Gálatas 1:8-9 Un gran problema para los mormones

“Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.” Gálatas 1:8-9

José Smith, fundador de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, sostenía que estaba reinstaurando en la tierra la iglesia autentica que había estado ausente desde el siglo I.

Los interesante de esto, es que Smith, afirmo haber sido visitado casualmente por un ángel, llamado Moroni, quien le hizo saber que el verdadero evangelio se había corrompido después de la era apostólico y hacia 19 siglos que se había abandonado en la tierra.

Ahora para ver si el mormonismo es cristiano, debemos asegurarnos de ciertas cuestiones. Los cultos o sectas se vinculan con el cristianismo porque emplean las Escrituras cristianas y apelan a Jesús, pero también se diferencian de la fe tradicional en ciertos aspectos esenciales: niegan o reinterpretan la Trinidad, presentan perspectivas novedosas sobre Cristo, rechazan parte de la Biblia, le agregan nuevos pasajes o declaran tener un nuevo enfoque de interpretación infalible, dados a ellos por “revelación” especial, la cual sustituye la doctrina tradicional.

Para que una fe sea cristiana, debe superar tanto la prueba doctrinal como la experiencial. Desde el punto de vista doctrinal, debe ser ortodoxa en cuanto a los temas clave mencionados anteriormente; en el aspecto experiencial, debe considerar que solo se alcanza la salvación por la fe en Cristo, el único camino para restablecer la comunión con Dios. ¿Cómo pasa la prueba el mormonismo?

Veamos, el mormonismo no es ni monoteísta ni técnicamente trinitario. Uno de los escritos sagrados mormones, La Perla de Gran Precio, dice que el mundo fue hecho “por lo Dioses”. En su famoso sermón de King Follet, Joseph Smith declaro que en un momento Dios fue como nosotros, y que nosotros podemos llegar a ser como Él, un dios. La fe mormona enseña que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son Dios, pero niega el concepto cristiano tradicional de la trinidad.

El erudito mormón Robet Millet escribió que la trinidad está compuesta por “tres seres”. El mormonismo no es trinitario, sino triteísta. No tiene trinidad en su doctrina, sino una triada.

Su teología enseña que Jesús es una Encarnación de Elohim y se lo considera el hijo literal de Dios, pero que no es la única encarnación porque todos podemos ser encarnaciones del Padre.

Jesús es importante para la teología mormona, pero la posición que se le otorga es diferente al cristianismo tradicional. En el mormonismo no somos salvos a través de la obra expiatoria de Cristo, sino por obedecer los principios mormones.

El evangelio mormón se basa en el esfuerzo personal, cumplir con el Bautismo como medio de regeneración, aceptar a Joseph Smith como el profeta de Dios del final de los tiempos y creer en la escritura “inspirada” de ellos.

Los mormones aceptan la Biblia como Escritura, pero colocan junto a ella otros tres textos: El Libro Mormón, Doctrinas y Pactos y La Perla de Gran Precio. Las doctrinas mormones se encuentran principalmente en los últimos dos libros.

Debido a estas desviaciones de las enseñanzas cristianas reconocidas, el mormonismo no forma parte del cristianismo, es anatema (maldito) y tú debes salir de allí por tu vida.

Anuncios

Acerca de salid de en medio de ellos

Rescatado por la gracia de Dios de una Iglesia sumergida en falsas doctrinas. Hoy gracias a Él tengo el privilegio de poder defender la Sana Doctrina.
Esta entrada fue publicada en Apologética y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.