los 17 años aproximadamente, fue odiado por sus hermanos, tirado a una cisterna, vendido a extranjeros, sufrió la persecución a través de una mujer que lo quiso tentar a tener relaciones sexuales con ella, siendo inocente fue puesto en la cárcel, en un principio olvidado por sus compañeros de celda. Y así durante 13 años hasta llegar a ser segundo de Faraón. Igual David, en ningún momento de su juventud gasto su vida en placeres mundanos, es más se lo ve peleando absolutamente solo en el campo contra leones y osos por una oveja, despreciado y tenido en poco por su familia hasta el punto que nadie se acordó de él cuando Samuel llego a su casa para ungir al rey. Y recién luego de ese acontecimiento ¡13 años después! Se cumplió su llegada al reino, tras sufrir una persecución implacable de Saúl sobre su vida.

Y en el NT, se ve al joven Esteban. El primer mártir de la Iglesia. Las escrituras nos dicen que Esteban estaba “lleno del Espíritu Santo” (Hechos 7:55). Sin embargo luego de su discurso de defensa ante el sanedrín, los fariseos lo apedrearon de una manera cruel y despiadada. Y así con su sangre confirmo el testimonio de los mártires, confirmo el avance de la Iglesia primitiva. Y Confirmo cuál sería el modelo de la juventud, seria de sangre derramada, seria de martirio (Ver 7.evangelización). El primer mártir no fue un apóstol, no fue un profeta, no fue un anciano. Fue un joven.

¿Qué distinto al mensaje de hoy, no es así? Los jóvenes de CLS se encierran en su “visión”. Y lamentablemente caen presas del engaño de las falsas doctrinas. Creyendo equivocadamente que lo que le enseñan en su iglesia es verdad. Cuando esto no es así.

Pablo le escribe al joven pastor Timoteo “Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste, en la fe y amor que es en Cristo Jesús.” (2T.2:13) (Ver Tito 2:1) “Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.” (1Ti.4:16) “Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio.” (2Ti.4:3-5)

Timoteo se encontró con pruebas severas al recibir la tarea de dirigir la iglesia en Éfeso para sacarla del pecado y el error. Lucho con el temor y la debilidad humana. Es evidente que hasta se vio tentado a suavizar su predicación ante la amenaza de persecución. En ocasiones pareció sentir vergüenza del evangelio. Pablo tuvo que recordarle que se mantuviera firme en la fe con denuedo, aun si ello significaba sufrimiento.

Pablo en la misma carta le dice: “Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.”(2 Timoteo 2:22) Las palabras del apóstol van más allá de los deseos sexuales ilícitos, abarcan también lujurias como el orgullo, el deseo de riquezas, poder y promoción personal. En otras palabras Pablo dice “Timoteo no seas común, no tengas la postura, el padrón cultural y social de la juventud mundana, no busques lo que ellos buscan ¡huye, corre de estos deseos! Tu eres diferente, tú tienes un llamado.”

Notemos que Pablo no dijo algo a Timoteo sobre las posibles reacciones de las personas. No le dio instrucciones de cuanta cantidad de dinero debía manejar para ejercer una considerable influencia en la sociedad. No le incentivo para que buscara la manera de acoplar el mensaje a la juventud moderna. Ni que se lance a “dominar el mundo” Ni siquiera sugirió que el mundo lo tuviera que admirar, estimar, o siquiera aceptar a Timoteo. De hecho, Pablo no dijo una sola palabra acerca de tener prestigio externo ni en el ministerio ni en la vida secular porque su foco de atención era el compromiso, no el éxito.

Cualquiera que conoce las Escrituras sabrá qué criterios externos tales como propiedades, números, dinero o acogida del mundo, nunca han sido la medida bíblica del “éxito”. En cambio fidelidad, piedad y compromiso espiritual son las virtudes estimadas por Dios, y tales cualidades deberían ser los bloques básicos para construir cualquier estilo de vida arraigado en la Palabra de Dios. En las Escrituras el éxito externo nunca es una meta valida. Pablo no estaba contando a Timoteo la manera de ser “exitoso”, sino que le estaba animando a seguir y procurar la norma divina.

El éxito real no consiste en obtener resultados a cualquier costo. No es prosperidad, poseer cosas, poder, preeminencia, popularidad, ser reconocido o cualquier otra noción mundana de éxito. El éxito real es hacer la voluntad de Dios sin importar las consecuencias. Y a lo mismo llama hoy Dios a la juventud. Deja ya de buscar mensajes que agradan a tu carne, que se encuentran cortados al gusto del consumidor, que solo producen en ti la tendencia a pensar, actuar como el mundo y buscar lo ellos buscan (Jn.15:19). Y lo peor de todo, la promoción dentro de tu iglesia de herejías destructoras (2P.2:1-3) que amenazan con condenarte para siempre. (2Ts.2:11-12) ¡Huye de las pasiones de tu juventud!  ¡Y huye de esas falsas doctrinas!


–          Importancia en deseos y sueños personales (Lejos de la voluntad de Dios)

“No obstante, de la misma manera también estos soñadores mancillan la carne…” Judas 1:8

“La Biblia dice que Dios quiere que cumplas tus sueños”[151] Dicho por Sebastián Crudo. Desde hace un tiempo a esta parte, es exagerado el énfasis en el medio eclesial, sobre todo en el carismático, G12, movimiento apostólico y profético, Palabra de Fe, etc. Apuntando principalmente a la juventud, donde se está haciendo énfasis acerca de los “sueños” y “soñar sueños”, y que Dios “te concederá tus sueños”, y que “visualices y tus sueños se cumplirán”. ¿Pero esto es realmente así?

Hoy en día muchos cristianos sinceros están creyendo cosas que no son de fe, sino de fantasía, pero ni se atreven a planteárselo, por temor a fallarle a Dios. Sin embargo Pablo dijo que se escudriñen las Escrituras para ver si lo que se dice es así (Hechos 17:11).

Este asunto, que está haciendo mucho daño a muchos cristianos – sobre todo a jóvenes y adolescentes – que aunque algunos verdaderos hijos de Dios, han recibido por herencia el más que reprobable regalo de la búsqueda de la felicidad de esta sociedad hedonista inmersa en el llamado “estado del bienestar”, consumista y adoradora del placer, y en el medio “cristiano”, además, envuelto en el papel de la “fe”.

Veamos lo que dice Sebastián Crudo: “No compartas cosas imposibles con los que no creen que con Dios TODO es posible… Cuando necesites apoyo, necesitas rodearte de gente de fe. Pueden robarte el sueño de tu corazón. No compartas tus sueños con los que no sueñan. Júntate con aquellos que creen y practican la fe. Es mejor soñar; es mejor creer.”[152]

Todo verdadero cristiano cree realmente que con Dios todo es posible. No es el asunto en cuestión. El problema de Sebastián Crudo aquí es la mezcla una y otra vez de la fe con los sueños de un  individuo. Él además insta a juntarse con los que creen y tienen fe, nuevamente mezclando los conceptos de fe y sueños humanos.

Debemos entender que la fe no es humana; es divina. El soñar (como expresión del deseo de uno), es humano. Cuando en este sentido mezclamos lo divino con lo humano, mezclamos lo divino con lo profano. Lo profano, porque surge de la misma naturaleza del hombre que es caída, y por tanto, nada que provenga del hombre en sí podrá agradar a Dios: “Sacrificio y ofrenda no te agrada…” (Sal.40:6). La iniciativa sólo humana no puede hacer la voluntad de Dios, por muy bien intencionada que sea. El deseo o sueño solamente humano no puede hacer la voluntad de Dios.

Concretamente la Biblia no habla de “sueños” sino de deseos. Por ejemplo “deseos de la carne, deseos de los ojos, vanagloria de la vida”. (1Jn.2:16) Y casi siempre son relacionados con la naturaleza caída del ser humano, y estos por lo tanto no formando parte de la voluntad de Dios.

A esto, la fe es la expresión de la verdadera voluntad de Dios, muchas veces contraria al deseo del hombre. Un ejemplo incuestionable de ello, lo tenemos en la vida del mismo Señor Jesucristo, cuando en el huerto de Getsemaní, orando al Padre le pidió que le librara de la copa de la ira que él iba a beber (la cruz).

En este ejemplo vemos como la fe – como expresión de la voluntad de Dios- prevaleció ante el muy lógico y humano deseo de Cristo Hombre de ser librado de ese mal. Vemos también que la fe fue activada – no por el deseo, o el soñarsino por la obediencia. Jesús a la postre dijo: “Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba, hágase Tu voluntad” (Mt.26: 42) El deseo – muy humano por cierto – de no ir a la cruz por parte de nuestro Señor, evidentemente no era fe. Vemos aquí que la fe se opuso al deseo y al sueño de bienestar de un hombre; en este caso, del único hombre que por ser justo en sí mismo podía dar su vida por los demás (1P.3:18)

Vemos por tanto, que el morir a uno mismo, es diametralmente opuesto al sentido humano del “conquistar sueños”, de ser paladines de nuestra propia, y a todas luces egoísta felicidad, aun y cuando lo camuflamos de “conquista para Cristo”. Pablo dice en Gálatas 5:16-17, 24 “Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Por tanto, ¡Cuántas veces nuestros deseos (sueños) deberán morir ante la verdadera fe, como expresión de la voluntad de Dios, si es que queremos realmente vivir en obediencia a Él!

Alfredo Dimiro una oportunidad en un contexto similar dijo: “La muerte no puede ocurrir donde hay propósitos… Los propósitos que hay en el corazón del hombre son los de Dios”[153]

Hay inexactitudes y aberraciones en una declaración como esta. Es necesario resaltar la irresponsabilidad de Dimiro cuando dijo esto, ya que fue en una reunión donde estaba lleno de jóvenes presentes en el auditorio. Primeramente la muerte ocurrirá cuando Dios lo disponga. Dentro de los propósitos de Dios puede ser que alguien parta de esta tierra al tiempo que Él lo determine, ya sea niño, joven, adulto o anciano, y aunque dicha persona tuviese sus propios propósitos, deseos, sueños o no. Y segundo Los propósitos, como según Dimiro dice que hay en el corazón del hombre, generalmente no son de Dios.

Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?” Jeremías 17:9 (Véase Marcos 7:21-23)

Estos son propósitos, deseos, sueños mentirosos. La palabra engañoso en Hebreo es acób el cual significa torcido. La palabra perverso es anásh y este significa incurable. Esto es lo que mayoritariamente abunda en el corazón del hombre y estos son guiados por su naturaleza caída. Por eso la misma Biblia nos insta a guardar nuestro corazón por sobre todo (Prov.4:23). Lamentablemente todos esos creyentes que siguen esta corriente, ya no buscan el hacer la voluntad del único Dios, sino la suya, buscando el cumplimiento y “conquista” de sus sueños o deseos. Ya no es la voluntad de Dios lo que prima, sino la suya (de ellos) en definitiva. La persona que quiere satisfacer sus propios deseos torcidos, perversos y a su propia voluntad debe rechazar la autoridad y el señorio de Cristo.

Pero no nos engañemos. Dios no va a conceder los sueños de nadie, sino son propuestas de Su voluntad. Dios no es ningún “genio de la lámpara” para conceder los deseos personales de nadie. Dios quiere que le pidamos para que nos de, pero siempre será lo pertinente a Su voluntad, y en Su tiempo.

El enseñar que invariablemente los sueños de uno se van a cumplir, o que Dios desea cumplirlos es una manera de atar al creyente a su propia carne; es una invitación al egocentrismo. Es también una manera de desviarle de los planes del Señor para su vida, y de descentrarle en cuanto a la expectativa de la venida del Señor. Si uno anda ciego tras sus deseos, no espera la venida del Señor, sólo el cumplimiento de sus deseos.

Así mismo hay deseos correctos. Centrados en la voluntad de Dios. Los cuales se concentran en exaltar a Cristo. Pero no a través de algún medio que al mismo tiempo sea desagradable ante él. Ya sea generales: Extensión, proclamación del evangelio. Salvación y discipulado genuinos. Santificación, etc.

Los particulares: Generalmente se los conoce como “llamados” la persona que realmente ha sido llamado (no necesariamente al ministerio) sino también a algún emprendimiento específico, lo sabe. Y buscara la dirección soberana de Dios para actuar cuando sea el tiempo correcto.

No nos preocupemos, porque los deseos de nuestro corazón (los que sean de Dios), se cumplirán en Su tiempo como cosa añadida, porque Él es bueno y muy misericordioso: “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan” (Hebreos 11:6) “Deléitate asimismo en Jehová, y Él te concederá las peticiones de tu corazón” (Salmo 37:4) Nótese que es Jehová quien nos concede las peticiones nuestras; no lo conseguimos nosotros “conquistando los sueños.”

