¿Es el cristiano un pequeño dios?

Por John MacArthur en su libro “Los carismáticos”

Pequeños diosesCiertamente, la enseñanza más controversial del movimiento Palabra de Fe es su criterio de que Dios creó a la humanidad para ser una raza de “pequeños dioses”. Kenneth Copeland  ha declarado explícitamente lo que muchos maestros de Palabra de Fe han implicado más sutilmente:

“Él la impartió en nosotros cuando nacimos de nuevo. Pedro lo dijo tan claro cuando declaró: “Somos participantes de la naturaleza “divina.” Esa naturaleza es la vida eterna en su perfección absoluta. Y esa fue impartida, inyectada en tu espíritu, y tú tienes lo impartido por Dios en ti de la misma  manera que tú has Impartido en tu hijo la naturaleza de humanidad. ¡Ese hijo no nació ballena! Nació un ser humano. ¿No es verdad? Ahora bien, ustedes no tienen un humano, ¿no es verdad?  Ustedes son uno. Ustedes no tienen un dios en ustedes. Ustedes son uno.[i]

Copeland enseña que Adán fue “creado en la clase de dios”, es decir, fue una reproducción de Dios. “No estaba subordinado a Dios, hasta… (Adán) caminaba como Dios… Lo que él decía, se hacía. Lo que él hacía, contaba. (Y cuando él) dobló su rodilla ante Satanás y puso a Satanás encima de él, no hubo nada que Dios pudiera hacer, porque un dios había puesto (a Satanás) allí[ii].” Recuerden que Adán fue “creado en la clase de dios, pero cuando cometió alta traición, cayó de la clase de dios.”[iii]

En la cruz, según Copeland, Jesús ganó el derecho para que los creyentes nacieran de nuevo de regreso a la “clase de dios”. La deidad de Jesús, según Copeland, incluye “sanidad… liberación… prosperidad financiera, prosperidad mental, prosperidad física, y prosperidad familiar.”[iv]

Dado que los creyentes están en la “clase de dios”, tienen la garantía de esas bendiciones aquí y ahora:

Copeland sigue diciendo: “¡Estoy comprometido con el YO SOY!” Aleluya. Y digo esto con todo respeto, de modo que no los perturbe mucho. Pero lo digo de todos modos: Cuando leo en la Biblia  donde dice, “Yo soy”, nada más sonrío y digo: “Si, yo soy, también.”[v]

Eso es tan blasfemo que debiera hacer temblar a todo verdadero hijo de Dios. Sin embargo, es típico de la enseñanza de Palabra de Fe.

Otros maestros de Palabra de Fe han reiterado la herejía. Paul Crouch (director y conductor de TBN) en una conversación televisiva con Copeland dijo: “(Dios) ni siquiera trazó una distinción entre él mismo y nosotros… Yo tengo su nombre. Yo soy uno con él. Estoy en una relación de pacto. Yo soy un pequeño dios.”[vi] Charles Capps escribe: “Yo he escuchado a gente decir: “¡Los que confiesan la Palabra de Dios y dicen las promesas de Dios una y otra vez sólo están tratando de actuar como Dios!” ¡Sí! Eso es exactamente lo que estamos tratando de hacer: Actuar como Dios lo haría en una situación similar… ¿Qué hizo él? El dijo la cosa deseada.”[vii] Earl Paulk escribió: “Hasta que comprendamos que somos pequeños dioses y empecemos a actuar como pequeños dioses, no podremos manifestar el reino de Dios.”[viii] Robert Tilton también llama al creyente “un Dios especie de criatura… diseñado para ser un dios en este mundo… diseñado o creado por Dios para ser el dios de este mundo.”[ix]  Morris Cerullo tuvo esta conversación televisada donde dijo: “Él hizo a Morris Cerullo un pequeño dios en miniatura. ¡Por supuesto! La Biblia dice que fuimos creados a la imagen de Dios. A su semejanza. ¿Dónde está esa semejanza de divinidad? El nos dio poder… El nos dio autoridad. El nos dio dominio. ¡El no nos dijo que actuáramos como hombres! ¡El nos dijo que actuáramos como un dios!”[xi] Y Benny hinn añade: “La nueva creación fue creada a la imagen de Dios en justicia y verdadera santidad. El nuevo hombre es a la imagen de Dios, como Dios, completo en Cristo Jesús. La nueva creación es tal como Dios. ¿Puedo decirlo de esta manera? Usted es un pequeño dios paseándose por la tierra”[xii]

Sin lugar a dudas uno de los mayores exponentes de esta doctrina, aún por encima de Copeland, es Kenneth Hagin. Los principales maestros de la Palabra de Fe lo reconocen como la mayor influencia para darle forma a su teología, él ha dicho:

“Si llegamos a despertar y comprendemos quiénes somos, empezaremos a hacer la obra que se supone que hagamos. Porque la iglesia no ha comprendido que ellos son Cristo. Eso es lo que ellos son. Ellos son Cristo… Cada hombre nacido de nuevo es una encarnación… el creyente es una encarnación tal y como lo fue Jesús de Nazaret”[xiii] [xiv]

De esta manera los maestros de Palabra de Fe han depuesto a Dios y colocado a los creyentes en su lugar. De ese error básico fluyen casi todas sus otras falacias. ¿Por qué enseñan que la salud y la prosperidad son el derecho divino de cada cristiano? Porque en su sistema los cristianos son dioses que merecen esas cosas. ¿Por qué enseñan que las palabras de un creyente tienen fuerza creativa y determinativa? Porque en su sistema, el soberano es el creyente, no Dios.

