¿Apóstoles y profetas hoy? Comentarios de eruditos cristianos (Efesios 4:11; 1 Corintios 12:28; Efesios 2:20)

[Para más información sobre los apostóles y profetas ir a Apostóles y profetas – Exposición y refutación]

Los “apóstoles” y “profetas” modernos suelen tomar sin ningún proceso de estudio serio y cauteloso, Efesios 4:11; 1 Corintios 12:28 y Efesios 2:20,  para argumentar esta posición inconsistente. De estos textos han surgido demasiadas malinterpretaciones en dicho movimiento. El movimiento apostólico y profético se basa casi siempre en ellos para solventar la continuidad de los dos primeros oficios. Pero, ¿Sera esto así?

Según Peter Wagner y su interpretación: “Los cimientos de la iglesia a través de los años deben ser los apóstoles y profetas…Si la iglesia tiene a Jesús pero no tiene apóstoles y profetas, es posible que no cumpla con todas las expectativas que Dios tiene para ella, “…cuando algunos leen esto [se refiere a Efesios 2: 20], suponen que los apóstoles y profetas debieron iniciar la Iglesia en el siglo primero, y que cuando se cumplió esa tarea y se cerró el canon bíblico, ya no hubo más necesidad de apóstoles y profetas en la Iglesia”  “Sin embargo, les haría bien informarse que el mismo libro de Efesios continúa diciendo que aún necesitamos apóstoles y profetas. Dice que cuando Jesús ascendió al cielo, “dio dones a los hombres” (Efesios 4: 8) ¿Cuáles fueron esos dones?: Él mismo constituyó a unos, apóstoles, a otros profetas; a otros evangelistas; y a otros, pastores y maestros” (V. 11)”[i]  

Guillermo Maldonado va más allá diciendo: “Jesús establece a sus apóstoles tal y como fueron aquellos doce suyos” [i]

Pero que hablen los que saben. Los mayores eruditos y exegetas comentaristas, estudiosos de la Biblia, usados por Dios a través de los siglos. Quienes estudiaron, vivieron y predicaron un cristianismo bíblico e histórico. Dieron la explicación bíblica consistente del porque estos oficios en un sentido primario de los apóstoles y profetas desaparecieron hace tiempo.

Efesios 4:11 y 1 Corintios 12:28

The 1599 Geneva Study Bible (Históricamente es una de las traducciones más importantes  de la Biblia en el idioma Inglés) [ii]

 “Primero que nada se lista la función eclesiástica, que es en parte extraordinaria y por un periodo, tales como los apóstoles, profetas…  y la otra parte ordinaria y perpetua como pastores y maestros.

Los apóstoles eran aquellos 12 a quienes luego fue añadido Pablo, cuyo oficio era plantar iglesias por todo el mundo, Los profetas cuyo oficio era uno de los principales quienes eran hombres llenos de sabiduría, los cuales podían predecir las cosas que habrían de venir. Los apóstoles les usaban como compañeros en la ejecución de su oficio, pastores los que gobiernan la iglesia y maestros los que gobiernan las escuelas”

John Gill (1690-1771. Predico en la misma Iglesia que predico Charles Spurgeon, pero 100 años antes) [iii]

Apóstoles:

“Esto es, El dio a ellos dones por los cuales fueron cualificados para ser apóstoles; estos fueron aquellos llamados en forma inmediata por Cristo, y obtuvieron la doctrina de Él y fueron comisionados para predicarla; y era peculiar e infalible guiados  por el Espíritu de Dios y tenían el poder para obrar milagros por la confirmación de la doctrina; y tenían la autoridad para ir por todas partes y predicar el Evangelio y plantar iglesias sin estar confinados en ninguna parte o iglesia. Este era el primer y principal oficio en la iglesia y era de características extraordinarias, ahora ha cesado; y aunque los apóstoles existían antes de la ascensión de Cristo, empero no habían recibido la plenitud del Espíritu y los dones extraordinarios para desarrollar su oficio.”