Es necesario ante todo que busquemos en verdadera fe el cumplimiento de Su voluntad, como cosa primera en nuestra vida. Recordemos:

“Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará” Mateo 16:25

 


05)  Servicio

“Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos.” Romanos 16:18

La juventud es la más difícil de dirigir. Pero al mismo tiempo es la más fácil en influenciar. Son propensos a dejarse llevar por viento de doctrina (Ef.4:14). Tanto ellos como los mayores son al mismo tiempo severamente trastornados por las demandas del servicio. Este no les deja discernir en el lugar donde están parados. Es más, de una manera sectaria el mismo Juan Crudo insta a todos sus sometidos bajo su “cobertura” a no escuchar nada de quienes “hablan en contra de lo apostólico, la prosperidad, la palabra de fe, las formas de alabanza, la adoración, la oración.”[154]

Crudo sabe bien que el predica mentiras. Y sabe que las personas al mismo momento que se animan a dar un paso fuera de la “visión” pueden ser advertidas y ser rescatarlas por Cristo de ese lugar.

Una de las maneras de mantener a las personas entretenidas y creyendo que están sirviendo verdaderamente a Dios es sin duda, a través del servicio. Esto abarca, no solo la función de ujier, acomodando personas en las bancas o pasando las canastas de la ofrenda. Sino también invitándolos a ingresar en actividades paralelas como la escuela de arte, la escuela de medios, BROTES a los jóvenes y a los mayores en el “centro de entrenamiento.”

Además, tanto los jóvenes como los adultos en CLS entre el servicio, la música, y el “centro” sumado las predicaciones que se conforman a su naturaleza no regenerada, se los mantienen en un estado de continuo entretenimiento y distracción que no los deja discernir lo que está pasando a su alrededor. Lamentablemente creen que sirven a Dios, pero a lo único que están sirviendo es a al vientre y a los bolsillos de los predicadores. (Fil.3:17-19; Rom.16:17-18)

Claramente aquí se inmiscuyen aquellos que están más comprometidos con la supuesta “visión” de CLS. Y son los que de una manera se los tiene más controlados y son fácilmente manejados para luego así mismo ser contaminados con la falsedad doctrinal de este lugar.

Algunas personas comienzan a incrementar la frecuencia de asistencia a la iglesia al punto de estar de lunes a lunes (del trabajo a la iglesia, de la iglesia a la casa o del colegio, a  la casa y de la casa a  la iglesia) generando un círculo adonde la iglesia pasa a ser el centro absoluto de su vida. Debido a la gran cantidad de tiempo que la persona pasa en la institución se crean lazos y trampas donde dicha persona se va hundiendo más y más en las tinieblas del error. Personalmente he llegado a ir ¡6 veces a la semana!

Asimismo en los casos más graves, dentro de estos lugares como CLS, cuando alguien consigue ocupar un cargo, o título de “líder” en dicha institución. En su gran mayoría estas personas son menospreciadas dentro de sus hogares, colegio, trabajo, etc. (Afuera de la institución son uno más, casi un cero a la izquierda), pero ocupando un cargo y un titulo la persona se siente importante y respetada dentro de la “visión”, al menos adentro de este lugar las personas la respetan por el cargo que ocupa. Estos aman más la gloria de los hombres que la gloria de Dios. (Jn.12:43; Gá.1:10) Y están dispuestos a morir por su “apóstol”.

Pero sea cual sea el caso. La verdad es lo que te puedo decir por experiencia: Ningún verdadero hijo de Dios puede estar en un lugar adonde se sabe que lo que se enseña es una mentira. No se puede estar en un lugar en donde no se honra a Dios, sino que se hace un comercio con la fe. No podes gastar tu tiempo y energía donde lo único que hacen contigo es usarte para sus malvados propósitos. No se puede estar en un lugar en donde no es cuestión de “errores de hombres”, sino de falsa doctrina. (Ver 01, 02, 03, 04) Y en fin, no podes estar expuesto a la influencia satánica.

La palabra de Dios es muy clara:

“…hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales.” 1 Timoteo 6:5. No es un consejo, no es una opción, es un mandamiento: “apártate de los tales”. 2 Timoteo 2:10 dice: “Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.” Nuevamente es un mandamiento: Apártate, vete, huye de allí por tu vida.

“Entonces os volveréis, y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.” Malaquías 3:18


–          “Conexión y transmisión” de la “visión”

“Me dijo entonces Jehová: Falsamente profetizan los profetas en mi nombre; no los envié, ni les mandé, ni les hablé; visión mentirosa, adivinación, vanidad y engaño de su corazón os profetizan.” Jeremías 14:14

“Estamos en una visión” Se decía constantemente dentro de CLS. En cuanto al término “visión”. No es que este sea anti bíblico, pero es a todas luces inapropiado el uso que se le da hoy en día. Esto es, debido al tremendo abuso que se ha hecho y se hace del vocablo “visión” mayormente en el carismatimismo. Visión es sinónimo de dirección y/o guía. Toda iglesia Sana tiene una visión bíblica para encarar hacia lo que nos depara hasta que el Señor vuelva por su iglesia. Pero nuevamente, hoy en día se ha manoseado este término de una manera desopilante y hasta absurda. Con el fin posterior de inventar cualquier series de enseñanzas sobre esta misma.

Cada vez que alguien decía “estamos en una visión” era como si se estuviera diciendo “estamos en una secta”. Sin embargo, una de las características de las sectas no cristianas es el uso de palabras comunes con redefiniciones nuevas de dichos términos. Por ejemplo, hoy todo es una “visión” y lo peor ocurre cuando esa supuesta visión está envuelta por falsas doctrinas, como el caso de CLS y las iglesias que explotan en demasía este término dándole diferentes significados al mismo. ¿Por qué digo esto? Porque en este tipo de iglesias va mucho más allá de ser un simple concepto, y pasa principalmente a convertirse en el formato en el cual una iglesia se organiza, proyecta y traza sus parámetros doctrinales, todo esto conforme a la “revelación” (Ver Revelaciones doctrinales) especial dada a un apóstol o profeta. Estas “revelaciones” incluyen generalmente en el paquete a la teología del dominio, la teología de la prosperidad y la Palabra de Fe.

Así que, como veremos, estas “visiones” nos llevan a sujetarnos a una jerarquía imaginaria en la verdadera Iglesia de Cristo, formada por supuestos apóstoles y profetas; aquí tenemos otra vez “Reino Ahora”, es decir, “Teología del Dominio”; por demás, puro y llano catolicismo romano. El creyente pasa a ser esclavo de una supuesta “visión” y al mismo tiempo de una persona la cuál supuestamente recibió como dice Juan Crudo la “visión de Dios para su iglesia.”[155] Él también dice: “De su Padre espiritual recibe la visión de la iglesia para que usted la conozca y se abrace a ella… Lleve dentro de su corazón la visión manténgala delante de la gente y aún bajo presión. Comuníquela a la gente formando parte de ella.”[156]

En otras palabras, debemos hacer lo que ese hombre dice, porque supuestamente lo dice de parte de Dios, y luego comunicarla a los demás toda costa, pero, ¿No contradice todo esto los principios de la misma Palabra, cuando dice que no debemos confiar en el hombre, ni en la supuesta verdad que trae consigo? (Jer.17:5; Gá.1:8-9)

Jeremías se encontraba solo contra los falsos profetas. Estos también formulaban visiones de paz, prosperidad, seguridad en el futuro, etc. Pero lo único que se encontraba en el horizonte era el pronto juicio de Dios. Tanto el pueblo por escuchar la falsedad como los falsos profetas debían ser castigados. Aquellos tenían la responsabilidad de probarlos (Dt.18:21-22) y no simplemente aceptar sin cuestionamientos lo que decían, pero no lo hicieron. Estos aceptaban lo que decían, porque les agradaba el mensaje. (Jer.5:31; 23:16; 29:8; 2Co.11:4; 2Ti.4:3)

Nosotros tenemos la obligación de discernir las supuestas visiones y mensajes que nos entregan y/o escuchamos en la iglesia y rechazar a quienes predican conceptos y doctrinas falsas en nombre de Dios (Hch.17:11; Gá.1:6-9; 1Ti.6:3-5; 1Jn.4:1).

La historia de Israel revela que los profetas veraces fueron aquellos que proclamaron el juicio de Dios, no los que ignoraron el pecado del pueblo y anticipaban bienestar. Nunca sus mensajes provenían de Dios (Jer.6:14; 8:11; 14:13-14; Lm.2:14; Ez.13:10, 16; Mi.3:5). Así mismo, el NT nos dice que antes de la venida del Señor y de los juicios de Dios sobre esta tierra se dirá por doquier:Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán.” 1 Tesalonicenses 5:1-3. Como los profetas falsos que en el mundo antiguo hicieron pronósticos fraudulentos sobre un futuro radiante a pesar de la inminencia del juicio de Dios sobre el pecado, así también lo harán en días futuros justo antes de los juicios de Dios.

Alfredo Dimiro dice: “Nosotros sabemos que hay mucha Palabra de Dios en estos días, ¡Gracias a Dios por el ministerio donde estamos!, ¡Gracias a Dios por los hombres que nos visitan y nos traen Palabras!, ¡Gracias a Dios por la voz apostólica!… Creo que estamos viviendo los momentos más trascendentes, los momentos más extraordinarios, más gloriosos, más hermosos, y los momentos más poderosos”[157]

Juan Crudo: “Todavía vienen años de mucha bendición, empiece a soñar cosas lindas que vienen, deje de pensar en el pasado o en las limitaciones del presente.  Muévase con el Señor y a créale, porque los sueños de Dios se van a hacer realidad en su vida… Lo que proviene de Dios es tremendo para usted. Nosotros estamos preparados para disfrutar algo mejor, algunos suelen decir que lo bueno se termina pronto, pero lo suyo no es bueno, sino que es en sobremanera bueno y grande… Los días buenos vienen, lo dice la Biblia, pero usted y yo lo tenemos que creer.”[158] [159]

Si tengo que seguir poniendo todas las lisonjas y adulaciones, tendría que escribir otro artículo más.

“Porque en la boca de ellos no hay sinceridad; Sus entrañas son maldad, Sepulcro abierto es su garganta, Con su lengua hablan lisonjas.” Salmos 5:9

“Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos.” Romanos 16:18

“He aquí, dice Jehová, yo estoy contra los que profetizan sueños mentirosos, y los cuentan, y hacen errar a mi pueblo con sus mentiras y con sus lisonjas, y yo no los envié ni les mandé; y ningún provecho hicieron a este pueblo, dice Jehová.” Jeremías 23:32

“Que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán.” 1 Tesalonicenses 5:3

Las escrituras son claras, siempre que se levantaron profetas en el AT para decir que vendrían tiempos de “Paz, prosperidad, abundancia, seguridad, etc.”… La lista siempre es la misma. Y al mismo tiempo otros anunciando juicio, la palabra de Dios se cumplía por aquellos que daban el mensaje menos popular. Nada ha cambiado hoy. Para los últimos tiempos así será, y parece que así está sucediendo.

Continuando con esta “visión” Crudo dice: “Usted puede hacer una contribución muy significativa para el Reino de Dios. ¿Cómo? Sirviendo y asistiendo a sus líderes en el cuerpo de Cristo… Piense en esto: ¿Su líder apoya incondicionalmente la visión apostólica?[160]

¿“visión apostólica”? ¿De dónde ha sacado esto Crudo? Obviamente, él no se está refiriendo al ministerio de aquellos benditos apóstoles, ni a la doctrina apostólica, es decir, a la sana doctrina de nuestro Señor Jesucristo, sino a otra cosa. El falso movimiento apostólico y profético, es un atentado al verdadero ministerio apostólico y profético así como al sentido expresado en Efesios 2:20. (Ver movimiento y apostólico y sus puntos).

Finalizando el nuevo testamento, encontramos la plenitud de las revelaciones, o visiones dadas por Dios al hombre en cuanto enseñanza y doctrina. (2P.1:19-21; Heb.1:1-2; Jud.1:3) Pero estos traen consigo las falsas doctrinas que han surgido desde finales de la década del ´50 en adelante (Ver La apostasía). Si tu apoyas esto también, estas siendo participe de la apostasía y de sus malas obras. Tras apartarte de la verdad te haces víctima del engaño. Y tan pronto te apartas de la verdad, te conviertes en un peón del diablo. Porque la ausencia de luz es tinieblas.

