Apóstoles, profetas y la apostasía

[Para más información sobre los apostóles y profetas ir a Apostóles y profetas – Exposición y refutación]

¿Qué es la Apostasía?

…¿Qué señal habrá de tu venida?… Fue la pregunta de los discípulos a Jesús en el Monte de los Olivos. Esta “venida” abarca el rapto de la Iglesia, lo mismo que su venida con la Iglesia para establecer el Reino Milenial. Ambos eventos están incluidos aquí, ya que en la parte final de la pregunta ellos le interrogan sobre “el fin del siglo”, que corresponde el juicio de los impíos ante el trono blanco. En el mismo capítulo Jesús menciona otras “señales” que anunciarían la proximidad de su venida, como por ejemplo, “guerras y rumores de guerra… se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares” (Mt.24:6,7). Sin embargo, Jesús primero les dio “la señal”, para que ellos, que en ese momento representaban a los cristianos, a la iglesia, pudieran reconocer fácilmente cuándo estaría ante las puertas el día de su regreso, que  comenzaría con el rapto. ¿Acaso seria un tiempo de avivamiento? ¿Una era de paz y prosperidad? Ésta es la solemne advertencia del Señor: “Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre; diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán”. “Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos” (Mt.24:4-5, 11) Jesús les hizo ver que la característica principal de que el tiempo de su gracia estaba llegando a su fin, sería la invasión de falsas doctrinas, falsos predicadores, falsos teólogos, falsos maestros, falsos evangelistas y falsas iglesias. También Jesús destacó que muchos serían desviados y seguirían a estos falsos “cristos” (Gr, Jristos, Ungidos).

Más adelante el Señor también dice: “De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca” (Mt.24:32; También véase Mr.13:28; Lc.21:29-30). La higuera representa a la nación de Israel (Mt.21:18-22). Israel volvió a su tierra en 1948 para que Dios comenzara a cumplir su plan profético con esta nación, tal como Jesús había anunciado antes de su segunda venida (El verano). Hoy Israel nuevamente está en primera plana internacional siendo así ellos el “reloj profético” de Dios. Esta vino a ser una nación con su propia tierra, gobierno, moneda, sellos, etc. Por eso de allí en más su rama esta verde y tierna.

¿Por qué es tan significativo ello? Porque asimismo a la par, en la década del ´50 nace en la Iglesia el movimiento carismático o “neo pentecostal” Este mismo abriría las puertas para la entrada de ciertas herejías (Error doctrinal, sostenido con pertinacia) encadenadas que con el tiempo invadirían el Cuerpo de Cristo (Un poco de levadura leuda toda la masa. Gá.5:9). La confesión positiva o “palabra de fe” implantada durante el ´60 y ´70. La “Teología de la prosperidad” desarrollada durante las décadas del ´80 y ´90. Y por último lo que se conoce hoy como “Teología del dominio” que llevan a cabo los apóstoles y profetas modernos, en quiénes quisiera enfatizar. Estos van junto con las dos doctrinas anteriormente dichas, desde el comienzo del nuevo milenio (2000) hasta nuestros días.

De allí en más vemos como las palabras de Pablo para la Iglesia en 2 tesalonicenses 2:3 se van cumpliendo claramente antes de la segunda venida de Cristo: “Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía”

Según 1 Timoteo 4:1 el cual nos dice que en los últimos tiempos: “apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios” Podemos notar que la palabra apostasía es una palabra de origen griego, que está formada por dos vocablos: apo (caer), y (stasia) fundamento. Así pues apostasía significa caer del fundamento. ¿Qué fundamento? El de la fe (Gr. Pistis, grupo doctrinal cristiano) (1Co.3:11; Ef.2.20; Jud.1:3, 17) Según la RAE: “cambio de doctrina” (Gr, didaskalia, enseñanza) Figurativamente es el divorcio de la verdad y el casamiento con el error.

A lo que el apóstol se está haciendo referencia es a ciertas personas que interpretan mal la palabra de Dios y caen en herejías, que luego intentan defenderlas para justificar sus acciones. “Espíritus engañadores (1Jn.4:1) y doctrinas de demonios” no significa doctrina acerca de demonios sino doctrinas inspiradas por demonios. Como diría un predicador: “Satanás es el mayor teólogo de la historia. El invento todas las religiones, sectas y doctrinas falsas.”

