Refutando las herejías de Alfredo Dimiro

[Para más información sobre doctrinas y prácticas en CLS ver haciendo click en el siguiente enlace: Mi salida del Ministerio Cristo la solución]

Si debería elegir a un predicador al cuál pude tener la oportunidad de escuchar, al menos una vez en mi vida, y decir que a simple vista este pareciera el más “preparado” sería sin dudas, el “Pastor” Alfredo Dimiro. Pero qué gran decepción es con la que se encuentra uno al ver que a la luz de las Escrituras, todo es un gran disfraz. Aunque se tenga una gran oratoria frente al público, carisma natural o se quiera demostrar el conocimiento de griego o hebreo. La gran verdad es que estos: “andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho.” Judas 1:16

Otro evangelio

Aunque pareciera que Cristo la solución está en contra de la psicología dentro de la iglesia. En la práctica no parece ser tan así. Los ministros abrazan la psicología antropocéntrica (centrada en el ser humano) le dicen que Jesús le da salud física, que Jesús le da prosperidad material, que Jesús le hace mejor vendedor y también que Jesús le ayudara a meter muchos goles si juega al fútbol. Jesús realmente quiere que usted se sienta muy bien con respecto a usted mismo. Quiere elevar su imagen. Quiere poner fin a su pensamiento negativo. Es una tendencia nueva que se ha introducido dentro de la Iglesia, también vía por el carismatismo. Para llegar a este mensaje es necesario torcer demasiado las Escrituras (2P.3:16).

CLS no está lejos de este concepto psicológico camuflado con la Biblia. Alfredo Dimiro en su libro “El poder de la imaginación” presenta a través del mismo un concepto de Dios que se rebaja al hombre, y un concepto de hombre que se eleva a Dios. Y además una cristología distorsionada. Donde Jesús busca desesperadamente al hombre para que él se sienta satisfecho consigo mismo. Obviamente tuerce vez tras vez las Escrituras para que se acoplen a su interpretación. Continuamente se refiere despectivamente al cristianismo bíblico e histórico y llama a los cristianos bíblicos “equivocados” “analíticos” “errados”, etc. ¡Y hasta da a entender que la muerta y apostata Iglesia Católica Romana tiene al Dios y al Cristo de la Biblia! No es raro, ya que el movimiento apostólico y profético probablemente provenga de allí. Veamos algunas citas de su libro.

“El problema del hombre no es como Dios lo ve, sino como él se ve… La imagen interior determina el presente y el futuro del hombre… Sus sueños pueden ser una realidad, porque usted está equipado para que ellos se cumplan… Usted es una buena persona… De acuerdo a como usted se estime así será… Por lo tanto, tal cual usted se imagina así es… El objetivo de Dios es seamos iguales a Cristo, que tengamos la misma Estima que Él tiene.”  [i]

Esto es simplemente el evangelio -Otro evangelio 2Co.11:4- centrado en el hombre, un mensaje de autoestima que con el tiempo se convirtió en un movimiento acomodaticio para aquel que busca y tiene “comezón de oír” (2Ti.4:3). Es una especie de narcisismo cuasi cristiano, de amor a uno mismo, que caracteriza a los falsos maestros, según 2 Timoteo 3 que nos recuerda: “En los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos” (2 Timoteo 3:1-2)

Alfredo Dimiro Libro

Si semejante veneno se encuentran en este libro, no quisiera pensar en los demás que ha escrito Dimiro.

En este nuevo concepto de autoestima, “imagen interior”. Lo primero que se exige es bajar a Dios de su lugar supremamente elevado para así uno poder elevarse y remplazar el mensaje que exalta a Dios con un mensaje de psicología de autoestima que exalta al hombre. Exponiendo un planteamiento humanista, materialista y hedonista, donde intuitivamente uno busca lo positivo, es decir lo que siempre es conforme al gusto o al parecer del individuo, y por tanto agrada a su carne. Nuevamente para que esto resulte hay que alterar e interpretar erróneamente la Biblia, y el evangelio, con el fin de que las personas se sientan bien consigo mismas, para que así puedan cumplir sus sueños y poner en práctica sus visiones.

El cristianismo en las manos de algunos dirigentes de iglesias que se acomodan al que busca, se ha convertido en un movimiento “logre lo que quiera” en vez de ser un movimiento de “abandónelo todo” Estos dirigentes como Alfredo Dimiro han prostituido la intención divina del evangelio. Han reemplazado la gloria de Dios por la satisfacción del hombre. Han canjeado el concepto de entregar por entero nuestras vidas para el honor de Cristo por el de ser honrados por Cristo. Como tal, nuestra sumisión a la voluntad de Dios es reemplazada por la sumisión de Dios a nuestra voluntad. Siendo que las personas rechazan el evangelio real, los ministros principalmente de la Palabra de Fe han cambiado el mensaje.

“El evangelio tradicional embrutece a la gente”[ii] Según Dimiro

“Más si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.” Gálatas 1:8-9

CLS predica un evangelio que lamentablemente no puede salvar a nadie. Por el mensaje que se le presenta abordando al pecador perdido y muerto en sus delitos y pecados. Han reemplazado la gloria de Dios por la satisfacción del hombre. Si uno modifica el mensaje para hacer más atractivo el cristianismo, lo que se obtiene no es cristianismo. Y entregar medio mensaje es casi peor que no entregar nada.