Profetas:

“Otros significa, no miembros privados de la iglesia, quienes quizás todos profetizaban en una manera privada, tampoco ordinarios ministros de la palabra, empero ministros extraordinarios, quienes tenían el peculiar don de la interpretación de las Escrituras, las profecías del Antiguo Testamento y la capacidad de predecir las cosas que acontecerían, como fue Agabo y otros de la iglesia de Antioquia (Hechos 11:27, 13:1)”

John Wesley  (Fue uno de los líderes más importantes de todos los tiempos (1703-1791)  fundador del metodismo, movimiento que fue de impacto y al día de hoy la iglesia Metodista es una de las denominaciones más importantes en el mundo) [iv]

 Apóstoles:

“Y dentro de otros dones gratuitos, El dio a unos apóstoles – Sus ministros en jefes y testigos especiales, que les miraron después de su resurrección y recibieron su comisión inmediata de parte de Él.

Profetas:

Y algunos profetas… Un profeta testifica de las cosas que vendrán; Todos estos fueron oficios extraordinarios. Los ordinarios son. Pastores quienes vigilan el rebaño y algunos maestros, quienes son igual o de menor orden para asistirle a ellos conforme lo requiera la ocasión.

John Darby (1800 – 1882) [v]

“Apóstoles, profetas, evangelistas, pastores, y maestros: poniendo a los apóstoles y profetas, o más bien, siendo puestos, como los fundamentos del edificio celestial, y actuando como viniendo directamente del Señor de una manera extraordinaria; las otras dos clases (la última siendo subdividida en dos dones, relacionados en su naturaleza) perteneciendo al ministerio ordinario en todas las edades. Así también hemos visto que, cuando el apóstol habla de los apóstoles y profetas, los últimos son exclusivamente aquellos del Nuevo Testamento, y aquellos que han sido hechos tales por Cristo después de Su ascensión.”

James Burton Coffman (1905 – 2006) [vi]

“hay 2 pares de oficios en vista aquí en primer lugar apóstoles y profetas, en segundo lugar evangelistas pastores y maestros. Los dos primeros fueron efectivos en la fundación de la iglesia y los segundos requeridos en todas las generaciones”

William MacDonald (1917 – 2007) [vii]

Apostóles:

“La palabra primeramente indica que no todos son apóstoles. Los doce eran hombres que habían sido directamente comisionados por el Señor como sus mensajeros. Estuvieron con Él durante su ministerio terrenal (Hch.1:21-22) y, con la excepción de Judas Iscariote, lo vieron después de su resurrección. (Hch.1:2-3,22). Pero hubo otros aparte de los doce que fueron apóstoles. El más notable fue Pablo. También Bernabé (Hch.14:4,14); Jacobo, que era hermano del Señor (Gá.1:19); Silas y Timoteo (1Ts.1:1; 2:6). Junto con los profetas del NT, los apóstoles pusieron el fundamento de la Iglesia (Ef.2:20). En el sentido estricto de la palabra, ya no tenemos más apóstoles. En un sentido más amplio, seguimos teniendo mensajeros y plantadores de iglesias que el Señor envía. Al llamarlos misioneros en lugar de apóstoles evitamos crear la impresión de que tienen la autoridad y poder extraordinarios de los primeros apóstoles.”

Profetas:

“Los profetas eran portavoces de Dios recibían revelaciones directas del Señor y las transmitían a la Iglesia, proclamaban de parte del Espíritu Santo las mismas palabras de Dios en la época antes de que fuese dada en una forma escrita completa. En un sentido primario ya no tenemos profetas. Su ministerio finalizó cuando quedo echado el fundamento de la Iglesia y cuando se completó el cannon del NT.”

John MacArthur (1939) [viii]

Apostóles:

“Su proposito y función era: 1) Echar los cimientos de la Iglesia (Ef.2:20), recibir y declarar la revelación de la Palabra de Dios (Hch.11:28; 21:10-11; Ef.3:5) y 3) dar confirmación de esa Palabra por medio de señales, prodigios y milagros (2Co.12:12; Hch.8:6-7; Hb.2:3-4). “Apóstoles” se refiere en primera instancia a los doce que fueron escogidos por nuestro Señor de forma directa, incluido Pablo y Matías (Hch.1:22,26; Gá.1:15-17) y por eso llegaron a conocerse como “Apóstoles de Jesucristo”. En segunda instancia se aplica a otros que sirvieron como mensajeros de la Iglesia: Bernabé (Hch.14:14) Silas y Timoteo (1Ts.2:6), y otros (Ro.16:7; 2Co.8:23; Fil.2:25). Los apóstoles de Cristo fueron la fuente de doctrina eclesiástica (Hch.2:42), y los apóstoles de la Iglesia (2Co.8:23) fueron sus primeros lideres. Ninguno de los apóstoles se perpetuo en su oficio ni fue remplazado.”