John Eckhardt proclama: “Ellos (apóstoles y profetas) frecuentemente son los primeros en predicar ciertas revelaciones que Dios está entregando a la Iglesia”“Un Apóstol puede venir y establecer una nueva revelación” [i]

Guillermo Maldonado:Tenemos que pegarnos a los apóstoles, porque los apóstoles tienen el acceso a la abundante revelación del Espíritu de Dios. Los apóstoles reciben abundante revelación de Dios, es decir, cosas que están en la Biblia pero por causa de las tradiciones nuestras no las vemos, entonces Dios toma esas verdades y se las revela al apóstol para que las de a conocer al pueblo. El apóstol hoy en día debe poner fundamentos doctrinales en las iglesias”[ii]

Bill Hamon: “Los apóstoles, estamos siendo convocados para poner nuevos fundamentos para una Nueva Era; fundamentos para el amanecer de la era del Nuevo Reino.”[iii]

Rony Chaves: “el apóstol y su unción traen revelación a la Iglesia como en los días primeros. Los Apóstoles establecen doctrina”[iv]

Estas son frases de apostatas. Con razón predican lo que se predican.

Hay que notar que el apóstata nunca nació de nuevo, es solo un hombre natural que llegó al conocimiento, pero nunca tuvo una experiencia renovadora con Cristo a nivel espiritual. Eso lo vemos en 2 Pedro 2:21. Donde Pedro dice que mejor les hubiera sido no conocer el camino de la justicia; esto porque su final es peor. No es lo mismo un hombre natural sin Cristo que ignora las verdades del evangelio que un hombre natural sin Cristo que conoce la Palabra y la tergiversa para su propio provecho.

También hay que aclarar que los apóstatas no siempre son ateos, los apóstatas de hecho son gente con un nivel religioso bastante “convincente” pero que rechazan la sana doctrina (2Ti.4:3-4). Esto lo vemos cuando Pablo los describe como hombres con apariencia de piedad (2 Timoteo 3:5), falsos apóstoles, obreros fraudulentos (2Co.11:13) Judas los menciona como hombres que cayeron en el error de Balaam quién fue un falso profeta del Antiguo Testamento, el cuál prostituyó su ministerio por dinero (Judas 11), Pedro los describe como falsos profetas y falsos maestros (2 Pedro 2:1) y Jesús habla de ellos como falsos profetas que son como lobos vestidos de ovejas (Mateo 7:15).

Es importante recalcar que la mayoría de estas personas no llegan a las herejías de la noche a la mañana, sino más bien poco a poco se van alejando de la sana doctrina (la cuál alguna vez predicaron). La iglesia se aparta de sus fundamentos bíblicos cuando sus líderes abandonan el cauce bíblico. Los ministros pueden apostatar gradualmente, percatándose difícilmente de su desliz. Pablo dice en Romanos 10:17 que “la fe viene por oír la palabra de Dios”. Asimismo la apostasía viene por “escuchar espíritus engañadores y doctrinas de demonios”. La Palabra de Dios es perfecta y no podemos agregarle ni quitarle nada (Ap.22:18-19). Una forma de ver si alguien está haciendo eso es comparando lo que dice con el resto de la Escritura.  Predicar con una Biblia en el pulpito no significa ser Bíblico. Pablo advierte que estos “medran falsificando la Palabra de Dios” (2Co.2:17) medrar (Gr, kapeleu) se refiere a aquellos mercaderes espirituales que utilizan las Escrituras deshonestamente, promoviendo falsas doctrinas para su propio beneficio.

Los líderes apostatan por que aman el poder, y el prestigio, o por otros motivos igualmente siniestros (Jud.4; 2P.2:10; Jud.11; 1Ti.6:5). Aún cuando practican la apostasía, los lideres apostatas no necesariamente dejan la Iglesia visible. Con frecuencia continúan y permanecen en su función de predicadores, maestros o autores. Ciertamente pretenden ser cristianos. Ellos cubren sus defectos con sutileza. Profesan fidelidad a la verdad, aun cuando tratan de socavar sus fundamentos. (Ver Apostóles, profetas y el peligro de sus nuevas revelaciones). La historia de la iglesia está repleta de ejemplos como este, desde los judaizantes, los gnósticos, el sabelianismo, montanismo, arrianismo, llegando a los corruptos telepredicadores y falsos apóstoles y profetas modernos. Cuya avaricia, fallas morales, falsas profecías, falsos milagros y doctrina errónea son un reproche al cristianismo y un tropiezo para lo invisible.