Por último tomando 2 Samuel 12:26-28 según Juan Crudo él mismo dice: Este pasaje revela que Joab no quería recibir reconocimiento de la gente por lo que había logrado. No quería hacerse un nombre por sí mismo. Él quería traer honor sobre su líder y que supieran de quién dependía: Su cobertura, su padre espiritual. El ministerio de apoyo en la iglesia puede aplicar el mismo principio de lealtad, para su pastor y sus líderes. No se auto promociona.”[161]

Ese texto no está hablando de ninguna supuesta “cobertura” ni paternidad espiritual. La interpretación de Crudo es muy subjetiva, claramente para intentar defender la supuesta “lealtad” que se le debe rendir. Joab era hombre poco predecible en sus acciones, sin dudas aquí muestra su generosidad al rey David. Pero Crudo no es ningún rey ni siquiera un “apóstol”. Además Crudo muestra su soberbia, el mismo pecado de Satanás (Is.14:14), al buscar ser “honrado” que se le sea “leal” y “promocionado” su nombre. Y todas las demás personas trabajando para él.

Estas enseñanzas de supuesto servicio son muy idénticas al concepto del movimiento apostólico y profético de la “cobertura apostólica”. Esto es, en realidad un claro sometimiento (y a todas luces esclavitud) a un individuo. Así como dice Pedro:

“Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció.” 2 Pedro 2:19

Todo el que en nombre, en este caso del servicio se pone en manos de un falso maestro, en este caso de un falso apóstol. Quien es él mismo un prisionero, consecuentemente también se convierte en prisionero. La esclavitud a la corrupción, a la concupiscencia, a la falsa doctrina (2Ti.2:26) y sus posteriores consecuencias (2P.2:1-3; 2Ts.2:11-12). Es lo único que le espera a todos los seguidores de los falsos maestros. ¡Huye de ese lugar!

“Por cuanto entristecisteis con mentiras el corazón del justo, al cual yo no entristecí, y fortalecisteis las manos del impío, para que no se apartase de su mal camino, infundiéndole ánimo, por tanto, no veréis más visión vana, ni practicaréis más adivinación; y libraré mi pueblo de vuestra mano, y sabréis que yo soy Jehová.” Ezequiel 13:22-23

 


06)  Música

La verdad que la música en el Ministerio es de las más carnales que escuche en mi vida. En muchas canciones no se sabe si se está exaltando al hombre o a Dios. Algunas de las pistas son de ahí mismo. Después se tocan algunas de otros grupos y/o intérpretes las cuales se acomodan sus letras para que se conforme a la “visión”. Y en otras no hace falta acomodar nada ya que los cantantes son propulsores de falsas doctrinas, como en el caso José Luis Reyes. (La mayoría de las canciones que se tocan allí son de él)

Con el juego de luces, las máquinas de humo, y cosas por el estilo se da la sensación de un acto teatral más que de una Iglesia que adora a Dios. No estoy en contra de ese tipo de herramientas, va más allá del estilo de música, el drama que se presenta en la plataforma o la calidad del juego de luces. El centro del asunto aquí es el sensacionalismo y emocionalismo que produce en las personas dentro de allí, más aún cuando es acompañado por letras de canciones en su mayoría materialistas y terrenales que tocan la carne y acarician el oído. Si la gente no oye la verdad, la música no va a ayudar en nada. Si creías que la música no tenia influencia a causa de la apostasía, te equivocaste. Satanás el ángel musical por excelencia (Ez.28:13). Ha logrado hechizar a la iglesia con el espíritu de la música. Y el “cristianismo” de hoy gira alrededor de ello.


–          Actos teatrales más que adoración y alabanza

“Aborrecí, abominé vuestras solemnidades, y no me complaceré en vuestras asambleas. Y si me ofreciereis vuestros holocaustos y vuestras ofrendas, no los recibiré, ni miraré a las ofrendas de paz de vuestros animales engordados. Quita de mí la multitud de tus cantares, pues no escucharé las salmodias de tus instrumentos.” Amós 5:21-23

Si uno se pone a ver la fachada de CLS, sin tener previo conocimiento que es realmente. Da toda la impresión de ser un teatro. Y cuando uno se decide por ingresar allí dentro encontrará que no estaba tan equivocado. Comenzara a ver al actor principal del show saltar, girar, y sacudirse de una manera rimbombante y llamativa para cualquiera que no este muy afianzado con lo que debería ser una verdadera iglesia que se encuentra adorando y alabando al Dios todopoderoso. Músicos y coro son también participantes del acto. No tardara mucho tiempo para que las canciones comiencen a referirse e identificarse con las doctrinas principales de CLS. “Prosperidad” “Conquista” “Confesar y declarar” son el plato de palabas de casi todas las “canciones para el consumidor”. “Satanás esta debajo de tus pies” dirá al son de la música el actor principal. Sin embargo como diría un querido hermano: “Ellos dicen que Satanás esta debajo de sus pies, pero en realidad lo tienen metido dentro suyo”. Y así los oyentes en estado de éxtasis y profundamente emocionados levantan las manos, aplauden, saltan, lloran, gritan y hasta bailan. Cerca de una hora y veinte dura la “alabanza” en una reunión y general. Y cerca de 40 minutos en Trece30.

Cuando cantamos, lo que cuenta no es el ritmo, la melodía o la armonía. Lo importante es que el mensaje salga del corazón y ascienda hasta Dios en el poder del Espíritu Santo (Ef.5:19; Col.3:16). Pero los cantos, como la predicación. Deben ser doctrinalmente sanos, uniformemente reverentes y espiritualmente edificantes. Todo esto falla en CLS. Porque es fácil, donde hay falsas doctrinas y personas engañadas por esas mismas, es imposible que salga una verdadera adoración reverente hacia Dios. Recuerda: “el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos.” Mateo 7:17-18

67765_134130643306042_3821890_n

¿Adoración y alabanza?

Aunque se cante y toque con gran habilidad musical, y sin embargo no se haga llegar el mensaje a los corazones de los oyentes, y así mismo se entusiasme emocionalmente a la gente con cantos superficialmente llamativos pero insustanciales, frívolos y totalmente indignos del Señor al que amamos. Todo ello se convertirá en un mero entretenimiento. Y Entretener en vez de edificar, es destructivo. Porque así es como el mundo utiliza la música para complacer sus sentidos y emociones naturales caídos.

En los tiempos del profeta Amós. Dios había prometido que, si los israelitas le honraban con su vida, Él se complacería, recibiría y miraría los sacrificios de Israel y escucharía sus palabras. Al declarar que Él ya no aceptaría los sacrificios de Israel ni escucharía sus cánticos, Dios estaba rechazando la adoración de Israel como hipócrita, deshonesta y sin significado.

Hoy en día mucha de la “música cristiana” que se canta en la congregación está siendo objeto de crítica debido a la gran falta de contenido espiritual y el exceso abundante de contenido emocional. Claro esto se debe en gran parte, porque algunos cantantes han adoptado el introducir más de los preceptos de la música comercial secular y al mismo tiempo pervertir sus letras con las corrientes de doctrinas extrañas y diversas que ingresaron a la iglesia en los últimos tiempos. Esto ha hecho un coctel de carnalidad y sensualidad que muchos consumen sin discernir nada y al mismo tiempo se transforma en un hedor en las narices de Dios.

La música es tan vital en la vida del Creyente que es importante saber qué escuchamos, saber quién es el que con su música ministrará nuestro espíritu, asimismo conocer su testimonio, creencias y con quienes se junta. Nuestros oídos son una puerta la cual debemos mantener bien vigilada. La música es otra de las áreas en la que es más evidente la conspiración contra Cristo y su Iglesia. Satanás está haciendo grandes estragos de manera especial con la juventud y asimismo con los adultos.

La triste verdad es que hoy la música tiene más peso que la misma Biblia. En vez de ser un medio para un fin, hoy es el fin en sí mismo. Tantos cristianos invierten más tiempo y dinero en adquirir y escuchar esta “música cristiana”, haciéndose posteriormente un ídolo de sus artistas favoritos, y no en nutrir su alma y espíritu con la Palabra de Dios.

Por último todavía hay autores, cantantes cristianos consagrados, que no se han dejado llevar por la fama, el YO, el marketing, falsas doctrinas o el dinero. Y siguen siendo fieles a la verdadera alabanza y adoración. Pero este no es el caso de la música en CLS. Hasta allí también la apostasía alcanza su veneno haciendo estragos y produciendo un declieve grave que se nota nada menos que en sus letras, como veras en los otros dos puntos.


–          Retoques en la letra de las canciones

A simple vista, puede parecer insignificativo. Pero la verdad es que como los ministros en CLS harán lo posible para torcer la Escritura, así encajan sus enseñanzas dentro de la “visión”. Poco les importara hacer o pedir que los “lideres” de la música hagan lo mismo cambiando las letras de las canciones para que se acoplen con lo que se predica allí. Veremos solo dos ejemplos de canciones compuestas por la banda australiana Hillsong United que se tocan (o se trastocan) en CLS.

Desde mi interior

Canción original Canción en CLS
A veces te fallé, mas tú fuiste fiel,
Tu gracia me levantó, me basta tu amor,
Dios eterno, tu luz por siempre brillará
Y tu gloria, incomparable sin final.
Señor, tu voluntad permanecerá,
En ti me quiero perder en adoración, En tu palabra andaré me bendecirás,
Dios eterno, tu luz por siempre brillará
Y tu gloria, incomparable sin final.
De mi corazón te doy el control,
Consume todo mi interior, Dios.
Justicia y amor me abrazan, Señor,
Te amo desde mi interior. Yo vivo por tu bendición
Dios eterno, tu luz por siempre brillará,
Y tu gloria, incomparable sin final.
El clamor de mi ser es contigo estar Todo el mundo sabrá de tu salvación
Desde mi interior mi alma clamará. En mis manos está, lo recibirás.

Vengo a adorarte

 

Canción original Canción CLS
OH luz del mundo, bajaste a la obscuridad Oh luz del mundo, bajaste con autoridad
mis ojos abriste, pude ver
belleza que causa que mi ser te adore, esperanza de vida en ti
Vengo a adorarte, vengo a postrarme Vengo a adorarte, vengo a exaltarte
vengo a decir que eres mi Dios
eres simplemente bello ,simplemente digno tan maravilloso para mi
oh Rey eterno, tan alto y exaltado
glorioso en el cielo eres tu
al mundo que hiciste, humilde viniste al mundo que hiciste, bendición trajiste
pobre te hiciste por amor grande y victorioso eres tú
Nunca, sabré cuanto costo, ver mi pecado en la cruz


–          Canciones a la carne

No solo están trastocadas las canciones de otros intérpretes y a otros no hace falta trastocarlo porque son cantantes que cantan conforma a las falsas doctrinas, como José Luis Reyes. Sino que también dentro del ministerio existen las canciones propias. Realmente debo decir que particularmente esta que pongo aquí abajo es muy pegadiza a la carne, pero su letra está completamente contaminada. Casi cada estribillo es un concepto de las falsas doctrinas que se predican en CLS. Sin dudas esta canción es la que mejor identifica al ministerio. Y la que más expone la corrupción doctrinal. Veámosla de cerca.

“Trayendo los cielos a la tierra”

Canción CLS

Falsa Doctrina

Este es mi año de victoria
Este es mi año de tener Teología de la prosperidad
Todo lo que siempre he declarado Palabra de Fe
Sera realizado por mi fe Palabra de Fe
Levántate a confesar Palabra de Fe
Levántate a poseer Teología del dominio
Levántate que libre estas
Prepárate a conquistar Teología del dominio
Estoy trayendo los cielos a la tierra Teología del dominio
Estoy trayendo su gloria y su poder Teología del dominio
Estoy creyendo que es tiempo de cosecha Teología de la prosperidad
Estoy creyendo que voy a poseer Teología del dominio

 


07)  Evangelización

“El evangelio tradicional embrutece a la gente”[162] Según Alfredo Dimiro. Entonces el mensaje que se presenta debe ser este: ¡Dios tiene un plan maravilloso para tu vida! ¿Queres ser feliz? Ven a Cristo ¿Queres ser prospero? Ven a Cristo. ¿Queres que se solucionen tus problemas? Ven a Cristo. ¿Queres tener una vida saludable y una familia unida? Ven a Cristo. ¿Queres cumplir tu propósito en la vida? Ven a Cristo… ¿Esto es evangelizar al pecador? ¿Qué Cristo tiene CLS? ¿Que mensaje presenta? ¿Qué es el evangelio? ¿Qué significa creer en Jesús como Señor? ¿Cómo se que soy salvo? ¿Qué debo hacer si en mi iglesia se predica otro evangelio?

“¡Ay de vosotros…hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros.” Mateo 23:15

Este punto duele mucho, porque también me toca de cerca. Desde el momento en el cual me entere que había un “ministerio de evangelización” dentro de la Iglesia busque rápidamente al “líder” para anotarme y estar presente siempre que me necesitaran en cuanto a la evangelización. Allí dentro se conoce como “embajadores del reino.”