Profetas:

“Se refiere a hombre con dotación especial en las iglesias locales que se dedicaban a predicar la Palabra de Dios (Hch.11:21-28; 13:1). Cualquier mensaje que fuera predicado por un profeta tenía que ser juzgado por la palabra de los apóstoles. En algunos oportunidades pronunciaron ciertas revelaciones prácticas para la Iglesia que procedieron directamente de Dios (Hch.11:21-28) y también hablaban sobre revelación ya dada para explicarla al resto de los creyentes. (Hch.13:1). Igual que los apóstoles su oficio cesó al quedar completo el NT.”

Efesios 2:20

John Wesley (1703-1791) [ix]

“Como la fundación sostiene el edificio, así la Palabra de Dios, declarada por los apóstoles y profetas, sostiene la fe de todos los creyentes. Dios hecho el fundamento por medio de ellos, pero Cristo es la piedra principal de la fundación”.

Albert Barnes (1798 – 1870) [x]

“Fundamento de los apóstoles: doctrina que ellos enseñaron sobre la cual descansa la iglesia”

John Darby (1800 – 1882) [xi]

“Los apóstoles y los profetas del Nuevo Testamento forman el fundamento del edificio, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo. En Él, todo el edificio va creciendo para ser un templo, teniendo los Gentiles su lugar, y formando con los otros la morada de Dios en la tierra, quien está presente por Su Espíritu.”

William MacDonald (1917 – 2007) [xii]

“Este templo es sobreedificado sobre el fundamento de los apóstoles y profetas. Esto se refiere a los apóstoles y profetas de la era del NT. Ellos echaron los fundamentos de la Iglesia en lo que enseñaron acerca de la persona y obra del Señor Jesús. La iglesia está fundada sobre Cristo como fue Él revelado por la confesión y enseñanza de los apóstoles y profetas. En apocalipsis 21:14 los apóstoles son asociados con los doce fundamentos de la santa Jerusalén. El fundamento de un edificio sólo ha de ser puesto una vez por todas. Los apóstoles y profetas hicieron esta tarea en los escritos del NT, aunque ellos mismos ya no están con nosotros. En un sentido secundario, hay hombres en todas las eras cuyo ministerio es apostólico y profético. Los misioneros y plantadores de Iglesia son apóstoles en un sentido inferior, y los que predican la palabra para edificación son profetas. Pero no son apóstoles y profetas en el sentido primario.”

John MacArthur (1939) [xiii]

“A pesar de su gran importancia, el fundamento no era la persona y obra de ellos mismos, sino la enseñanza que por revelación divina impartieron con autoridad de lo alto y las palabras de Dios que hablaron a la Iglesia antes que se completara el NT.”

Sinclair Ferguson (1948) [xiv]

“Ya que los apóstoles (excepto en el sentido de los delegados de las iglesias) fueron testigos de la resurrección y formularon el fundamento de la iglesia, resulta que su puesto era un fenómeno de la primera generación y que no podía repetirse; no tuvieron sucesores, y en principio no puede haberlos. No obstante, la iglesia puede y tiene que ser apostólica todavía, en el sentido que tiene que vivir de acuerdo con su enseñanza contenida en las Escrituras del Nuevo Testamento, y tiene que seguir su ejemplo de sufrir con su Señor.”

 Pablo, el último apóstol

Para dejar más en claro este punto, examinemos estos textos:

“y que apareció a Cefas, y después a los doce. Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí. Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios.” 1 Corintios 15:5-9

Aquí Pablo defiende la resurrección de Cristo presentando evidencias de sus apariciones públicas, primero a Cefas, o sea, el apóstol Pedro. Los doce, designando al conjunto de los discípulos terrenales. Luego 500 hermanos, de estos muchos estaban vivos y otros habían partido con el Señor. Nótese que Pablo los presenta como testigos de la resurrección, no como “enviados”. Aunque luego alguno pudo llegar a ser un misionero. Jacobo, tal vez el medio hermano del Señor. Y a todos los apóstoles “enviados” con el oficio primario (Jn.20:19-29)