La verdad es que ellos han creído la mentira original de Satanás: “Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.” (Gn.3:4, 5). La idea de que cualquier ser creado puede ser como Dios es y siempre ha sido una mentira satánica. De hecho, fue la misma mentira por la que el diablo fuera derribado (compare Isaías 14:14).

Dos textos de prueba son usados a menudo por los maestros de Palabra de Fe como apoyo para su enseñanza. En el Salmo 82:6, Dios dice a Sus gobernantes de la tierra: “Vosotros sois dioses, Y todos vosotros hijos del Altísimo.” Una simple lectura del salmo, sin embargo, revela que esas palabras fueron dirigidas a gobernantes injustos a punto de ser juzgados. Dios estaba ridiculizándolos por su arrogancia. Eran ellos los que pensaban que eran dioses. Lea los versículos 6 y 7 juntos: “Vosotros sois dioses… Pero como hombres moriréis” Había una clara nota de ironía en la condenación de ellos por Dios. ¡Lejos de afirmar su divinidad, él estaba condenándolos por pensar tan altamente de ellos mismos! Los maestros de Palabra de Fe inmediatamente se volverán a sus otros textos de prueba favoritos, donde Jesús mismo citó el Salmo 82 en defensa de su deidad: “Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios. Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois?” (Juan 10:33, 34). Pero no dejemos de darnos cuenta del propósito de Jesús para escoger ese versículo. Sería familiar para los escribas y fariseos, que entendían su significado como una condenación de los malos gobernantes. Jesús estaba haciendo eco de la ironía del Salmo original. Walter Martin escribió:

“Jesús se mofa de la gente como si dijera: “Todos ustedes piensan que son dioses. ¿Qué más da otro dios entre ustedes?” El usa la ironía para provocarnos, no para informarnos. No es base para construir teología. También es pertinente para un entendimiento de Juan 10 que recordemos que Satanás es llamado “el príncipe de este mundo”, nada menos que por la autoridad del Señor Jesucristo (Juan 14:30). Y Pablo refuerza esto llamándolo “el dios de esta edad presente” (2Co.4:4), Podemos hacer un “dios” de cualquier cosa: dinero, poder, posición, sexo, patriotismo, familia, o, como en el caso de Lucifer, de un ángel. Podemos ser nuestro propio “dios”. Pero llamar deidad a algo, o adorarlo o tratarlo como divino no significa que sea deidad por esencia o por naturaleza.”[xvii]

Dios dijo a los israelitas rebeldes: “¡Cómo trastornáis las cosas! ¿Acaso el alfarero será considerado como el barro?” (Isa. 29:16). Según el movimiento Palabra de Fe, la respuesta es sí. Sin embargo, según la Escritura, sólo hay un Dios, y aparte de él no hay otro (Dt.5:35. 39; 32:39; 2S.7:22; Isa.43:10; 44:6; 45:5, 6,21, 22; 1Co.8:4)


[i] “Kenneth Copeland, “The Force of Love” (La fuerza del amor) (Fort Worth: Kenneth Copeland Ministries, s.f.), casete #02-0028

[ii] Idem

[iii] Idem

[iv] Kenneth Copeland, “The Believer´s Voice of Victory” (Voz de victoria del creyente), transmisión del 9 de Julio de 1987

[v] Idem

[vi] “Praise the Lord” (Alabado sea el Señor), trasmisión en la Trinity Broadcasting Network (7 de Julio, 1986)

[vii] Charles Capps, “Seedtime and Harvest” (Siembra y cosecha) (Tulsa: Harrison, 1986), 7

[viii] Earl Paulk, Satan Unmasked (Satanás desenmascarado) (Atlanta: Kingdom, 1985), 97.

[ix] Robert Tilton, God´s Laws of Succes (Las leyes de Dios para el éxito) (Dallas: Word of Faith, 1983), 170

[xi] “Praise the Lord” (Alabado sea el Señor), trasmisión en la Trinity Broadcasting Neetwork (6 de enero de 1988)

[xii] “Praise-a-thon”, trasmisión en la Trinity Broadcasting Network (12 de noviembre, 1990)

[xiii] Kenneth E. Hagin, “As Christ Is-So are We” (Como Cristo es, asi somos nosotros) (Tulsa: Rhema), casete #44H06

[xiv] Kenneth Hagin, “The Incarnation”, The Word of Faith, p. 13, Dec. 1980.

[xvii] Walter Martin, “Ye Shall Be As Gods” (Sereis como dioses), Michael A. Horton, ed., The Agony of deceit (La agonia del engaño) (Chicago: Moody, 1999), 97.

Anuncios

Acerca de salid de en medio de ellos

Rescatado por la gracia de Dios de una Iglesia sumergida en falsas doctrinas. Hoy gracias a Él tengo el privilegio de poder defender la Sana Doctrina.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.