No paso mucho tiempo para que organizaran una salida para evangelizar por la zona de Capital Federal. Algunas veces luego de la reunión de trece 30. Pero en general casi siempre después del culto de la mañana, se comía algo en subsuelo, se oraba rápidamente y nos íbamos en un grupo considerable casi siempre a zonas como Palermo, Puerto Madero o Recoleta (Cabe destacar, las zonas con más alto poder adquisitivo de Capital Federal). Pero, el asunto es ¿Qué decíamos una vez que nos encontrábamos con los pecadores? ¿Qué nos enseñaban en las reuniones? ¿Qué evangelio presentábamos conforme a ello?

304908_10151095555274869_4091735_n

En esta camioneta nos dirigiamos a supuestamente “Evangelizar”


–          Superficialidad vs La dura Verdad

“Más si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.” Gálatas 1:8-9

CLS predica un evangelio que lamentablemente no puede salvar a nadie. Por el mensaje con el que se presenta abordando al pecador perdido y muerto en sus delitos y pecados. Han reemplazado la gloria de Dios por la satisfacción del hombre. Si uno modifica el mensaje para hacer más atractivo el cristianismo, lo que se obtiene no es cristianismo. Y entregar medio mensaje es casi peor que no entregar nada. Recuerdo perfectamente las palabras de uno de los “lideres” de allí antes de orar, momentos antes de salir.

Decía: “Nosotros tenemos el verdadero evangelio, no vamos a la gente con juicio sino con fe”

Un gran error, CLS no tiene el evangelio. Como expuse en Palabra de Fe en CLS hay otro concepto de lo que es la fe y la misma es anti bíblica. Además a través del Nuevo Testamento el Juicio también es parte del evangelio igual que la fe. Y si vos quitas uno de los dos ya no predicas ningún evangelio. Un evangelio diluido no es evangelio. Uno no puede comprender completamente el significado de la salvación amenos que también entienda de qué somos salvos. Somos salvos de la consecuencia de nuestros pecados, que es el infierno. Es un desafortunado comentario, pero ahora vivimos un tiempo donde el mensaje de Jesucristo se está perdiendo en las iglesias. Reemplazándolo, existe un nuevo grupo de preocupaciones que se refieren al amor de Dios, su misericordia y gracia, pero son lentas al tomar las implicaciones de su santidad, juicio e ira. Siendo tan silencioso en cuestiones muy significativas como el pecado y el juicio a venir, que gran parte del evangelismo contemporáneo está produciendo una cosecha de creyentes no-regenerados. Hoy en día la Iglesia no se llena por enseñar la verdad, sino por enseñar lo que a la gente le gusta escuchar. El tamaño de las iglesias no significan nada si están llenas de falsos convertidos.

“Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.” Lucas 13:3

En lugar de predicar la Buena Nueva de que los pecadores pueden ser justificados en Cristo y escapar de la ira que vendrá, nos hemos quedado con un “evangelio” que implica que el propósito primordial de Dios al salvarnos es el desplegar un “plan maravilloso” para nuestras vidas: resolver nuestros problemas, cumplir nuestros sueños, hacernos felices en Cristo, prosperarnos materialmente, dotarnos de una excelente salud y rescatarnos de las molestias de esta vida. El mensaje de “Dios tiene un plan maravilloso para tu vida” es fácil pero también devastador. No es cierto, no es bíblico, y es erróneo y engañoso.

Si aun queremos aferrarnos al mensaje de “Dios tiene un plan maravilloso para tu vida,” deberíamos mejor esconder el Libro de los Mártires de John Foxe[163] de los ojos de los no Cristianos. Hablando del martirio, ¿alguna vez has ponderado cómo sería estar con tu familia, todos juntos en la arena romana cuando los feroces y hambrientos leones salen corriendo? ¿Alguna vez has considerado como sería ser comido por leones? ¿Qué le darías al león a comer primero tu brazo? ¿Cuánto tiempo durarías consciente mientras se lo come? ¿Puedes imaginar los sentimientos que tendrías si hubieras conducido a tus seres queridos en la “oración del pecador” usando el gancho del “plan maravilloso”? ¿Qué le dirías a tu querida familia mientras vez sus miradas llenas de terror? ¿Cómo podrías reconciliar las palabras “maravilloso” y “felicidad” sabiendo las fauces del león los despedazarán parte por parte?

Estos son pensamientos horribles y hasta cínicos pero no son mis fantasías. Realmente multitudes de mártires han sufrido torturas indescriptibles por la causa de Cristo. No debió de haber sorprendido a la primera Iglesia cuando la persecución llegó. Jesús les había advertido que podrían tener que dar sus vidas a causa de Su nombre. Hasta dijo, “El hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo. Los hijos se rebelarán contra sus padres y harán que los maten. Por causa de mi nombre todo el mundo los odiará” (Mateo 10:21-22).

La tradición de la Iglesia nos dice el destino de varios apóstoles y evangelistas:

Felipe: Crucificado, Frigia, 54 A.D.

Mateo: Decapitado, Etiopia, 60 A.D.

Bernabé: Apedreado, Chipre, 64 A.D.

Marcos: Arrastrado hasta la muerte, Alejandría, 64 A.D.

Santiago: Golpeado hasta que murió, Jerusalén, 66 A.D.

Pablo: Decapitado, Roma, 66 A.D.

Pedro: Crucificado, Roma, 69 A. D.

Andrés: Crucificado, Acaya, 70 A.D.

Tomas: Muerto por una lanza, Calamina, 70 A.D.

Lucas: Ahorcado, Atenas, 93 A.D.

La persecución siempre ha sido parte del piadoso. De acuerdo con las Escrituras:

“Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución” (2 Timoteo 3:12) “Otros, en cambio, fueron muertos a golpes,… Otros sufrieron la prueba de burlas y azotes, e incluso de cadenas y cárceles. Fueron apedreados, aserrados por la mitad, asesinados a filo de espada. Anduvieron fugitivos de aquí para allá, cubiertos de pieles de oveja y de cabra, pasando necesidades, afligidos y maltratados. ¡El mundo no merecía gente así! Anduvieron sin rumbo por desiertos y montañas, por cuevas y cavernas.” (Hebreos 11:35-38)

Probablemente algunos argumentarán que la vida Cristiana es un plan maravilloso porque “Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman” (Romanos 8:28). De hecho esto es maravilloso. Sin importar lo que pase con nosotros como cristianos, nos regocijamos por esa promesa. Pero la promesa no garantiza que nuestras vidas serán libres de sufrimiento, pruebas y dolor.

En 1413, John Huss fue llamado a comparecer en la corte de la Iglesia Romana en Constancia. Cuando fue puesto en prisión por diecinueve meses esperó el juicio por su fe y sentenciado a muerte, sin duda el sabía que Dios dispondría de todas las cosas para su bien. Cuando fue quemado vivo y su cuerpo quedo carbonizado hecho cenizas, la maravillosa promesa de que Dios dispondría de todo para su bien en ese horrendo momento, quedó inquebrantable. Su muerte era un propósito de Dios. Estoy seguro que su muerte contribuyo a muchos otros a levantarse contra la tiranía papal. Hasta 1500 donde Martin Lutero diera el comienzo definitivo a la reforma protestante.

Si los no cristianos responden al mensaje del evangelio solo para mejorar sus vidas, van a quedar desilusionados cuando la persecución llegue y muchos se caerán de la fe que pusieron en ese otro evangelio. Al mismo tiempo los ministros tendrán que acomodar su mensaje para aquellos con comezón de oír (2Ti.4:3) con el fin de retenerlos. Por eso los mismos tienen que recurrir a las doctrinas baratas (y a todas luces falsas) de la Palabra de Fe, la Teología de la prosperidad y la Teología del dominio. Esto es porque muchos in conversos van a responder para experimentar y ver si el “plan maravilloso” es tan bueno como lo dicen. Y para así conservarlos contentos en la iglesia, se debe reemplazar la verdad con algo suave e inofensivo. Torciendo así las Escrituras (2P.3:16)

Examina el Libro de Hechos y ve si puedes encontrar alguno de los discípulos diciendo a los pecadores que Dios los amaba o que tenía un plan maravilloso para sus vidas. Si no hay precedente para esto en las Escrituras, la pregunta no es “¿Por qué no usarlo?” sino “¿Por qué si quiera considerar utilizarlo?” ¿Por qué tergiversaríamos un mensaje tan importante y especialmente en algo tan crucial como es la salvación eterna de almas?

De lo contrario, vemos a los discípulos confrontando a su audiencia y refiriéndose a ellos como criminales culpables, enemigos de Dios que desesperadamente necesitan justicia, no diciéndoles que pueden mejorar sus vidas con el plan maravilloso de Dios.

Jesús no apartó al convertido Saulo de Tarso de lo que le esperaba como Cristiano. De lo contrario, Jesús le dijo “le mostraré cuánto tendrá que padecer por mi nombre” (Hechos 9:16). El joven Esteban fue apedreado cruelmente por su fe. Santiago dijo a sus hermanos “considérense muy dichosos cuando tengan que enfrentarse con diversas pruebas” (Santiago 1:2), y murió al filo de la espada. Juan el Bautista también sintió el acero afilado de la persecución.

A través del tiempo, los cristianos han sido odiados, perseguidos, echados a los leones, degollados, y como John Huss, hasta quemados por la causa del evangelio.

Todo esto es consistente con las Escrituras que nos dicen el costo de seguir a Jesús: “Si a mí me han perseguido, también a ustedes los perseguirán” (Juan 15:20); “En este mundo afrontarán aflicciones” (Juan 16:33); “Es necesario pasar por muchas dificultades para entrar en el reino de Dios” (Hechos 14:22); y muchos otros. La promesa del evangelio nunca ha sido de mejorar la vida en la tierra. Durante nuestro corto tiempo aquí, debemos negarnos a nosotros mismos, y tomar diariamente nuestra cruz. (Lc.9:23) Y si fuera necesario abandonar nuestras posesiones, ser odiados por Su nombre, y si vivimos una vida piadosa, sufriremos de persecución (ver 2 Timoteo 3:12). Jesús advirtió a los que lo seguían que el tiempo llegaría donde la gente los mataría y pensaría que están haciendo un favor a Dios al derramar su sangre (ver Juan 16:2).

El evangelio es una promesa de justicia, no una promesa de felicidad. Queda también la pregunta de, ¿por qué no usar el hecho de que Jesús dijo que había venido para darnos la vida en abundancia (Juan 10:10) para atraer pecadores irregenerados al Salvador? Es verdad, la vida Cristiana es abundante. ¡Es la vida eterna! Considera la vida abundante de Pablo. Lee 2 Corintios 11:23-28 y ve si crees que él se aburrió de haber sido apedreado (una vez), naufragado (tres veces), golpeado (tres veces), y haber recibido latigazos (cinco veces). Su vida fue abundante. También hubo momentos en que no estaba feliz. De hecho, en un punto estaba tan desesperado que quería morir (ver 2 Corintios 1:8-9).

El apóstol Pablo les da a las mentes carnales de los Corintios una pista de la vida abundante. Les dijo que había sido condenado a muerte. Que estaba hambriento y sediento. Le faltaba ropa. Había sido golpeado y no tenia donde vivir. Había sido humillado, perseguido, calumniado y tratado como la inmundicia de la tierra. Qué camino tan terrible y poco atractivo había tenido Pablo. Si la felicidad hubiera sido la meta, uno podría pensar el poner una señal “No entre aquí.” Sin embargo, hizo lo opuesto. Les dijo a los Corintios que lo imitaran (ver 1 Corintios 4:9-16). Él consideró que los sufrimientos de esta vida no eran dignos de compararse con la vida en la eternidad (ver Romanos 8:18). Además Jesús dijo que la vida en abundancia no se refería a los bienes y posesiones que uno pudiese tener en la tierra (Ver Lucas 12:15). El verdadero tesoro que vale la pena y va mas allá de todo lo que usted y yo poseemos, es la gracia salvadora de Jesucristo.

¿Y el amor de Dios?  Si no podemos darles a los pecadores el mensaje de que Dios tiene un maravilloso plan para sus vidas, ¿cómo podemos decirles del amor de Dios? El sacrificio de Cristo fue la fuente del gozo de Pablo y por lo tanto, su fortaleza: “Jamás se me ocurra jactarme de otra cosa sino de la cruz de nuestro Señor Jesucristo” (Gálatas 6:14). Si estudias el Nuevo Testamento veras que el amor de Dios es casi siempre expresado en relación directa con la cruz: “Esto es amor…,” “De tal manera amo Dios…,” “Dios demostró Su amor…,” etc. (Ver Juan 3:16; Romanos 5:5, 6,8; Efesios 2:4,5; 5:2, 25; 1 Juan 3:16; 4:10; y Apocalipsis 1:5, entre otros.) La cruz es el enfoque del amor de Dios para el mundo.