Pero detengámonos aquí. El apóstol Pablo se considera como dentro de los mismos:

1)      El último de todos

2)      Como un abortivo

3)      El más pequeño

4)      No digno de ser llamado con el oficio primario de apóstol

Ahora, ¿Pablo niega su apostolado? No. Pero pone diferencias, en humildad comparándose con los demás, al no tener el privilegio que tuvieron ellos de ser discipulados personalmente por Cristo. Ya que a él, Cristo se le apareció luego en el camino a Damasco mientras perseguía a la Iglesia. Luego Él lo enviaría con el oficio primario de apóstol. (Hch.9:1-16) (Gá.1:15-17)

Consideremos seriamente que estás palabras las dice el mayor doctrinador de la Biblia, quién escribió 13 cartas, conocidas como paulinas. Sufriendo según él mismo: “azotes sin número; en cárceles; en peligros de muerte muchas veces. Cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno. Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar; en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez” 2 Co.11:23-27

Pseudoapóstol: Si según Hechos 1:8, 22-23, para ser apóstol era requisito estar con Cristo en su ministerio, verlo resucitado y ser comisionados directamente por él. ¿Cómo es posible que hoy vos te llames apóstol? Considerando las mismas palabras de Pablo en 1 Corintios 15 quién dice: “Yo soy el último de los apóstoles”. ¿Cómo puede ser que su oficio pueda haber continuado dada la significativa declaración del mayor doctrinador de la Biblia? ¿Qué hiciste tú comparado con Pablo? ¿No serás un obrero fraudulento? ¿Un ministro disfrazado como ministro de justicia?

Debe tenerse en cuenta que la enseñanza actual sobre el movimiento de profetas y apóstoles dista de ser lo que las Escrituras describen acerca de los hombres que tuvieron el oficio de profeta y el oficio de apóstol. Aquellos que enseñan tal movimiento, enseñan, de una manera sectaria que nunca se debe criticar o siquiera cuestionar a los apóstoles y profetas, porque hablar en su contra es hablar en contra de Dios. Aunque el apóstol Pablo elogió a la población de Berea por corroborar lo que él dijo con la Palabra de Dios para asegurarse de que decía la verdad (Hechos 17:10-11). El apóstol Pablo también le dijo a los gálatas que si cualquiera, incluyéndose a sí mismo, enseñaba otro evangelio, esa persona sería “anatema” maldito (Gálatas 1:8-9).  Pablo dirigía a las personas a la Biblia como suprema autoridad. Los hombres que afirman hoy ser apóstoles y profetas se constituyen a sí mismos como autoridad suprema, algo que nunca hicieron Pablo y los doce discípulos. Además los apostóles y profetas modernos siguen la linea de las falsas doctrinas denunciadas a través del globo como la Teologia de la prosperidad, Palabra de Fe y Teologia del dominio.

Los apostóles modernos deben ser considerados como falsos apostóles.


[i] Wagner, P. “Apóstoles en la Iglesia de Hoy” págs. 8, 9, 19, 59

[i] Conferencia Apostólica 2006 en Santo Domingo – República Dominicana.

[ii] Citado del artículo del Dr. Ervin de León, “El Movimiento apostólico y profético, ¿mito o realidad?”

[iii] The New John Gill Exposition of the Entire Bible

[iv] John Wesley’s Explanatory Notes On the Whole Bible

[vi] Coffman Commentaries on the Old and New Testament

[vii] Comentario Bíblico William MacDonald

[viii] Biblia de estudio John MacArthur

[ix] John Wesley’s Explanatory Notes On the Whole Bible

[x] Notas Sobre el Nuevo Testamento

[xii] Comentario Bíblico William MacDonald

[xiii] Biblia de estudio John MacArthur

[xiv] Fegurson, Wright, Packer. Nuevo Diccionario De Teología

Acerca de salid de en medio de ellos

Rescatado por la gracia de Dios de una Iglesia sumergida en falsas doctrinas. Hoy gracias a Él tengo el privilegio de poder defender la Sana Doctrina.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Apóstoles y profetas hoy? Comentarios de eruditos cristianos (Efesios 4:11; 1 Corintios 12:28; Efesios 2:20)

  1. Pingback: Apostóles y profetas – Exposición y refutación | Salid de en medio de ellos

Los comentarios están cerrados.