Sencillamente no creer en el evangelio, o cambiarlo para que se acople a lo que la persona quiere oír, es por sí mismo suficiente para condenar a dicha persona. Cristo es el único camino al único Dios verdadero, y el cristianismo bíblico es el único camino al Cristo verdadero. Y es por ese mensaje que Él salva. Nuevamente CLS predica un evangelio que lamentablemente no puede salvar a nadie. Algunos dirigentes tanto Alfredo Dimiro, como los Crudo. Han prostituido la intención divina del evangelio. Y así llenado sus iglesias con personas que nunca han escuchado la verdad, ni han sido regeneradas.

¿Sin pecado? ¿No somos pecadores?

Pero la confesión positiva, proveniente de la “Palabra de fe” parecería regir la confesión de pecado. Ciertamente, a los libros de oración y de crecimiento espiritual de Palabra de Fe les falta completamente alguna enseñanza sobre confesión de pecado. Han socavado la enseñanza crucial de 1 Juan 1:9, que indica que los creyentes deben confesar constantemente su pecado. De hecho, la enseñanza de la confesión positiva realmente alienta a los creyentes a ignorar y negar la realidad de sus pecados y limitaciones.

Alfredo Dimiro dice: “Cristo no tenia pecado y usted al tener la misma imagen, tampoco tiene pecado, la realidad de esa imagen es que usted ya no es un pecador”[iii]

Alfredo Dimiro necesita una lección bíblica básica. 1 Juan 1:8 dice: “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.” Tenga en cuenta que Juan el apóstol dice “nosotros”. Está incluido él mismo con los pecadores. Además, Pablo dice en Romanos 7:19-20,24, “Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí… ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?” ¿Alfredo Dimiro es más justo en el carácter cristiano que Juan y Pablo? No lo creo. Alfredo Dimiro no reconoce su propio pecado, y así erróneamente niegan su propia pecaminosidad consecuentemente influyendo erróneamente a sus oyentes. Sólo se puede concluir que esta falsa enseñanza proviene del orgullo, ya que ciertamente no es bíblica. La verdad es que somos pecadores perdonados.

¿Fe en nuestra fe?

Los devotos de Palabra de Fe aprenden a poner su fe en sus propias palabras, Dios ya no es el objeto de la fe. Como Kenneth Hagin lo expresa llanamente, “fe en (su) propia fe.”[iv] Alfredo Dimiro dice algo idéntico: “Todos tenemos fe, pero muchos no tienen fe en su propia fe…Usted debe creer en su fe.”[v]

Hagin uno de los “padres” del movimiento, convierte la fe en una fórmula mágica y nuestras palabras en una especie de abracadabra por la que uno puede “conseguir cosas de Dios”. Y Dimiro claramente toma las mismas enseñanzas de esa fuente. No hay base bíblica para ninguna de esas ideas. Es más las Escrituras nos dicen que: “El que habla por su propia cuenta, su propia gloria busca” (Jn.7:18). Los únicos objetos apropiados para nuestra fe son Dios y su Palabra infalible, y de ninguna manera nuestras propias palabras. No obstante, los creyentes de Palabra de Fe consideran sus confesiones positivas como un sortilegio por el cual pueden conjurar cualquier cosa que deseen. “Créalo en su corazón; dígalo con su boca. Ese es el principio de fe. Usted puede tener lo que dice”[vi], alega Kenneth Hagin.

Tales enseñanzas han llevado a muchos proponentes de Palabra de Fe a toda clase de materialismo. De esta manera, la capacidad de Dios para bendecirnos supuestamente depende de ese concepto de fe.

Con la bandera de la prosperidad como estandarte

Como “buen” predicador de la teología de la prosperidad Alfredo Dimiro siempre tiene inmiscuido en sus mensajes algún veneno proveniente de esas falsas doctrinas. Tanto que él lo considera así:

“Prosperidad es un hecho, la prosperidad es una vida completa, prosperidad es una vida de testimonio, prosperidad es una vida de Dios en ti, prosperidad es una vida de esperanza, prosperidad es una vida de victoria, prosperidad es una vida de purificación, prosperidad es una vida de santidad, prosperidad es una vida de “Shalom” divino, el año del “Shalom”, el año del cielo en la tierra.”[vii]

¡Que increible! ¡Todo un culto a la prosperidad! Con razón Sebastián Crudo dijo: “Dios nos ha llamado a enfatizar sobre la prosperidad”[viii]

Sin embargo, a través del Nuevo Testamento no se ve que Dios allá llamado a alguien a “enfatizar” sobre prosperidad (menos entendida como los carismáticos la entienden) sino que se llama a anunciar “todo el consejo de Dios” (Hch.20:27) Es más, las Escrituras muestran que aquellos que tienen sus enseñanzas basadas en lo material y terrenal son “enemigos de la cruz de la Cristo” y que estos “sirven a sus propios vientres” (Fil.3:18-19; Ro.16:17-18) Pablo también los describe de la siguiente manera:

“Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe y delira acerca de cuestiones… disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales.” 1 Timoteo 6:3-5

Las palabras tan espirituales de Alfredo dimiro sobre la prosperidad, etiquetándolas arbitrariamente de esa manera, y así mismo el supuesto “llamado” a enfatizar sobre dicho tópico según Crudo, no es otra cosa más que otro intento para encubrir la codicia y la avaricia de ministros que se han apartado de la fe yendo en pos “por el lucro en el error de Balaam” (Judas 1:11) La prosperidad en CLS es solo una ilusión y a la vez seducción para enceguecer a las personas y mantenerlas cautivas a su carne.