Como Jesús, el apóstol Pablo enseñó que la vida del cristiano es negarse a sí mismo que crucifiquemos la carne, tomemos una cruz diariamente, nos neguemos a nosotros mismos y sigamos a Jesús. (Gálatas 2:20) Sin embargo, el mensaje del “plan maravilloso” con su promesa de felicidad terrenal, atrae solo el egoísmo de los oyentes. Al ofrecerles una vida sin problemas, los invitamos a amarse a ellos mimos y no a Dios, y lo pintamos a Él como un mayordomo divino. Pablo jamás ni por un momento consideró diluirlo al mensaje para hacerlo más atractivo. Él estaba dando un solo mensaje: el poder de Dios por la palabra de la cruz salva a las personas. (1Co.1:17-18, 23-24) Este es absolutamente el único mensaje que tenemos. Cualquier otro mensaje es falso y absolutamente inaceptable (Gá.1:8-9). Pero CLS, ha sustituido otro mensaje que trata de eliminar la ofensa de la cruz. El mensaje de la cruz no tiene nada que ver con las necesidades que se sienten. No se trata de que Jesús le ama a usted tanto que quiere contentarle. Se trata de rescatarlo a usted de la condenación eterna, porque esa esta sentencia que pesa sobre la cabeza de todo ser humano.

“Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto” 2 Corintios 4:3

Los que ven a la cruz como una prueba del amor de Dios nunca dudaran de su devoción,  sin importar las circunstancias. Pero aquellos que vienen a Cristo para buscar una vida mejor van a pensar que su felicidad es la evidencia del amor de Dios y, por lo tanto, cuando las pruebas vengan y su felicidad cese entonces pensarán que Dios los ha abandonado, o lo peor, pensar que Él no existe.

Esta es la verdad fundamental del cristianismo que la Biblia confirma repetida veces. Jesús dijo lo mismo de diferentes maneras. Lo dijo en la conocida historia del joven rico. En Marcos 10:17 el joven dirigente de la sinagoga se acerco corriendo a Jesús, se arrodilló ante él y le pregunto: “Maestro bueno, ¿Qué haré para heredar la vida eterna?” ¡Qué escenario para la evangelización personal! Jesús podría haberle dicho: “Eleva está oración”, o “¡Toma la decisión de aceptarme!” Pero no dijo eso. En vez de eso confronto al joven con la realidad del pecado para que se revelara si estaba convencido de su maldad y arrepentido de sus iniquidades. Jesús le mencionó varios de los Diez Mandamientos como ejemplos de la ley de Dios que el joven había quebrantado. He aquí la manera de presentar el evangelio a los pecadores. Utilizando la ley moral de Dios. Escrita en sus corazones (Ro.2:15). No me explayaré en esto por causa del espacio, pero para aprender a presentar el evangelio correctamente, de una manera que se ha utilizado bíblica e históricamente, busca en internet “El Uso De La Ley En El Evangelismo” te recomiendo los estudios del evangelista Ray Comfort. Su página es: http://www.aguasvivientes.com/ [164]

Volvamos al texto. El joven, rechazando toda idea de pecado y arrepentimiento, se jacto de haber obedecido los Diez Mandamientos toda su vida. Pensaba que era un candidato perfecto para la vida eterna, pero no recibió la respuesta que esperaba. En el versículo 21 Jesús le dijo: “Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo todo a los pobres y tendras tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz” Jesús hizo que saliera a relucir la justicia propia del hombre y luego dejo al descubierto su codicia, su amor al dinero. El décimo mandamiento (Ex.20:17). El joven dirigente quería que Jesús le enseñara como tener la vida eterna, pero Jesús le dijo que el precio era abandonar su ilusión de justificación propia y más bien reconocer que era un pecador indigno y miserable. Tenía que estar dispuesto a someterse al Señor Jesús, aun si ello significara dejar todas sus posesiones terrenales. Tal vez Jesús no lo pida, pero el requisito para la vida eterna es estar dispuesto a dejarlo todo, aún morir literalmente, si Él así lo pide.

El joven no quiso hacer ni lo uno ni lo otro, ni reconocer su pecado ni negarse a sí mismo. Como nos dice el versículo 22: “Pero él, afligido por esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones”. Prefirió aferrarse al engaño de su justicia propia, retener su dinero y sus posesiones, que tener a Jesús. No tenía interés en negarse a sí mismo, ni sacrificarse ni a someterse. Por consiguiente, era indigno de ser discípulo de Jesús y él mismo se cerró la puerta al reino de la salvación.

Abundan personas como el joven rico: engreído, confiado en sí mismo, impresionado con su propia bondad, que ve la salvación cristiana como una meta más que puede lograr mediante su desempeño, habilidad, dinero o influencia. La Biblia nos dice que así no son las cosas. La meta es la nada común disposición a reconocer entristecido el pecado y llegar a sumisión y al sacrificio. Si no estamos dispuestos a separarnos de nuestras familias, a separarnos del mundo, y a separarnos de las cosas materiales que poseemos, es porque Jesús no es tan valioso para nosotros. Nada del mundo debemos considerar más valioso como para descartar a Cristo a cambio de ello. Es todo o nada.

Hay otro ejemplo más en Lucas 9:57, donde Jesús va de camino con algunos de sus seguidores y uno de ellos le promete “Te seguiré donde quiera que vayas”. Jesús no le dijo: “Oye, que bueno. Vamos a ir al hotel Sheraton de 5 estrellas para cenar con caviar.” Lo que le dijo en el versículo 58 fue: “Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza.” Jesús no le dijo: “Sígueme y serás feliz, gozaras de salud, serás rico, prospero, cumplirás tus sueños y serás un triunfador.” Le dijo: “Simplemente quiero que sepas esto: no tengo ni siquiera un lugar donde poner la cabeza. El discipulado te va a costar todo lo que tengas. No esperes comodidad y vida fácil.”

La historia continua en el versículo 59: “Y dijo a otro: Sígueme. Él le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre.” La implicación aquí es que el padre no había muerto todavía. ¿Qué quiso decir con “déjame primero que vaya y entierre a mi padre”? ¿Se estaba refiriendo a asistir a un funeral? No. Quería decir quedarse ¡Hasta recibir la herencia! No iba a tener nada si seguía a Jesús. La misma pretensión que tienen muchos ministerios hoy con la Teología del dominio. ¡Esperar recibir la herencia hoy, la cuál que se nos ha prometido para el futuro! Con esta condición si servirán a Cristo. Pero este hombre no pudo ir muy lejos, quedo descalificado para la vida eterna y también desapareció de escena.

Jesús fijo la norma como negación propia total. En Lucas 14:26 se nos dice que una gran multitud lo seguía y que él se volvió y les dijo: “Si alguno viene a mí”, es decir, el que quiera ser un verdadero seguidor, “y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.”

¿Aborrecerse a uno mismo? ¿Aborrecer a tu propia familia? ¡Qué verdad más tremenda! ¿No era que Dios prometía una familia unida y bendecida? Mateo 10:34-39 “No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa. El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará.” Esta no es salvación por buenas obras, sino todo lo opuesto: salvación al rechazar toda esperanza de agradar a Dios por nuestras propias fuerzas.

Seguir a Jesús no es asunto que dependa de usted o de mí. Ser creyente no es cuestión de nosotros, no es cuestión de estima propia. Más bien es cuestión de estar hastiados de nuestro pecado, la muerte y el infierno, para que voluntariamente dejemos a un lado lo que sea necesario, aun sino cuesta nuestra familia, nuestro matrimonio y lo que sea que atesoramos y poseemos. Hasta nos puede costar la vida, como Jesús dijo en Lucas 9:24 y lo reafirmo en 14:27: “Y el que no lleva su cruz”, es decir, el que no está dispuesto a morir y dar su vida, “y viene en pos de mí no puede ser mi discípulo”.

No puede ser más claro que esto. Si usted trata de aferrarse a sí mismo, a su plan, a su agenda, a su propósito, a su triunfo, a su autoestima, pierde el perdón y el cielo.

En Juan 12:24 Jesús dijo: “De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.” En otras palabras Jesús dice: “Si vas a tener fruto en mí te va a costar la vida. Vas a tener que morir” El versículo 25 dice: “El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este munda, para vida eterna la guardará”. La senda que Jesús seguía era la senda de la persecución y de la muerte. Así que quiere seguir a Jesús, ¿verdad? Le va a costar absolutamente todo. El Señor tal vez no le quite la vida. A lo mejor no le quite su dinero. A lo mejor no le quita ni a su familia ni a su cónyuge. Tal vez no le quite su trabajo. Pero usted tiene que estar dispuesto a dejarlo todo, si eso es lo que Él le pide. Usted debe estar suficientemente desesperado y dispuesto a abrazarse a Cristo a cualquier precio.

Si quiere seguir a Cristo hasta el cielo, este es el mensaje: niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígalo. ¿Oye esto en mensaje contemporáneo? ¿Alguna vez oye esto en el mensaje que da algún predicador por televisión o en CLS? ¿Oye alguna vez que alguien se levanta entre la multitud y dice lo siguiente?: “Si quiere usted convertirse en creyente, ¡renuncie a la vida! Rehúse asociarse con usted mismo, rechace todas las cosas que su ego anhela, quiere y espera. Este dispuesto a morir por amor a Cristo, si es necesario, y mientras vive como un esclavo, sométase en obediencia a Jesucristo” ¡Eso parece que no vende! ¡Nadie enviaría sus siembras ni sus “pactos”! No es un brillante mercadeo.

Es un mensaje difícil de creer porque la negación de uno mismo es muy dura. Pero resulta que es la verdad.


–          Confesión de fe sin arrepentimiento

De acuerdo a muchos predicadores e iglesias como CLS, la intención de popularizar el evangelio es un hecho. Descarte todo eso de renunciar a la vida y llevar la cruz. En vez de eso, dígale a todo el mundo que Dios quiere que esté contento, que tenga éxito y buena autoestima. El único problema es que decir esas cosas le da a la gente que no sabe la ilusión de que es salva cuando no lo es.

Muchos de ellos algún día probablemente estén delante de Jesús como él lo dijo en Mateo 7:21-23:

“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.” ¿Cuánto valdrá allí una autoestima saludable?

Con tal de llenar la iglesia hoy se vende el evangelio. Todo se acomoda a los patrones culturales de la sociedad convirtiendo al evangelio, diluyéndolo al punto de que las personas solo escuchen lo que ellas quieren escuchar, lo que su naturaleza caída quiere, lo que sus patrones morales desea y al fin al cabo permitir que cualquier tipo de levadura ingrese dentro de la casa del Señor. Se llenan más las bancas, de lo que se llena el cielo.

La humanidad quiere gloria. Queremos salud. Queremos riquezas. Queremos felicidad. Queremos que satisfagan todas nuestras necesidades, que nos rasquen todas nuestras minuciosas comezones humanas. Queremos una vida sin dolor. Queremos la corona sin la cruz. Queremos la ganancia sin el dolor. Queremos que las palabras de la salvación cristiana sean fáciles…

Así es cómo piensa la gente, pero no es la instrucción que Dios nos da. Según Hebreos 2:10, el sufrimiento hizo perfecto al capitán de nuestra salvación. Así nosotros también padeceremos la cruz del sufrimiento. “Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él” (Fil.1:29)

No me estoy refiriendo a la imagen de una pobreza extrema o escases material en cualquier área. Sino lo que sufrimos primero que nada es la muerte de todas las esperanzas, todas las ambiciones, todos los deseos, todos los anhelos, todas las necesidades personales para alimentar el ego del ser humano. Porque no se trata de ti, sino de mi, dice el Señor y de sacrificarte para seguirme.

Escuchando a los predicadores del evangelio acomodadizo como en CLS es posible pensar que es fácil ser creyente. Tan solo acérquese al altar, diga unas cuantas palabritas, eleve esta oración y ¡zas!, ya está en el club. Según la Biblia así no son las cosas. Los predicadores modernos han dejado completamente de lado la doctrina del arrepentimiento, como si fuera algo no enseñado en las Escrituras ni por Jesús ni por los apóstoles. Pero si se toman de “el plan maravilloso” como si fuera bíblico.

Se puede decir que El arrepentimiento y la fe son “dos lados de la misma moneda.” El Libro de Los Hechos parece enfocarse especialmente en el arrepentimiento con respecto a la salvación. (Hechos 2:38; 3:19; 11:18; 17:30; 20:21; 26:20). Por lo tanto podemos deducir que la Palabra de Dios enseña que el arrepentimiento es esencial a la salvación.