En fin, los apostatas existen en gran abundancia hoy, enseñando mentiras, popularizando falsedades, reinventando doctrinas esenciales, diluyendo el mensaje del evangelio, buscando “verdades más profundas” y hasta redefiniendo la verdad misma. Estos toman el nombre de Dios en vano, y hacen un dios ajeno al único Dios vivo y verdadero (Ex.20:7, 3). Presentando “Otro Jesús, Otro espíritu, Otro evangelio” 2Co.11:4. Y estas grandes amenazas provienen desde dentro de la misma iglesia aparente. Bien decía un maestro: “Dios no tiene dos caras. El es único, su palabra es una sola. Cuando solo se predica lo que nosotros creemos que es más “agradable” a los oídos de las personas. Estamos predicando a un ídolo y no al Dios vivo y verdadero”

Los últimos tiempos se caracterizan por este tipo de personas y de sus seguidores (2T.4:3-4; 2P.2:1-3) y no creas que son pocos, la mayor parte de las personas les gusta que se le predique y exponga lo que parece “dulce” y “agradable” al oído y a la vista. La Biblia no habla de  pocos, sino de muchos seguidores de la falsedad y el error (véase Mt.7:13, 22; 20:16; 24:5, 11; Hch.8:10-11; Hch.20:29-30; 2Co.2:17; Fil.3:18; Ti.1:10; 2P.2:2; 1Jn.4:1; 2Jn.1:7; Ap.13:13-14, 16)

¿Cuál es el peligro de la apostasía?

Antes que comiencen los juicios de Dios a la tierra. El cristiano verdadero está llamado a discernirlo absolutamente todo para no hacerse participe del mismo destino que ellos. Toda esta mezcolanza ha hecho que la iglesia se convierta en el ejemplo de Laodicea (Ap.3:14-22) Hundida en la apostasía y en la falsedad doctrinal. Nadie que practique esto heredará el reino de Dios (Gá.5:20-21). Lamentablemente la permanencia en ella lleva a la condenación eterna. (Mt.15:14; 2Ts.2:11-12; 2P.2:1-3) este pecado es imperdonable. (Heb.6:4-6; 10:26-27)

Dios en su misericordia alerta a las personas que están metidas en la apostasía a que se arrepientan (Ap.3:15-20) Pero si las mismas no quieren oír ni atender, El permite que sus ojos sean cegados, sus mentes cerradas y sus oídos queden atentos a la mentira (2Ts.2:11-12). Muchos se toman a la ligera este asunto, pero Dios no. Hoy El te llama una vez más a que despiertes. Y estés apercibido de aquello que ha ingresado a la iglesia, y escapes por tu vida del lazo del diablo, en que está cautivo a voluntad de él. (2 Timoteo 2:26) siendo contaminado, cegado y si no te arrepientes, posiblemente condenado. (2 Pedro 2:1-3; 2 Tesalonicenses 2:11-12) Mi oración es que el Espíritu Santo te guie hacia toda verdad, te arrepientas y hoy mismo seas libre de estos hombre “que para engañar emplean con astucia las artimañas del error” (Ef.4:14) La eternidad es demasiado tiempo para estar equivocado.

[i] “Movimiento apostólico”  Pág. 45-46

[ii] Guillermo Maldonado; Conferencia Apostólica 2006 en Santo Domingo

[iii] “The third apostolic reformation”

[iv] Rony Chaves; “El gobierno apostólico anulará al gobierno de Satanás”

Anuncios

Acerca de salid de en medio de ellos

Rescatado por la gracia de Dios de una Iglesia sumergida en falsas doctrinas. Hoy gracias a Él tengo el privilegio de poder defender la Sana Doctrina.
Esta entrada fue publicada en Apologética y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Apóstoles, profetas y la apostasía

  1. Pingback: Apostóles y profetas – Exposición y refutación | Salid de en medio de ellos

Los comentarios están cerrados.