Dimiro Crudo

En el lado izquierdo Alfredo Dimiro junto a “papa” Crudo. En el penoso aniversario de las “asambleas de Dios”. Lamentablemente de tal palo tal astilla.

Un dominionista más

Igual que Juan Crudo, Dimiro cree y enseña que la iglesia en la tierra debe “establecer el Reino de Dios” [ix] Esta presuposición de Dimiro proviene de la falsa doctrina de la “Teología del dominio” predicada por el movimiento apostolico y profetico. Es grave esta enseñanza ya que pasa de ser un simple punto de vista escatologico para convertirse en una tergiversación total de lo que las Escrituras enseñan. Y así afectando directamente en la proclamación del evangelio. Ya que este no se basa en una predicacion biblica de arrepentimiento del pecado y sumision a Cristo, sino un simple llamado a “despertar” para “tomar el reino”. Cuestion que solo le corresponde a Cristo en su segunda venida.

¿Pequeños dioses? ¿Pequeños cristos?

Alfredo Dimiro dijo claramente en una predicación: “Cuando usted me ve a mí, ve a Cristo”[x] Pero, ¿De dónde viene esto? Ciertamente, la enseñanza más controversial del movimiento Palabra de Fe es su criterio de que Dios creó a la humanidad para ser una raza de “pequeños dioses”. La mayoría de los “maestros de fe” desde Kenneth hagin, Kenneth Copeland hasta el mismo Benny Hinn (Sus libros se venden y se estudian en CLS) Han repetido la herejía. (Ver en Mi salida del Ministerio Cristo la solución 03) Palabra de Fe – Pequeños dioses)

Nuevamente, en su libro “El poder de la imaginación” Alfredo Dimiro pareciera enseñar un concepto idéntico. Él dice: “nosotros somos pequeños cristos. Originalmente el diseño de Dios es el hombre conforme a su imagen.”[xi] Aunque pareciera querer alejarse luego al diferenciar al ser humano con la deidad misma. Más adelante sigue diciendo: “Usted es un ser divino y como tal no hace cosas que no sean divinas, y si así sucede, debe reconocer que la parte humana se salió de control de la parte divina”[xii]

De esta manera los maestros de Palabra de Fe han depuesto a Dios y colocado a los creyentes en su lugar. De ese error básico fluyen casi todas sus otras falacias. ¿Por qué enseñan que la salud y la prosperidad son el derecho divino de cada cristiano? Porque en su sistema los cristianos son dioses o “seres divinos” que merecen esas cosas. ¿Por qué enseñan que las palabras de un creyente tienen fuerza creativa y determinativa? Porque en su sistema, el soberano es el creyente, no Dios.

La verdad es que ellos han creído la mentira original de Satanás: “Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.” (Gn.3:4, 5). La idea de que cualquier ser creado puede ser como Dios es y siempre ha sido una mentira satánica. De hecho, fue la misma mentira por la que el diablo fuera derribado (compare Isaías 14:14).

¡Huye de estos falsos ministros! ¡Huye de Cristo la solución!

“Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.” 2 Corintios 6:17-18


[i] Dimiro, A. “El poder de la imaginación” Págs. 18, 29, 32, 46, 47, 52

[ii] Dimiro, A. “El poder de la imaginación” Pag.88

[iii] Dimiro, A. “El poder de la imaginación” Pág.81

[iv] Kenneth E. Hagin, “Having faith in your faith” (Tener fe en su fe) (ulsa: Faith library, 1980), 4

[v] Dimiro, A. ”El poder de la imaginación” Pag.89

[vi] Kenneth E. Hagin, “You can have what you say” (Usted puede tener lo que diga) (Tulsa: Faith library, 1979), 14.

[vii] Alfredo Dimiro – El orden trae bendición y frutos (Audio)

[viii] Dicho en Agosto del 2012

[ix] Dimiro, A. “El poder de la imaginación” Pág.36

[ix] Dimiro, A. “El poder de la imaginación” Pág.84

[x] Dicho en una predicación especial, un día Jueves en Agosto del 2012

[xi] Dimiro, A. “El poder de la imaginación” Pág.69

[xii] Dimiro, A. “El poder de la imaginación” Pág. 86

Anuncios

Acerca de salid de en medio de ellos

Rescatado por la gracia de Dios de una Iglesia sumergida en falsas doctrinas. Hoy gracias a Él tengo el privilegio de poder defender la Sana Doctrina.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.