Hay varios textos a través del NT que infieren el mismo punto como 2 Corintios 7:10; 2 Timoteo 2:25; 2 Pedro 3:9, etc. El mismo Señor comenzó su ministerio diciendo: “Arrepentíos” (Mateo.3:8; Marcos 1:15) Y comisiono a los discípulos con sus palabras finales diciendo “que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.” (Lc.24:47)

También tenemos que entender que esto no “agrega” algo al requisito de fe para la salvación. No es “fe más arrepentimiento” que salva, pero si una fe arrepentida. Definitivamente la noción de que la salvación es posible aparte de un arrepentimiento genuino y sincero no es bíblica.

¿Y qué hay con Romanos 10:9? Este dice: “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.” Aunque te parezca extraño este texto apoya aún más lo que te vengo diciendo en cuanto a negarse a uno mismo y llevar la cruz. Hay que entender los textos en el contexto que fueron escritos. El apóstol Pablo se dirige en su carta a los cristianos en Roma, los cuales estaban en medio de un proceso de crecimiento en Cristo. En Roma se iban a llevar a cabo las más terroríficas persecuciones en la historia de la Iglesia primitiva.

Empecemos por Señor, esta palabra en griego es kúrios. La palabra fue inventada por los emperadores romanos, la cual también tenía una connotación divina sobre su autoridad. Los emperadores en el imperio romano eran considerados “dioses” se obligaba a reconocerlos a ellos como la máxima autoridad utilizando la palabra Kúrios, o sea Señor.

Pablo también utiliza la palabra “confesar” Que significa en griego Jomologuéo, esto es Confesar con la vida. Aun teniendo que morir, bajo cualquier circunstancia. Los cristianos en Roma sabían que eso era lo que les esperaba. La diferencia entre un Cristiano y un pagano era confesar con la vida como único Señor (Kúrios) a Jesús. Esto traía consigo un boleto de persecución y muerte segura para aquel seguidor de Cristo. ¡Significaba nada menos que la muerte! Porque confesar a otro Señor, le quitaba la importancia al emperador. Y no podía haber dos señores en el imperio. La promesa es que así y todo ellos serían salvos.

No es un simple reconocimiento de que Él es Dios y el Señor del universo ya que hasta los demonios reconocen que esto es verdad (St.2:19). Se trata de una convicción personal profunda y sin reservas, de que Jesús ejerce un señorio directo y soberano sobre esa persona, y este es un compromiso para toda la vida. Esta frase supone el arrepentimiento del pecado, la plena confianza en Jesús para obtener salvación, y un sometimiento incondicional a Él como Señor, no solo diciendo sino siendo. (Ti.1:16; St.2:17). La creencia en su resurrección es necesaria para la salvación porque demostró que Cristo era quien afirmaba ser y que el Padre había aceptado su sacrificio en sustitución por los pecadores. (1Co.15:1-4)

Jesús nos da la significancia de este compromiso en Mateo 7:13, durante el sermón del monte, Jesús amonesto a sus seguidores “Entren por la puerta estrecha”. La connotación “estrecha” es constrictiva, angosta. Es algo muy reducido. No podemos llevar nada al pasar por ella porque pasamos despojados de todo.

También existe una puerta religiosa muy ancha, y me entristece pensar que muchos predicadores y que CLS especialmente conduce a la gente por ella. Dicen “No tienen que hacer todas esas cosas difíciles para llegar al cielo. Tenemos una mente abierta e inclusiva, y pensamos que toda persona que quiera debe salvarse” Así las personas entran a volandas por la puerta ancha, cómoda e invitadora, con todo su equipaje, sus propias necesidades, su autoestima y su deseo de realización y satisfacción. Lo más horrible de esto es que piensan que van a ir al cielo. Y algunos creen que está haciendo un gran favor- como yo cuando iba a lo que consideraba evangelización- al presentar un evangelio acomodadizo con el cual todo el mundo se siente bien.

Pero este evangelio es un evangelio falso, una mentira traicionera. Esa puerta de fácil acceso no lleva al cielo. Dice “Cielo”, pero acaba en el infierno…

“Porque estrecha es la puerta” dijo Jesús en Mateo 7:14, “y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan”. Concuerdo en que nos cuesta mucho hallarla, especialmente hoy. Uno puede ir de iglesia en iglesia y jamás encontrarla. Gracias a Dios que cuando Él me saco de CLS también me ubico en otro lugar donde realmente se predica el evangelio bíblico y se enseña sin reservas la Palabra de Dios arraigada en la Sana Doctrina. Pero igualmente esta sigue siendo una puerta muy estrecha.

Jesús te llama al arrepentimiento hoy. Y que entres con la ayuda de su gracia por la puerta estrecha. Para pasar por esta puerta uno tiene que venir con un corazón arrepentido de su pecado, listo para dejar de amar al pecado y empezar a amar al Señor. Nadie puede ser regenerado, como Cristo lo indica en Mateo 7, sencillamente añadiendo a Jesucristo a sus actividades carnales.

La misma enseñanza aparece en Lucas 13:23-24 “Y alguien le dijo: Señor, ¿son pocos los que se salvan? Y él les dijo: Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán.” Cuesta hallarla, y cuesta entrar por ella. ¿Por qué cuesta tanto encontrarla hoy, y por qué es tan dura entrar por ella? Cuesta mucho hallarla porque muchas iglesias se han desviado de la enseñanza de la verdad del evangelio, han abandonado la Sana Doctrina, han sucumbido en pos de la mentira y en fin, apostatado de la fe. Es incluso más duro, una vez que se ha oído la verdad, someterse a ella. El hombre se adora a sí mismo. Es su propio dios. Lo que necesitamos decir a la gente no es: “Venga a Cristo y se sentirá mejor” ni “Jesús quiere satisfacer sus necesidades, sueños, proyectos, sean los que fueren”. Jesús no quiere satisfacer nuestras necesidades, sueños, proyectos –mundanales, terrenales y humanos-. Lo que quiere es que estemos dispuesto a decir: “Por amor a Cristo dejare todo lo que pienso que necesito y deseo. Solo me arrojo a sus brazos para conseguir justicia y perdón.” El precio aquí es la vida eterna. Si quieres la salvación debes reconocer tu bancarrota espiritual y la verdadera condición de tu perverso corazón. La fe que salva es más que una acción de la mente; es un desdén del yo pecador, una confesión de indignidad, una súplica desnuda: “Señor ten misericordia de mi, pecador”

Ese “evangelio tradicional que embrutece a la gente” según Dimiro, es el único que salva. Sencillamente no creer en el evangelio es por sí mismo suficiente para condenar a la persona. Cristo es el único camino al único Dios verdadero, y el cristianismo bíblico es el único camino al Cristo verdadero. El mensaje no es mío; viene de Dios. No puedo acomodarlo. Y es por ese mensaje que Él salva. Nuevamente CLS predica un evangelio que lamentablemente no puede salvar a nadie. Algunos dirigentes tanto Alfredo Dimiro, como los Crudo. Han prostituido la intención divina del evangelio. Y así llenado sus iglesias con personas que nunca han escuchado la verdad, ni han sido regeneradas.

Si estás leyendo esto. Lo único que te queda a ti. Es irte de esa iglesia. “Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo.” (2Ti.2:19) “Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.” (2Co.6:17-18) La eternidad es demasiado tiempo para estar equivocado. Si aún continuas obstinado en creer en el “Otro Jesús, otro evangelio y el otro espíritu” (2Co.11:4) que te presenta tu ”visión” no tengo más que decirte. Pero a ti, que si realmente el Espíritu Santo está obrando en tu vida, en este preciso instante, trayéndote convicción. Debes tomar la decisión de buscar una iglesia Sana doctrinalmente que te prepare no solo para el curso de esta vida sino para estar delante del juicio del gran trono blanco aquel día donde serás recibido en gloria o condenado por toda la eternidad. Corre hoy mismo a la cruz del calvario. Que Dios te bendiga mucho.


08)  Centro de Entrenamiento

“Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios…” 2 Corintios 4:2a

El centro de entrenamiento es una extensión de la “visión” del señor Juan Crudo. Y este comenzó a funcionar en el año 2004. El adoctrinamiento mental de la mayoría de los profesores es terrible, se manejan libros adulterados los cuales son vasos de veneno en vez de leche espiritual. Contaminaban cada parte interior de uno que iba seguido, creyendo que estaba creciendo en la fe. Asimismo también se “estudian” libros de predicadores de la Palabra de Fe, Teología de la prosperidad y de la Teología del dominio.

Estoy seguro que hay mano negra igual que en la música en cuanto a ciertos libros retocados para que digan lo que ellos quieren que diga, conforme a la “visión”. No sería de extrañar ya que allí dentro están dispuestos a todo.

La verdad es que el centro de entrenamiento está hecho para que las personas, piensen, actúen y escudriñen la Biblia conforme a la “visión” de la iglesia, o mejor dicho a los patrones doctrinales que los líderes promueven desde los pulpitos. (Ver 00, 01, 02, 03). El folleto de información del año 2012 dice que el centro ayudará a “desenvolverse con mayor fluidez en el servicio de la visión”. Y así las personas quedan cada vez más atrapadas en las falsas enseñanzas del ministerio. En la Iglesia Católica Romana no está permitido leer la Biblia fuera de la tradición. Los TDJ no pueden escudriñar su “biblia” sin La atalaya. Los mormones si no tienen su “Libro Mormón” al lado no abren las Escrituras. Y así en CLS, debes empaquetar la Palabra de Dios a la “visión” y si das un paso fuera de ella. ¡Fuera de aquí! Te dirán. (Ver 05)

Sin embargo Pablo manda a escudriñar solo las Escrituras (Hch.17:11) sin ninguna “visión” de por medio. Así que como dice también Pablo en 2 Corintios te invito a “renunciar”, alejarte y arrepentirte de tu exposición a la falsedad doctrinal de falsos maestros que “adulteran la palabra de Dios”.


–          Adoctrinamiento intensivo

“…siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad.” 2 Timoteo 3:7

La atmosfera espiritual dentro de cada clase era muy densa y muy pesada. Una vez que me percate de lo que estaba pasando no podía quedarme allí mucho tiempo, eran dardos continuos de Satanás por medio de los profesores al medio del discernimiento y la capacidad de entendimiento de todos los presentes.

Las enseñanzas parecen al comienzo ser bíblicas pero van incluyendo, de a poco, conceptos nuevos, que claramente contradicen La Palabra de Dios. Pero es tan sutil el procedimiento que, el que conoce poco Las Escrituras, es engañado con facilidad. Sin el conocimiento bíblico, sin argumentos en la mente y en el corazón es difícil defenderse. ¡Gracias a Dios que me guardo! Uno tras otro se suceden los disertantes, y las personas son bombardeadas con nuevas ideas, sin darnos tiempo para meditar y razonar, si estas cosas son así (Hechos 17.11). Recuerda que el diablo incluso “se disfraza de ángel de luz” (2Co.11:14). Ataca al pueblo e imbuye en su mente ideas falsas, lo que con el paso del tiempo arruina completamente su vida, ya que la falsas enseñanzas es igual a “palabra que carcome como gangrena” (2Ti.2.17)

John MacArthur nos da un panorama de esto: “La apostasía puede llegar muy lejos y producir efectos desastrosos en la salud espiritual de una congregación entera. Cuando la falsa enseñanza se torna incuestionable, siembra más confusión y arrastra a personas que no sinceras ni profundas al redil… La apostasía se va a expandir como levadura en los seminarios, denominaciones, agentes de misión, y otras instituciones cristianas. Así la falsa enseñanza ataca a la iglesia como un parasito, afectando a nuestro testimonio corporativo, inoculando a la gente en contra de la verdad del evangelio, proliferando a los “discípulos” falsos y con poco entusiasmo y llenando a la iglesia de personas que son realmente incrédulas. Por ese motivo la apostasía se ha apoderado de denominaciones e iglesias enteras”[165] (Ver 00)

La apostasía siempre viene enfrascada de verdad pero con sustancias de mentira. Y esta en CLS se encuentra más que presente en el “Centro de entrenamiento”. Pablo le dice a Timoteo de personas que andan de enseñanza en enseñanza, gastan tiempo, dinero y esfuerzo pero nunca pueden conocer verdaderamente al Salvador por culpa de la adulteración doctrinal que se le presenta a las mismas (2Co.11:4). Así pasa con las personas de allí.

Por ejemplo, cuando Pablo les escribe a los gálatas. Esta iglesia se había visto infiltrada por ciertos maestros que seguían al apóstol y que, en muchos aspectos, imitaban su mensaje y su predicación, pero que añadían a estos sus propias enseñanzas particulares. Trayendo confusión y haciendo que las personas sucumban en el error. Tan así que el mismo les dice: “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.” Gálatas 1:6-7

Todo. ¡Absolutamente todo! Se encuentra contaminado en Cristo la Solución. Así como Israel en los tiempos del profeta Isaías: “Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente. Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga” (Is.1:5-6)

Yo he estado en el centro de entrenamiento un buen tiempo, suficiente como para discernir el estado de dicho lugar. Tal ves tú que también estas allí piensas que “eres bendecido”. Pero querido amigo, la enseñanza falsa lamentablemente no puede bendecir sino solo maldecir. (2P.2:1-3; 2Ts.2:11-12) Porque “Sabroso es al hombre el pan de mentira; Pero después su boca será llena de cascajo.” (Proverbios 20:17) Ve un ejemplo en el próximo punto.


–          Libros adulterados

Este libro se llama “La nueva imagen de la creación” y corresponde  a la materia “Beneficios de la redención” Una materia con una cristología distorcionada, y maestros “corruptos de entendimiento”. Que al mismo tiempo contaminan con sus enseñanzas y promueven los libros adulterados de CLS como este, escrito por un tal A.L. Gill. Veamos así dice el libro en la página 66.

clip_image002

Según el libro de CLS, la versión King James dice eso. ¿Pero es verdad esto? De ninguna manera. Número uno, de todas las traducciones de la Biblia en ingles NINGUNA dice eso. Y Segundo, según la página oficial de ese “ministerio” donde también se encuentra el archivo en .pdf (http://www.gillministries.com/PDF%20files/Sp-NCI.pdf). Muestra en la página 81. Un parafraseo (incorrecto) del autor sobre dicho versículo (Ver interpretación hermenéutica). Pero nunca se menciona que eso diga la versión King James. CLS igual que la música y las Escrituras por medio de las falsas doctrinas (01, 02, 03, 04), trastorna los libros para acoplarlos a su falsa “visión”.


–          Conclusión – Palabras finales

Como señalé en la introducción de este artículo. Todo lo que leíste es también mi testimonio personal de lo que escuche, practique y viví, dentro de este ministerio tras un largo tiempo de estar en el mismo. Algunos de estos hombres como los Crudo o Dimiro querrán apartarse de lo que han dicho. Consecuentemente, algunos procurarán controlar el daño en lo posible, evadiendo la crítica o el análisis bíblico de su doctrina señalando de rebelión hacia aquí, sin considerarse ellos como rebeldes a Cristo. Aunque la mayoría de estos hombres han asegurado a la gente que sus enseñanzas son verdad infalible revelada a ellos personalmente por Dios, y aunque han estado enseñando estas cosas consistente y claramente por muchos años, no se sorprendan si también algunos de ellos ahora responden diciendo que han sido mal interpretados o que han modificado su criterio desde que hicieron las declaraciones que yo cite. Pero no se deje desorientar por concesiones superficiales o por maniobras astutas. La única evidencia digna de confianza de que esos predicadores realmente han abrazado el cristianismo histórico bíblico será cuando públicamente renuncien a las herejías que han estado enseñando por tanto tiempo y que realmente empiecen a predicar doctrina bíblica sana. La única respuesta apropiada al error es, y siempre ha sido, un regreso a la Palabra de Dios. Porque allí Dios nos ha revelado toda la verdad que necesitamos para servirle y para vivir para su gloria. Desafortunadamente, como hemos visto a menudo, iglesias como Cristo la solución, plagadas con falsas doctrinas, tienden a volver a la gente dentro de sí misma, hacia el misticismo y la subjetividad y lejos de la Palabra de Dios. Adulterándola a esta para que encaje con lo que se enseña allí. Y consecuentemente desviarte a ti de la sincera fidelidad a Cristo. El mejor antídoto contra esta influencia es concentrarse únicamente en Cristo, la luz que delata las tinieblas. Él mismo dijo: “El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta.” Juan 7:17. Aquellos que tienen un compromiso fundamental a hacer la voluntad de Dios serán guiados por Él en la afirmación de su verdad. Para esto te animo a que des un paso fuera de tu visión. Si alguien es sincero y verdaderamente quiere saber qué es la verdad, Dios lo guiará a la misma fuente de autenticidad mediante el ministerio de enseñanza del Espíritu Santo (Jn.16:13; 1Jn.2:20, 20). Mi oración y la de muchos más es que “Jehová, que es bueno, sea propicio a todo aquel que ha preparado su corazón para buscar a Dios” (2Cr.30:18) Y asimismo quién sea del Señor, oiga su voz, y le siga a Él. (Jn.10:27)  Finalizó citando la Palabra con la que Dios me animo a dejar este lugar:

“Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.” 2 Corintios 6:17-18


–          Bibliografía y agradecimientos

Bibliografía

–          MacArthur, J. Biblia de Estudio John MacArthur (Grupo Nelson, Inc.)

–          MacDonald, W. Comentario Bíblico William MacDonald (Editorial Clie)

–          MacArthur, J. Los carismáticos – una perspectiva doctrinal (Zondervan, Casa Bautista de publicaciones)

–          Holowaty, J. Vientos de apostasía

–          MacArthur, J. Verdad en Guerra (Grupo Nelson, Inc.)

–          MacArthur, J. Difícil de creer (Grupo Nelson, Inc.)

–          Comfort, R. Dios tiene un plan maravilloso para tu vida – el mito del mensaje moderno (Living Waters publications)

–          MacArthur, J. Avergonzados del evangelio (Crossway Books, Editorial portavoz)

Agradecimientos

Quiero agradecer sobre todo al único Dios omnipotente, omnipresente y omnisciente quien con su gracia me ayudado a llevar a cabo, armar, organizar y exponer todo este artículo. Así mismo agradezco a mis queridos hermanos en Cristo que apoyaron contribuyendo a este artículo. Y también a los ministros de Sana Doctrina como Miguel Rosell, gracias por sus valiosas publicaciones. A Mario Fumero por su blog en contra de la apostasía. David Diamond y sus videos en YouTube. Y a tantos alrededor del mundo que solo Dios conoce, quienes con sus contribuciones también contra la apostasía y en defensa de la fe una vez dada a los santos; Han sido de bendición para armar este artículo.

SOLI DEO GLORIA.


–          Contacto

Para más información e inquietudes. Se deja el e-mail de contacto.

Email: saliddeenmediodeellos@hotmail.com


–          Notas finales


[1] El protestantismo no utiliza el término católica, sino el término universal, pero el movimiento apostólico y profético no hace dicha diferencia.

[2] Reino de Dios y Reino de los cielos son sinónimos. En el libro de Mateo se utiliza “Reino de los cielos” como un eufemismo ya que la carta está dirigida principalmente a los Judíos. Estos se utilizan de forma intercambiable en el Nuevo Testamento.


00

 

[1] Dicho en una clase especial del “Centro de entrenamiento”

[2] Dimiro, A. “El poder de la imaginación” Pág. 88

[3] Dicho en Agosto del 2012

[4] Dicho en Agosto del 2012

 

01

[5] Dicho en Agosto del 2012

[6] Dicho frecuentemente por ambos

[7] C. Peter Wagner, Arise Prophetic Conference Gateway Church San Jose, CA 10/10/2004

[8] Wagner, P. “Apóstoles en la Iglesia de Hoy” págs. 8, 9, 19, 59

[9] Citado del artículo del Dr. Ervin de León, “El Movimiento apostólico y profético, ¿mito o realidad?”

[10] The New John Gill Exposition of the Entire Bible

[11] John Wesley’s Explanatory Notes On the Whole Bible

[13] Coffman Commentaries on the Old and New Testament

[14] Comentario Bíblico William MacDonald

[15] Biblia de estudio John MacArthur

[16] John Wesley’s Explanatory Notes On the Whole Bible

[17] Notas Sobre el Nuevo Testamento

[19] Comentario Bíblico William MacDonald

[20] Biblia de estudio John MacArthur

[21] Fegurson, Wright, Packer. Nuevo Diccionario De Teología

[23] Crudo, J. “Ejercitando la fe que vence” Pág.70

[24] Ejerciendo dominio en la Tierra”

[25] Crudo, J. “Es mi herencia” Pág. 13, 38

[26] “Redescubriendo el reino” Myles Munroe  http://vimeo.com/10673292

[27] Idem

[28] Dimiro, A. “El poder de la imaginación” Pág.81

[30] Página oficial

[31] Dicho en Agosto del 2012

[32] “Movimiento apostólico”  Pág. 45-46

[33] Guillermo Maldonado; Conferencia Apostólica 2006 en Santo Domingo

[34] “The third apostolic reformation”

[35] Rony Chaves; “El gobierno apostólico anulará al gobierno de Satanás”

[36] CIC Párrafo 891

[37] Citado del libro de John MacArthur “Los carismáticos”

[38] Idem

[39] Spurgeon, C. “El poder del Espíritu Santo” Pág.18

[41] Guillermo Maldonado; Conferencia Apostólica 2006 en Santo Domingo – República Dominicana.

[42] Idem

[43] Idem

[44] Rony Chaves; “El gobierno apostólico anulará al gobierno de Satanás”; AMM.

[45] Idem

[46] Dicho frecuentemente por él

[48] Dr. Antonio Bolainez; de su artículo “Apóstol verdadero o falso”.

[50] H. G. Weston, Matthew, the génesis of the new testament, pág 110

[51] “La bendición de Dios es la clave para su vida” (http://www.cristolasolucion.org.ar/julio17.html)

[52]  “La paternidad espiritual” (http://www.cristolasolucionsj.com.ar/paternidad.html)

[53] Idem

[54] Maldonado, G. “Necesito un padre” Pág.29

[55] Dicho en Agosto del 2012

[56] Escrito en una serie de clases sobre “el trabajo”

[60] Rony Chaves; “El gobierno apostólico anulará al gobierno de Satanás”; AMM.

[61] C. H. S. “El tesoro de David”

02

[62] Dicho en Agosto del 2012

[63] “Riquezas en manos de creyentes” (http://www.cristolasolucion.org.ar/riquezas.html)

[65] Dicho en predicaciones sobre esa enseñanza, aproximadamente en Junio – Julio de 2012

[66] Te bendeciré con abundancia y te multiplicare grandemente” (http://www.cristolasolucion.org.ar/agosto31.html)

[67] Hagin, K. “Redimido” pág.4

[68] Idem

[69] Pentecost, D. “Eventos del porvenir” Pág.57

[70] Idem, Pág.58

[71] Walvoord, ob, cit.,Vol. 109, pág. 137. (Citado de “Eventos del porvenir, Pentecost, D. Pág. 68)

[72] “La bendición de Abraham” (http://www.worldchallenge.org/es/node/18072)

[73] Para más sobre los supuestos “pactos” Ver http://www.youtube.com/watch?v=714PLHT4Si8

[74] Ver los videos donde aparecen estos personajes con sus respectivas declaraciones 1.(http://www.youtube.com/watch?v=7otTtyx-MvM) 2.(http://www.youtube.com/watch?v=EcPhs_gVSU8) y también la investigación que se le hizo a ENLACE TV (http://www.youtube.com/watch?v=5dg6vezonn8)

[75] Idem

[76] Idem

[80] Dicho frecuentemente por él

[81] Gloria Copeland (esposa de Kenneth Copeland) en su libro “La voluntad de Dios es Prosperidad” pág.54

[82] “Dios le dara crecimiento de todo lo bueno y herencia” (http://www.cristolasolucion.org.ar/septiembre21.html)

[83] “No desperdicie oportunidades” (http://www.cristolasolucion.org.ar/enero19.html)

[84] Hagin, K. “El toque de Midas” Pág. 124-126

[85] Gloria Copeland, “God´s Will is Prosperity”, pág. 60

[86] “Acuérdese de Jehová su Dios” (http://www.cristolasolucion.org.ar/septiembre9.html)

[87] “Riquezas en manos de creyentes” (http://www.cristolasolucion.org.ar/riquezas.html)

[88] Idem

[89] Idem

03

[90] “Corrigiendo la conexión Corazón – Palabras”

[91] Crudo, J. “Ejercitando la fe que vence” Pag.23

[92] “Corrigiendo la conexión Corazón – Palabras”

[93] Dimiro, A. “El poder de la imaginación” Pags. 39, 62, 56

[94] Osteen, J. “Your Best Life Now”, págs. 104, 123

[95] Kenneth Hagin Jr. “The Word of Faith”, Nov., 1984, pág. 3; sacado de Dave Hunt; su libro “Más allá de la Seducción”, pág. 34.

[96] http://www.youtube.com/watch?v=5dmHJdM63hk Tambien véase el estudio de David Cox donde cita con fuente en ingles dicha frase (http://www.davidcox.com.mx/cox/PalabraFe/DCox-PalabraDeFe.htm#_ftn47)

[97] Dimiro, A. “El poder de la imaginación” Pág.36

[98] Kenneth E. Hagin, “Having faith in your faith” (Tener fe en su fe) (ulsa: Faith library, 1980), 4

[99] Dimiro, A. ”El poder de la imaginación” Pag.89

[100] Kenneth E. Hagin, “You can have what you say” (Usted puede tener lo que diga) (Tulsa: Faith library, 1979), 14.

[101] Esa conexión ha sido documentada cuidadosa y concluyentemente en A different Gospel (Un evangelio diferente) Por D. R. McConnell donde la relata la crónica del desarrollo de Palabra de Fe.

[102] Hagin, “How to Write Your Own Ticket” (Como escribir su propio boleto) 8

[103] Robert Schuller, Self-Esteem: The new reformation. Word, Waco, Texas, 1982, p.64, 71, 76

[104] Paul Yonghi Cho, su libro “La Cuarta Dimensión”, volumen dos, págs. 56, 57

[105] Dimiro, A. “El poder de la imaginación” Págs. 18, 29, 32, 46, 47, 52

[106] “Ejerciendo dominio en la tierra”

[107] Charles Capps, The Tongue: A creative Force (La lengua: una fuerza creativa) Tulsa: Harrison, 1976), 78.

[108] “Corrigiendo la conexión Corazón – Palabras”

[109] Norvel Hayes, “Prostitute Faith” (Fe prostituida) (Tulsa: Harrison, 1988), 22,23.

[110] Norvel Hayes, “Putting Your Angels to Work (Poner a trabjar a los ángeles) (Tulsa: Harrison, 1989), 8.

[111] Idem

[112] Idem

[113] Idem

[114] Citado del libro de John MacArthur “Los carismáticos”

[115] Idem

[116] Dicho frecuentemente por él

[117] Dicho en una predicacion especial, un día Jueves en Agosto del 2012

[118] “Kenneth Copeland, “The Force of Love” (La fuerza del amor) (Fort Worth: Kenneth Copeland Ministries, s.f.), casete #02-0028

[119] Idem

[120] Idem

[121] Kenneth Copeland, “The Believer´s Voice of Victory” (Voz de victoria del creyente), transmisión del 9 de Julio de 1987

[122] Idem

[123] “Praise the Lord” (Alabado sea el Señor), trasmisión en la Trinity Broadcasting Network (7 de Julio, 1986)

[124] Charles Capps, “Seedtime and Harvest” (Siembra y cosecha) (Tulsa: Harrison, 1986), 7

[125] Earl Paulk, Satan Unmasked (Satanás desenmascarado) (Atlanta: Kingdom, 1985), 97.

[126] Robert Tilton, God´s Laws of Succes (Las leyes de Dios para el éxito) (Dallas: Word of Faith, 1983), 170

[127] Changing Your World, LeSEA Broadcasting, April 17, 2002

[128] “Praise the Lord” (Alabado sea el Señor), trasmisión en la Trinity Broadcasting Neetwork (6 de enero de 1988)

[129] “Praise-a-thon”, trasmisión en la Trinity Broadcasting Network (12 de noviembre, 1990)

[130] Kenneth E. Hagin, “As Christ Is-So are We” (Como Cristo es, asi somos nosotros) (Tulsa: Rhema), casete #44H06

[131] Kenneth Hagin, “The Incarnation”, The Word of Faith, p. 13, Dec. 1980.

[132] Dimiro, A. “El poder de la imaginación” Pág.69

[133] Idem. Pág.86

[134] Walter Martin, “Ye Shall Be As Gods” (Sereis como dioses), Michael A. Horton, ed., The Agony of deceit (La agonia del engaño) (Chicago: Moody, 1999), 97.

[135] “Desenmascarando el engaño de la enfermedad“ (http://www.cristolasolucion.org.ar/desenmascarar.html

[136] Dimiro, A. “El poder de la imaginación” Pág.31

[137] Kenneth Copeland, Believer´s Voice of Victory (La voz de victoria del creyente) (8 de agosto, 1988), 8.

[138] Kenneth Copeland, “Substitution and identification” (Substitucion e identificaion) (Forth Worth: Kenneth Copeland Ministries, s.f.), casete #00-0202.

[139] Kenneth Copeland “What Happened from the Cross to the Throne?” (¿Qué paso de la cruz al trono?) (Fort Worth: Kenneth Copeland Ministries, s.f.), casete #020017

[140]  Frederick K. C. Price, The Ever Increasing Faith Messenger (El mensaje de la fe siempre creciente) (Jnui de 1980), 7

[141] Meyer, J. “The Most Important Decisión You Will Ever Make” Págs. 35-38

[142] Kenneth Copeland, “hhat Satan Saw on the Day of Pentecost” (Lo que Satanás vio el dia de Pentecostés) (Fort Worth: Kenneth Copeland Ministries, s.f.), casete# 020022

[143] Kenneth Copeland, Voice of Victory (Voz de victoria) (septiembre de 1991), 3.

[144] Idem

[145] Kenneth E. Hagin, “How Jesus Obtained His Name” (Como Jesús obtuve su nombre) (Tulsa: Rhema), casete #44H01

04

[146]Dicho en Agosto del 2012

[147] The autobriography of Charles H. Spurgeon [La autobiografía de Carlos Spurgeon], 4 vol. (Londres: Passmore and Alabaster, 1897), 4:257

[148] “Ejerciendo dominio en la tierra”

[149] Citado del comentario bíblico William MacDonald, Editorial Clie

[150] Parafraseo del Sermón “Arrojando al cananeo y a sus carros herrados”. Charles Spurgeon, Tabernáculo Metropolitano, Newington, Londres. 12 de Julio, 1888. (http://www.spurgeon.com.mx/sermon2049.html)

[151] Dicho puntualmente en Trece30 durante Julio-Agosto del 2012. Pero también lo dice frecuentemente

[153] Dicho en una reunión especial en CLS Flores un día Sábado, Julio – Agosto 2012

05

[154] “Conectados, bajo cobertura y transmitiendo la visión” (http://www.cristolasolucion.org.ar/conectados.html)

[155] Idem

[156] Idem

[158] “Honrar a Dios le trae largura de días” (http://www.cristolasolucion.com/octubre27.html

[159] “Tu galardón será en sobremanera grande” (http://www.cristolasolucion.com/grande.html)

[161] Idem

07

[162] Dimiro, A. “El poder de la imaginación” Pag.88

[164] También te recomiendo uno de sus libros “Vence tu temor, comparte tu fe” (Ray Comfort – Kirk Cameron). Asimismo “El evangelio según Jesucristo” de John MacArthur.

08

[165] MacArhut, J. “Verdad en Guerra” Pág. 45

Anuncios

Acerca de salid de en medio de ellos

Rescatado por la gracia de Dios de una Iglesia sumergida en falsas doctrinas. Hoy gracias a Él tengo el privilegio de poder defender la Sana Doctrina.
Esta entrada fue publicada en Falsas doctrinas, Falsos apóstoles y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Mi salida del Ministerio Cristo la solución

  1. solo se que el señor me saco del ministerio cls y recien ahora lo comprendo habia cosas que no me cerrraban y concientemente no me las explicaba es un edificio maravilloso todo reluce y brilla pero el amor de DIOS no se encuentra de no ser en algunas almas las cuales he podido frecuentar

  2. Que se puede argumentar que no hayas dicho, cuando volvió JC de ver al showman benny Hinn dijo muy seriamente que a partir de ahora es el tiempo del Espíritu Santo. y que el que no estaba de acuerdo sentenció y amenazó, iba a quedar afuera de ese movimiento. como yo se muy poco pero estaba atento (mientras el predicaba fuera de la escritura durante una hora yo aprovechaba a enriquecerme con la palabra de Dios), y habiendo aprendido la lección que sacando unas pocas cosas del cristianismo se habían inventado todas las sectas, esa amenaza desde el púlpito hizo que yo dijera en voz audible es el momento de irse, los embobados con el hombre no se dieron cuenta pero ahí empezaba claramente la caída de la iglesia.

  3. De acuerdo en quien es apostol y quien no. en realidad nos encontramos con falsos obreros de Dios que solo piensan en lo terrenal y que ademas hacen funcionar a la iglesia como un negocio. siguiendo las leyes de oferta y demanda. el verdadero evangelio no tienta a muchos y el falso tienta a cualquiera. No es la obra de Dios es el diablo sembrando cizaña. yo diría para ser preciso y no mentir el ministerio es Crudo la solución. a la altura de los testigos de mahoma, tengo cientos de testimonios y citas y desaciertos y mentiras, escuchadas en ese lugar, solo espero que los hermanos fieles no se desalienten y que busquen la ayuda del Señor, que esta a la puerta y llama.

  4. CUANTAS PERSONAS INVIRTIENDO TIEMPO Y DEDICACION EN CRITICAR Y DEGRADAR A GENTE QUE MIENTRAS ELLOS LOS CRITICAN SOLO SE DEDICAN A EXTENDER EL REINO DE DIOS. LAMENTABLE QUE EXISTAN ESTAS COSAS, HERMANOS DEDIQUEN ESTE TIEMPO Y ESTOS MEDIOS A EXTENDER EL REINO DE DIOS Y DEJEN “LA ZISAÑA EN EL TRIGO QUE EL SEÑOR SE ENCARGARA DE ELLA” Y DEJEN DE PERDER TANTO TIEMPO EN CRITICAR A GENTE QUE HIZO Y HACE MUCHO MAS QUE USTEDES POR EXTENDER EL REINO DE DIOS. Y POR ULTIMO: JETZABEL Y ACAB ESTABAN EN CONTRA DE LO PROFETICO, Y SU JOBBIE ERA MATAR PROFETAS, ES DECIR EN CONTRA DE TODO GOBIERNO DE DIOS. NO SE ENFRENTEN A LO APOSTOLICO Y PROFETICO, JETZABEL Y ACAB TERMINARON MUY MAL.

  5. Querido Claudio. Gracias por tu aporte. De todas formas, debo decirte que estas bastante confundido en cuanto a tu critica (si, tu también acabas de criticar). Ya he escrito todo lo que es CLS. Pero te lo vuelvo a decir simplemente: La Biblia nos manda a exponer las obras de las tinieblas (Ef.5:11). CLS Es una falsa iglesia. Se predican falsas doctrinas. Hay falsos predicadores. Es el movimiento carismático. Muchos probablemente no son creyentes. Si, hay algunos hermanos, otros que están sinceramente confundidos, y otros confundidos y ciegamente equivocados a seguir a una persona o un movimiento como pareces tu al rematar tu comentario con ese pobre argumento de Acab y Jezabel que no viene para nada al caso. Te recomiendo todos los estudio bíblicos que existen en esta pagina basados tanto en el AT como mayormente en el NT. Para investigar cuál realmente es la corriente doctrinal de los apóstoles y profetas modernos. En CLS no se extiende el reino de Dios querido Claudio. Ellos extienden su propio reino, a costas de tu dinero. Por eso ellos (y también los lideres a nivel mundial) poseen mansiones, carros, y demás lujos. ¿Que diferencia al ejemplo de Cristo y los verdaderos apóstoles de la iglesia primitiva verdad? Sin más, Querido Claudio, te pido que ejercites el discernimiento. Cosa que he hecho yo, y otros más, cuando estuvimos allí y el Señor no nos falló. Saludo. “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.” 1 Juan 4:1

  6. Hector Otazu dijo:

    La biblia ya esta lleno de esas cosas que llegarian a pasar, a los cretenses les llama Malas Bestias, pero no es motivo para llenarse de amargura ni dejar de congregarse, y en vez de perder tiempo de hablar de estas cosas , dejemos que Dios juzgue, y nosotros PREDICAR EL EVANGELIO Y HACER DICIPULOS DE CRISTO , que es la tarea encomendada por Cristo….nosotros no somos muchas veces, responsables de lo que nos hacen, pero si somos responsables de como reaccionamos, y tenemos ejemplos de sobra, Jesus, David, jose, etc…. Bendecido….

  7. Querido Hector, gracias por tu comentario. Acepto en parte lo que dices. Excepto, y con todo respeto, que una forma de predicar el evangelio es instar a quienes están en lugares de error a arrepentirse y seguir a Cristo en santidad y lejos de levadura doctrinal. La defensa de la fe Jud.1:3, es un medio para ello. (Otro ejemplo entre muchos 2Co.10:5) Saludos y bendiciones.

Los comentarios están cerrados.